Los rohing­yas, un pue­blo ol­vi­da­do

La du­ra realidad de una mi­no­ría ig­no­ra­da por el mundo, que con­vi­ve con tor­tu­ras, ase­si­na­tos y des­apa­ri­cio­nes.

Clarin - Valores Religiosos - - News - Fi­ras El­sa­yer Cen­tro is­lá­mi­co de la Rep. Ar­gen­ti­na

Los mu­sul­ma­nes rohing­yas son ori­gi­na­rios de Ban­gla­desh. La lle­ga­da del Is­lam a esa re­gión da­ta en­tre prin­ci­pios del si­glo VII y VIII, cuan­do co­mer­cian­tes ára­bes mu­sul­ma­nes se asen­ta­ron en el sudeste asiático. Si­glos des­pués los rohing­yas se tras­la­da­ron del an­ti­guo es­ta­do de Ara­kán a Rak­hi­ne, se­gun­do es­ta­do más po­bre de Bir­ma­nia (Myan­mar).

Ara­kán fue co­lo­nia bri­tá­ni­ca en­tre 1826-1948, y a los rohing­yas se les su­ma­ron mi­les de mu­sul­ma­nes que lle­ga­ron desde la ve­ci­na In­dia Bri­tá­ni­ca, como mano de obra ba­ra­ta, y mu­chos de ellos se asi­mi­la­ron a la an­ti­gua po­bla­ción rohing­ya.

Es­ta et­nia siem­pre fue con­si­de­ra­da aje­na a la so­cie­dad bir­ma­na. Fue­ron es­tig­ma­ti­za­dos por ser ben­ga­líes y mu­sul­ma­nes. Des­pués de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, fun­da­ron un es­ta­do au­tó­no­mo en Ara­kán, pe­ro a par­tir de la dic­ta­du­ra ins­tau­ra­da en Bir­ma­nia en 1962 por el ge­ne­ral Ne Win, que du­ró hasta 2012, fue­ron aco­sa­dos y re­pri­mi­dos de ma­ne­ra per­ma­nen­te y sis­te­má­ti­ca por el ejér­ci­to bir­mano.

La re­pre­sión lle­gó a su pun­to má­xi­mo en 1978 cuan­do las des­apa­ri­cio­nes, las tor­tu­ras y los ase­si­na­tos obli­ga­ron a un cuar­to de mi­llón de rohing­yas a huir a Ban­gla­desh. En la ac­tua­li­dad se cal­cu­la que en Ara­kán ha­bi­tan unas 4 mi­llo­nes de per­so­nas, en su ma­yo­ría bu­dis­tas, sien­do un mi­llón los rohing­yas. Cer­ca de otro mi­llón de rohing­yas vi­ven ya en paí­ses ve­ci­nos como re­fu­gia­dos.

Los mu­sul­ma­nes rohing­yas tie­nen prohi­bi­do ca­sar­se con per­so­nas de otras et­nias y via­jar sin per­mi­so de las au­to­ri­da­des. Vi­ven ha­ci­na­dos en cam­pos de con­cen­tra­ción con con­di­cio­nes de vi­da in­fra­hu­ma­nas, sin nin­gún apo­yo in­ter­na­cio­nal y pri­va­dos de de­re­chos fun­da­men­ta­les. No pue­den te­ner pro­pie­dad, de nin­gún ti­po: tie­rras, casas o ani­ma­les.

No pue­den tam­po­co te­ner más de dos hi­jos: si una mu­jer que­da em­ba­ra­za­da, es obli­ga­da a prac­ti­car­se abor­tos clan­des­ti­nos. La po­lí­ti­ca re­pre­si­va del go­bierno bir­mano per­mi­te a las fuer­zas de se­gu­ri­dad mé­to­dos ar­bi­tra­rios para el con­trol po­bla­cio­nal, como el re­gis­tro de ho­ga­res, re­vi­sión y con­trol de las ma­dres bio­ló­gi­cas.

Los ín­di­ces de en­fer­me­da­des de los rohing­yas son los más al­tos de Bir­ma­nia de­bi­do a la subali­men­ta­ción. Nu­me­ro­sos ni­ños y ni­ñas su­fren una des­nu­tri­ción se­ve­ra.

La ac­tual cri­sis pro­vo­có que los rohing­yas, en vez de uti­li­zar la vía de hui­da a pie por la jun­gla que los lle­va hasta Tai­lan­dia, se lan­cen al mar, po­nién­do­se en ma­nos de tra­fi­can­tes de per­so­nas y es­pe­cu­la­do­res de oca­sión, que los aban­do­nan en cual­quier lu­gar ha­cién­do­les creer que lle­ga­ron al des­tino acor­da­do. Es­te mar de An­da­mán en­mar­ca­do en­tre el sur de Bir­ma­nia y el su­r­es­te del gol­fo de Ben­ga­la, es­tá in­fes­ta­do de ti­bu­ro­nes, a la ca­za de to­do lo que flo­te en sus pa­ra­di­sía­cas aguas, in­clui­dos los rohing­yas de­ses­pe­ra­dos.

Lo que es­tá su­ce­dien­do en Bir­ma­nia hoy es una tra­ge­dia hu­ma­na que puede ca­li­fi­car­se de lim­pie­za ét­ni­ca y crí­me­nes con­tra la hu­ma­ni­dad.

El ejér­ci­to bir­mano, fo­guea­do du­ran­te más de cin­co dé­ca­das de fe­ro­ces dic­ta­du­ras mi­li­ta­res, es unos de los más cri­mi­na­les del pla­ne­ta.

En el do­cu­men­to, fir­ma­do por, en­tre otros Pre­mios No­bel de la Paz, el ar­zo­bis­po Des­mond Tu­tu, los mu­sul­ma­nes Muham­mad Yu­nus y Ma­la­la You­saf­zai, Jo­sé Ra­mos Hor­ta, Os­car Arias y el ar­gen­tino Adol­fo Pé­rez Es­qui­vel, se de­nun­cia “casas in­cen­dia­das, mu­je­res vio­la­das, ni­ños ase­si­na­dos y be­bes lan­za­dos a fo­ga­tas”, mien­tras “cru­cial­men­te, se prohí­be el in­gre­so de ayu­da hu­ma­ni­ta­ria”.

El pa­pa Fran­cis­co la­men­tó el pa­sa­do 27 de agos­to la si­tua­ción: “Lle­gan no­ti­cias tris­tes so­bre la per­se­cu­ción de la mi­no­ría re­li­gio­sa, nues­tros her­ma­nos rohing­yas. Quie­ro ex­pre­sar­les to­da mi cer­ca­nía. Pi­da­mos todos al Se­ñor que los sal­ve y que sus­ci­te hom­bres y mu­je­res de bue­na vo­lun­tad que los ayu­den y les otor­guen ple­nos de­re­chos”.

No es la pri­me­ra vez que Fran­cis­co re­cuer­da el dra­ma de los mu­sul­ma­nes en Bir­ma­nia. En fe­bre­ro de es­te mis­mo año, con mo­ti­vo de la Jor­na­da de Ora­ción y Re­fle­xión con­tra el trá­fi­co de per­so­nas, de­nun­ció la tor­tu­ra que pa­de­cen los rohing­yas “per­se­gui­dos por sus tradiciones y su fe mu­sul­ma­na”.

Los rohing­yas son el pue­blo mu­sul­mán que el mundo ol­vi­dó. Y la hi­po­cre­sía de las ne­gli­gen­tes or­ga­ni­za­cio­nes hu­ma­ni­ta­rias y de las su­pues­tas po­ten­cias de­mo­crá­ti­cas ha­cia los rohing­yas es tan pa­té­ti­ca como su silencio y pa­si­vi­dad. La can­ti­dad de muer­tos, he­ri­dos y des­pa­re­ci­dos en­tre los mu­sul­ma­nes rohing­yas desde ha­ce dé­ca­das es prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble de con­ta­bi­li­zar.

CIRA.

Hui­da. Ca­da día mi­les de rohing­yas es­ca­pan por mar y tie­rra, con la es­pe­ran­za de una vi­da en ar­mo­nía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.