¿Edu­ca­ción lai­ca o re­li­gio­sa?

For­ma­ción ob­je­ti­va. En vez de dis­cu­tir la su­pre­sión de la en­se­ñan­za re­li­gio­sa en las es­cue­las pú­bli­cas de Sal­ta de­be­ría­mos fo­men­tar el apren­di­za­je de las di­fe­ren­tes tradiciones re­li­gio­sas en to­do el país.

Clarin - Valores Religiosos - - Entre El Cielo Y La Tierra - Pbro. Gui­lle­mo Mar­có Sa­cer­do­te - Ar­qui­dió­ce­sis de Bs. As.

Ha­ce al­gu­nos días el his­to­ria­dor Juan Pa­blo Ro­me­ro pu­bli­ca­ba un ar­tícu­lo en el dia­rio “La Na­ción” ti­tu­la­do: “Un in­quie­tan­te avan­ce del cle­ri­ca­lis­mo”. Allí opi­na­ba lo si­guien­te: “La Cor­te Su­pre­ma exa­mi­na en es­tos días el re­cla­mo de un con­jun­to de ONGs de Sal­ta, por la dis­cri­mi­na­ción de ni­ños no ca­tó­li­cos en las es­cue­las pú­bli­cas, don­de la en­se­ñan­za de la doc­tri­na ca­tó­li­ca es obli­ga­to­ria. Re­cla­man por la igual­dad de de­re­chos y con­tra la dis­cri­mi­na­ción de los ciu­da­da­nos. El ca­so, sin em­bar­go, lla­ma la aten­ción so­bre el pa­pel de la Igle­sia Ca­tó­li­ca en la en­se- ñan­za pú­bli­ca y, más en ge­ne­ral, so­bre un cier­to avan­ce del cle­ri­ca­lis­mo, en­ten­di­do como la pre­rro­ga­ti­va asu­mi­da por los clé­ri­gos de di­ri­gir los asun­tos pú­bli­cos”.

Con to­do res­pe­to, creo que el plan­teo atra­sa. En el mis­mo ar­tícu­lo el au­tor ha­ce re­fe­ren­cia a Chile, don­de di­ce se ha dado una efec­ti­va se­pa­ra­ción en­tre la Igle­sia y el Es­ta­do, co­sa que es ab­so­lu­ta­men­te cier­ta.

Aca­bo de vol­ver de Chile, don­de tu­vo lu­gar el se­gun­do en­cuen­tro “Amé­ri­ca en Diá­lo­go”, una pers­pec­ti­va desde la Lau­da­to Si. Los or­ga­ni­za­do­res fue­ron la Can­ci­lle­ría chi­le­na y el Ins­ti­tu­to de Diá­lo­go In­te­rre­li­gio­so (IDI). Chile ini­ció ha­ce dos años una con­vo­ca­to­ria desde el propio go­bierno a todos los re­pre­sen­tan­tes de co­mu­ni­da­des re­li­gio­sas para ela­bo- rar jun­tos un có­di­go de éti­ca, so­bre el res­pe­to a las di­fe­ren­tes tradiciones re­li­gio­sas, sus fes­ti­vi­da­des y ti­pos de co­mi­da, que es­tá sien­do dis­cu­ti­do e im­ple­men­ta­do en las ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do y en em­pre­sas pri­va­das. Se ha abier­to tam­bién a la pre­sen­cia y asis­ten­cia es­pi­ri­tual en cár­ce­les y hos­pi­ta­les.

En Chile hay en­se­ñan­za de la re­li­gión ca­tó­li­ca en las es­cue­las pú­bli­cas. El go­bierno en lu­gar de su­pri­mir­la es­tá es­tu­dian­do la posibilidad de que se am­plíe a en­se­ñar so­bre otras tradiciones.

La en­cues­ta rea­li­za­da por el CONICET en el año 2008 arro­jó que el 74,5 % de los ar­gen­ti­nos ad­he­ría a la re­li­gión ca­tó­li­ca; el 9% a la evan­gé­li­ca, cer­ca del 2 % a los mor­mo­nes y los Tes­ti­gos de Jeho­vá y otro tan­to eran ju­díos y mu­sul­ma­nes. En Chile, en una en­cues­ta rea­li­za­da a la co­mu­ni­dad mpu­che, el 55% se de­cía ca­tó­li­co y un 37 % de­cla­ra ser evan­gé­li­co. La Igle­sia en Ar­gen­ti­na po­see, ade­más, una can­ti­dad enor­me de es­cue­las. En to­das ellas se im­par­te en­se­ñan­za re­li­gio­sa. Sin em­bar­go, no es ga­ran­tía nin­gu­na de que los egre­sa­dos sean todos ca­tó­li­cos.

La re­li­gión es una par­te in­te­gran­te de la vi­da, por de­más im­por­tan­te para la ma­yo­ría. La en­se­ñan­za so­bre las di­fe­ren­tes tradiciones re­li­gio­sas de­be­ría ser par­te in­te­gran­te del sa­ber de cual­quie­ra. En vez de dis­cu­tir por una mi­no­ría mo­les­ta la su­pre­sión de la en­se­ñan­za re­li­gio­sa en una pro­vin­cia don­de la po­bla­ción es ma­yo­ri­ta­ria­men­te ca­tó­li­ca, de­be­ría­mos dis­cu­tir la posibilidad de la en- se­ñan­za re­li­gio­sa en las es­cue­las de to­do el país como apren­di­za­je so­bre las di­fe­ren­tes tradiciones para pro­fun­di­zar al­go tan bueno que te­ne­mos que es la bue­na con­vi­ven­cia in­ter­re­li­gio­sa.

Mu­chos pa­dres de­sen­can­ta­dos con su fe o con ma­tri­mo­nios mix­tos (di­fe­ren­te re­li­gión) de­jan a sus hi­jos la li­ber­tad de ele­gir su re­li­gión cuan­do sean gran­des. La es­cue­la y una en­se­ñan­za ob­je­ti­va so­bre el con­jun­to de va­lo­res de las di­fe­ren­tes tradiciones po­drían ser un vehícu­lo para una ma­yor li­ber­tad a la ho­ra de ele­gir có­mo re­la­cio­nar­nos con Dios. Aun a un ateo bien in­ten­cio­na­do le ven­dría bien sa­ber so­bre lo que otros creen para po­der com­pren­der me­jor a sus se­me­jan­tes. Al fin y al ca­bo de eso se tra­ta la es­cue­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.