Una fies­ta pa­ra acep­tar la os­cu­ri­dad

Ja­nu­ká. La ce­le­bra­ción re­ve­la que la luz y la tran­qui­li­dad vol­ve­rán nue­va­men­te co­mo par­te del ci­clo de la vi­da.

Clarin - Valores Religiosos - - News - Ra­bino Daniel Gold­man

“A pe­sar del te­mor que pro­du­ce la os­cu­ri­dad no de­be­mos de­jar­nos con­su­mir por esos mie­dos”

Los re­la­tos no son co­sas sim­ples. Ca­da in­di­vi­duo y ca­da co­mu­ni­dad cuen­tan his­to­rias que los vin­cu­lan a un pa­sa­do re­mo­to y a un fu­tu­ro com­par­ti­do.

Es­tas des­crip­cio­nes y re­pre­sen­ta­cio­nes po­pu­la­res ayu­dan a re­sol­ver di­le­mas morales, que en de­fi­ni­ti­va ex­pli­can quié­nes son y có­mo quie­ren ser.

El ac­to de pre­ci­sar có­mo un pue­blo sue­ña ser, am­plia las opor­tu­ni­da­des de la exis­ten­cia. Có­mo con­ta­mos la his­to­ria crea el sig­ni­fi­ca­do de nues­tra vi­da. Por eso, mi­rar los lar­gos tra­yec­tos, y des­cu­brir lo que aún per­ma­ne­ce, re­sul­ta siem­pre un buen ejer­ci­cio.

La me­mo­ria de Ja­nu­ká da­ta del año 164 a.e.c. . Los an­ti­guos maes­tros de la tra­di­ción ju­día na­rran di­cien­do que los Ma­ca­beos, des­pués de ba­ta­llar du­ra­men­te con­tra los se­léu­ci­das he­le­nis­tas li­de­ra­dos por An­tío­co IV, re­cap­tu­ran el Sa­gra­do Tem­plo de Je­ru­sa­lén. En el re­cin­to prin­ci­pal en­cuen­tran un pe­que­ño re­ci­pien­te de acei­te pu­ro, que con­te­nía lo su­fi­cien­te co­mo pa­ra per­ma­ne­cer en­cen­di­do du­ran­te una no­che. Pe­ro se pro­du­ce un mi­la­gro, ya que el acei­te ar­dió du­ran­te ocho días.

Es por eso que has­ta el pre­sen­te se­gui­mos en­cen­dien­do el can­de­la­bro du­ran­te es­te mis­mo ci­clo.

És­ta sa­ga, nú­cleo de la ce­le­bra­ción, des­ta­ca de ma­ne­ra su­til que por en­ci­ma de to­do, no son las con­tien­das bé­li­cas las que co­rres­pon­den tras­cen­der en la me­mo­ria, sino que de­be ser el de­sig­nio di­vino a tra­vés de he­chos ma­ra­vi­llo­sos y ex­tra­or­di­na­rios lo que de­be pre­va­le­cer.

Es­te be­llo prin­ci­pio de paz es­tá ru­bri­ca­do en la fra­se del pro­fe­ta cuan­do ase­ve­ra: “Es­ta es la pa­la­bra del Se­ñor…no por la fuer­za ni por el po­der sino por Mi es­pí­ri­tu” (Za­ca­rías 4:6).

La má­xi­ma tra­za­da por los sa­bios de Israel es la de fo­men­tar la ar­mo­nía y la pie­dad, co­mo mo­do es­pe­cí­fi­co pa­ra nu­trir a las co­mu­ni­da­des que es­ta­ban cons­tru­yen­do. Por eso, tra­ta­ban de evi­tar his­to­rias de vio­len­cia, en­fa­ti­zan­do los va­lo­res de la fe y el amor a Dios por en­ci­ma de cual­quier cho­que y fu­ror.

Tam­bién hay otra his­to­ria, que es me­nos po­pu­lar, pe­ro muy sig­ni­fi­ca­ti­va: El Mi­drash cuen­ta la his­to­ria so­bre Adam, el pri­mer ser hu­mano, que cuan­do vio que las ho­ras del día eran ca­da vez más cor­tas, di­jo: “Ay de mí! Tal vez por­que he pe­ca­do, el mun­do se es­tá os­cu­re­cien­do a mi al­re­de­dor y es­tá vol­vien­do al caos pre­vio a la crea­ción. Es­ta es la sen­ten­cia de muer­te que el Cie­lo me ha im­pues­to! En­ton­ces se sen­tó du­ran­te ocho días en ayuno y ora­ción. Un tiem­po des­pués, cuan­do vio que los días se vol­vían ca­da vez más lar­gos, di­jo: “Es­te es sim­ple­men­te el ca­mino del mun­do!. Fue y ce­le­bró una fies­ta de ocho días.

Es­ta his­to­ria ejem­plar re­sal­ta el men­sa­je uni­ver­sal de Ja­nu­ká. El mis­mo nos en­se­ña que a pe­sar del te­mor que pro­du­cen los mo­men­tos de os­cu­ri­dad y que nos con­vier­ten en se­res vul­ne­ra­bles, no de­be­mos de­jar­nos con­su­mir por esos mie­dos. Ja­nu­ká es la ce­le­bra­ción que re­ve­la que la luz y la tran­qui­li­dad vol­ve­rán nue­va­men­te, por­que así son los ci­clos de la vi­da. En la exis­ten­cia hay mo­men­tos de som­bra y de sol, de do­lor y de ale­gría. Y ma­du­rar en la vi­da sig­ni­fi­ca con­tem­plar am­bas di­men­sio­nes, en­fren­tán­do­las con dig­ni­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.