Al res­ca­te del sen­ti­do de la Navidad

Una in­quie­tan­te des­vir­tua­ción. Ca­da año se acen­túa la pér­di­da del sig­ni­fi­ca­do re­li­gio­so de la fes­ti­vi­dad. Y lo que de­be­ría ser una ce­le­bra­ción del aus­te­ro na­ci­mien­to de Jesús se con­vier­te en una or­gía con­su­mis­ta.

Clarin - Valores Religiosos - - News - Pbro. Gui­ller­mo Mar­có Sa­cer­do­te - Ar­qui­dió­ce­sis de Bs. As.

Se acer­ca la fies­ta de la Navidad. Ca­da año que pa­sa cre­ce el con­flic­to en­tre la vi­da pú­bli­ca y el es­pí­ri­tu de la ce­le­bra­ción. Re­cuer­do las na­vi­da­des de mi ni­ñez y el am­bien­te que se res­pi­ra­ba en la so­cie­dad, más allá de que la gen­te fue­se más o me­nos re­li­gio­sa. Ha­bía un cli­ma de pre­pa­ra­ción, de ale­gría y de­seos de paz y fra­ter­ni­dad ex­pre­sa­dos en tar­je­tas y sa­lu­dos va­rios. Aho­ra, en cam­bio, pa­re­cie­ra que di­ciem­bre se vol­vió un mes im­po­si­ble en Bue­nos Ai­res. Ha­ce años que no tenemos un di­ciem­bre tran­qui­lo. Es­ta vez nues­tros go­ber­nan­tes se em­pe­ña­ron en si- tiar la ciu­dad por la cum­bre de la OMC, de la cual no par­ti­ci­pa­mos, pe­ro igual nos em­bro­ma­mos, por­que tran­si­tar fue una pe­sa­di­lla. La Ho­no­ra­ble Cá­ma­ra de Dipu­tados de­be­ría re­pen­sar su nom­bre, ade­más de tra­ba­jar más, ya que es­te año se­sio­na­ron ca­si na­da y al fi­nal pre­ten­den dis­cu­tir co­sas que afec­tan la vi­da de mi­llo­nes de ar­gen­ti­nos en dos días y pro­vo­can­do que los vie­jos se aguan­ten las con­se­cuen­cias. Por lo de­más, la ciu­dad se po­dría lla­mar de los “Ma­los Ai­res”, don­de los ma­los tratos, el van­da­lis­mo y el mie­do sa­can a pa­sear los peo­res de­seos .

¿Có­mo res­ca­tar el es­pí­ri­tu na­vi­de­ño? Cuan­do se acer­ca­ba el na­ci­mien­to de Jesús, Ma­ría y José -pa­dres pri­me­ri­zos- so­lo que­rían vi­vir­lo en paz. Sin em­bar­go, la de­ci­sión de ha­cer un cen­so de un go­ber­nan­te le­jano -Cé­sar Au­gus­to- los em­pu­ja al caos de los ca­mi­nos in­se­gu­ros, le­jos de su ca­sa, a la ciu­dad de José: Be­lén. No ha­bía ma­ne­ra de anun­ciar su lle­ga­da, ni de pe­dir a al­guien que les pre­pa­ra­ra un lu­gar. Só­lo via­ja­ban con po­cas co­sas y con su es­pe­ran­za pues­ta en Dios.

Al lle­gar, las puer­tas se ce­rra­ron. Aun­que el Evan­ge­lio no lo diga, se­gu­ra­men­te acu­die­ron pri­me­ro a la ca­sa de los pa­rien­tes, pe­ro allí no ha­bía lu­gar. José ter­mi­nó pi­dién­do­lo en una po­sa­da, don­de tam­po­co ha­bía. La ho­ra se acer­ca­ba y Dios guar­da­ba si­len­cio. ¡Qué di­fí­cil le ha­brá resultado a San José en­ten­der la pro­vi­den­cia di­vi­na!: “¿Jus­to en es­ta no­che tenemos que es­tar fue­ra de ca­sa? ¡Si es tu hi­jo el que va a na­cer, da­nos un lu­gar digno pa­ra que sea po­si­ble! Si­len­cio de Dios en la no­che fría de di­ciem­bre, has­ta que apa­re­ce un lu­gar: Un pe­se­bre de ani­ma­les¿ Se­rá es­to lo que quie­re Dios?

Me pre­gun­to: ¿En qué mo­men­to nosotros hi­ci­mos lo que hi­ci­mos pa­ra de­for­mar tan­to es­ta fies­ta? ¿Cuál fue la par­te que no en­ten­di­mos? Dios vie­ne al mun­do tem­blan­do de frío, ca­si a la in­tem­pe­rie, por­que no hay si­tio ca­paz de aco­ger­lo. Na­ce sin puer­ta, sin na­da. ¿Có­mo trans­for­ma­mos es­te acon­te­ci­mien­to en la fies­ta del con­su­mo de­sen­fre­na­do? Por­que en Navidad ten­go que te­ner de to­do: comida y re­ga­los ma­te­ria­les, y si no lo ten­go lo ro­bo.

Es­te con­su­mis­mo se nos co­ló en el al­ma. El men­sa­je de la Navidad es que se pue­de pres­cin­dir de to­do en la vi­da, me­nos del amor. Y de paz. Ne­ce­si­ta­mos pa­ci­fi­car nues­tros co­ra­zo­nes, aun­que afue­ra reinen los vio­len­tos. No hay Navidad po­si­ble si en nues­tra pobreza no ha­bi­ta Dios. Ca­da fin de año nos aga­rra can­sa­dos, con el ca­lor y el caos de la ciu­dad, el es­trés de las com­pras y la de­fi­ni­ción de dón­de y con quién lo va­mos a pa­sar.

Se­ría lin­do tam­bién pen­sar unos mi­nu­tos en el que es­ta­rá só­lo pa­ra in­vi­tar­lo a com­par­tir la me­sa. Y, en el si­len­cio, abrir el co­ra­zón pa­ra re­ci­bir a Jesús. Ade­más de, co­mo ex­hor­tó el Epis­co­pa­do, “mul­ti­pli­car los es­fuer­zos pa­ra po­der ce­le­brar es­tas pró­xi­mas fies­tas de Navidad en paz”, te­nien­do en cuen­ta que fren­te a la “cre­cien­te vio­len­cia po­lí­ti­ca, el úni­co ca­mino es el diá­lo­go”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.