CHILOE

Un ru­mor en me­dio del mar

Clarin - Viajes - - PORTADA - Die­go Je­mio

Es­te ar­chi­pié­la­go del sur de Chi­le res­guar­da an­ti­guas le­yen­das y tra­di­cio­nes que aso­man en Cas­tro –la ca­pi­tal–, los pue­blos del in­te­rior y el cir­cui­to de las cen­te­na­rias igle­sias de ma­de­ra. La atrac­ción del cu­ran­to, los ma­ris­cos y otros pla­tos tí­pi­cos.

La vir­tuo­sa plu­ma de Pa­blo Ne­ru­da de­jó tes­ti­mo­nio de una de sus pri­me­ras in­cur­sio­nes en el sur de

Chi­le: “Lle­ga­mos con za­pa­tos de cue­ro grue­so. Llo­vía; llo­vía en las is­las. Así se man­te­nía el te­rri­to­rio co­mo una mano ver­de, co­mo un guan­te cu­yos de­dos flo­ta­ban en­tre al­gas ma­ri­nas”. El ins­pi­ra­do es­cri­tor chi­leno creó ese poe­ma des­pués de su es­ta­día en el ar­chi­pié­la­go Chi­loé, don­de re­si­dió en 1925. En aquel tiem­po te­nía 21 años y aca­ba­ba de aban­do­nar sus es­tu­dios de Pe­da­go­gía en fran­cés. Su pa­dre, enoja­do por la de­ser­ción, de­jó de en­viar­le di­ne­ro. Ya ha­bía pu­bli­ca­do “Cre­pus­cu­la­rio” y “Vein­te poe­mas de amor y una can­ción de­ses­pe­ra­da”, pe­ro la vi­da lo an­gus­tia­ba. “Es­toy abu­rri­do de to­do”, es­cri­bió en una car­ta. En­ton­ces, via­jó a la is­la ma­yor pa­ra de­di­car­se a pen­sar y, de pa­so, ma­ra­vi­llar­se con su be­lle­za, sus fríos in­ten­sos y las is­las ro­dea­das de ver­de.

Hoy que­da po­co de su pa­so por acá y ape­nas son un eco le­jano las an­dan­zas amo­ro­sas del poe­ta y de su ami­go Ru­bén Azó­car, con quien lle­gó a es­ta re­gión aus­tral. Hay una pe­que­ña pla­ca en un ho­tel de An­cud que re­cuer­da el pa­so del cé­le­bre in­te­lec­tual y po­lí­ti­co, que du­ró un año. Qui­zá no que­de nin­gún ha­bi­tan­te que ha­ya vis­to cuan­do los dos fo­ras­te­ros sa­lían por las ca­lles a re­ci­tar poe­mas a vi­va voz a quien qui­sie­ra es­cu­char­los. Pe­ro hay al­go inal­te­ra­ble en es­te lu­gar don­de vi­ven 190 mil per­so­nas y que com­pren­de la Is­la Gran­de Chi­loé –de no más de 50 ki­ló­me­tros de an­cho– y unos cua­ren­ta is­lo­tes. Pa­ra­do en un acan­ti­la­do con el mar eterno de fon­do, hin­can­do el dien­te a una al­me­ja que sa­be a mar o ca­mi­nan­do por los bos­ques, la sen­sa­ción es del mis­mo so­sie­go que bus­ca­ba Ne­ru­da a los 21 años. Y del que ne­ce­si­ta­mos to­dos en al­gún mo­men­to.

Día de sol en la ca­pi­tal

Cas­tro, la ca­pi­tal, es la ciu­dad más po­bla­da de la Chi­loé, la se­gun­da is­la en ex­ten­sión de Su­da­mé­ri­ca, des­pués de Tie­rra del Fue­go. Con só­lo dar los pri­me­ros pa­sos del re­co­rri­do guia­do, co­mien­zan a apa­re­cer los íco­nos is­le­ños. Allí es­tán los mul­ti­co­lo­res palafitos –sen­ci­llas vi­vien­das de ma­de­ra, ele­va­das so­bre pi­lo­tes pa­ra elu­dir las cre­ci­das del mar– de las ca­lles Gam­boa y Montt. En es­ta zo­na llue­ve unos 300 días al año. Por suer­te, hoy el sol es glo­rio­so, con ape­nas al­gu­na nu­be que bo­rro­nea el cie­lo. Más allá se ve un as­ti­lle­ro con un bar­co que va to­man­do for­ma. Y una de las jo­yas ar­qui­tec­tó­ni­cas del lu­gar: la igle­sia San Fran­cis­co, de­cla­ra­da Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad en 2000. La cons­truc­ción del tem­plo se ini­ció en 1567. Lue­go su­frió un gran in­cen­dio y, fi­nal­men­te, fue re­cons­trui­do en la dé­ca­da del 10.

“Es de es­ti­lo neo­gó­ti­co, con pie­dras re­ves­ti­das de ma­de­ra de aler­ce, ci­prés y coíhue”, cuen­ta la guía Nin Al­va­rez. Se re­fie­re a una de las 16 igle­sias de la is­la que son Mo­nu­men­to His­tó­ri­co Na­cio­nal de Chi­le y Pa­tri­mo­nio de la Unes­co, por tra­tar­se de ejem­plos úni­cos de ar­qui­tec­tu­ra re­li­gio­sa en ma­de­ra (ver re­cua­dro “Otros im­per­di­bles”).

El rit­mo de la ciu­dad –mar­ca­do por los ve­ci­nos y los tu­ris­tas– se per­ci­be con fuer­za en los res­tau­ran­tes de la cos­ta que ofre­cen cu­ran­to y el Mer­ca­do Ar­te­sa­nal Lillo, cu­yos an­gos­tos pa­si­llos re­co­rren pues­tos de te­ji­dos de la­na, ta­llas en ma­de­ra, li­co­res y li­bros.

Le­jos de los cen­tros ur­ba­nos, el pai­sa­je es de pu­ro bos­que, ai­re lím­pi­do, mar abier­to res­guar­da­do por is­las y luz cla­ra. Es tan­to el des­plie­gue de na­tu­ra­le­za que dan ga­nas de ca­mi­nar. Al in­ter­nar­se en el bos­que, co­mien­zan a ob­ser­var­se las es­ce­nas tí­pi­cas de ca­sas ba­jas con huer­tas y ani­ma­les. Ca­mi­na­mos cru­zan­do cam­pos y lar­gas pra­de­ras que se abren ha­cia bahías gi­gan­tes­cas. Des­pués de pa­sar por la cos­ta del lago Hui­llin­co, a lo le­jos se ven la pla­ya y las ca­si­tas de Cu­cao, el úni­co pue­blo ubi­ca­do so­bre la cos­ta oes­te, de fren­te al mar abier­to. His­tó­ri­ca­men­te, la gen­te vi­vió en las tie­rras res­guar­da­das por otras is­las y mon­ta­ñas.

De a po­co, tam­bién el ver­de in­ten­so de la ve­ge­ta­ción co­mien­za a mos­trar sus múl­ti­ples for­mas: el siem­pre­ver­de del ca­ne­lo, las gran­des ho­jas de nal­ca, los arra­ya­nes y los ci­pre­ses. “Pa­re­ce un es­ce­na­rio de El Hob­bit”, aco­ta al pa­sar uno de los com­pa­ñe­ros de via­je. La ca­mi­na­ta re­co­rre me­nos de tres ki­ló­me­tros has­ta un acan­ti­la­do im­po­nen­te, des­de el que se al­can­za a apre­ciar un mue­lle his­tó­ri­co.

An­ti­guas creen­cias

La mi­to­lo­gía chi­lo­ta es ri­ca en mi­tos y le­yen­das y mu­chas de ellas es­tán aún vi­gen­tes. Re­fle­jan la im­por­tan­cia del mar en la vi­da de sus ha­bi­tan­tes. Una de esas creen­cias po­pu­la­res se ba­sa en “Las áni­mas del Cu­cao”, que, se­gún ase­gu­ran, apa­re­cen pa­ra lla­mar con de­ses­pe­ra­ción a un barquero mez­quino. Pe­ro pa­re­ce que el hombre nun­ca lle­ga a tras­la­dar­las

has­ta el lu­gar so­ña­do por to­dos los do­lien­tes, don­de rei­na la fe­li­ci­dad. Por esa ra­zón, per­ma­ne­ce el la­men­to eterno. To­da­vía hoy to­dos los ha­bi­tan­tes de la is­la es­tán con­ven­ci­dos de que no es una bue­na idea in­ten­tar co­mu­ni­car­se con esas al­mas. El su­pues­to ries­go es que po­drían lle­gar a ve­nir a bus­car­te pa­ra su­mar­te a su cor­te es­pec­tral.

Los es­cép­ti­cos, aque­llos que só­lo se con­for­man con lo que ven, en­con­tra­rán un lu­gar abier­to a los acan­ti­la­dos. Allá apa­re­ce el mar. Más allá se lle­gan a dis­tin­guier el bos­que y el mue­lle, co­mo una es­pe­cie de es­cul­tu­ra de ma­de­ra que se le­van­ta. Mien­tras tan­to, aquí, en el pe­cho, se sien­te la fuer­za salvaje del mar de es­te rin­cón de Pun­ta Pi­ru­lil.

La gran va­rie­dad de pai­sa­jes que guar­dan es­tos ma­no­jos de tie­rra aca­ri­cia­dos por las aguas del Pa­cí­fi­co in­clu­yen las pla­yas de Quei­lén, idea­les pa­ra dis­fru­tar de la vis­ta del ca­nal Apiao y ba­ñar­se. Se ac­ce­de a tra­vés de un des­vío ha­cia la iz­quier­da de la ru­ta 5 –a la al­tu­ra

de Chon­chi, don­de atraen el Mu­seo del Acor­deón y una igle­sia–, que des­de An­cud, pa­san­do por Cas­tro, to­ma rum­bo ha­cia Que­llón. Las me­jo­res pa­no­rá­mi­cas del cas­co ur­bano de Quei­lén y las is­las Acuí y Tran­qui se ob­tie­nen des­de un mi­ra­dor, al que con­du­ce la ca­lle Ken­nedy.

Otro lu­gar que no con­vie­ne pa­sar por al­to es el Cen­tro Cultural y Mu­seo Re­fu­gio de Na­ve­gan­tes, cons­trui­do so­bre un an­ti­guo pa­la­fi­to. A un cos­ta­do se alar­ga el Mue­lle His­tó­ri­co, cons­trui­do en­tre 1928 y 1930. Es el si­tio más in­di­ca­do pa­ra dis­fru­tar de los má­gi­cos atardeceres de Quei­lén. A unos 7 ki­ló­me­tros del pue­blo se em­pie­zan a des­ple­gar ex­ten­sos cam­pos que atraen a los afi­cio­na­dos al turismo ru­ral. Se pue­de ha­cer una es­ca­la en el pa­ra­je De­ti­co, don­de se pue­de vi­si­tar una igle­sia de prin­ci­pios del si­glo XX. A su vez, en Que­chu es po­si­ble ha­cer avis­ta­jes de cis­nes de cue­llo ne­gro du­ran­te to­do el año.

Pe­que­ños mer­ca­dos

A 19 ki­ló­me­tros en di­rec­ción nor­te des­de Cas­tro, el pe­que­ño pue­blo Dal­cahue es el lu­gar más in­di­ca­do pa­ra pro­bar al­gu­nas de las sen­ci­llas –aun­que sa­bro­sas– de­li­cias gas­tro­nó­mi­cas de Chi­loé. Las co­ci­ne­rías son pe­que­ños mer­ca­dos, con­for­ma­dos por sen­ci­llos pues­tos en los que se pue­den con­se­guir pro­duc­tos lo­ca­les. Pa­pas re­lle­nas con que­so, pai­la ma­ri­na, ce­vi­che de sal­món, ca­zue­la de ma­ris­cos, cor­de­ros y em­pa­na­das de na­va­jue­la son al­gu­nos de los pla­tos más re­pre­sen­ta­ti­vos. Ade­más, aquí fun­cio­na un mer­ca­do ar­te­sa­nal muy po­pu­lar, don­de es po­si­ble com­prar ar­tícu­los ela­bo­ra­dos en ma­de­ra y la­na. A unos 30 ki­ló­me­tros de allí, Te­nahún con­ser­va otra pre­cio­sa igle­sia, que es­tá re­ves­ti­da con el tra­di­cio­nal pi­so de ma­de­ra de aler­ce y brin­da una vis­ta in­me­jo­ra­ble del vol­cán Mi­chi­mahui­da.

Es ho­ra de na­ve­gar en bus­ca de la is­la de Men­chu­que. Gra­cias al mar cal­mo, el via­je en bar­co se trans­for­ma en una tra­ve­sía plá­ci­da que du­ra unos 45 mi­nu­tos. Lle­ga­mos con el me­jor áni­mo a una so­li­ta­ria pla­ya de pie­dras. “El ca­mino es un po­co du­ro al prin­ci­pio, pe­ro va­le la pe­na la re­com­pen­sa”, pro­me­te el guía, que irra­dia op­ti­mis­mo to­do el tiem­po. Tras com­ple­tar una ca­mi­na­ta por una pen­dien­te que du­ró al­re­de­dor de vein­te mi­nu­tos –en los que es­ca­seó el oxí­geno y se hi­zo di­fí­cil me­dir el tiem­po–, por fin, el ca­mino se hi­zo plano, atra­ve­sa­mos una cer­ca y ac­ce­di­mos al pre­mio ma­yor.

Men­chu­que ofre­ce una vis­ta to­tal y exu­be­ran­te de Chi­loé. Las pra­de­ras ver­des son el mar­co de un cuadro con ca­na­les an­gos­tos, is­las, un ca­se­río y un cie­lo im­po­lu­to, más una tie­rra y un mar ca­pri­cho­sos y per­fec­tos en sus for­mas. So­bre­vie­ne una fe­li­ci­dad com­par­ti­da. Al­gu­nos se ti­ran al cés­ped po­nien­do los an­te­bra­zos co­mo al­moha­das. Otros te­ne­mos un rap­to de ado­les­cen­cia y nos sa­ca­mos fotos dan­do un gran sal­to con­jun­to. Las imá­ge­nes pue­den ser bue­nas, pe­ro nun­ca lle­ga­rán a te­ner el olor del mar la­tien­do en el pe­cho.

Fernando de la Or­den / En­via­do es­pe­cial

PANORAMICAS PA­RA ELE­GIR. A lo lar­go del re­co­rri­do de 200 ki­ló­me­tros de la ru­ta 5 des­de Cha­cao has­ta Que­llón, las co­li­nas y los acan­ti­la­dos de la is­la Gran­de ofre­cen vis­tas des­lum­bran­tes.

HE­REN­CIA DEL PA­SA­DO. Cons­trui­da ín­te­gra­men­te en ma­de­ra, la igle­sia San An­to­nio de Pa­dua se le­van­ta des­de fi­nes del si­glo XVIII so­bre una co­li­na, en Vi­lu­pu­lli, cer­ca de Cas­tro.

Fernando de la Or­den / En­via­do es­pe­cial

PA­RA AD­MI­RAR. Al­gu­nas igle­sias his­tó­ri­cas son res­tau­ra­das por ex­per­tos en ar­te li­túr­gi­co y ar­qui­tec­tos.

CA­SA DE MUSICA. En Chon­chi, cer­ca de Cas­tro, el Mu­seo del Acor­deón ate­so­ra de­ce­nas de ins­tru­men­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.