Por la ría de San­ta Cruz

La ría de Puer­to Desea­do atra­vie­sa ca­ña­do­nes po­bla­dos por aves, lo­bos y ele­fan­tes ma­ri­nos. Ade­más, una is­la co­pa­da por pin­güi­nos pe­na­cho ama­ri­llo.

Clarin - Viajes - - PORTADA - Fa­bián De­be­sa via­jes@clarin.com

De Puer­to Desea­do a los Mi­ra­do­res de Dar­win, una ex­cur­sión en­tre una mul­ti­tud de fau­na ma­ri­na.

Los in­des­ci­fra­bles ca­pri­chos de la geo­lo­gía con­ce­die­ron a es­te rin­cón de la Pa­ta­go­nia un ras­go que per­mi­te co­bi­jar co­mo nin­guno la más va­ria­da vi­da ani­mal. Puer­to Desea­do y su dis­tin­ti­va ría son un re­fu­gio ili­mi­ta­do de pe­ces y aves. Ade­más, pre­sen­ta co­mo agregado de lu­jo las co­lo­nias de pin­güi­nos ahí no más, a un pa­so de la cos­ta nor­te de San­ta Cruz y del lí­mi­te con Chu­but.

Po­dría de­fi­nir­se la vi­si­ta a es­te lu­gar, ubi­ca­do al sur del gol­fo San Jor­ge, co­mo una ex­pe­di­ción na­tu­ra­lis­ta tan en­tre­te­ni­da co­mo di­dác­ti­ca. Tal vez por­que no se pue­de es­cin­dir el con­cep­to de aquel via­je que hi­zo na­da me­nos que Char­les Dar­win a me­dia­dos del si­glo XIX, con ese mis­mo ob­je­ti­vo. Per­ma­ne­cen aún las hue­llas del bió­lo­go in­glés en­tre las ro­cas es­car­pa­das de Puer­to Desea­do.

Pe­ro con­ven­dría no en­ce­rrar en esa ca­te­go­ría el re­co­rri­do por es­ta par­te de la es­te­pa pa­ta­gó­ni­ca, ya que no só­lo es­pe­ra a los vi­si­tan­tes –atraí­dos por esa exó­ti­ca pro­pues­ta– la ob­ser­va­ción de más de 200 es­pe­cies de aves au­tóc­to­nas y mi­gra­to­rias y los pa­seos has­ta la in­ti­mi­dad de lo­bos ma­ri­nos, fo­cas y ele­fan­tes de mar.

La ma­yor atrac­ción

Hay mu­cho más pa­ra ver y dis­fru­tar en Puer­to Desea­do. Pe­ro va­ya­mos de a po­co. Al to­pe de las pre­fe­ren­cias, el imán que atrae al turismo es la ex­cur­sión a la Re­ser­va Na­tu­ral Is­la Pin­güino, ubi­ca­da a 20 ki­ló­me­tros de la cos­ta, don­de a par­tir de oc­tu­bre do­mi­nan el es­pa­cio los ejem­pla­res de pin­güino pe­na­cho ama­ri­llo. En ve­rano, el agua cris­ta­li­na del Atlán­ti­co per­mi­te a los pa­sa­je­ros em­bar­ca­dos en bo­tes se­mi­rrí­gi­dos ob­ser­var los cu­rio­sos del­fi­nes que acom­pa­ñan por tra­mos el re­co­rri­do en­tre las olas. La Re­ser­va –de­cla­ra­da Par­que In­ter­ju­ris­dic­cio­nal en 2012– con­tie­ne 20 mil pin­güi­nos ma­ga­llá­ni­cos, skuáes, cor­mo­ra­nes, lo­bos ma­ri­nos, cau­que­nes, os­tre­ros, ga­vio­tas, ga­vio­ti­nes y has­ta gran­des pe­tre­les. To­do al na­tu­ral. No hay allí in­fra­es­truc­tu­ra. Aún per­ma­ne­cen co­mo rui­nas un vie­jo fa­ro y las ins­ta­la­cio­nes des­gua­za­das de una fac­to­ría de lo­bos ma­ri­nos, le­van­ta­da por los con­quis­ta­do­res es­pa­ño­les en el si­glo XVIII.

Los guías re­co­mien­dan: “aquí tie­nen prio­ri­dad los pin­güi­nos. Hay que ce­der­les el pa­so”. Y la re­co­men­da­ción se cum­ple co­mo pre­cep­to di­vino. En ve­rano, la is­la mues­tra una ma­ra­vi­lla ex­tra: la pre­sen­cia de la ma­yor co­lo­nia con­ti­nen­tal de pin­güi­nos de pe­na­cho ama­ri­llo. Es­te asen­ta­mien­to se ins­ta­la cuan­do pro­me­dia la pri­ma­ve­ra, pa­ra la re­pro­duc­ción y cría de los pi­cho­nes. Aun­que es­ta va­rie­dad de pin­güino pue­de ver­se en otros pun­tos pa­ta­gó­ni­cos, di­cen en Desea­do que aquí ca­si con­vi­ve con los vi­si­tan­tes. Por eso, el ave fue adop­ta­da co­mo una in­sig­nia y es el sím­bo­lo del turismo lo­cal.

La ex­cur­sión náu­ti­ca que ofre­cen dos em­pre­sas de Puer­to Desea­do es de día com­ple­to.

In­clu­ye un pa­so rá­pi­do por la is­la Cha­ta, co­pa­da por ca­si 20 mil ejem­pla­res de cor­mo­rán im­pe­rial. Tam­bién es po­si­ble ob­ser­var lo­bos y ele­fan­tes ma­ri­nos.

El se­gun­do fo­co de aten­ción de aquí es la ría, un ac­ci­den­te geo­grá­fi­co úni­co de La­ti­noa­mé­ri­ca. Es­ta enor­me ci­ca­triz de la tie­rra, que al­gu­na vez fue atra­ve­sa­do por un río cau­da­lo­so y pro­fun­do, un día de­ci­dió de­jar pa­so al agua del mar. Se tra­ta de un es­ce­na­rio úni­co, en un eco­sis­te­ma en equi­li­brio per­fec­to, y un pa­seo in­dis­pen­sa­ble.

Ex­tra­ñas fi­gu­ras

Du­ran­te mi­les de años, los vai­ve­nes de las ma­reas ero­sio­na­ron las pa­re­des de la ría, for­man­do ca­ña­do­nes de fi­gu­ras psi­co­dé­li­cas que se con­vier­ten en el am­bien­te ideal pa­ra las es­pe­cies de aves que pin­tan de blan­co con el guano las pun­tas ro­co­sas. La su­per­fi­cie es el te­rri­to­rio de lo­bos de un so­lo pe­lo que, con gran pa­cho­rra, des­pa­rra­man los 400 ki­los de sus cuer­pos com­pac­tos so­bre los em­pe­dra­dos.

Más de 40 km ser­pen­tea es­ta en­tra­da ma­ri­na. En los acan­ti­la­dos del sur, fren­te a Puer­to Desea­do, anidan dis­tin­tas es­pe­cies de cor­mo­ra­nes, des­de la más co­mún y me­nos vis­to­sa (el os­cu­ro bi­guá) has­ta la de ojos azu­les. Los es­pe­cia­lis­tas dis­tin­guen tres es­pe­cies de os­tre­ros, esos pá­ja­ros in­dus­trio­sos que rom­pen los me­ji­llo­nes de­ján­do­los caer en vue­lo so­bre las pie­dras. La más abun­dan­te es blan­qui­ne­gra, con pi­co naranja flúor. Un desafío pa­ra fo­tó­gra­fos afi­cio­na­dos. En­tre los del­fi­nes se pue­den ver des­de los bo­tes las to­ni­nas ove­ras, de lo­mo ne­gro y pan­za blan­ca, que ju­gue­tean con las em­bar­ca­cio­nes.

El cli­ma en la ría pre­sen­ta po­cas llu­vias (200 mi­lí­me­tros anua­les), por lo cual só­lo so­bre­vi­ven ar­bus­tos ba­jos. El vien­to tam­bién for­ma par­te del pai­sa­je y en ve­rano re­sul­ta cla­ve pa­ra prac­ti­car de­por­tes de ve­la, per­mi­ti­dos en la ría. Ade­más, hay un de­por­te que los desea­den­ses des­ta­can co­mo una es­tre­lla que con­quis­ta va­rios tro­feos na­cio­na­les: el ka­yak.

Puer­to Desea­do es ri­co tam­bién en his­to­rias. Bien con­ta­das y me­jor res­guar­da­das, le dan iden­ti­dad al pue­blo. Una de ellas se­ña­la que por aquí an­du­vo Dar­win bus­can­do fun­da­men­tos pa­ra su teo­ría evo­lu­cio­nis­ta. Des­de un mi­ra­dor que hoy se pue­de vi­si­tar, el ex­pe­di­cio­na­rio in­glés tu­vo una pa­no­rá­mi­ca que des­pués re­tra­tó su di­bu­jan­te Con­rad Mar­tens, pa­ra in­mor­ta­li­zar es­te si­tio in­hós­pi­to. En 1834, el bar­co Bea­gle, que tras­la­dó a Dar­win por mi­les de ki­ló­me­tros de mar, in­gre­só co­man­da­do por Fitz Roy a la ría de Desea­do.

Los su­ce­sos de la Pa­ta­go­nia Trá­gi­ca de 1921 de­ja­ron hue­llas en es­ta po­bla­ción. Re­bel­des anar­quis­tas le­van­ta­ron sus vo­ces re­vo­lu­cio­na­rias y sus his­to­rias re­vi­ven en el mu­seo crea­do en la an­ti­gua es­ta­ción del Fe­rro­ca­rril Ro­ca. El mí­ti­co va­gón 502 re­fle­ja los in­ten­tos por pre­ser­var las vías de un pro­yec­to que pre­ten­día unir Puer­to Desea­do con Las Heras, que se trun­có de­fi­ni­ti­va­men­te en 1978. Aho­ra el vie­jo va­gón es una so­li­ta­ria es­ta­tua eri­gi­da en el cen­tro de la lo­ca­li­dad.

Com­ple­tan es­te re­co­rri­do his­tó­ri­co cuen­tos de es­pías y pi­ra­tas. En 1770, la cor­be­ta in­gle­sa Swift nau­fra­gó a cien me­tros de la cos­ta de Puer­to Desea­do. Ve­nía a con­tro­lar la ac­ti­vi­dad es­pa­ño­la en las Mal­vi­nas. A me­dia­dos de los años 70, un gru­po de es­tu­dian­tes, li­de­ra­dos por Mar­ce­lo Ro­sas, de­ci­die­ron bus­car los res­tos del navío. Así na­ció el “Pro­yec­to Swift”, pa­ra res­ca­tar pie­zas del nau­fra­gio. Fue el pri­mer ope­ra­ti­vo ar­queo­ló­gi­co sub­acuá­ti­co del país. Unas 500 pie­zas de por­ce­la­na, cue­ro, pie­dra, hue­so y me­tal son ex­hi­bi­das en el Mu­seo Mu­ni­ci­pal Ma­rio Bro­zos­ki, crea­do en ho­nor a uno de los bu­zos que par­ti­ci­pó en las ta­reas de res­ca­te y mu­rió años más tar­de. El re­la­to pue­de en­ca­jar en el guión de un do­cu­men­tal o de una pe­lí­cu­la de aven­tu­ras lle­na de sus­pen­so.

Os­car Ha­ris­pe

CUR­VAS. El ser­pen­tean­te cur­so de la ría sor­pren­dió al fa­mo­so na­tu­ra­lis­ta in­glés Char­les Dar­win en 1834.

Os­car Ha­ris­pe

PIN­GüI­NOS. La úni­ca co­lo­nia con­ti­nen­tal de pe­na­cho ama­ri­llo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.