Una Acró­po­lis de las ar­tes que re­vi­ve

La Is­la de los Mu­seos, en Ber­lín, con­vo­ca a ad­mi­rar va­lio­sos te­so­ros, co­mo el bus­to de la rei­na egip­cia Ne­fer­ti­ti, una co­lec­ción de nu­mis­má­ti­ca y pin­tu­ras de Cé­zan­ne y Re­noir.

Clarin - Viajes - - POSTALES ALEMANIA -

Los en­ten­di­dos di­cen que la ubi­ca­da a ori­llas del río Spree, en el co­ra­zón his­tó­ri­co de es un con­jun­to úni­co en el mun­do. Y no só­lo por las co­lec­cio­nes –al­gu­nas de más de 6 mil años de an­ti­güe­dad– que se con­ser­van en sus cin­co ve­ne­ra­bles mu­seos, cons­trui­dos en­tre 1823 y 1930. Ca­da año, tres mi­llo­nes de vi­si­tan­tes se acer­can a es­te lu­gar, que la Unes­co de­cla­ró Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad en 1999. El or­ga­nis­mo cultural de la ONU des­ta­có que es­tos mu­seos son “la rea­li­za­ción de un pro­yec­to vi­sio­na­rio”, que mues­tra, a tra­vés de los dis­tin­tos edi­fi­cios y sus co­lec­cio­nes, la evo­lu­ción mis­ma del con­cep­to de mu­seo en Eu­ro­pa.

Pa­ra la Ilus­tra­ción eu­ro­pea na­ci­da en el si­glo XVIII, un mu­seo de ar­te de­bía es­tar si­tua­do en el cen­tro de la ciu­dad, reunien­do te­so­ros que edu­ca­rían al pue­blo. Con es­te ideal, la aris­to­cra­cia que go­ber­nó Pru­sia has­ta 1918 qui­so te­ner una Acró­po­lis de las ar­tes en la ca­pi­tal, Ber­lín, don­de se­ría po­si­ble mos­trar al pú­bli­co las co­lec­cio­nes pri­va­das de la fa­mi­lia real, la di­nas­tía de los Hohen­zo­llern. Bom­bar­dea­da du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, la Is­la de los Mu­seos fue des­cui­da­da du­ran­te la pos­gue­rra, has­ta que la reuni­fi­ca­ción de Ale­ma­nia im­pul­só en la dé­ca­da de 1990 un plan de res­tau­ra­ción a lar­go pla­zo, idea­do por el ar­qui­tec­to in­glés Da­vid Chip­per­field. Una eta­pa del plan cul­mi­na­rá en 2015, con la inau­gu­ra­ción de la ga­le­ría Ja­mes Si­mon, que es un nue­vo ac­ce­so ge­ne­ral a la is­la y sus mu­seos me­dian­te tú­ne­les.

En el nue­vo ac­ce­so se agre­ga­rán ca­fe­te­rías, tien­das y li­bre­rías. Los jar­di­nes del Lust­gar­ten (“Jar­dín de pla­cer”) y otros es­pa­cios ver­des que ro­dean los mu­seos vol­ve­rán a te­ner el as­pec­to que los ca­rac­te­ri­za­ba a prin­ci­pios del si­glo XX. Con el tiem­po se agre­ga­rá otra ala en el Mu­seo Per­ga­mon, fa­mo­so por sus co­lec­cio­nes de mo­nu­men­tos de an­ti­guas ciu­da­des de Asia Me­nor, co­mo Ba­bi­lo­nia y Per­ga­mon.

Du­ran­te los dos si­glos que lle­vó la cons­truc­ción de la Is­la de los Mu­seos, los me­jo­res ar­qui­tec­tos de la épo­ca fue­ron con­vo­ca­dos pa­ra la ta­rea. No era fá­cil: te­nían que cons­truir ma­jes­tuo­sos edi­fi­cios de es­ti­lo neo­clá­si­co en pie­dra, ins­pi­rán­do­se en Gre­cia y Ro­ma an­ti­guas y plan­tan­do los ci­mien­tos so­bre pi­lo­tes de ma­de­ra, en un te­rreno hú­me­do que re­cor­da­ba Ve­ne­cia.

El pri­mer edi­fi­cio, ter­mi­na­do en 1828, co­rres­pon­dió al Al­tes Mu­seum (Mu­seo An­ti­guo), obra de Karl Frie­drich Schin­kel, con una ro­ton­da cen­tral que da­ba ac­ce­so di­rec­to a las ga­le­rías. Allí se con­ser­van te­so­ros ar­queo­ló­gi­cos de Gre­cia y Ro­ma. Des­de 2011 se ex­po­ne tam­bién la co­lec­ción de ar­te clá­si­co del Mu­seo Per­ga­mon.

Frie­drich Wil­helm IV, rey de Pru­sia, le en­car­gó al ar­qui­tec­to Frie­drich Au­gust Stü­ler el edi­fi­cio si­guien­te: el Neues Mu­seum (Nue­vo Mu­seo), inau­gu­ra­do en 1859. Prác­ti­ca­men­te des­trui­do por los bom­bar­deos du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, fue re­cons­trui­do en la dé­ca­da de 1990 si­guien­do di­se­ños del ar­qui­tec­to Chip­per­field. Des­de 2009 allí se pue­den ob­ser­var al­gu­nas de las va­lio­sas pie­zas de la co­lec­ción: des­de el crá­neo de un hombre de Nean­dert­hal has­ta el bus­to de la rei­na egip­cia Ne­fer­ti­ti, una co­lec­ción de pa­pi­ros de Egip­to y las an­ti­güe­da­des de Tro­ya, des­cu­bier­tas por el ar­queó­lo­go Hein­rich Schlie­mann en el si­glo XIX so­bre las cos­tas de Tur­quía.

Una obra en cons­truc­ción

El plan pa­ra la Is­la de los Mu­seos con­ti­nuó en 1876 con la Al­te Na­tio­nal­ga­le­rie ( An­ti­gua Ga­le­ría Na­cio­nal) cons­trui­da por Johann Hein­rich Strack, un dis­cí­pu­lo de

Reuters

SIMBOLO BA­RRO­CO. A ori­llas del rio Spree, Bo­de es uno de los cin­co mu­seos cons­trui­dos en la is­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.