Sie­te des­ti­nos idea­les pa­ra la lu­na de miel

Is­las y pla­yas con ho­te­les “all in­clu­si­ve” son las op­cio­nes fa­vo­ri­tas de los re­cién ca­sa­dos. Ade­más, ciu­da­des románticas de Eu­ro­pa y pai­sa­jes de la Pa­ta­go­nia.

Clarin - Viajes - - TENDENCIAS - Diana Pa­zos dpa­zos@clarin.com

Hay pa­re­jas que pla­ni­fi­can ca­da de­ta­lle de la ce­re­mo­nia y/o fies­ta de ca­sa­mien­to du­ran­te un año o más in­clu­si­ve, y es­tán quie­nes eli­gen la in­du­men­ta­ria po­cos días an­tes de su pa­so por el Re­gis­tro Ci­vil y or­ga­ni­zan un al­muer­zo sen­ci­llo só­lo pa­ra los ín­ti­mos. Sin em­bar­go, pa­ra unos y otros –aun los que ya es­tán con­vi­vien­do y con­si­de­ran que na­da cam­bia­rá de­ma­sia­do des­pués de “fir­mar”–, ca­sar­se sue­le ge­ne­rar al­tos ni­ve­les de es­trés.

Ade­más del ago­ta­mien­to post­fes­te­jo, otro pun­to en co­mún pa­ra mu­chas pa­re­jas es el lu­gar des­ta­ca­do que le otor­gan a la lu­na de miel (de he­cho, en los úl­ti­mos años se co­men­zó a in­cluir en las lis­tas de re­ga­los el ítem “di­ne­ro pa­ra la lu­na de miel”). Aun­que no to­do el mun­do pue­de par­tir in­me­dia­ta­men­te des­pués del “sí, quie­ro”, la ma­yo­ría sue­ña con com­par­tir unos días en un lu­gar es­pe­cial. Y co­mo to­do via­je, si se pla­nea con un mar­gen de tiem­po ge­ne­ro­so, el pre­cio tien­de a ser más ac­ce­si­ble y se pue­de ir pa­gan­do en cuo­tas.

Los ope­ra­do­res tu­rís­ti­cos ma­yo­ris­tas y las agen­cias de via­je coin­ci­den en que la ma­yo­ría de los re­cién ca­sa­dos bus­can pla­yas de are­na blan­ca y aguas cá­li­das y trans­pa­ren­tes, con buen tiem­po ase­gu­ra­do y ho­te­les all in­clu­si­ve en el ex­te­rior. Pe­ro tam­bién hay un por­cen­ta­je a con­si­de­rar que se in­cli­na por vi­si­tar ciu­da­des eu­ro­peas de be­lle­za in­fi­ni­ta –co­mo Ve­ne­cia y Pa­rís–, o bien, por dis­fru­tar de unas mi­ni va­ca­cio­nes en una ca­ba­ña aco­ge­do­ra o en un lin­do ho­tel –si los ser­vi­cios son de al­ta ga­ma, me­jor–, con­tan­do con los pai­sa­jes de la Pa­ta­go­nia ar­gen­ti­na co­mo mar­co so­ña­do.

Es que, en el ima­gi­na­rio de mu­chas pa­re­jas, la lu­na de miel con­ti­núa sien­do un si­nó­ni­mo de des­can­so en es­ce­na­rios ro­mán­ti­cos. A con­ti­nua­ción, sie­te pro­pues­tas pa­ra te­ner en cuen­ta.

Can­cún y Pla­ya del Carmen

En el es­ta­do de Quin­ta­na Roo, en Mé­xi­co, Can­cún no de­frau­da a quie­nes no quie­ren ha­cer­se pro­ble­ma por na­da. Allí en­con­tra­rán ho­te­les con ser­vi­cios all in­clu­si­ve con sus pla­yas, gas­tro­no­mía internacional y ex­cur­sio­nes. Por ejem­plo, la is­la Mu­je­res se en­cuen­tra jus­to en­fren­te de la se­gui­di­lla ho­te­le­ra de Can­cún, que cuen­ta con un ae­ro­puer­to internacional (una ven­ta­ja a la ho­ra de los tras­la­dos).

Siem­pre so­bre el mar Ca­ri­be, es­tá tam­bién la con­vo­can­te Pla­ya del Carmen. Al sur de Can­cún y cer­ca de la is­la Co­zu­mel (me­ca mun­dial del bu­ceo, adon­de se lle­ga en ferry), es­ta ciu­dad se dis­tin­gue por­que tie­ne un cen­tro co­lo­ri­do, con res­tau­ran­tes, ba­res y ho­te­les de dis­tin­ta ca­te­go­ría. Por su­pues­to, hay mu­chí­si­mos resorts all in­clu­si­ve en la zo­na.

Las ex­cur­sio­nes son nu­me­ro­sas y va­ria­das en to­da la Ri­vie­ra Ma­ya. Arre­ci­fes y ce­no­tes a lo lar­go de la par­te orien­tal de la pe­nín­su­la de Yu­ca­tán, el par­que Xca­ret, Xel-Há y las rui­nas ma­yas de Tu­lum (úni­cas fren­te al mar) y Co­bá, por só­lo nom­brar un pu­ña­do.

Aru­ba

Es uno de los des­ti­nos más bus­ca­dos pa­ra ca­sa­mien­tos y lu­nas de miel. La pe­que­ña is­la se en­cuen­tra en el Ca­ri­be Sur, ale­ja­da de la fran­ja de hu­ra­ca­nes y con tem­pe­ra­tu­ras ele­va­das du­ran­te to­do el año. País au­to­nó­mo del Reino de los Paí­ses Ba­jos, for­mó par­te de las An­ti­llas Ho­lan­de­sas has­ta 1986 y sus ha­bi­tan­tes ha­blan ho­lan­dés, es­pa­ñol, in­glés y pa­pia­men­to.

Con áreas de­sér­ti­cas, cue­vas, abun­dan­cia de plan­tas de aloe ve­ra y pla­yas so­ña­das, Aru­ba tie­ne muy bue­na in­fra­es­truc­tu­ra tu­rís­ti­ca y co­mer­cial, in­clu­yen­do tien­das de mar­cas in­ter­na­cio­na­les, res­tau­ran­tes, ba­res y ca­si­nos.

La Ha­ba­na y Va­ra­de­ro

La ca­pi­tal de Cu­ba y la ciu­dad bal­nea­ria más fa­mo­sa de la gran is­la del Ca­ri­be con­for­man el pa­que­te clá­si­co que ven­den las agen­cias por­que com­bi­na un par de días pa­ra vi­si­tar el be­llo cen­tro co­lo­nial de La Ha­ba­na y va­rias jor­na­das pa­ra des­can­sar en la pla­ya, en al­guno de los ho­te­les de lu­jo de Va­ra­de­ro con to­dos los ser­vi­cios in­clui­dos.

Por su­pues­to, tam­bién hay otras ofer­tas, que com­bi­nan es­ta­días en los ca­yos Ma­ría, Coco o Lar­go. Más so­li­ta­rios y tran­qui­los.

Cos­ta do Sauí­pe

Se tra­ta de uno de los com­ple­jos tu­rís­ti­cos pri­va­dos más com­ple­tos del Nor­des­te de Bra­sil. A dos ho­ras de Sal­va­dor de Bahía, com­pren­de cin­co ho­te­les y otras tan­tas po­sa­das que fun­cio­nan con la ló­gi­ca de una ciu­dad en mi­nia­tu­ra. Abun­dan las pis­ci­nas y las ac­ti­vi­da­des co­mo golf y te­nis, pes­ca en un lago ar­ti­fi­cial, ka­yak, ti­ro­le­sa, ca­bal­ga­tas o re­lax en el spa.

Tien­das, res­tau­ran­tes, ba­res, es­pec­tácu­los en vi­vo y dis­co­te­cas abier­tas has­ta el ama­ne­cer com­ple­tan las pro­pues­tas de la vi­da de pla­ya

Ve­ne­cia

Qué de­cir de la má­gi­ca Ve­ne­cia, la ciu­dad de Ita­lia –y del pla­ne­ta– que to­dos los mor­ta­les quie­ren vi­si­tar al me­nos una vez en la vi­da. Con sus ca­lle­ci­tas an­gos­tas y ca­na­les, igle­sias y pa­la­cios, puen­tes y pla­zas, Ve­ne­cia es ro­mán­ti­ca y con­mo­ve­do­ra (aun­que tam­bién, hay que de­cir­lo, es muy tu­rís­ti­ca y re­sul­ta bu­lli­cio­sa por mo­men­tos).

Un pa­seo en gón­do­la, la vi­si­ta al his­tó­ri­co Pa­la­cio Du­cal, un en uno de los ca­fés em­ble­má­ti­cos de la Piaz­za San Mar­co y la im­pac­tan­te ba­sí­li­ca son al­gu­nos de los pla­ce­res inol­vi­da­bles de to­do via­je a Ve­ne­cia. Y mu­cho más, si se lle­ga en plan de la lu­na de miel.

Po­li­ne­sia Fran­ce­sa

Es la pos­tal del pa­raí­so por ex­ce­len­cia. Tahi­tí y su ca­pi­tal Pa­pee­te, con mer­ca­dos pin­to­res­cos, dan­zas tí­pi­cas y pa­seos por el puer­to; así co­mo Raia­tea, Bo­ra Bo­ra y Moo­rea son las is­las más fa­mo­sas e idea­les pa­ra co­no­cer en pa­re­ja.

Hay ho­te­les que ofre­cen pa­seos en bar­co, ce­nas románticas en la pla­ya y ha­bi­ta­cio­nes con el sue­lo vi­dria­do, don­de se ob­ser­va la fau­na ma­ri­na. Ese mun­do tam­bién se pue­de con­tem­plar al na­dar en las aguas cal­mas y trans­pa­ren­tes, y al prac­ti­car snor­kel o bu­ceo en­tre las ba­rre­ras de co­ral.

Ba­ri­lo­che y Vi­lla La An­gos­tu­ra

Una bue­na com­bi­na­ción pa­ra dis­fru­tar de la Pa­ta­go­nia ar­gen­ti­na. En Río Ne­gro, San Car­los de Ba­ri­lo­che ofre­ce to­das las co­mo­di­da­des de una gran ciu­dad tu­rís­ti­ca con un ex­ce­len­te cir­cui­to gas­tro­nó­mi­co (ahu­ma­dos, tru­chas, fru­tos ro­jos, cho­co­la­tes y cer­ve­zas ar­te­sa­na­les son al­gu­nos de sus pun­tos más fuertes). Con días de pla­ya in­clui­dos en el ve­rano (por ejem­plo, en Pla­ya Bo­ni­ta, jun­to al lago Nahuel Hua­pi), se pue­den ha­cer pa­seos re­la­ja­dos por el Cir­cui­to Chi­co –que vin­cu­la el Cen­tro Cí­vi­co con Llao Llao, a 23 km de la ciu­dad–, na­ve­gar en ca­ta­ma­rán por los la­gos Frías o Mas­car­di, su­bir en te­le­fé­ri­co al ce­rro Ca­te­dral o al ce­rro Ot­to (la con­fi­te­ría gi­ra­to­ria de la cima es un clá­si­co) y vi­si­tar la is­la Vic­to­ria y el Par­que Na­cio­nal Arra­ya­nes (en Neu­quén), a tra­vés de una ex­cur­sión en bar­co des­de Puer­to Pa­ñue­lo. Pa­ra los aven­tu­re­ros, las op­cio­nes de es­ca­la­da, rap­pel, trek­king y moun­tain bi­ke son inago­ta­bles.

En el ca­so de una pa­re­ja, se re­co­mien­da al­qui­lar un au­to pa­ra re­co­rrer la zo­na y lle­gar a Vi­lla La An­gos­tu­ra, en Neu­quén, más tran­qui­la y ex­clu­si­va. Des­de Vi­lla La An­gos­tu­ra ha­cia el nor­te (en di­rec­ción a San Mar­tín de los An­des), la ru­ta 234 re­co­rre el tra­mo de 100 ki­ló­me­tros (de los cua­les, unos 20 ki­ló­me­tros son de ri­pio y el res­to es­tá pa­vi­men­ta­do) del es­pec­ta­cu­lar Cir­cui­to de los Sie­te La­gos, que se ini­cia en el lago Co­rren­to­so y lle­ga has­ta la ori­lla del lago Lá­car. Un des­vío ha­cia la de­re­cha des­de El Portezuelo per­mi­te lle­gar –tras com­ple­tar 27 ki­ló­me­tros por un ca­mino de tie­rra y pie­dras– a Vi­lla Traful, una her­mo­sa al­dea de ca­ba­ñas de tron­cos que se le­van­ta en me­dio del bos­que an­dino, con vis­ta al lago Traful. Pa­ra es­quiar en in­vierno o rea­li­zar ac­ti­vi­da­des pro­gra­ma­das cuan­do ha­ce ca­lor en­tre la­gos de di­ver­sas to­na­li­da­des, tan­to Ba­ri­lo­che co­mo Vi­lla La An­gos­tu­ra brin­dan la po­si­bi­li­dad de alo­jar­se en una ca­ba­ña de ma­de­ra aco­ge­do­ra o en un ho­tel icó­ni­co, co­mo el Llao Llao o el Co­rren­to­so.

W

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.