El tu­ris­mo cul­tu­ral

Des­de las pe­re­gri­na­cio­nes re­li­gio­sas de la An­ti­güe­dad has­ta la bús­que­da ac­tual de la di­ver­si­dad y lu­ga­res me­nos di­fun­di­dos, es­te seg­men­to tu­rís­ti­co cre­ce día a día.

Clarin - Viajes - - EL VIAJERO ILUSTRADO - ÍCONO.

Fue en el nor­te de Cam­bo­ya en fe­bre­ro de 2015 y el si­tio ele­gi­do era la ciu­dad de Siem Riep, ubi­ca­da a po­cos ki­ló­me­tros Ang­kor Vat, “la ciu­dad del tem­plo” en idio­ma sáns­cri­to. Ang­kor es en ver­dad to­da una ciu­dad lle­na de tem­plos de­di­ca­dos a los dio­ses del hin­duis­mo y el bu­dis­mo, cons­trui­dos en el si­glo XII de nues­tra era en la épo­ca de es­plen­dor del Im­pe­rio Kh­mer. El lu­gar era más que ade­cua­do co­mo se­de de la pri­me­ra con­fe­ren­cia mun­dial de­di­ca­da al tu­ris­mo cul­tu­ral, pa­tro­ci­na­da por las Na­cio­nes Uni­das a tra­vés de dos ins­ti­tu­cio­nes su­yas, la Unes­co y la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial del Tu­ris­mo. El Via­je­ro Ilus­tra­do aún re­cuer­da las pa­la­bras de Iri­na Bo­ko­va –la di­rec­to­ra de la Unes­co– en aque­lla reu­nión adon­de con­cu­rrie­ron fun­cio­na­rios tu­rís­ti­cos de 154 paí­ses. “La cul­tu­ra da for­ma a nues­tra iden­ti­dad y es una gran ayu­da pa­ra au­men­tar el res­pe­to y la to­le­ran­cia en­tre los pue­blos. Tam­bién es una fuen­te de com­pren­sión mu­tua y un ca­mino pa­ra crear mi­llo­nes de em­pleos, cui­dan­do la he­ren­cia cul­tu­ral me­dian­te el tu­ris­mo sus­ten­ta­ble”, di­jo Bo­ko­va.

El Via­je­ro en­tien­de que el tu­ris­mo cul­tu­ral es­tá re­la­cio­na­do con aque­llos via­jes cu­ya me­ta prin­ci­pal es vi­si­tar si­tios o par­ti­ci­par de even- tos –co­mo una fies­ta o un ri­tual tra­di­cio­nal– va­lio­sos en sí mis­mos, por­que son par­te de la iden­ti­dad de una co­mu­ni­dad. Esa he­ren­cia cul­tu­ral es­tá he­cha de mu­chas co­sas. Es que hay un pa­tri­mo­nio tan­gi­ble, por ca­so, un con­jun­to de edi­fi­cios an­ti­guos, la co­lec­ción de un mu­seo, un pai­sa­je na­tu­ral que ha si­do pre­ser­va­do, un itinerario de pe­re­gri­na­cio­nes. Pe­ro tam­bién hay un pa­tri­mo­nio in­tan­gi­ble, que pue­de in­cluir –en­tre otras co­sas– las tra­di­cio­nes gas­tro­nó­mi­cas, las ar­te­sa­nías y fies­tas po­pu­la­res, la tra­di­ción oral de una co­mu­ni­dad o la ri­que­za de un idio­ma.

En­tre los mu­chos ejem­plos po­si­bles de tu­ris­mo cul­tu­ral, El Via­je­ro pien­sa en la pe­re­gri­na­ción anual a San­tia­go de Compostela en Es­pa­ña. Pe­ro tam­bién lo fas­ci­nan las ciu­da­des de Asia ubi­ca­das a lo lar­go de la mi­le­na­ria Ru­ta de la Se­da, co­mo Xian en Chi­na, Sa­mar­can­da en Uz­be­kis­tán o Es­tam­bul en Tur­quía. Más si­tios de en­sue­ño se en­cuen­tran en­tre la ar­qui­tec­tu­ra de las ci­vi­li­za­cio­nes de la Eu­ro­pa clá­si­ca, pe­ro tam­bién en Amé­ri­ca en­tre los pue­blos he­re­de­ros de la cul­tu­ra de los in­cas, ma­yas y az­te­cas.

Es­ta ri­que­za glo­bal de tra­di­cio­nes y ri­tua­les co­mu­ni­ta­rios, ar­qui­tec­tu­ra e his­to­ria, es hoy un atrac­ti­vo im­por­tan­te. En el tu­ris­mo cul­tu­ral la gran mo­ti­va­ción es­tá en esa bús­que­da que los via­je­ros, eter­nos cu­rio­sos, em­pren­den pa­ra ver có- mo vi­ven otras per­so­nas. La idea es ex­pe­ri­men­tar la di­ver­si­dad.

Se­gún las es­ta­dís­ti­cas de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial del Tu­ris­mo, an­tes de 2030 se lle­ga­ría a la ci­fra de 1.800 mi­llo­nes de tu­ris­tas por año en to­do el mun­do. La mi­tad de ellos via­ja­rá a Eu­ro­pa, que en el año 2014 re­ci­bió 584 mi­llo­nes de tu­ris­tas. Ac­tual­men­te, en esas es­ta­dís­ti­cas Eu­ro­pa es se­gui­da por Asia con 263 mi­llo­nes de tu­ris­tas anua­les, Amé­ri­ca con 182 mi­llo­nes, Afri­ca con 56 mi­llo­nes y el Me­dio Orien­te con 50 mi­llo­nes.

No to­dos ellos son en­tu­sias­tas del tu­ris­mo cul­tu­ral, pe­ro la ten­den­cia cre­ce y la na­tu­ra­le­za glo­bal del tu­ris­mo crea desafíos. Con la cre­cien­te es­tan­da­ri­za­ción que traen las ca­de­nas de res­tau­ran­tes y ho­te­les, mu­chas co­mu­ni­da­des se ven en un di­le­ma. Ne­ce­si­tan pre­ser­var su iden­ti­dad lo­cal y a la vez sa­tis­fa­cer ex­pec­ta­ti­vas de los tu­ris­tas en re­la­ción con la ca­li­dad de los ser­vi­cios. Es un di­fí­cil equi­li­brio en­tre la bús­que­da de be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos, la pre­ser­va­ción de va­lo­res cul­tu­ra­les y las ne­ce­si­da­des so­cia­les. Ya lo vio el his­to­ria­dor grie­go He­ro­do­to ha­ce 2.700 años en sus cró­ni­cas de Egip­to y las pi­rá­mi­des, cuan­do pro­tes­ta­ba por los di­bu­jos e ins­crip­cio­nes que al­gu­nos via­je­ros ha­cían so­bre los mo­nu­men­tos y tam­bién por el aco­so de los guías y ven­de­do­res.

EFE

La ca­te­dral de San­tia­go de Compostela atrae a los pe­re­gri­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.