Per­fu­me de la­pa­chos ro­sa­dos

Clarin - Viajes - - ULTIMA PARADA -

Año 2006. Via­jo con La Ma­la­san­gre, una gi­ra ma­ra­vi­llo­sa que me per­mi­tió co­no­cer ca­si to­do el país, sus pai­sa­jes, be­llos tea­tros cons­trui­dos ma­yor­men­te por las co­lec­ti­vi­da­des ita­lia­nas o es­pa­ño­las; su gen­te, tan dis­tin­ta de una pro­vin­cia a otra.

Las Ca­ta­ra­tas del Igua­zú hu­bie­ran si­do mis ele­gi­das, ya que ese pai­sa­je sel­vá­ti­co de co­lo­res con­tras­tan­tes e in­ten­sos me re­sul­ta cau­ti­va­dor, pe­ro jus­to en esas fe­chas es­ta­ban sin agua, por la peor se­quía de los úl­ti­mos 70 años.

Me que­do, en­ton­ces, con el No­roes­te: Tu­cu­mán, Sal­ta y Ju­juy. Zo­na her­mo­sa, im­pac­tan­te: la yun­ga con sus la­pa­chos ro­sa­dos flo­re­ci­dos, los ce­rros de­sér­ti­cos po­bla­dos de car­do­nes y las al­tas cum­bres con mon­ta­ñas de di­ver­sos co­lo­res, ha­bi­ta­das por gen­te que ador­na su ga­na­do y su atuen­do con los to­nos que el pai­sa­je pin­tó en sus co­ra­zo­nes.

Son lu­ga­res don­de la gas­tro­no­mía es sen­ci­lla y ex­qui­si­ta, con no­ches frías que in­vi­tan a la hu­mi­ta, el lo­cro, los ta­ma­les, las em­pa­na­das (las sal­te­ñas con pa­pa son una de­li­cia irre­sis­ti­ble); y de pos­tre, que­si­llo de ca­bra con miel, arro­pe de cha­ñar o de tu­na, que se pue­den de­gus­tar en al­gu­na de las pe­ñas, dis­fru­tan­do, a la vez, poe­sías y co­plas, zam­bas y cha­ca­re­ras.

Co­mo es­tas de Bar­ba­ri­ta Cruz “Si no te acuer­das las co­plas/mi­rá pal’ cie­lo y pe­dí/que te man­den las es­tre­llas/ y una sea pa­ra mí”. O “la vi­da es tris­te y her­mo­sa/tie­ne per­fu­me de ro­sas/don­de se en­cuen­tran es­pi­nas/ tam­bién vue­lan ma­ri­po­sas”.

Del nor­te ma­ra­vi­llo­so me que­do con uno de Tu­cu­mán: las rui­nas de los Quil­mes.

La ru­ta ser­pen­tea­ba por ce­rros se­mi­de­sér­ti­cos con car­do­nes al­tos. Cru­za­mos al­gún gru­po de ca­bras y aves vo­lan­do al­to. Nos de­tu­vi­mos en Amai­cha del Valle: pri­me­ras ho­ras de la tar­de, de­ba­jo de un te­cho de pa­ja, com­par­ti­mos un al­muer­zo im­pro­vi­sa­do por el due­ño del lu­gar. To­do ha­bía col­ma­do nues­tras ex­pec­ta­ti­vas, pe­ro se­gui­mos.

En­ton­ces me pu­se a pen­sar en ese ca­mino: me di cuen­ta de que no de­bía ser el que re­co­rrían los Quil­mes; que ellos te­nían, se­gu­ra­men­te, otro ma­pa; uno más abar­ca­dor que el tra­za­do ha­cia los puer­tos, tan ne­ce­sa­rio pa­ra el con­quis­ta­dor que ve­nía del otro la­do del mar. Otro ma­pa de pue­blos ve­ci­nos, con ru­tas prohi­bi­das pa­ra evi­tar enemi­gos, con re­fu­gios, reservas de agua, po­si­bi­li­da­des de ca­za y co­sas que mi for­ma de ver el mun­do no me per­mi­te ima­gi­nar.

Per­di­da en ese ma­pa au­tóc­tono vi a lo le­jos una mon­ta­ña dis­tin­ta: eran las rui­nas. Lle­ga­mos y se im­pu­so el res­pe­to an­te esos res­tos que se­guían ha­blan­do de un pue­blo gue­rre­ro, el cal­cha­quí, que vi­vió ahí en­tre el 800 y el 1666. Era un pue­blo que cria­ba ani­ma­les, sem­bra­ba ce­rea­les, cons­truía sus uten­si­lios, ado­ra­ba la Pa­cha­ma­ma y ha­bía cons­trui­do su ciu­dad en la la­de­ra de la sie­rra. Des­de lo al­to po­dían ver acer­car­se al enemi­go.

Su­bir a esas al­tu­ras, per­ci­bir el vien­to, vi­ven­ciar có­mo se do­mi­na­ba la vis­ta de to­do el valle; ima­gi­nar a esos sol­da­dos es­pa­ño­les alu­ci­na­dos acer­cán­do­se a la for­ta­le­za en la úl­ti­ma in­va­sión; a los Quil­mes pre­pa­rán­do­se pa­ra re­sis­tir y a las mu­je­res arro­ján­do­se al va­cío con sus hi­jos en bra­zos, nos obli­ga al si­len­cio. Pe­ro las rui­nas no ha­blan só­lo de pér­di­da, tam­bién de ar­mo­nía de la na­tu­ra­le­za con el hom­bre. De la in­te­li­gen­cia pa­ra sub­sis­tir.

Car­ga­dos de una ener­gía an­ces­tral, vol­vi­mos a la ciu­dad, la an­ti­gua San Mi­guel de Tu­cu­mán, la ima­gi­na­da des­de la in­fan­cia, con la ca­sa de la In­de­pen­den­cia, los na­ran­jos en la pla­za y en los pa­tios, la luz lim­pia y ce­les­te del cie­lo.

Tu­cu­mán Tu­ris­mo

RUI­NAS DE QUIL­MES. Al pie del ce­rro Al­to del Rey, en los Va­lles Cal­cha­quíes, Tu­cu­mán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.