En una re­mo­ta is­la del Pa­cí­fi­co

Er­gui­dos, re­cos­ta­dos, se­mi­en­te­rra­dos o re­cons­trui­dos, los enig­má­ti­cos moai de Is­la de Pas­cua, en Chi­le, con­vo­can ca­da año a mi­les de via­je­ros. Ade­más, los vol­ca­nes, la pla­ya de Ana­ke­na y un atar­de­cer en Tahai.

Clarin - Viajes - - PORTADA - TONGARIKI. Gri­sel Isaac gi­saac@cla­rin.com PA­NO­RA­MA.

Hay 887. Los ve­mos de pie, caí­dos, a me­dio ha­cer, ro­tos, re­cons­trui­dos. Jun­to a la rom­pien­te del océano y tam­bién tie­rra aden­tro. El car­tel del Mu­seo Se­bas­tián En­glert, en Is­la de Pas­cua, Chi­le, di­ce que hay con­ta­bi­li­za­dos 887 moai (así, el plu­ral es sin “s”, nos di­cen). Que 288 fue­ron trans­por­ta­dos y eri­gi­dos en un ahu o pla­ta­for­ma ce­re­mo­nial, que 397 per­ma­ne­cen en “la can­te­ra” (la fá­bri­ca de los moai) del vol­cán Rano Ra­ra­ku, y que 92 que­da­ron en si­tua­ción de trans­por­te, a me­dio ca­mino en­tre la can­te­ra y su ahu, su des­tino fi­nal. Y que hay 10 moai que tie­nen ras­gos fe­me­ni­nos. Es­tá tam­bién es­ti­pu­la­do que el moai más gran­de, lla­ma­do El Gi­gan­te, mi­de 21,60 me­tros de al­to, pe­sa en­tre 160 y 182 to­ne­la­das y es­tá acos­ta­do, sin ter­mi­nar. En el ahu Te Pi­to Ku­ra es­tá Pa­ro, el moai más gran­de de pie, con 9,80 me­tros de al­to y un pe­so es­ti­pu­la­do en po­co más de 74 to­ne­la­das. Y el moai más pe­que­ño que se en­cuen­tra de pie es el que es­tá en Poi­ke: mi­de 1,13 me­tros.

El mu­seo –crea­do en 1973 y cu­yo nom­bre re­cuer­da al mi­sio­ne­ro ca­pu­chino ale­mán que es­tu­dió la vi­da y la len­gua ra­pa nui– es sen­ci­llo, ameno y con en­tra­da gra­tui­ta. Esen­cial­men­te trae cla­ri­dad, or­ga­ni­za el pa­sa­do y las múl­ti­ples teo­rías so­bre una cul­tu­ra con­si­de­ra­da enig­má­ti­ca. Y aun­que la an­sie­dad quie­ra lle­var nues­tros pa­sos a re­co­rrer la is­la sin es­ca­las en bus­ca de moai, es­te es­pa­su­da­mé­ri­ca cio es un buen pun­to de partida.

Es­tos gi­gan­tes de pie­dra, fi­gu­ras con­me­mo­ra­ti­vas cu­ya fun­ción era mar­car o fi­jar los an­ces­tros de ca­da li­na­je y de­mos­trar po­der, son tes­ti­gos de va­rios si­glos de his­to­ria en es­ta is­la re­mo­ta del océano Pa­cí­fi­co. Y una de las ra­zo­nes cen­tra­les por las que es­ta­mos aquí. Por la que ca­da año lle­gan mi­les de visitantes.

Hay una ener­gía es­pe­cial que la ro­dea. Una sen­sa­ción de ma­gia en el ai­re, cier­to ha­lo es­pi­ri­tual, enig­má­ti­co, mis­te­rio­so que ema­na de los moai que con sus ojos mi­ran al cie­lo. Que se im­po­nen con sus fac­cio­nes du­ras y alar­ga­das.

O, tal vez, se tra­te de la to­ma de con­cien­cia de que aca­ba­mos de ate­rri­zar en un pe­que­ño mon­tícu­lo de tie­rra le­jano, el lu­gar ha­bi­ta­do –6.000 per­so­nas– más ais­la­do del pla­ne­ta, a me­dio ca­mino en­tre y Tahi­tí, a 3.600 ki­ló­me­tros de Chi­le y a 2.000 de las is­las Pit­cairn, que tie­nen 50 ha­bi­tan­tes. “No es­ta­mos so­los, es­ta­mos le­jos”, di­cen.

Is­la de Pas­cua es en reali­dad Ra­pa Nui, co­mo lla­man los lo­ca­les a su tie­rra. Así se de­no­mi­na su cul­tu­ra, su idio­ma y es el nom­bre que se ve en es­ca­pa­ra­tes y en los fo­lle­tos. Una por­ción de tie­rra de ori­gen vol­cá­ni­co –tie­ne tres vol­ca­nes prin­ci­pa­les–, de ban­de­ra chi­le­na y al­ma po­li­né­si­ca.

La le­ja­nía jus­ti­fi­ca par­te de la cu­rio­si­dad que ha ge­ne­ra­do por años, pe­ro no es só­lo cues­tión del pa­sa­do. Aho­ra ve­mos a la gen­te que va con sus ce­lu­la­res y man­da what­sapp, pe­ro has­ta 1998 traían dos ve­ces por se­ma­na –cuan­do ha­bía vue­los– los pro­gra­mas de TV gra­ba­dos en un VHS y así se re­trans­mi­tían no­ti­cie­ros y te­le­no­ve­las a to­dos los ho­ga­res. Ha­ce un año lle­gó la TV pa­ga, con 20 ca­na­les. To­do se im­por­ta. Al­gu­nas co­sas se ela­bo­ran lo­cal­men­te, co­mo la cer­ve­za Mahi­na. Los au­tos y mo­tos se en­car­gan en Chi­le y lle­gan en bar­co. Y la ro­pa, “cuan­do vas al con­ti­nen­te una vez por año, com­prás to­do lo que ne­ce­si­tás”, di­ce Se­bas­tián Pa­ka­ri­ti, uno de los guías de tu­ris­mo de una agen­cia. Por aho­ra no hay lu­gar pa­ra las ca­de­nas de co­mi­da rá­pi­da en las ca­lles de Han­ga Roa, la ciu­dad don­de vi­ve el 90 por cien­to de la po­bla­ción. Pe­ro a él le gus­ta­ría te­ner un Dun­kin’ Do­nuts. Ca­da vez que via­ja al­gún co­no­ci­do, pi­de que le trai­ga una ca­ja de ros­qui­llas. ¿Vi­vi­ría en el con­ti­nen­te? No, ya lo pro­bó. “Pa­ra un is­le­ño es muy di­fí­cil ir­se, de­jar es­ta tie­rra”, di­ce.

Lo que sí ex­por­tan es la ba­su­ra, to­do aque­llo que no pue­den re­ci­clar. Aquí no hay lu­gar pa­ra desechos y

el eco­sis­te­ma pen­de de un hi­lo. Por eso hay una cons­tan­te preo­cu­pa­ción por el cui­da­do del me­dio am­bien­te, la ci­fra cre­cien­te de visitantes –es fuen­te de in­gre­sos, pe­ro tam­bién es vi­tal el cui­da­do del pa­tri­mo­nio ar­queo­ló­gi­co– y, es­pe­cial­men­te, la can­ti­dad de gen­te que lle­ga pa­ra es­ta­ble­cer­se y tra­ba­jar.

Na­ve­gan­tes y ex­plo­ra­do­res

Parece que en un prin­ci­pio fue Te Pi­to O Te He­nua (“el om­bli­go del mun­do”), nom­bre que le dio a la is­la el rey Ho­tu Ma­tu’a, cuan­do lle­gó has­ta aquí con su gen­te, des­de la mi­to­ló­gi­ca is­la po­li­né­si­ca de Hi­va –se di­ce, en­tre los si­glo IV y VI–, a bor­do de dos em­bar­ca­cio­nes. Y se que­da­ron. No cre­ye­ron que hu­bie­ra tie­rra más allá.

Lo de Is­la de Pas­cua vino des­pués, con la lle­ga­da del ho­lan­dés Ja­kob Rog­ge­veen en abril de 1722... un do­min­go de Re­su­rrec­ción o de Pas­cua. La is­la tam­bién fue San Car­los pa­ra los es­pa­ño­les que pa­sa­ron en 1770. Y mu­cho des­pués, en 1888, que­dó ofi­cial­men­te ba­jo la so­be­ra­nía de Chi­le.

Nos que­da­mos con Ra­pa Nui que, aun­que al­gu­nos di­cen que sig­ni­fi­ca “is­la gran­de”, Gon­za­lo Nahoe ase­gu­ra que el ver­da­de­ro sig­ni­fi­ca­do es “el lu­gar más le­jano”. Gon­za­lo es nues­tro guía de la et­nia ra­pa nui, que nos re­ci­be en el ae­ro­puer­to con una son­ri­sa y un co­llar de flo­res na­tu­ra­les y, días más tar­de, nos des­pi­de en el ho­tel Ex­plo­ra con un co­llar de ca­ra­co­les. Y, de pa­so, agre­ga que par­te de los pro­ble­mas en la is­la co­men­za­ron, jus­ta­men­te, con la lle­ga­da de los ex­plo­ra­do­res de Oc­ci­den­te.

Lo cier­to es que en sus ca­si 300 años de exis­ten­cia pa­ra el mun­do oc­ci­den­tal (la is­la es­tá ha­bi­ta­da des­de ha­ce “só­lo” 1.500 años), Ra­pa Nui ha si­do si­nó­ni­mo de mis­te­rios inex­pli­ca­bles, en par­te por la rup­tu­ra de la tra­di­ción oral. Las gue­rras in­ter­nas, la ex­trac­ción de ha­bi­tan­tes pa­ra lle­var­los co­mo es­cla­vos a Pe­rú –pa­ra tra­ba­jar en las ex­plo­ta­cio­nes de guano– y las en­fer­me­da­des que tra­je­ron los eu­ro­peos cons­tri­bu­ye­ron a diez­mar la cul­tu­ra y cor­tar el tras­pa­so na­tu­ral de co­no­ci­mien­tos de una ge­ne­ra­ción a otra. De he­cho, se di­ce que en 1864 que­da­ban só­lo 111 ha­bi­tan­tes ra­pa nui.

El co­no­ci­mien­to per­di­do u ol­vi­da­do dio pie a que se mul­ti­pli­ca­ran las teo­rías al­ter­na­ti­vas –cien­tí­fi­cas al­gu­nas; otras no tan­to– que pre­ten­die­ron ex­pli­car y dar­le sen­ti­do a la cul­tu­ra lo­cal, su his­to­ria, sus tra­di­cio­nes y creen­cias.

Mu­cho tra­ba­jo en la fá­bri­ca

Pa­ra mí, la ma­gia de los moai es­tá acá, en “la can­te­ra”, en las la­de­ras del vol­cán Rano Ra­ra­ku, par­te del Par­que Na­cio­nal Ra­pa Nui. Era la fac­to­ría, el lu­gar de don­de sa­lían los moai. Se ve la pie­dra ado­sa­da a la mon­ta­ña y se la ve con­ver­ti­da en gi­gan­te. Se ven fi­gu­ras a me­dio ha­cer, bo­ca arri­ba, pa­ra po­der tra­ba­jar con ma­yor co­mo­di­dad en el ros­tro. Las hay er­gui­das, se­mi­en­te­rra­das, la­dea­das y re­cos­ta­das. La ma­te­ria pri­ma es la to­ba, ce­ni­za vol­cá­ni­ca en­du­re­ci­da, más fá­cil de ta­llar. El ta­ma­ño de ca­da moai es im­pac­tan­te: la ca­be­za re­pre­sen­ta un ter­cio del ta­ma­ño to­tal de la fi­gu­ra... que en mu­chos ca­sos tie­ne ca­si la to­ta­li­dad de su cuer­po ba­jo tie­rra.

La prác­ti­ca y la me­jo­ra de las téc­ni­cas que otor­ga el tiem­po, y el en­tu­sias­mo por de­mos­trar ma­yor po­der hi­zo que los moai fue­ran ca­da vez más gran­des e im­po­nen­tes. De he­cho, El Gi­gan­te de más de 20 me­tros es­tá aquí... y mu­chos du­dan: ¿lo hu­bie­ran po­di­do tras­la­dar con se­me­jan­te ta­ma­ño y pe­so?

Tam­bién hay un moai ex­tra­ño, arro­di­lla­do, co­no­ci­do co­mo Tu­ku­tu­ri. Lla­ma la aten­ción por­que es muy dis­tin­to de lo que he­mos vis­to has­ta aho­ra: tie­ne las pier­nas de­fi­ni­das, es­tá de ro­di­llas, con las ma­nos so­bre ellas, es más pe­que­ño y los ras­gos de su ca­ra son re­don­dea­dos. Por su ubi­ca­ción en los lí­mi­tes de la can­te­ra, hay quie­nes di­cen que qui­zá se tra­te de la re­pre­sen­ta­ción de al­gún “fa­mo­so maes­tro es­cul­tor que su­per­vi­sa­ba el tra­ba­jo de sus su­ce­so­res”.

Re­co­rre­mos, subimos y ba­ja­mos por los sen­de­ros de­li­mi­ta­dos en­tre los moai. Pe­ro tam­bién nos sen­ta­mos un ra­to. Hay que dar­se un mo­men­to de con­tem­pla­ción. Es­tos gi­gan­tes tie­nen los ojos mar­ca­dos, pe­ro no ter­mi­na­dos. Les fal­tan los de­ta­lles que so­lían agre­gar­se una vez ubi­ca­dos en su ahu. Los ojos, por ejem­plo, de co­ral blan­co y ob­si­dia­na, se agre­ga­ban en el ahu. En­ton­ces, con los ojos abier­tos ema­na­ban pro­tec­ción, de­ve­nían en un ros­tro vi­vien­te. Te­nían po­der. Por eso, fue lo pri­me­ro que les arran­ca­ron cuan­do es­ta­lla­ron las lu­chas in­ter­nas. En el ahu Tahai, uno de las fi­gu­ras los tie­ne re­cons­trui­dos.

La can­te­ra con­mue­ve. Por­que aquí es­ta­mos fren­te a una ima­gen con­ge­la­da en el tiem­po. Co­mo si de re­pen­te to­dos hu­bie­ran de­ja­do sus he­rra­mien­tas y así, con el tra­ba­jo a me­dio ha­cer, se hu­bie­ran des­va­ne­ci­do. La can­te­ra se sien­te co­mo una pos­tal free­za­da, de­te­ni­da en el tiem­po, con los moai des­pa­rra­ma­dos por los al­re­de­do­res. Un ins­tan­te de la vi­da en ex­po­si­ción.

Hay que lle­gar has­ta el crá­ter del vol­cán pa­ra vi­sua­li­zar el es­ce­na­rio de una de las com­pe­ten­gran

Tu­ris­mo de Chi­le

LA CAN­TE­RA. So­bre las la­de­ras del vol­cán Rano Ra­ra­ku se fa­bri­ca­ban los gi­gan­tes de pie­dra.

En la cos­ta sud­es­te de la is­la, es una de las pla­ta­for­mas ce­re­mo­nia­les (o ahu) más bus­ca­das y fo­to­gra­fia­das por los visitantes. Só­lo uno de los 15 moai ali­nea­dos de es­pal­das al mar lle­va el pu ukao (to­ca­do).

Ex­plo­ra Ra­pa Nui

Vis­ta aé­rea de la is­la, tam­bién lla­ma­da Ra­pa Nui, don­de se dis­tin­gue el crá­ter del vol­cán Rano Kau, jun­to a la al­dea ce­re­mo­nial de Oron­go.

En­ri­co Fan­to­ni

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.