Tien­das clá­si­cas

Pres­ti­gio­sos lo­ca­les co­mer­cia­les de Lon­dres, Nue­va York, Flo­ren­cia y Bar­ce­lo­na, en­tre otras ciu­da­des, se con­si­de­ran par­te fun­da­men­tal del pa­tri­mo­nio ur­bano.

Clarin - Viajes - - EL VIAJERO ILUSTRADO -

To­da gran ciu­dad se iden­ti­fi­ca tam­bién por sus tien­das, cree El Via­je­ro Ilus­tra­do, aun­que no cual­quier cla­se de tien­das. Se tra­ta de aque­llas que dan iden­ti­dad a una ciu­dad a tra­vés del tiem­po. Pue­den ser li­bre­rías o sas­tre­rías, ca­sas de co­mi­da, ba­za­res o jo­ye­rías, ca­fés o he­la­de­rías, una tien­da de ro­pa fe­me­ni­na o un ne­go­cio que ven­de pa­pe­les ar­te­sa­na­les, en­tre mu­chas otras po­si­bi­li­da­des. Pue­de ser tam­bién un lo­cal ul­tra­mo­derno –co­mo el que la fir­ma ja­po­ne­sa Mu­ji abrió en 2015 en la 8th Ave­nue de Nue­va York, en los al­re­de­do­res de Ti­mes Squa­re, en Es­ta­dos Uni­dos– pa­ra mos­trar sus di­se­ños mi­ni­ma­lis­tas de ro­pas, va­li­jas, la­pi­ce­ras, toa­llas y sar­te­nes. Mu­ji es un ba­zar ins­pi­ra­do por el van­guar­dis­ta Nao­to Fu­ku­sa­wa. Por eso, en la en­tra­da del ne­go­cio se ex­hi­ben in­nu­me­ra­bles fras­cos de per­fu­mes, que los clien­tes cu­rio­sos pue­den com­bi­nar a gus­to.

En Nue­va York se sue­le de­cir que to­do ta­xis­ta que se pre­cie de ser­lo co­no­ce la di­rec­ción de la jo­ye­ría Tif­fany, ubi­ca­da des­de 1940 en el nú­me­ro 727 de la 5ta Ave­ni­da. Es el pa­la­cio so­ña­do por Char­les Tif­fany, “El rey de los dia­man­tes”, que fun­dó es­ta ins­ti­tu­ción ha­ce más de 150 años. El Via­je­ro se emo­cio­na an­te la be­lle­za de los re­lo­jes sui­zos ex­pues- tos en al­gu­nas vi­tri­nas, ob­ser­va los ani­llos de bri­llan­tes y sus­pi­ra an­te las por­ce­la­nas chinas. Siem­pre es sor­pren­di­do por la ama­bi­li­dad de las ven­de­do­ras. Cla­ro que ellas es­tán acos­tum­bra­das a tra­tar con mi­llo­na­rios de in­cóg­ni­to o ce­le­bri­da­des dis­pues­tas a gas­tar mi­les de dó­la­res. Se­rá por to­do es­to que en 1958 el es­cri­tor Tru­man Ca­po­te am­bien­tó aquí las aventuras de la jo­ven Holly Go­ligthly, en su re­la­to “Desa­yuno en Tif­fany’s”.

Co­mo sa­be El Via­je­ro, al­gu­nas ciu­da­des se to­man muy en se­rio la ta­rea de pre­ser­var los ne­go­cios an­ti­guos. Es el ca­so de Bar­ce­lo­na, en Es­pa­ña, don­de una ley pro­te­ge más de dos­cien­tos co­mer­cios tra­di­cio­na­les, es­ta­ble­cien­do que no se pue­de mo­di­fi­car su de­co­ra­ción ni el ra­mo co­mer­cial al que se de­di­can. Allí es­tá la Her­bo­ris­te­ría del Rey, que en su lo­cal ubi­ca­do en Ca­lle Vi­dre 1 –a me­tros de la Pla­za Real y el pa­seo de la Ram­bla– man­tie­ne la mis­ma de­co­ra­ción ori­gi­nal –crea­da en 1857– y si­gue ven­dien­do to­do ti­po de hier­bas me­di­ci­na­les. Los ve­lo­nes, ci­rios y ve­las son la es­pe­cia­li­dad de la ce­re­ría Lluis Co­di­na –en Ca­rrer del Bis­be 2– des­de ha­ce dos si­glos. La som­bre­re­ría Obach, que des­de 1924 fa­bri­ca y ven­de go­rras, boi­nas y som­bre­ros en Ca­rrer del Call 2, en el co­ra­zón del Ba­rrio Gó­ti­co, tam­bién es­tá en la lis­ta.

Cuan­do vi­si­ta Flo­ren­cia, en Ita­lia, inevi­ta­ble­men­te El Via­je­ro se de­tie­ne an­te las vi­drie­ras de “Il Pa­pi­ro”, una pa­pe­le­ría ar­te­sa­nal fun­da­da en 1976 que res­ca­tó an­ti­guas téc­ni­cas crea­das en el si­glo XVIII en la re­gión de Tos­ca­na. El ne­go­cio, ubi­ca­do en Via Ca­vour 49, des­lum­bra con su ex­po­si­ción de pa­pe­les de dis­tin­tos gra­ma­jes y co­lo­res, los fras­cos de tin­ta, los ins­tru­men­tos de es­cri­tu­ra pa­ra ca­li­gra­fía, los la­cres y las ca­jas fo­rra­das en pa­pel mar­mo­la­do.

En la ciu­dad del poe­ta Dan­te Alig­hie­ri tam­bién exis­te una he­la­de­ría inol­vi­da­ble: “Per­ché no!”. Des­de 1938 es­tá ubi­ca­da a me­tros de la Piaz­za Sig­no­ria, en Via dei Ta­vo­li­ni 19. Se di­ce que es la me­jor he­la­de­ría flo­ren­ti­na, por sus cre­mas, cho­co­la­tes y cas­sa­tas ela­bo­ra­das de acuer­do con la tra­di­ción ar­te­sa­nal ita­lia­na del ge­la­to.

A su vez, en In­la­te­rra, Lon­dres se enor­gu­lle­ce de una tien­da es­pe­cia­li­za­da en té, ca­fé y co­mi­das exó­ti­cas, inau­gu­ra­da en 1707. Fue bau­ti­za­da Fort­num & Ma­son, en me­mo­ria de Wi­lliam Fort­num y Hugh Ma­son –sus fun­da­do­res–, que se en­ri­que­cie­ron con el ne­go­cio del té im­por­ta­do de Cei­lán y la pro­vi­sión de co­mi­das pa­ra el ejér­ci­to. Ubi­ca­da en una man­sión de va­rios pi­sos en Pic­ca­dilly 181 –pleno cen­tro de Lon­dres–, es­ta tien­da es una ca­te­dral pa­ra los en­tu­sias­tas del mun­do gourmet.

La Her­bo­ris­te­ría del Rey fun­cio­na en Bar­ce­lo­na des­de 1857. CEN­TE­NA­RIA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.