Un en­can­ta­dor pa­seo con to­na­da sal­te­ña por va­lles y ce­rros

Con pe­ñas fol­cló­ri­cas, mu­seos e igle­sias, la ciu­dad de Sal­ta es el pun­to de partida de un re­co­rri­do por el pai­sa­je de mon­ta­ña que en­mar­ca la ru­ta 68 has­ta Ca­fa­ya­te.

Clarin - Viajes - - POSTALES SALTA - Eduar­do Po­go­ri­les epo­go­ri­les@cla­rin.com

Los au­to­res de la res­pe­ta­da guía tu­rís­ti­ca fran­ce­sa Mi­che­lin de­di­ca­da a nues­tro país, di­cen que “si hay una ciu­dad don­de va­le la pe­na de­te­ner­se en la Ar­gen­ti­na, es Sal­ta”. Fun­da­da por el con­quis­ta­dor es­pa­ñol Her­nan­do de Ler­ma en el si­glo XVI a ori­llas del río Are­na­les cuan­do la zo­na de­pen­día del Vi­rrei­na­to del Pe­rú, Sal­ta es una de las po­cas ciu­da­des ar­gen­ti­nas que con­ser­vó su pa­tri­mo­nio ar­qui­tec­tó­ni­co an­ti­guo.

Es el tí­pi­co da­me­ro ur­bano vi­rrei­nal he­cho de igle­sias y edi­fi­cios cen­te­na­rios, mu­seos y pla­zas ar­bo­la­das con pal­me­ras. Duer­me a la ho­ra de la sies­ta y se ani­ma al ano­che­cer en las pe­ñas fol­cló­ri­cas y los ba­res, o en los ne­go­cios de las ca­lles Bue­nos Ai­res y Ca­se­ros –cer­ca de la cén­tri­ca Pla­za 9 de Ju­lio– don­de abun­dan las ar­te­sa­nías.

En las afue­ras de Sal­ta, no fal­tan ji­ne­tes a ca­ba­llo y ca­bal­ga­tas pla­ni­fi­ca­das –pe­ro tam­bién ci­clis­tas– pa­ra ir ha­cia las al­tu­ras de los An­des más cer­ca­nos. O ha­cia la es­pe­sa sel­va de yun­gas en la Que­bra­da de San Lo­ren­zo, en­tre la­pa­chos ro­sa­dos, or­quí­deas y tran­qui­las ca­so­nas de fin de se­ma­na.

Si se tra­ta de ce­le­brar la vi­da, La Ca­so­na del Mo­lino –le­jos de la ca­lle Bal­car­ce– es la pe­ña más bohe­mia de la ciu­dad. Allí se sir­ven pla­tos crio­llos has­ta me­dia­no­che, lue­go lle­ga la ho­ra de can­tar y cual­quie­ra en­tre el pú­bli­co pue­de ha­cer­lo.

En un iti­ne­ra­rio re­li­gio­so, Sal­ta tie­ne más de una igle­sia pa­ra vi­si­tar. Por ca­so, la ca­te­dral con la ima­gen de la Vir­gen del Mi­la­gro, de­li­ca­dos re­ta­blos y el pan­teón don­de es­tán los res­tos de Mar­tín Güe­mes. Otra atrac­ción es San Fran­cis­co, con su gran mu­seo de ar­te sa­cro que con­ser­va pla­te­ría e imá­ge­nes de raíz cuz­que­ña.

En una pro­pues­ta con­tem­po­rá­nea, el Mu­seo de Ar­queo­lo­gía de Al­ta Mon­ta­ña vuel­ve so­bre las raí­ces an­di­nas. Allí es­tán los “ni­ños del vol­cán Llu­llai­lla­co”, tres chi­cos sa­cri­fi­ca­dos du­ran­te el im­pe­rio in­cai­co –con sus ajua­res ri­tua­les– cu-

MI­NIS­TE­RIO DE CUL­TU­RA Y TU­RIS­MO DE SAL­TA

SO­BER­BIA. La Ca­te­dral, una clá­si­ca pos­tal que se apre­cia fren­te a la pla­za 9 de Ju­lio de Sal­ta ca­pi­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.