En tu­ris­mo, el có­di­go QR

Clarin - Viajes - - PASAJEROS EN TRÁNSITO - Ire­ne Hart­mann ihart­mann@cla­rin.com

Se­ría un mal tra­go que la agen­cia de via­jes don­de se com­pró o hi­zo una re­ser­va in­cum­plie­ra sus pro­me­sas o, peor, fue­ra tru­cha. Tan­to las que tie­nen lo­cal a la ca­lle co­mo las que co­mer­cia­li­zan ser­vi­cios y pa­que­tes en in­ter­net, las agencias de­ben es­tar ha­bi­li­ta­das por el Mi­nis­te­rio de Tu­ris­mo de la Na­ción, lo que de al­gu­na ma­ne­ra ga­ran­ti­za que cum­plan las nor­mas re­la­ti­vas a los de­re­chos del via­je­ro.

¿Có­mo sa­ber que una pla­ta­for­ma o agen­cia on­li­ne de­di­ca­da a la ven­ta de pa­sa­jes, alo­ja­mien­to y pa­que­tes es, de ver­dad, le­gal? En mar­zo de 2014 de­bía po­ner­se en mar­cha la in­clu­sión del do­mi­nio tur.ar en la url de to­das las agencias on­li­ne, a fin de dar­le ga­ran­tía de le­ga­li­dad a los usua­rios. Sin em­bar­go, la nor­ma­ti­va ca­yó por el pro­pio pe­so de la fal­ta de im­ple­men­ta­ción. Más allá de que en fa­ce­book.com/tu­rar­min­tur in­vi­ten a in­cluir­lo, bas­ta ver las prin­ci­pa­les agencias on­li­ne pa­ra ve­ri­fi­car que no lle­van la “co­li­ta” tur.ar en sus do­mi­nios. Es­pe­ra­mos que la no­ve­dad del Bo­le­tín Ofi­cial del 16/6 lle­gue a me­jor puer­to.

La fla­man­te re­so­lu­ción 159/2016 es­ta­ble­ce una es­tra­te­gia de le­gi­ti­ma­ción bien mo­der­na: que to­das las agencias –con mos­tra­dor al pú­bli­co y en so­por­te web– mues­tren, de ma­ne­ra cla­ra y ac­ce­si­ble, el có­di­go QR (quick res­pon­se) de­no­mi­na­do “Agencias ha­bi­li­ta­das”. Des­de ya, si­gue sien­do una op­ción bus­car la ra­zón so­cial de la em­pre­sa en el lis­ta­do de “agencias ha­bi­li­ta­das”, dis­po­ni­ble en tu­ris­mo.gov.ar

¿Qué es el QR, ese cua­dra­do con ex­tra­ños mo­ti­vos cu­bis­tas? Ya lo usa­ba la AFIP y aho­ra se su­ma el “Min­tur”. Co­mo di­ce la re­so­lu­ción, es “un sis­te­ma pa­ra al­ma­ce­nar in­for­ma­ción en una ma­triz de pun­tos o en un có­di­go de ba­rras bi­di­men­sio­nal (...) que per­mi­te leer su con­te­ni­do a alta ve­lo­ci­dad y guar­dar en su in­te­rior un men­sa­je es­cri­to o un en­la­ce de in­ter­net”.

Pa­ra el via­je­ro la co­sa si­gue así: pri­me­ro, te­ner un te­lé­fono in­te­li­gen­te; des­pués ba­jar la apli­ca­ción pa­ra “leer” có­di­gos QR (en an­droid y I-pho­ne se lla­ma “QR Co­de Rea­der”). Una vez con el cua­dra­di­to de­lan­te de la na­riz (el co­mer­cio de­be ex­hi­bir­lo a no más de un me­tro del clien­te), bas­ta abrir la apli­ca­ción y apun­tar con la cá­ma­ra de fotos.

¡Pe­ro no lo fo­to­gra­fíe! So­li­to el sis­te­ma re­gis­tra­rá el jeroglífico y le tra­du­ci­rá los da­tos con­te­ni­dos: nú­me­ro le­ga­jo, de­sig­na­ción y do­mi­ci­lio co­mer­cial, ra­zón so­cial, CUIT, te­lé­fono, e-mail y su­cur­sa­les. O sea, to­da la da­ta que per­mi­te al na­ve­gan­te con­tac­tar­se con una voz hu­ma­na más allá de la web, lo que en el ca­so de las agencias pu­ra­men­te on­li­ne re­sul­ta, a ve­ces, más di­fí­cil que ha­llar al pro­pio Wally.

Aten­ción: na­da ti­ra por la bor­da la im­por­tan­cia de ser un via­je­ro cau­to. Exi­ja a la agen­cia el con­tra­to, los iti­ne­ra­rios, vou­chers e in­for­ma­ción trans­pa­ren­te so­bre las con­di­cio­nes reales de la con­tra­ta­ción.

AGENCIAS. En re­gla, con QR a la vis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.