La pa­sión bahia­na de Vi­ni­cus de Mo­raes

En Sal­va­dor, una vi­si­ta a la ca­sa del mú­si­co y poe­ta, que hoy fun­cio­na co­mo ho­tel. Allí vi­vió con su sép­ti­ma es­po­sa y com­pu­so “Tar­de en Ita­puá” jun­to a To­quin­ho.

Clarin - Viajes - - HOTELES BRASIL - Ga­brie­la Na­va­rra gna­va­rra@cla­rin.com

A20 ki­ló­me­tros del Pe­lou­rin­ho, cen­tro his­tó­ri­co de Sal­va­dor,y a es­ca­sos me­tros de la ave­ni­da que bor­dea el mar y que a lo lar­go de su re­co­rri­do lle­va dis­tin­tos nom­bres (ahí se lla­ma Oc­ta­vio Man­ga­bei­ra) hay un lu­gar es­pe­cial. Es la úl­ti­ma ca­sa que ha­bi­tó el po­pu­lar poe­ta y mú­si­co bra­si­le­ño Vi­ni­cius de Mo­raes en la ca­pi­tal del es­ta­do de Bahía. Y don­de hoy fun­cio­na el ho­tel “Mar Bra­sil”.

Cuan­do Vi­ni­cius se mu­dó allí, en 1974, aca­ba­ba de cum­plir 60 años y al en­car­gar­le la obra a sus ami­gos Ja­mi­son Pe­dra y Sil­vio Ro­bat­to, dos ar­qui­tec­tos bahia­nos, les di­jo que que­ría una ca­sa pro­yec­ta­da so­bre el océano, des­de don­de pu­die­ra es­cu­char el arru­llo del mar jun­to a su ama­da Gessy Ges­se, la sép­ti­ma de las nue­ve es­po­sas que tu­vo. Con Ges­se, una ac­triz na­ci­da en Bahía, 26 años me­nor que él, el poe­ta vi­vió un apa­sio­na­do y, por mo­men­tos, tor­men­to­so ro­man­ce que se ini­ció en 1969 –cuan­do los pre­sen­tó la can­tan­te Ma­ría Bet­ha­nia– y con­clu­yó en 1976, ape­nas po­co más de dos años des­pués de que la pa­re­ja se mu­da­ra allí. Una pla­ca fren­te a la re­si­den­cia da cuen­ta de esa pa­sión y di­ce: “En es­ta ca­sa, cons­trui­da en 1974, vi­ve y vi­vi­rá el amor eterno de Gessy Ges­se y Vi­ni­cus de Mo­raes”.

La pla­za Vi­ni­cius es­tá jus­to en­fren­te, don­de hay una es­ta­tua su­ya en ta­ma­ño real, con el pe­lo lar­go, co­mo lo usa­ba en esa épo­ca. Muy cer­ca se en­cuen­tra el fa­ro de Ita­puá y a 10 mi­nu­tos en au­to, el ae­ro­puer­to in­ter­na­cio­nal.

Por los pa­si­llos

La ca­sa fue con­ser­va­da en su es­truc­tu­ra y fa­cha­da, pe­ro se le agre­ga­ron más de 60 ha­bi­ta­cio­nes, un cen­tro de con­ven­cio­nes pa­ra 200 per­so­nas y una nue­va pis­ci­na, que se su­ma a la ori­gi­nal don­de Vi­ni­cus –abo­ga­do y ex di­plo­má­ti­co an­tes de con­ver­tir­se en uno de los ma­yo­res ar­tis­tas de Bra­sil– to­ma­ba sus ba­ños, que aún con­ser­va el ar­te en mo­sai­co del cé­le­bre Udo Knoff.

Lue­go del gran li­ving, que fun­cio­na co­mo desa­yu­na­dor del ho­tel y uno de los sa­lo­nes del res­tau­ran­te “Ca­sa de Vi­na” –tal co­mo los ami­gos lla­ma­ban a Vi­ni­cius–, hay una es­ca­le­ra que lle­va al en­tre­pi­so. Y allí, un am­bien­te rec­tan­gu­lar, pe­que­ño e ín­ti­mo, don­de se ex­hi­ben re­cuer­dos del ar­tis­ta. Su vie­ja má­qui­na de es­cri­bir, par­ti­tu­ras de va­rias de sus can­cio­nes (en­tre és­tas, “Tar­de en Ita­puá”, te­ma de Vi­ni­cius y To­quin­ho que hi­zo fa­mo­sa esa pla­ya), su tra­je de ba­ño y el di­mi­nu­to bi­ki­ni de su mu­jer, las ojo­tas de la pa­re­ja –que cla­ra­men­te tam­bién mues­tran las di­fe­ren­cias de ta­ma­ño en­tre Vi­ni­cius y ella–, una ra­dio, una gui­ta­rra (aun­que no es la que él usa­ba, ad­vier­ten) y fotos, mu­chas fotos. En esas imá­ge­nes pue­de ver­se a Vi­ni­cius con sus ami­gos Do­ri­val Caym­mi y Jor­ge Ama­do, tes­ti­gos de su sép­ti­ma boda, que se ce­le­bró cuan­do la pa­re­ja fue a ha­bi­tar es­ta ca­sa se­gún el ri­to tra­di­cio­nal de Bahía: los con­tra­yen­tes se cor­tan dis­cre­ta­men­te las mu­ñe­cas y mez­clan su san­gre.

So­bre las pa­re­des de ese pe­que­ño cuar­to tes­ti­mo­nial, es­tá es­cri­ta la his­to­ria ar­qui­tec­tó­ni­ca del ho­tel, que en­tre sus ha­bi­ta­cio­nes ex­clu­si­vas con­ser­va la “Sui­te Vi­ni­cius”, un cuar­to de 51 me­tros cua­dra­dos don­de se ex­hi­be to­da su discografía, una bi­blio­te­ca con sus li­bros más co­no­ci­dos y gran par­te de sus mue­bles ori­gi­na­les.

En uno de los dos ba­ños de pa­re­des azu­le­ja­das y una es­cul­tu­ra de Udo Knoff con las for­mas tí­pi­ca­men­te re­don­dea­das de la mu­jer bahia­na, hay una gran ba­ñe­ra con hi­dro­ma­sa­je y vis­ta al mar, des­de don­de Vi­ni­cus es­cri­bía y com­po­nía. Se­gu­ra­men­te des­de allí na­cie­ron los ver­sos de “Sam­ba de Ges­se”, y los tex­tos de “La Ca­sa”, el li­bro que de­di­có a su sép­ti­ma es­po­sa y tam­bién a los obre­ros que con sus ma­nos edi­fi­ca­ron la re­si­den­cia, de ca­si 400 me­tros cua­dra­dos.

Dor­mir en es­ta sui­te cues­ta al­re­de­dor de US$ 330 la no­che, se­gún tem­po­ra­da y tiem­po pre­vio a la re­ser­va.

Vi­ni­cius mu­rió en 1980, seis años des­pués de inau­gu­rar es­ta ca­sa. Lue­go de Ges­se tu­vo dos ma­tri­mo­nios más, bre­ví­si­mos, uno de ellos con una ar­gen­ti­na (Mar­ta San­ta­ma­ri­na). El poe­ta mu­rió en Río de Ja­nei­ro, pe­ro bue­na par­te de sus bió­gra­fos di­cen que “si Vi­ni­cius ha­bía na­ci­do ca­rio­ca, cier­ta­men­te par­tió bahiano de es­te mun­do…”. Es que Bahía, ase­gu­ran, fue su au­tén­ti­ca pa­sión.

RE­CUER­DOS. Dis­tin­tos am­bien­tes del ho­tel con­ser­van ob­je­tos del poe­ta.

EX­TE­RIOR. Vi­ni­cius se mu­dó aquí en 1974, seis años an­tes de su muer­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.