Una luz ce­ga­do­ra, un dis­pa­ro de gas pi­mien­ta

Clarin - Viajes - - ULTIMA PARADA -

Siem­pre es­cu­ché de­cir que “via­jar es mo­rir un po­co”. Des­co­noz­co si tam­bién es al re­vés, pe­ro la lo­cu­ra de los via­jes es el cam­bio de lu­gar. O sea, de es­pa­cio y de tiem­po (a es­to úl­ti­mo se lo lla­ma jet lag, pe­ro es una sim­pli­fi­ca­ción). En­tran­do a Cu­ba pa­sé el con­trol de equi­pa­je atra­ve­san­do un es­cá­ner ul­tra­so­fis­ti­ca­do, equi­pos de ra­yos ul­tra­sen­si­bles, in­clu­so un pe­rro la­bra­dor con adic­ción ¡al po­cho­clo! Sí que me sor­pren­dió, pe­ro la con­tro­la­do­ra, con ca­ra de nin­gún ami­go, me di­jo que los po­cho­clos ya no son lo que eran. Tran­qui­lo lue­go de ser es­ca­nea­do, me­tí la mano en el bol­si­llo y una luz ce­ga­do­ra cru­zó mi ca­be­za y se alo­jó en mi mano: ha­bía pal­pa­do la inade­cua­da pre­sen­cia de un ae­ro­sol de gas pi­mien­ta, com­pra­do pa­ra una ima­gi­na­ria de­fen­sa per­so­nal. ¿Có­mo pa­só los con­tro­les? Mal­de­cía la in­efi­ca­cia de los equi­pos, e in­clu­so al la­bra­dor po­cho­cle­ro. Rá­pi­da­men­te ima­gi­né un es­ce­na­rio psi­có­ti­co: bri­ga­das an­ti gas pi­mien­ta me lle­va­rían de­te­ni­do y me pre­gun­ta­rían a dón­de pla­nea­ba des­viar el avión. ¿A al­gún pa­raí­so fis­cal?, ¿a al­gún in­fierno don­de to­do se de­cla­ra? Em­pe­cé a ja­dear. La idea del des­can­so re­pa­ra­dor, co­mo des­odo­ran­te ba­ra­to, me aban­do­na­ba. Ven­ci­do, le en­tre­gué el ae­ro­sol a un po­li­cía. Lo mi­ró con des­pre­cio y, sin mi­rar­me si­quie­ra, lo ti­ró en un ces­to. El al­ma me vol­vió al cuer­po y me di cuen­ta de que, a pe­sar de lo que di­cen, “via­jar es vi­vir un po­co”.

Alfredo Gran­de Au­tor y pro­ta­go­nis­ta de “Y a mí ¿qué me pa­re­ce? (stand up psi­coa­na­lí­ti­co)”. Sá­ba­do en tea­tro La Clac.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.