To­dos los ver­des de Cos­ta Ri­ca

Eco­tu­ris­mo, aven­tu­ra y vol­ca­nes: tres ex­cur­sio­nes por es­te país de Cen­tro­mé­ri­ca.

Clarin - Viajes - - PORTADA - Die­go Je­mio

Hay da­tos du­ros que di­cen po­co de un lu­gar. Por ejem­plo, un 20% del te­rri­to­rio de Cos­ta Ri­ca es­tá cons­ti­tui­do por re­ser­vas y par­ques na­cio­na­les. Se­ría inú­til ha­blar de ki­ló­me­tros cua­dra­dos de ver­de, de can­ti­dad de aves que pue­den ver­se y de los mi­llo­nes de vi­si­tan­tes que lle­gan a es­te país ca­da año.

Al sa­lir de San Jo­sé de Cos­ta Ri­ca, esos nú­me­ros que­dan chi­cos an­te las llu­vias sal­va­jes y los pai­sa­jes dig­nos de “Ali­cia en el país de las ma­ra­vi­llas”. Da la im­pre­sión de que la to­ta­li­dad del te­rri­to­rio es una gran re­ser­va. O que las ciu­da­des son pe­que­ñas ex­cep­cio­nes.

Con 28 par­ques na­cio­na­les y otras tan­tas re­ser­vas bio­ló­gi­cas y fo­res­ta- les, Cos­ta Ri­ca pa­re­ce, por mo­men­tos, un par de ar­te­rias de as­fal­to en el me­dio de un mun­do mag­ní­fi­co de bos­ques, pla­yas y 371 vol­ca­nes ac­ti­vos, dor­mi­dos y ex­tin­tos. Acá va un po­si­ble re­co­rri­do por tres des­ti­nos del país cen­troa­me­ri­cano.

Vol­cán Ce­rro Cha­to La be­lle­za ex­tre­ma

¿Quién di­jo que la be­lle­za es gra­tis? ¿Quién pue­den ser tan inocen­te pa­ra pen­sar que los fron­do­sos bos­ques tro­pi­ca­les se en­cuen­tran al bor­de de una ru­ta, en una plá­ci­da ex­cur­sión? El Vol­cán Ce­rro Cha­to for­ma par­te del Par­que Na­cio­nal Vol­cán Are­nal, pe­ro su re­co­rri­do es mu­cho más in­ten­so que és­te. La ex­pe­di­ción lle­va en­tre cua­tro y cin­co ho­ras, de acuer­do con el es­ta­do fí­si­co de los ca­mi­nan­tes. En la en­tra­da, los guías re­gis­tran nom­bre y ape­lli­do, co­rreo elec­tró­ni­co y con­tac­to de un fa­mi­liar o ami­go por al­gu­na emer­gen­cia. “Ce­rro Cha­to. Por fa­vor no sa­lir­se del sen­de­ro”, di­ce el pe­que­ño car­tel de ma­de­ra, que da la bien­ve­ni­da a la ar­dua ca­mi­na­ta. A los po­cos me­tros, el ver­de in­ten­so del bos­que se vuel­ve un man­to es­pe­so de mus­go, raíces de ár­bo­les in­men­sos y lia­nas. La res­pi­ra­ción va en au­men­to y se con­fun­de con el ja­deo de otros. Por mo­men­to, la ca­mi­na­ta es una es­ca­la­da du­rí­si­ma y uno sien­te que no po­drá ha­cer­lo.

A tra­vés de la sel­va tro­pi­cal lle­ga­mos al ex­tre­mo del vol­cán. A di­fe­ren­cia de otras ca­mi­na­tas, ha­cer cum­bre no sig­ni­fi­ca ha­ber ter­mi­na­do la tra­ve­sía. Aho­ra que­da lo más di­fí­cil: ba­jar al crá­ter. Un pa­so en fal­so pue­de ser una caí­da y un gol­pa­zo. Los cin­co sen­ti­dos es­tán pues­tos en ele­gir la pi­sa­da co­rrec­ta, la raíz más fir­me y ro­gar que la sue­la de las za­pa­ti­llas sean lo su­fi­cien­te­men­te fir­mes pa­ra un sue­lo siem­pre hú­me­do por las llu­vias.

La re­com­pen­sa es fa­bu­lo­sa. Ba­ñar­se en un la­go-crác­ter que, en un día cla­ro, es de co­lor es­me­ral­da. Aho­ra fal­ta vol­ver. Y pi­sar en el lu­gar co­rrec­to, otra vez. ¿Pe­ro quién nos qui­ta la ex­pe­rien­cia de ha­ber na­da­do en un vol­cán?

Vol­cán Are­nal De crá­te­res, ter­mas y sa­pos ver­des

“Eso que ven ahí es la La­gu­na El Are­nal, pe­ro an­tes ha­bía un pue­blo, que que­dó su­mer­gi­do por efec­to del vol­cán”, ex­pli­ca un guía en el Par­que El Ob­ser­va­to­rio, mien­tras des­de un mi­ra­dor los ojos se pier­den en el Vol­cán Are­nal. La ex­cur­sión par­te des­de La For­tu­na. El pue­blo re­ci­bió ese nom­bre por­que es el úni­co de la zo­na que so­bre­vi­vió a las erup­cio­nes ex­plo­si­vas de ro­cas de 900 gra­dos que des­tru­ye­ron to­do.

La re­ser­va na­tu­ral, muy cer­ca­na a la ba­se del vol­cán, es una for­ma de apren­der so­bre la sel­va. La ca­mi­na­ta plá­ci­da trans­cu­rre en­tre puen­tes col­gan­tes, ejem­pla­res ma­ra­vi­llo­sos de eu­ca­lip­to ar­coi­ris, mo­nos ara­ñas y tu­ca­nes. Ca­da tan­to, con suer­te, apa­re­cen los co­li­bríes de co­la ru­fa con su cue­llo co­lor mus­go y los ojos bri­llan­tes de los sa­pos de ver­de in­ten­so. El re­co­rri­do con­ti­núa por una cas­ca­da, don­de nos da­mos un ba­ño he­la­do.

El sol va ca­yen­do, pe­ro la ex­cur­sión no ter­mi­nó y la com­bi pa­ra en me­dio de la ru­ta. Nos di­cen que de­be­mos ba­jar di­rec­ta­men­te con el tra­je de ba­ño. Des­cen­de­mos por unas es­ca­le­ras al bor­de del ca­mino. Y aba­jo es­cu­cha­mos el su­su­rro de un río, que lue­go va aumentando el vo­lu­men del cur­so de agua. La For­tu­na ofre­ce aguas ter­ma­les pa­ra ter­mi­nar el día de ca­mi­na­ta re­la­ja­dos. Al­guien sa­ca una bo­te­lla pa­ra brin­dar por tan­to ver­de y tan­ta be­lle­za.

Par­que Na­cio­nal Ma­nuel An­to­nio Sel­va y mar

Ubi­ca­do so­bre la cos­ta pa­cí­fi­ca de Cos­ta Ri­ca, es uno de los par­ques más po­pu­la­res y vi­si­ta­dos del país no só­lo por su be­lle­za sino por­que es­tá a só­lo 150 ki­ló­me­tros de San Jo­sé de Cos­ta Ri­ca, la ca­pi­tal.

Tie­rra po­bla­da por los in­dí­ge­nas Que­poa, el par­que de 683 hec­tá­reas es una su­ce­sión de pla­yas de are­nas blan­cas con arre­ci­fes de co­ral y bos­ques en el me­dio de las mon­ta­ñas. Aun­que no es­tá en­tre los par­ques más gran­des del país, se pue­de pa­sar el día plá­ci­da­men­te en­tre los sen­de­ros, el mar y la mi­ra­da pues­ta en los ár­bo­les, don­de apa­re­cen los mo­nos. Es ne­ce­sa­rio guar­dar la co­mi­da que los ma­pa­ches que­rrán lle­var­se.

En el re­co­rri­do, las pla­yas Es­pa­di­lla, Ma­nuel An­to­nio y Ge­me­las son las más ele­gi­das pa­ra un des­can­so en el par­que, que tam­bién tie­ne man­gla­res. Es una de­li­cia in­ter­nar­se en el Sen­de­ro de los Osos Pe­re­zo­sos. Y ver có­mo se cuel­gan de los ár­bo­les con sus dos de­dos.

To­da­vía que­da por ver el Par­que Na­cio­nal Tor­tu­gue­ro, don­de to­dos los años desovan las tor­tu­gas bau­la. O dis­fru­tar del es­pí­ri­tu sur­fer del Par­que Na­cio­nal Cahui­ta, a unos po­cos ki­ló­me­tros de Pue­blo Vie­jo.

Cual­quie­ra sea el des­tino, ha­brá un ver­de in­ten­so, ani­ma­les y un país cu­ya gen­te di­ce “pu­ra vi­da” co­mo una pul­sión de vi­da, pe­ro tam­bién co­mo un sa­lu­do. O pa­ra de­cir que to­do es­tá bien.

AP

Cuan­do cae el sol. Mu­cha ac­ti­vi­dad el las úl­ti­mas ho­ras de la tar­de en las pla­yas so­bre el Pa­cí­fi­co del Par­que Na­cio­nal Ma­nuel An­to­nio.

AP

Bo­ca humean­te. Des­de 2010 el vol­cán Are­nal es­tá en fa­se de re­po­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.