Un mar en el co­ra­zón del país

Na­tu­ra­le­za e his­to­ria en la La­gu­na Mar Chi­qui­ta, Cór­do­ba.

Clarin - Viajes - - PORTADA - Ne­rio Te­llo

Es una de las po­cas la­gu­nas de agua sa­la­da en el mun­do. La bau­ti­za­ron

Mar Chi­qui­ta y así fi­gu­ra en los ma­pas. Pe­ro hoy los lu­ga­re­ños in­ten­tan re­cu­pe­rar su nom­bre ori­gi­nal: La­gu­na o Mar de An­se­nu­za, co­mo la lla­ma­ron los sa­na­vi­ro­nes, an­ti­guos ha­bi­tan­tes de la re­gión.

En me­dio de una lla­nu­ra del no­res­te de Cór­do­ba aso­ma es­ta ma­sa de aguas man­sas que se pier­de en la in­men­si­dad, tan­to que se ex­tien­de has­ta Santiago del Es­te­ro.

La zo­na dis­fru­tó de su épo­ca de es­plen­dor ha­ce unos cua­ren­ta años, cuuan­do lle­gó a te­ner 110 ho­te­les. Una ines­pe­ra­da cre­ci­da de­jó Mi­ra­mar –la ciu­dad bal­nea­ria por ex­ce­len­cia– su­mer­gi­da. La ac­ti­vi­dad ce­só y la re­gión ca­yó en el ol­vi­do. Pe­ro en los úl­ti­mos años, la zo­na co­men­zó a adap­tar su vi­da a los nue­vos lí­mi­tes pro­pues­tos por la la­gu­na. Fue cons­trui­da una her­mo­sa costanera y los ves­ti­gios de la vie­ja ciu­dad que­da­ron en el agua, a la vis­ta de los vi­si­tan­tes.

La to­rre de un an­ti­guo ho­tel, pi­lo­tes os­cu­re­ci­dos y ár­bo­les co­mo hue­sos ne­gros se re­cor­tan en el ho­ri­zon­te y ha­cen más atrac­ti­vo es­te pue­blo de po­co más de 3 mil ha­bi­tan­tes. Re­bau­ti­za­do Mi­ra­mar de An­se­nu­za, re­cu­pe­ró el bu­lli­cio y re­ci­be a tu­ris­tas que des­cu­bren los be­ne­fi­cios de sus aguas olo­ro­sas, os­cu­ras y sa­na­do­ras y se con­mue­ven con el pai­sa­je.

Con vis­ta a la la­gu­na

Si bien se ex­tien­de un co­llar de cua­tro o cin­co pue­blos en los al­re­de­do­res de la la­gu­na, só­lo Mi­ra­mar se asien­ta fren­te a Mar Chi­qui­ta. La Pa­ra, un po­bla­do de 4.500 ha­bi­tan­tes, se le­van­ta a 8 ki­ló­me­tros de la ori­lla, aun­que cuen­ta con un cam­ping y ca­ba­ñas fren­te a la bahía de An­se­nu­za, una es­pe­cie de se­gun­da la­gu­na que ofre­ce el ho­ri­zon­te cer­te­ro de las cos­tas que lo ro­dean, pe­ro que se une a la ma­yor. Por eso tie­nen las mis­mas pro­pie­da­des mi­ne­ra­les. En es­ta bahía, el mu­ni­ci­pio de La Pa­ra sem­bró pe­je­rre­yes, an­ti­gua fau­na ic­tí­co­la de la re­gión que ha­bía si­do diez­ma­da. Hoy es un lu­gar de pes­ca pri­vi­le­gia­do.

Pa­ra apre­ciar la in­men­si­dad de es­te mar in­te­rior ha­bría que so­bre­vo­lar­lo. La la­gu­na de An­se­nu­za es una de las más ex­ten­sas de Su­da­mé­ri­ca. Pue­de al­can­zar más 100 ki­ló­me­tros de lar­go por ca­si 90 ki­ló­me­tros de an­cho, lo que ocu­pa al­re­de­dor de 200.000 hec­tá­reas. En épo­cas de cre­ci­da lle­gó a cu­brir ca­si 600.000 hec­tá­reas.

“Es­ta es una la­gu­na vi­va y hay que res­pe­tar­la”, ad­vier­te un lu­ga­re­ño. “Vi­va” im­pli­ca que es­te gran mar sa­la­do cre­ce y se re­ti­ra en pe­río­dos de vein­te años apro­xi­ma­da­men­te. Ha­ce un par de años co­men­zó su cre­ci­da, que ya lle­gó a su pun­to má­xi­mo en la zo­na de La Pa­ra, don­de una pi­le­ta de na­ta­ción, re­cu­pe­ra­da de una cons­truc­ción su­mer­gi­da ha­ce dé­ca­das y ali­men­ta­da por sur­gen­tes, que­dó nue­va­men­te ba­jo el pi­so plo­mi­zo de la la­gu­na. El bor­de de la pi­le­ta y som­bri­llas de pa­ja flo­tan co­mo un en­sue­ño a 30 me­tros de la cos­ta.

MAR­CE­LO CÁ­CE­RES

Co­lo­res del atar­de­cer. Una ban­da­da de fla­men­cos so­bre­vue­la la la­gu­na. Se tra­ta de uno de los hu­me­da­les sa­li­nos más gran­des de La­ti­noa­mé­ri­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.