En el país de los ce­dros

Del Me­di­te­rrá­neo a las mon­ta­ñas, una vuelta por los im­per­di­bles del Líbano.

Clarin - Viajes - - PORTADA - Da­niel Vit­tar dvit­tar@cla­rin.com

Cuan­do el avión se in­cli­na pa­ra ate­rri­zar en el ae­ro­puer­to de Bei­rut, so­bre el ala de­re­cha se ve el agua tur­que­sa del mar Me­di­te­rrá­neo con­tor­nean­do la cos­ta del Líbano, si­nuo­sa y so­lea­da. Es­te país es tan pe­que­ño que las pla­yas, las mon­ta­ñas y los va­lles se con­den­san en una sín­te­sis geo­grá­fi­ca de una ori­gi­nal be­lle­za na­tu­ral. Pe­ro lo más ca­rac­te­rís­ti­co de es­ta re­gión es su ca­pa­ci­dad pa­ra con­ju­gar con in­ten­si­dad la his­to­ria mi­le­na­ria, el li­na­je ára­be y la he­ren­cia co­lo­nial fran­ce­sa.

Pa­ra vi­si­tar­lo hay que des­po­jar­se de las ex­pec­ta­ti­vas del tu­ris­mo tra­di­cio­nal y cap­tu­rar la esen­cia del lu­gar. En es­te te­rri­to­rio del mí­ti­co Orien­te, don­de el pai­sa­je cuen­ta co­mo un atrac­ti­vo na­tu­ral, se mez­clan le­yen­das, mi­tos, he­roi­cas con­quis­tas y ca­pri­chos de la his­to­ria re­cien­te. Ase­gu­ran que Adán vi­vió en la mag­ní­fi­ca Baal­bek cuan­do era un oa­sis ro­dea­do de ce­dros y que Sa­lo­món edi­fi­có el pa­la­cio más be­llo de to­da Asia pa­ra su ama­da rei­na Sa­ba, más tar­de des­trui­do por las hor­das in­va­so­ras.

Son to­dos re­la­tos di­fu­sos, te­ñi­dos de es­pí­ri­tu re­li­gio­so. Lo ve­rí­di­co, en cam­bio, es aún más con­tun­den­te. Fue la cos­ta que eli­gie­ron los fe­ni­cios pa­ra con­quis­tar co­mer­cial­men­te el Me­di­te­rrá­neo, la tie­rra don­de Ale­jan­dro Magno fun­dó He­lió­po­lis -la Ciu­dad del Sol-, el va­lle do­ra­do en el cual el em­pe­ra­dor ro­mano Au­gus­to le­van­tó uno de los más im­pre­sio­nan­tes tem­plos des­ti­na­dos a Jú­pi­ter y don­de sa­rra­ce­nos y cru­za­dos com­ba­tie­ron por el fa­vor de sus dio­ses.

Es una tie­rra lle­na de con­tras­tes, don­de las ten­sio­nes re­li­gio­sas tie­nen raí­ces tan pro­fun­das co­mo la Bi­blia y el Co­rán. Hay di­fe­ren­tes ma­ne­ras de ha­cer tu­ris­mo, pe­ro una so­la de ha­cer­lo en es­te país de Me­dio Orien­te: su­mer­gién­do­se en la his­to­ria y en un le­ga­do mís­ti­co que con­ta­gia.

A los li­ba­ne­ses les gus­ta ju­gar con el he­cho de que en un par de ho­ras pue­den pa­sar de ba­ñar­se en las aguas cá­li­das del Me­di­te­rrá­neo al frío de las cum­bres. Es­to es así por­que su eje de sur a nor­te es­tá atra­ve­sa­do por dos cor­di­lle­ras pa­ra­le­las que le dan un mar­ca­do con­tras­te cli­má­ti­co.

Es­tos re­lie­ves na­tu­ra­les y la po­si­ción geo­grá­fi­ca la con­vir­tie­ron en uno de los des­ti­nos tu­rís­ti­cos más co­di­cia­dos por los eu­ro­peos y las ri­cas di­nas­tías mo­nár­qui­cas del Gol­fo Pér­si­co. Los po­de­ro­sos je­ques de Ara­bia Sau­di­ta, Qa­tar y Emi­ra­tos Ára­bes so­lían aban­do­nar sus in­so­por­ta­bles ve­ra­nos pa­ra pa­sar uno, dos y has­ta tres me­ses en Bei­rut, fren­te al mar. Re­ser­va­ban edi­fi­cios com­ple­tos pa­ra al­ber­gar a sus nu­me­ro­sas fa­mi­lias y em­plea­dos. Pe­ro en los úl­ti­mos cin­co años la gue­rra en Si­ria y el ex­tre­mis­mo que con­den­sa el país ve­cino afec­tó mu­cho el tu­ris­mo en Líbano. Al­go si­mi­lar a lo que ocu­rrió en Tur­quía e Is­rael. En su épo­ca de es­plen­dor, el país de los ce­dros con­vo­ca­ba a unos 5 o 6 mi­llo­nes de tu­ris­tas al año. Pe­ro ac­tual­men­te ape­nas lle­ga al mi­llón de vi­si­tan­tes, pe­se a que las au­to­ri­da­des re­mar­can que es tan se­gu­ro co­mo cual­quier re­gión de Eu­ro­pa.

Líbano fue una me­ca fi­nan­cie­ra en la dé­ca­da del 70, co­no­ci­da co­mo “La Sui­za de Me­dio Orien­te”, pe­ro la cruel gue­rra ci­vil que se desató en 1975 – du­ró unos quin­ce años- y la in­va­sión is­rae­lí en 1980 aca­ba­ron con su es­plen­dor. Sin em­bar­go, po­co a po­co fue re­cu­pe­ran­do el bri­llo per­di­do.

En 2016, Líbano res­ta­ble­ció la es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca per­di­da con la elec­ción de un nue­vo pre­si­den­te. Es un da­to cla­ve, ya que le per­mi­tió res­tau­rar su se­gu­ri­dad in­ter­na. Las ca­rac­te­rís­ti­cas de Me­dio Orien­te lo ha­cen un país com­ple­jo en lo po­lí­ti­co. Es­tá go­ber­na­do en par­tes igua­les por tres ver­tien­tes co­mu­ni­ta­rias, don­de re­li­gión y po­lí­ti­ca se con­fun­den en­tre sí: por ley, el pre­si­den­te es ca­tó­li­co ma­ro­ni­ta, el pri­mer mi­nis­tro mu­sul­mán sun­ni­ta y el pre­si­den­te del Par­la­men­to un mu­sul­mán chií­ta. El equi­li­brio es fun­da­men­tal, y un con­di­men­to cul­tu­ral que en­ri­que­ce es­ta he­te­ro­gé­nea so­cie­dad ára­be.

Ci­vi­li­za­cio­nes que de­jan hue­lla

El Líbano tie­ne 10 mil años de his­to­ria, don­de las di­ver­sas ci­vi­li­za­cio­nes de­ja­ron sus hue­llas cul­tu­ra­les y ar­queo­ló­gi­cas. Y es­to se pue­de pal­par en ca­da ca­lle por la que uno ca­mi­na. El sub­sue­lo de Bei­rut y de otras ciuen da­des li­ba­ne­sas es­tá sem­bra­do de re­li­quias an­ti­guas.

La in­fluen­cia ára­be, que se re­fle­ja en la ar­qui­tec­tu­ra, asu­me tam­bién ras­gos cris­tia­nos y eu­ro­peos, es­pe­cial­men­te fran­cés. Mez­qui­tas y ba­sí­li­cas se en­tre­mez­clan con ras­ca­cie­los mo­der­nos. Bei­rut tie­ne una pro­fun­da in­fluen­cia oc­ci­den­tal, con co­mer­cios de las fir­mas más fa­mo­sas de Eu­ro­pa. Pe­se a ello, conserva va­lo­res y cos­tum­bres orien­ta­les.

La ca­pi­tal li­ba­ne­sa, des­trui­da y re­cons­trui­da cien­tos de ve­ces, es una pe­que­ña Ba­bel con un trán­si­to caó­ti­co, sin de­mar­ca­cio­nes ni nor­mas pea­to­na­les. Re­sul­ta fá­cil co­mu­ni­car­se: los li­ba­ne­ses ha­blan tan­to ára­be co­mo fran­cés -he­ren­cia de la épo­ca co­lo­nial del si­glo pa­sa­do- e in­glés. El ma­ne­jo de idio­mas pa­re­ce ha­ber­se con­ver­ti­do en par­te de ese ras­go de hos­pi­ta­li­dad que ca­rac­te­ri­za al ára­be. Bei­rut es una ciu­dad mul­ti­fa­cé­ti­ca, con ras­gos mix­tos de Orien­te y Oc­ci­den­te. Al­gu­nos ba­rrios cer­ca­nos al pa­seo ma­rí­ti­mo, co­mo Ma­na­ra, Rou­ché y Gem­ma­zeh, tie­nen una gran vi­da noc­tur­na, una de las más ac­ti­vas de Me­dio Orien­te. En las me­sas de los res­tau­ran­tes del pa­seo de Jou­nieh se pue­den ver hom­bres y mu­je­res fu­man­do en nar­gui­le.

La ima­gen que uno sue­le te­ner de la zo­na es de ca­lor abru­ma­dor. Pe­ro no es el ca­so del Líbano. El cli­ma me­di­te­rrá­neo se ex­tien­de a lo lar­go de su cos­ta, con in­vier­nos apa­ci­bles y ve­ra­nos ca­lu­ro­sos. En Bei­rut la tem­pe­ra­tu­ra pro­me­dio sue­le ser de 14° en in­vierno y 30° en ve­rano. En la re­gión mon­ta­ño­sa es mu­cho más fres­co y in­vierno la nie­ve cu­bre sus pi­cos más al­tos. Es más, cuen­ta con una de­ce­na de pis­tas de es­quí ubi­ca­das a una al­ti­tud má­xi­ma de 2.465 me­tros. La tem­po­ra­da de de­por­tes in­ver­na­les es de di­ciem­bre a abril, épo­ca en que sue­le sa­tu­rar­se de vi­si­tan­tes.

Pu­ro sa­bor

La gas­tro­no­mía es una de las más ex­qui­si­tas del mundo ára­be. Si uno vi­si­ta por pri­me­ra vez es­te país, pue­de ele­gir cual­quier res­tau­ran­te, por­que to­dos son de una cui­da­do­sa ela­bo­ra­ción cu­li­na­ria- y pe­dir mez­za, una se­rie de pla­ti­llos de la va­ria­da co­ci­na ára­be, uno más ri­co que el otro. Y no hay que ol­vi­dar­se del hu­mus, el fa­mo­so pu­ré de gar­ban­zos que en el Líbano se con­vier­te en una es­pe­cie de cre­ma irre­sis­ti­ble.

Hay cua­tro pro­duc­tos que no hay que de­jar de pro­bar: la fru­ta -de sa­bor úni­co y na­tu­ral-, acei­te de oli­va -real­men­te vir­gen-, el cho­co­la­te -se pi­de

cho­co­lat, en fran­cés- y los vi­nos, una pro­duc­ción de sa­bo­res com­ple­jos.

Hay una enor­me y am­plia ca­pa­ci­dad ho­te­le­ra, cons­trui­da du­ran­te años de tu­ris­mo. En la cús­pi­de es­tán los es­ta­ble­ci­mien­tos más re­nom­bra­dos. El Four Sea­sons, el Phoe­ni­cia o Le Gray, en el cen­tro de Bei­rut, ofre­cen una sui­te de lu­jo a 200 o 300 dó­la­res la no­che. Pe­ro tam­bién se en­cuen­tra el So­fi­tel Bei­rut Le Ga­briel a 150 dó­la­res y otros de buen ni­vel a pre­cios más ba­jos. Bei­rut tam­bién ofre­ce hos­tels, chi­cos y bien ma­ne­ja­dos, y de­par­ta­men­tos amue­bla­dos.

Ca­mi­nar por la cos­ta­ne­ra de Bei­rut es uno de los pa­seos más agra­da­bles. De día, un sol in­ten­so; de no­che, un cie­lo pleno de cons­te­la­cio­nes que con­tras­ta con las lu­ces de las vi­vien­das en los ce­rros. Cor­ni­che Bei­rut, la ave­ni­da ma­rí­ti­ma pea­to­nal, es ideal pa­ra ca­mi­nar y ver la va­ria­da po­bla­ción li­ba­ne­sa. Pe­se a ser ne­ta­men­te tu­rís­ti­co, los re­te­nes y con­tro­les mi­li­ta­res se mul­ti­pli­can por to­da la ca­pi­tal, con blo­ques de ce­men­to de pro­tec­ción. La gen­te es­tá ha­bi­tua­da, les re­sul­ta na­tu­ral.

Aquí, un re­co­rri­do por los im­per­di­bles te­so­ros que hay que co­no­cer en es­te país.

Bi­blos

Es uno de los lu­ga­res em­ble­má­ti­cos y un si­tio ar­queo­ló­gi­co que se re­mon­ta a 7 mil años atrás. Se la con­si­de­ra “Cu­na del al­fa­be­to”. De he­cho fue la pri­me­ra ciu­dad fe­ni­cia de­di­ca­da a la co­mer­cia­li­za­ción de pa­pi­ros. De allí su nom­bre. Es­tá ubi­ca­da a unos 30 km de Bei­rut, so­bre una co­li­na con una vis­ta es­pec­ta­cu­lar fren­te al mar. Hay res­tos de las eda­des de Pie­dra y de Bron­ce, tem­plos ca­na­neos y fe­ni­cios y un im­po­nen­te cas­ti­llo de los Cru­za­dos, cons­trui­do en el si­glo VIII. En su re­co­rri­do in­terno, por un sen­de­ro de tie­rra y pie­dra, uno se va to­pan­do con ma­ra­vi­llas co­mo ob­je­tos del neo­lí­ti­co, un an­fi­tea­tro ro­mano y sar­có­fa­gos fe­ni­cios des­pa­rra­ma­dos al pie de enor­mes co­lum­nas. La vis­ta des­de la to­rre del cas­ti­llo es des­lum­bran­te. Muy cer­ca de la entrada del cas­ti­llo hay una pe­que­ña y her­mo­sa mez­qui­ta de la épo­ca del Im­pe­rio Oto­mano. Des­cen­dien­do hay un vie­jo mer­ca­do, adap­ta­do al tu­ris­mo, con ca­lles an­gos­tas re­ple­tas de pubs y res­tau­ran­tes, don­de se pue­de co­mer o to­mar al­go a buen pre­cio. De no­che es­tá re­ple­to de jó­ve­nes y tu­ris­tas.

Baal­bek

Pa­ra lle­gar a la ma­ra­vi­llo­sa Baal­bek hay que atra­ve­sar el Va­lle de la Be­kaa, el reino de las fru­tas y las viñas. Es­tá a unos 80 ki­ló­me­tros de la ca­pi­tal li­ba­ne­sa, en­tre dos ca­de­nas mon­ta­ño­sas. Los fe­ni­cios le­van­ta­ron allí un san­tua­rio de­di­ca­do al dios Baal. Du­ran­te dé­ca­das que­dó ba­jo el do­mi­nio grie­go. Cuan­do se di­ri­gía a con­quis­tar Da­mas­co, Ale­jan­dro Magno la con­vir­tió en He­lió­po­lis, la Ciu­dad del Sol. El em­pe­ra­dor ro­mano Au­gus­to cons­tru­yó allí un enor­me tem­plo de­di­ca­do a Jú­pi­ter en el 60 an­tes de Cris­to: mi­de 88 me­tros de lar­go y 48 me­tros de an­cho y es­tá apo­ya­do so­bre 54 mo­nu­men­ta­les co­lum­nas. De­ba­jo hay un mu­seo con los de­ta­lles de los dis­tin­tos pe­río­dos que com­po­nen es­te ya­ci­mien­to ar­queo­ló­gi­co, uno de los más im­por­tan­tes de Me­dio Orien­te, de­cla­ra­do “Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad” por la Unes­co.

Las Gru­tas de Jei­ta

Es un es­pec­tácu­lo so­bre­na­tu­ral. La be­lle­za y la sin­gu­la­ri­dad de es­tas cue­vas, for­ma­das por ero­sio­nes de mi­llo­nes de años, im­pli­ca una ex­pe­rien­cia emo­cio­nal. Se en­cuen­tran a 18 km al nor­te de Bei­rut, a una pro­fun­di­dad de 1.750 me­tros. Es­tá com­pues­ta por dos gru­tas, una su­pe­rior, se­ca, y otra in­fe­rior, con un la­go sub­te­rrá­neo que se re­co­rre en bo­te. El agua ver­de, el si­len­cio y los plie­gues de la pie­dra ca­li­za re­sul­tan abru­ma­do­res pa­ra cual- quier vi­si­tan­te. Es­ta­lag­mi­tas y es­ta­lac­ti­tas -que tie­nen la ra­re­za de en­con­trar­se jun­tas- con­for­man un es­ce­na­rio fan­tás­ti­co. Los es­pe­leó­lo­gos li­ba­ne­ses con­ti­núan in­ves­ti­gan­do es­te asom­bro­so sis­te­ma sub­te­rrá­neo que se ex­tien­de por 9 ki­ló­me­tros.

Si­dón

A unos 45 km al sur de Bei­rut, es uno de los ya­ci­mien­tos ar­queo­ló­gi­cos más im­por­tan­tes de es­ta fran­ja orien­tal. Fue un gran puer­to co­mer­cial fe­ni­cio, que lue­go con­quis­ta­ron asi­rios, ba­bi­lo­nios, egip­cios, grie­gos y ro­ma­nos. An­ti­gua­men­te fue un tem­plo de­di­ca­do a Mel­kart, la ver­sión fe­ni­cia de Hér­cu­les. Hoy que­da una ciu­dad me­die­val, con mu­ra­llas y ca­lles es­tre­chas, pa­sa­jes con ar­cos, ca­lles en des­ni­vel, mer­ca­dos y mez­qui­tas. So­bre el mar se des­ta­ca el fa­mo­so Pa­la­cio de Si­dón o Cas­ti­llo del Mar de Si­dón, en una pe­que­ña is­la. Fue cons­trui­do por los cru­za­dos en 1228, so­bre pa­re­des ex­te­rio­res de co­lum­nas ro­ma­nas. Se co­nec­ta con el con­ti­nen­te a tra­vés de una ve­re­da de 80 me­tros.

Deir el Qa­mar

A 50 km ha­cia el sudeste de Bei­rut, es­te pue­blo es fa­mo­so por su mag­ní­fi­co Pa­la­cio de Beit ed-di­ne, una obra maes­tra de la ar­qui­tec­tu­ra li­ba­ne­sa del si­glo XIX. Fue le­van­ta­do du­ran­te el rei­na­do del emir Be­chir II Chehab, en­tre 1788 y 1818. Lo pri­me­ro que uno ve son las im­po­nen­tes puer­tas de már­mol, pa­ra lue­go pa­sar al in­men­so pa­tio con fuen­tes de pie­dra ocre y ar­ca­das geo­mé­tri­ca­men­te dis­pues­tas. El tí­pi­co bal­cón man­da­loun que so­bre­sa­le de la fa­cha­da y los ven­ta­na­les con vi­drios co­lo­ri­dos com­ple­tan el cua­dro de es­ta edi­fi­ca­ción ará­bi­ca, que se con­vir­tió en una de las ma­yo­res atrac­cio­nes del Líbano. Des­de ha­ce unos años vol­vió a ser re­si­den­cia ve­ra­nie­ga del pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca.

El bos­que de ce­dros

En la mis­ma ru­ta que con­du­ce a Deir el Qa­mar, pe­ro su­bien­do has­ta unos 1800 me­tros, se pue­de ac­ce­der al fas­ci­nan­te bos­que de ce­dros del Líbano, un eco­sis­te­ma pro­te­gi­do co­mo Re­ser­va Na­cio­nal. Es­ta lon­ge­va co­ní­fe­ra es el sím­bo­lo que el país lle­va en su ban­de­ra. No es pa­ra me­nos con la his­to­ria que tie­ne. Fue ex­plo­ta­do por los fe­ni­cios, que ven­dían la ma­de­ra a Egip­to, quie­nes lo uti­li­za­ban pa­ra cons­truir sus na­víos y sar­có­fa­gos. Tam­bién usa­ban el acei­te de ce­dro pa­ra las fa­mo­sas mo­mi­fi­ca­cio­nes.

El rey Sa­lo­món tam­bién re­cu­rrió a ellos pa­ra cons­truir su tem­plo en Jerusalén. La ex­plo­ta­ción masiva du­ran­te si­glos re­du­jo sen­si­ble­men­te la po­bla­ción de ce­dros. Por eso, aho­ra es­tán tra­tan­do de pro­te­ger­los.

Ba­ños ro­ma­nos

Es­tán en pleno cen­tro de Bei­rut, cer­ca de la Ca­te­dral de San Jor­ge. Fue­ron des­cu­bier­tos en 1968, pe­ro re­cién ter­mi­na­ron las ex­ca­va­cio­nes en 1997. Es un im­pre­sio­nan­te sis­te­ma di­se­ña­do por los ro­ma­nos pa­ra sus ge­ne­ra­les y fa­mi­lias de la no­ble­za. La ca­le­fac­ción con hi­po­caus­to es­tá in­tac­ta, con mi­les de bó­ve­das de la­dri­llo que de­mues­tran la ex­ce­len­cia de la in­ge­nie­ría de la épo­ca.

Mez­qui­ta Al-oma­ri

Cons­trui­da en el si­glo XII co­mo igle­sia de San Juan Bau­tis­ta y Pa­trón de los Cru­za­dos. En 1291, los ma­me­lu­cos in­va­die­ron la re­gión y la con­vir­tie­ron en mez­qui­ta. Im­pac­tan la bó­ve­da del te­cho, las ins­crip­cio­nes de los mu­ros y la jau­la de oro que ro­dea el al­tar.

Mu­seo Na­cio­nal de Bei­rut

Ex­hi­be un re­co­rri­do de 5mil años con in­cal­cu­la­bles te­so­ros de la épo­ca prehis­tó­ri­ca has­ta el si­glo XIX. El edi­fi­cio, de 1930, ya es en sí mis­mo un ele­men­to im­po­nen­te. Tie­ne una de las me­jo­res co­lec­cio­nes de ar­te fe­ni­cio del mundo. Uno de los ele­men­tos más atrac­ti­vos es el sa­có­fa­go de már­mol ar­tís­ti­ca­men­te es­cul­pi­do de Ahi­ram, el rey fe­ni­cio de Bi­blos, que da­ta de mil años an­tes de Cris­to. En su ta­pa lle­va gra­ba­da una ins­crip­ción don­de alu­de al cas­ti­go y des­gra­cias que cae­rían so­bre cual­quier per­so­na que pro­fa­na­se el se­pul­cro.

GETTY IMAGES

En­tre las mon­ta­ñas y el mar. Bei­rut, des­trui­da y re­cons­trui­da cien­tos de ve­ces, es una pe­que­ña Ba­bel de trán­si­to caó­ti­co y gen­te hos­pi­ta­la­ria.

Na­tu­ral. El la­go sub­te­rrá­neo de las Gru­tas de Jei­ta se re­co­rre en bo­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.