Una es­ca­pa­da a Chas­co­mús

Día de cam­po en la tra­di­cio­nal es­tan­cia La Ala­me­da, a ori­llas de la la­gu­na.

Clarin - Viajes - - PORTADA - Cris­tian Si­rou­yan csi­rou­yan@cla­rin.com

Clá­si­ca y aus­te­ra, la ar­qui­tec­tu­ra rural que al­can­zó su es­plen­dor en la pam­pa bo­nae­ren­se en el si­glo XIX conserva una de sus pie­zas me­jor con­ce­bi­das so­bre la ori­lla de la la­gu­na de Chas­co­mús. A lo lar­go de los 36 ki­ló­me­tros del Ca­mino de Cir­cun­va­la­ción se fue­ron su­man­do ba­rrios pri­va­dos, re­creos, cam­pings y clu­bes de pes­ca. El pai­sa­je na­tu­ral de la ori­lla opues­ta a la ciu­dad adop­tó otros ma­ti­ces.

Sin em­bar­go, ni si­quie­ra el más vis­to­so de los nue­vos em­pren­di­mien­tos al­can­zó a des­di­bu­jar la atrac­ción vi­sual que ejer­ce el cas­co de la es­tan­cia La Ala­me­da. For­mas sen­ci­llas do­mi­nan la cons­truc­ción, pe­ro la ar­mó­ni­ca com­bi­na­ción de pi­las­tras, cor­ni­sas, mu­ros, pór­ti­cos y ven­ta­na­les pro­te­gi­dos por re­jas de hie­rro de­li­ri­men­ta­dos nean una pie­za úni­ca, que ex­hi­be su im­po­nen­cia en me­dio de ro­bus­tas pal­me­ras, mag­no­lias y ci­pre­ses.

En to­do mo­men­to, des­de que los vi­si­tan­tes po­nen pie en la fin­ca por una ca­lle flan­quea­da por azu­ce­nas en flor, el Día de cam­po trans­cu­rre aquí con la in­com­pa­ra­ble vis­ta del la­go en un pri­mer plano a pe­dir de los hués­pe­des. Esa mag­ní­fi­ca es­ce­no­gra­fía vuel­ve a po­sar­se an­te los ojos des­de las me­sas del co­me­dor, un gi­gan­tes­co sa­lón fa­mi­liar con ca­pa­ci­dad pa­ra mil per­so­nas, don­de el asa­do al asa­dor por­ta el in­con­fun­di­ble sa­bor y aro­ma a cam­po. Só­lo tres ni­ños des­vian la mi­ra­da ha­cia el cer­co alam­bra­do y co­rren a dis­traer­se con los caballos y las lla­mas que pas­tan.

De­li­cias del al­muer­zo

“La car­ne de es­ta zo­na es muy bue­na, tier­na y ju­go­sa. Por eso, los tu­ris­tas es­pe­ran an­sio­sos el al­muer­zo. Y to­da­vía fal­ta el pos­tre. Des­pués con­ta­me qué te pa­re­cie­ron el pan­que­que y el flan”, pon­de­ra Juan Na­qued. Así, sin pro­to­co­los in­ne­ce­sa­rios, se pre­sen­te es­te ser­vi­cial em­plea­do chas­co­mu­nen­se, que acre­di­ta tre­ce años de tra­ba­jo en la es­tan­cia. A tra­vés de su pro­pio re­la­to, los tu­ris­tas em­pie­zan a su­mer­gir­se en la his­to­ria fuer­te que en­cie­rran las grue­sas pa­re­des sos­te­ni­das por la­dri­llos asen­ta­dos en ba­rro- de La Ala­me­da.

El ori­gen de la es­tan­cia en el pa­ra­je co­no­ci­do co­mo De­pre­sión del Sa­la­do, re­gis­tra­do a fi­nes del si­glo XVIII, coini­ci­de con la fe­cha de la fun­da­ción del Fuer­te del Zan­jón por el Re­gi­mien­to de Blan­den­gues, uno de cu­yos ofi­cia­les -Juan Gre­go­rio Gi­ra­do­fue be­ne­fi­cia­do con la ce­sión de es­tas tie­rras. Ur­gi­do por las re­cu­rren­tes vi­si­tas de los po­bla­do­res ori­gi­na­rios -gru­pos de ca­za­do­res, re­co­lec­to­res y pes­ca­do­res que so­lían lle­gar en ma­lo­nes con ai­res po­co amis­to­sos-, el pio­ne­ro se apu­ró en le­van­tar su ca­sa y plan­tar ár­bo­les an­tes de de­di­car­se de lleno a la cría de ga­na­do. Fa­mi­lia pio­ne­ra Uno de los sa­lo­nes ubi­ca­dos fren­te al Pa­tio del Al­ji­be ex­hi­be el com­ple­to ár­bol ge­nea­ló­gi­co, un mi­nu­cio­so res­ca­te his­tó­ri­co que re­ve­la que, des­de aquel le­jano hi­to fun­da­cio­nal, sie­te ge­ne­ra­cio­nes de la fa­mi­lia Gi­ra­do to­ma­ron la pos­ta a lo lar­go de tres si­glos. Los pro­pie­ta­rios die­ron rien­da a su es­pí­ri­tu te­rra­te­nien­te, de ex­pe- agri­cul­to­res y ga­na­de­ros asen­ta­dos en una tie­rra prós­pe­ra. Ellos mis­mos se en­car­ga­ron de hur­gar los te­so­ros ocul­tos en el sub­sue­lo: a fi­nes del si­glo XIX, el in­ge­nie­ro ci­vil Ce­fe­rino Gi­ra­do -es­pe­cia­li­za­do en Geo­lo­gía y Mi­ne­ra­lo­gía- re­co­rrió la zo­na con su pri­mo Jo­sé y se to­pó con de­ce­nas de res­tos fó­si­les de la era Ter­cia­ria, hue­vos de aves y va­lio­sas pie­zas ar­queo­ló­gi­cas. La co­lec­ción fue cedida al Mu­seo de His­to­ria Na­tu­ral de Bue­nos Ai­res y una par­te se conserva en el Mu­seo Pam­peano de Chas­co­mús.

Esos mo­jo­nes del pa­sa­do pa­re­cen re­sur­gir en ca­da de­ta­lle de la es­tan­cia. So­bre­vue­lan la sa­la con for­ma cir­cu­lar, pi­so de la­dri­llos y te­cho abo­ve­da­do que fun­cio­na­ba co­mo ma­te­ra, los se­ño­ria­les mue­bles de es­ti­lo que sos­tie­nen es­pe­jos, pla­tos de bron­ce y la ga­le­ría ex­te­rior, don­de la me­rien­da es ape­nas un pa­sa­tiem­po me­nor an­te el im­po­nen­te es­pec­tácu­lo del sol fun­di­do con la la­gu­na.

Las olas suel­tan un chas­qui­do fu­gaz, em­pu­ja­das con­tra la ori­lla por el vien­to, las mo­tos de agua, los jet sky y los bo­tes de los pes­ca­do­res de­por­ti­vos. Esos so­ni­dos mí­ni­mos -un arru­llo per­ma­nen­te pa­ra los ba­ñis­tas es­ti­ra­dos so­bre re­po­se­ras en el deck que en­mar­ca la pis­ci­na- se trans­for­man en un atro­na­dor con­cier­to de agu­dos a los pies de las pal­me­ras, en cu­yas co­pas se amon­to­nan los tri­nos de una mul­ti­tud de co­to­rras.

Pa­seo por la ar­bo­le­da

En el otro ex­tre­mo de la fin­ca, dos fa­mi­lias pre­fie­ren su­mer­gir­se en el reino som­brío y si­len­cio­so del tu­pi­do mon­te de ár­bo­les. El ca­rrua­je que los con­du­ce a pa­so can­sino por el sen­de­ro de tie­rra tie­ne 42 hec­tá­reas por de­lan­te pa­ra vi­ven­ciar los ma­ti­ces de la flo­ra y la fau­na au­tóc­to­nas y, de pa­so, des­cu­brir par­te de la tra­di­ción y la his­to­ria gau­ches­ca de la mano del ba­queano que sos­tie­ne las ama­rras.

El sol es aho­ra una es­fe­ra que dis­pa­ra ful­go­res ama­ri­llos y ocres ha­cia el cie­lo im­pe­ca­ble. La tar­de lan­gui­de­ce len­ta­men­te y del otro la­do de la la­gu­na ti­ti­lan las pri­me­ras lu­ces de cas­co ur­bano de Chas­co­mús. Un ra­to des­pués, a la ho­ra de la ce­na a me­dia luz, la la­gu­na mu­ta­rá en un plano os­cu­ro, de di­men­sio­nes in­con­men­su­ra­bles. En­ton­ces, ape­nas la te­nue me­lo­día de sus aguas in­quie­tas da­rá cuen­ta de su po­der omnipresente.

Ar­qui­tec­tu­ra. Jun­to a la la­gu­na se im­po­ne el cas­co de la es­tan­cia ro­dea­do de pal­me­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.