Seattle, la ciu­dad don­de llue­ven mú­si­cos y ca­fé

En el es­ta­do de Was­hing­ton, en el lí­mi­te con Ca­na­dá y jun­to al océano Pa­cí­fi­co, fue es­ce­na­rio de fa­mo­sas pe­lí­cu­las y se­ries. Cu­na del grun­ge, los avio­nes Boeing, los gi­gan­tes Mi­cro­soft, Ama­zon y Star­bucks, su tu­ris­mo cre­ce pe­se al cli­ma llu­vio­so.

Clarin - Viajes - - DIARIO DE VIAJE | ESTADOS UNIDOS - Dia­na Pa­zos dpa­zos@cla­rin.com

“Fes­ti­val de Llu­via en Seattle. Del 1° de

enero al 31 de di­ciem­bre”. La fra­se es­tá im­pre­sa so­bre un pa­ra­guas de ce­rá­mi­ca que ven­de Max Wi­lliams en su kios­co de re­vis­tas y sou­ve­nirs, rién­do­se del cli­ma de la ciu­dad más gran­de del es­ta­do de Was­hing­ton, al no­roes­te de Es­ta­dos Uni­dos y en el lí­mi­te con Ca­na­dá. “To­dos ne­ce­si­ta­mos de al­gu­na cer­te­za”, sen­ten­cia y le sa­ca al­go de ré­di­to a los días gri­ses. Lue­go se ata el pe­lo y en­fun­da su gui­ta­rra, re­pa­san­do un lis­ta­do de pe­lí- cu­las y se­ries de te­le­vi­sión que ha­cen llo­ver a Seattle. “Los mi­tos tam­bién son im­por­tan­tes”, afir­ma, en re­fe­ren­cia a la can­ti­dad de mi­lí­me­tros que caen aquí por año . Pa­re­ce que en pro­me­dio, sus nú­me­ros no su­pe­ran a los de Nue­va York, por ejem­plo. Pe­ro en es­ta ori­lla del Pa­cí­fi­co no llue­ve fuer­te sino que llo­viz­na se­gui­do.

En­tre el es­tre­cho de Pu­get y el la­go Was­hing­ton, con las mon­ta­ñas de fon­do, es­ta tar­de aso­ma el sol -o la suer­te- por en­ci­ma de las nu­bes ro­sa­das que se re­fle­jan en el mar.

Más allá de la cues­tión cli­má­ti­ca, la “Eme­rald City” (ciu­dad es­me­ral­da, por la can­ti­dad de ár­bo­les) no es fá­cil de en­ca­si­llar. ¿Qué tie­nen en co­mún Bill Ga­tes y Kurt Co­bain? Seattle. ¿Wi­lliam Boeing y Ji­mi Hen­drix? Seattle. ¿Meg Ryan iría a es­piar a Tom Hanks en el au­to de la de­tec­ti­ve Sa­rah Lin­den? Pearl Jam, Mi­cro­soft, Sound­gar­den, Ama­zon, Ali­ce in Chains, Star­bucks, Mud­ho­ney, Fra­sier. Una y otra vez apa­re­ce­rá la “Spa­ce Need­le” (Agu­ja es­pa­cial) co­mo un fa­ro y las ca­lles lim­pias del “Down­town” ser­vi­rán co­mo es­ce­na­rio.

Los pes­ca­dos vo­la­do­res

Po­dría ser el nom­bre de una ban­da de grun­ge, “el so­ni­do” de Seattle. En cam­bio, los sal­mo­nes vue­lan a par­tir de las sie­te de la ma­ña­na en el “Pi­ke Pla­ce Mar­ket”, en un ri­tual que pro­ta­go­ni­zan los ven­de­do­res en el mer­ca­do pú­bli­co de la ciu­dad y que con­sis­te en arro­jar­se -y ata­jar- pes­ca­dos pa­ra des­pués cla­var­los en el hie­lo mo­li­do. Pa­re­ce que es­tu­vie­ran do­mi­nan­do pe­lo­tas de rugby res­ba­la­di­zas, con dien­tes. A su al­re­de­dor, las mon­ta­ñas de lan­gos­tas y can­gre­jos muer­tos dan mie­do. Aca­ban de per­der su ba­ta­lla, ha­ce unas ho­ras no­más, con se­me­jan­tes ojos y te­na­zas. En los pa­si­llos hay olor a fres­co. Vie­nen las flo­res. Y en los pues­tos de fru­tas y ver­du­ras se res­pi­ra una hu­me­dad as­fi­xian­te.

Afue­ra, el pai­sa­je tie­ne ai­re, bos­ques es­pe­sos, mon­ta­ñas con pi­cos ne­va­dos y la­gos. En el mar siem­pre pa­sa al­gún bar­co que se­gu­ra­men­te va pa­ra Alas­ka.

En un mo­men­to de la ma­ña­na se apa­ga el neón ro­jo de las agu­jas del re­loj y del le­tre­ro que anun­cia “Pu­blic Mar­ket Cen­ter” so­bre el te­cho del mer­ca­do. ¿Cuán­do se ha­brá con­ver­ti­do en ícono el car­tel de 1927, al bor­de de la Bahía de Elliot? A ve­ces, a los sím­bo­los los ta­lla el tiem­po. Has­ta que un día el tu­ris­mo los con­vier­te en es­tam­pa­dos de re­me­ras, lá­mi­nas pa­ra en­mar­car o ima­nes de he­la­de­ra, co­mo ocu­rre con es­tas pa­la­bras que ex­pli­can lo ob­vio con un au­ra de nos­tal­gia. ¿Quién no quie­re una foto en First Ave­nue y Pi­ke Street, con las le­tras ro­jas y el mar de fon­do? ¿Cuán­tas sel­fies se to­ma­rán con el re­loj las 10 mi­llo­nes de per­so­nas que vi­si­tan el mer­ca­do ca­da año?

Las guías de bol­si­llo, las apli­ca­cio­nes y el pro­pio pe­rió­di­co del Pi­ke Pla­ce coin­ci­den en que lo me­jor pa­ra re­co­rrer es­te es­pa­cio de 90 años es em­pe­zar po­san­do con el le­tre­ro, por tra­tar­se de una de las pie­zas de neón al ai­re li­bre más an­ti­guas de la Cos­ta Oes­te de Es­ta­dos Uni­dos. A po­cos me­tros, gi­ra la no­ria de 50 me­tros de al­tu­ra (Great Wheel), inau­gu­ra­da en 2012 en el Mue­lle 57, con 40 ca­bi­nas que ofre­cen pa­no­rá­mi­cas. Des­pués, hay que per­der­se en el la­be­rin­to: es­pe­cias,

ro­pa, tés, ta­tua­jes, ar­te­sa­nías.

Co­no­cer al pro­duc­tor. Apo­yar la crea­ti­vi­dad. Ex­pe­rien­cia úni­ca. Es­tos con­cep­tos se re­pi­ten con fre­cuen­cia por los pa­si­llos del mer­ca­do y re­fle­jan bas­tan­te bien su reali­dad y su his­to­ria, así co­mo la idio­sin­cra­sia de Seattle. El mer­ca­do de Pi­ke Pla­ce se le­van­ta so­bre ci­mien­tos re­bel­des.

El 17 de agos­to de 1907, ocho agri­cul­to­res desafia­ron al sta­tu quo por­que, can­sa­dos de las al­tas co­mi­sio­nes que les im­po­nían los in­ter­me­dia­rios, de­ci­die­ron ven­der sus pro­duc­tos di­rec­ta­men­te al pú­bli­co. Lle­ga­ron has­ta la ori­lla del mar, des­car­ga­ron sus ca­rre­tas y se que­da­ron sin mer­ca­de­ría an­tes del me­dio­día. Un éxi­to. A los tres me­ses ya eran 120 los in­te­gran­tes del sec­tor hoy co­no­ci­do co­mo “Far­mers Mar­ket” y se si­guie­ron su­man­do ven­de­do­res in­de­pen­dien­tes, pes­ca­do­res, pro­duc­to­res lo­ca­les, ar­tis­tas, car­ni­ce­ros y ar­te­sa­nos.

Des­de en­ton­ces, “Pi­ke Pla­ce Mar­ket” fue cre­cien­do has­ta su­mar on­ce edi­fi­cios, seis ni­ve­les, más de 80 ca­sas de co­mi­das y más de 200 ne­go­cios de los ru­bros más va­ria­dos que abren 363 días al año. Cie­rran so­lo el Día de Ac­ción de Gra­cias y en Na­vi­dad.

“Mo­re shops” (Más ne­go­cios), se­ña­la un de­do de neón en di­rec­ción al sue­lo, a una es­ca­le­ra que ba­ja. Al to­mar la de­ci­sión de ex­plo­rar los ni­ve­les in­fe­rio­res se ac­ce­de a un mundo fan­tás­ti­co en el que las ho­ras vue­lan, en­tre gi­gan­to­gra­fías de Spock, Shel­don Coo­per, El­vis y Ma­rilyn Mon­roe. La sen­sa­ción -in­jus­ta- es que re­cién aho­ra el mer­ca­do tie­ne sen­ti­do. Co­lec­cio­nes de vi­ni­los, li­bros usa­dos, za­pa­tos gi­gan­tes y la tien­da de có­mics más an­ti­gua de Nor­tea­mé­ri­ca: “Gol­den Age Co­llec­ta­bles” abrió en 1971 y ofre­ce un es­pa­cio de cul­to al nerd, que aho­ra es co­ol. Allá aba­jo, to­dos pue­den ser su­per­hé­roes.

Co­mo cie­rre, ba­jar por la ca­lle­jue­la Post Alley has­ta la “Gum Wall”, una pa­red que ga­nó fa­ma mun­dial por es­tar cu­bier­ta de chi­cles mas­ti­ca­dos, al la­do del Mar­ket Thea­ter.

Si al­guien an­da por Seattle en el ve­rano del hemisferio nor­te, tie­ne que agen­dar el 29 de ju­nio: se­rá el día de la gran aper­tu­ra del “Mar­ket­front” y se ce­le­bra­rá con shows de mú­si­cos lo­ca­les, de­gus­ta­cio­nes y ac­ti­vi­da­des or­ga­ni­za­das con mo­ti­vo de la am­plia­ción del mer­ca­do ha­cia la mar­gen de la cos­ta­ne­ra (le di­cen “wa­ter­front”), in­clu­yen­do un deck co­mo mi­ra­dor ha­cia las mon­ta­ñas Olím­pi­cas, el mon­te Rai­nier y el es­tre­cho de Pu­get.

El pri­mer sor­bo del im­pe­rio

Cin­co co­le­gas de dis­tin­tos paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na coin­ci­die­ron ha­ce po­co en Seattle por un via­je de tra­ba­jo. Al en­te­rar­se de que en el nú­me­ro 1912 de la ca­lle Pi­ke Pla­ce se en­cuen­tra la pri­me­ra su­cur­sal de Star­bucks del mundo, qui­sie­ron ir a to­mar un ca­fé, sa­car­se fo­tos con el lo­go ori­gi­nal de la si­re­na (los pe­chos des­cu­bier­tos, en vez de ver­de pre­do­mi­na­ba el ma­rrón) y com­prar algunas de las ta­zas que só­lo se con­si­guen en es­te lo­cal. El pri­mer sor­bo de un Star­bucks tu­vo lu­gar en Seattle, fren­te al mer­ca­do de Pi­ke Pla­ce, en 1971.

Mu­chos tu­ris­tas com­par­tie­ron la idea y los cin­co la­ti­nos se en­con­tra­ron con una co­la de tres ho­ras pa­ra lle­var­se el mis­mo ca­fé lat­te que po­dían con­se­guir en cual­quie­ra de los 200 Star­bucks que hay en la ciu­dad y

VISIT SEATTLE

Pa­no­rá­mi­ca. Des­de la Bahía de Elliot se re­cor­tan las si­lue­tas de los ras­ca­cie­los y el tra­di­cio­nal mer­ca­do. Ubi­ca­da en el Mue­lle 57, la no­ria tie­ne 50 me­tros de al­to y 40 ca­bi­nas.

VISIT SEATTLE

El mer­ca­do, a to­do co­lor. Con 90 años, el “Pi­ke Pla­ce Mar­ket” ofre­ce des­de pes­ca­dos y flo­res has­ta có­mics y vi­ni­los. En ju­nio se­rá am­plia­do.

Úni­co en el mundo. En “Star­bucks Re­ser­ve, Roas­tery & Tas­ting Room” se rea­li­zan de­gus­ta­cio­nes de ca­fés y vi­si­tas guia­das a la tos­ta­do­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.