Una pla­za de Mi­lán en la me­mo­ria

Clarin - Viajes - - ÚLTIMA PARADA - Por Eduardo Po­go­ri­les epo­go­ri­les@cla­rin.com

Se­ría más sen­ci­llo ha­blar del Duo­mo de Mi­lán, el cas­ti­llo de los Sfor­za y la es­cul­tu­ra de Mi­guel An­gel que allí se guar­da. O ha­blar de “La úl­ti­ma ce­na”, el fres­co pin­ta­do por Leo­nar­do Da Vin­ci en el con­ven­to San­ta Ma­ria de­lle Gra­zie. Se­ría ama­ble re­cor­dar el tea­tro Alla Sca­la de Mi­lán y el mundo de la ópe­ra. Ha­blar de la im­po­nen­te Ga­lle­ría Vit­to­rio Ema­nue­lle. Y agre­gar que una vi­si­ta a Mi­lán se jus­ti­fi­ca tam­bién por las pin­tu­ras ex­pues­tas en la Aca­de­mia de Bre­ra. O por los es­pec­tácu­los del Pic­co­lo Tea­tro fun­da­do en 1947 por Pao­lo Gras­si y Gior­gio Streh­ler, ins­ti­tu­ción cul­tu­ral ita­lia­na que cum­ple 70 años: im­po­si­ble ol­vi­dar su ver­sión de “Ar­le­quín, ser­vi­dor de dos pa­tro­nes” de Gol­do­ni. Y lo mis­mo va­le pa­ra una gran ac­triz, Ma­rian­ge­la Me­la­to.

Pe­ro hoy la idea es ha­blar de Piaz­za­le Lo­re­to, esa pla­za que de­fi­ne un ex­tre­mo de Cor­so Bue­nos Ai­res, la ave­ni­da más co­mer­cial de Mi­lán. Abun­dan allí los tu­ris­tas y las tien­das, Cor­so Bue­nos Ai­res ha­ce pen­sar en la in­dus­tria de la mo­da. Mi­lán es fa­mo­sa por el Qua­dri­la­te­ro de­lla Mo­da con la Via Mon­te­na­po­leo­ne co­mo eje, más ca­ro.

Cor­so Bue­nos Ai­res se lla­ma así des­de 1906, en ese año se hi­zo la Ex­po­si­ción Uni­ver­sal de Mi­lán y nues­tro país era un des­tino ami­ga­ble pa­ra mi­llo­nes de emi­gran­tes. Es­ta ave­ni­da in­ten­tó ser una ver­sión ita­lia­na de la Quin­ta Ave­ni­da de Nue­va York, por eso se ex­tien­de más de un ki­ló­me­tro, en­tre Por­ta Ve­ne­zia -el vie­jo ca­mino a la re­gión del Vé­ne­to- y una pla­za des­an­ge­la­da pe­ro lle­na de his­to­ria, Piaz­za­le Lo­re­to.

En esa pla­za, el 29 de abril de 1945 la bri­ga­da Ga­ri­bal­di de par­ti­sa­nos an­ti­fas­cis­tas mos­tró los ca­dá­ve­res de Benito Mus­so­li­ni y otros je­rar­cas del ré­gi­men, fu­si­la­dos cer­ca del La­go de Co­mo, en las afue­ras de Mi­lán. La gue­rra ter­mi­na­ría en ma­yo. Mi­les de ita­lia­nos se acer­ca­ron pa­ra ver y mal­de­cir los ca­dá­ve­res en Piaz­za­le Lo­re­to. Al­gu­nos re­cor­da­ron que en agos­to de 1944 los fas­cis­tas y sus alia­dos na­zis ha­bían fu­si­la­do a 15 par­ti­sa­nos, cu­yos cuer­pos que­da­ron en Piaz­za­le Lo­re­to, co­mo ad­ver­ten­cia. En la pos­gue­rra, el lu­gar se lla­mó por un tiem­po “Pla­za de los 15 már­ti­res”. Un mo­nu­men­to, obra de Gian­nino Cas­ti­glio­ni, los evo­ca en la cer­ca­na ca­lle An­drea Do­ria.

En la dé­ca­da de 1960 lle­ga­ron a Cor­so Bue­nos Ai­res las lí­neas de sub­te y los au­tos, trans­for­mán­do­la en una gran vía de sa­li­da de Mi­lán. Des­de en­ton­ces, Piaz­za­le Lo­re­to es un cru­ce de au­to­pis­tas y su es­pa­cio cen­tral es inac­ce­si­ble a los pea­to­nes, se pri­vi­le­gia­ron los au­tos. Nin­gún guía tu­rís­ti­co se de­tie­ne allí, pe­ro el re­di­se­ño de la pla­za es un vie­jo sue­ño de al­gu­nos en Mi­lán. To­da­vía es tie­rra de na­die, aca­so por­que los ciu­da­da­nos de Mi­lán no se po­nen de acuer­do so­bre lo que hay que re­cor­dar y có­mo de­be re­cor­dar­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.