La Ru­ta de la Yer­ba Mate

Iti­ne­ra­rios. Pro­duc­to­res, ho­te­les, res­tau­ran­tes y otros em­pren­di­mien­tos se unen en una se­rie de cir­cui­tos con eje en la yer­ba mate. La ex­cu­sa perfecta pa­ra re­co­rrer los pai­sa­jes y la his­to­ria de Co­rrien­tes y Mi­sio­nes.

Clarin - Viajes - - PORTADA -

Se ha­ce ca­mino su­ma so­cios de otras pro­vin­cias que ayu­dan a la di­fu­sión de la yer­ba mate y sor­pren­den con usos di­fe­ren­tes, in­no­va­do­res. Co­mo Araí en San­ta Fe, La Ma­te­ra en Cos­ta del Es­te (en la Cos­ta Atlán­ti­ca), Yer­bai­té en La Pla­ta, Zion en Ro­sa­rio o el Mu­seo del Mate en Ti­gre, por nom­brar al­gu­nos.

La co­lum­na ver­te­bral de es­ta ru­ta -con­si­de­ra­da “Mar­ca País”, “Mar­ca Ar­gen­ti­na” y “Prin­ci­pal ru­ta ali­men­ta­ria del Mer­co­sur”, en­tre otros re­co­no­ci­mien­to­ses­tá cons­ti­tui­da, sin du­das, por los es­ta­ble­ci­mien­tos yer­ba­te­ros. Los pro­duc­to­res mues­tran sus plan­ta­cio­nes y ex­pli­can el tra­ba­jo de co­se­cha a los vi­si­tan­tes; las agroin­dus­trias abren las puer­tas pa­ra mos­trar el pro­ce­so in­dus­trial de la yer­ba. Si bien sue­len te­ner las puer­tas abier­tas a las vi­si­tas, con­vie­ne con­sul­tar an­tes de ini­ciar el re­co­rri­do.

Po­dés via­jar a los Es­te­ros del Ibe­rá, pa­seás en bo­te pa­ra ver ya­ca­rés, lo­bi­tos de río o gar­zas, te en­tu­sias­más con una ca­ta de mate, te alo­jás en al­gu­na de las po­sa­das de es­ta zo­na de Co­rrien­tes y vi­si­tás al­guno de los es­ta­ble­ci­mien­tos yer­ba­te­ros cer­ca­nos co­mo la Coo­pe­ra­ti­va Lie­big o La Ca­chue­ra. O, en el nor­te, te acer­cás a Las Marías -no es par­te ofi­cial de la ARYM, pe­ro es uno de los imperdibles en un re­co­rri­do te­má­ti­co cen­tra­do en la yer­ba- y co­no­cés el vi­ve­ro, los cam­pos cul­ti­va­dos, la plan­ta en­va­sa­do­ra, el la­bo­ra­to­rio de con­trol y tam­bién la his­to­ria del lu­gar, que co­men­zó a prin­ci­pios del si­glo XX con las pri­me­ras plan­ta­cio­nes de la fa­mi­lia Na­va­jas. Si, en cam­bio, es­tás en la Ca­ta­ra­tas, po­dés co­no­cer An­dre­si­to, a 70 ki­ló­me­tros.

Mu­chos de es­tos pro­duc­to­res es­tán uni­dos por una his­to­ria co­mún de in­mi­gran­tes - co­lo­nos em­pren­de­do­res. Co­mo la Coo­pe­ra­ti­va Agrí­co­la de la Co­lo­nia Lie­big en Co­rrien­tes, fun­da­da en 1926, o la yer­ba mate Aguan­ta­do­ra, des­de 1930 y con ba­se en Mon­te­car­lo, Mi­sio­nes (am­bas

Ba­jo el le­ma “El ca­mino que une a los pue­blos”, des­de 2008 la Aso­cia­ción Ru­ta de la Yer­ba Mate tra­ba­ja en la or­ga­ni­za­ción y di­fu­sión de cir­cui­tos e in­vi­ta a dar un pa­so más: ya to­mas­te mate, aho­ra es tiem­po de aden­trar­se en la his­to­ria y los orí­ge­nes de es­ta in­fu­sión, en el pro­ce­so de ela­bo­ra­ción y has­ta dar­se la opor­tu­ni­dad de sa­bo­rear los usos “ta­qui­lle­ros”: ¿pro­bas­te el he­la­do de yer­ba mate? ¿y la piz­za de yer­ba mate?

“El mate es uno de los prin­ci­pa­les íco­nos de ca­rác­ter his­tó­ri­co-cul­tu­ral­pro­duc­ti­vo-in­dus­trial-tu­rís­ti­co y gas­tro­nó­mi­co de la Ar­gen­ti­na”, di­ce Ale­jan­dro Gru­ber, pre­si­den­te de ARYM y se­ña­la que, ac­tual­men­te, la Ru­ta reúne a 250 em­pren­di­mien­tos, pe­ro Si hay al­go que es­te ícono com­par­te con, por ejem­plo, el vino ar­gen­tino, es que des­de ha­ce unos años tie­ne su ru­ta. Y así co­mo es­tán los Ca­mi­nos del Vino, la Ru­ta de la Yer­ba Mate se di­bu­ja a tra­vés de nu­me­ro­sos cir­cui­tos en­tre las pro­vin­cias de Co­rrien­tes y Mi­sio­nes, don­de se cul­ti­va y ela­bo­ra es­te pro­duc­to, y don­de a tra­vés de la yer­ba mate se pue­de cons­truir un iti­ne­ra­rio que com­bi­na pai­sa­jes de al­to impacto (co­mo la Ca­ta­ra­tas del Igua­zú, los Sal­tos del Mo­co­ná o los Es­te­ros del Ibe­rá); tra­di­cio­nes arrai­ga­das en ca­da uno de los pue­blos; e his­to­ria, cla­ro, des­de las mi­sio­nes je­suí­ti­cas has­ta los re­la­tos de los in­mi­gran­tes. 34 de cer­ve­za, 30 de vino. Y por si es­to fue­ra po­co, ca­da año se con­su­men ca­si 7 ki­los de yer­ba mate por per­so­na, con­tra 0,9 de ca­fé y 0,16 de té. Más nú­me­ros: en el país hay 200.000 hec­tá­reas sem­bra­das con es­ta plan­ta, 17.000 pro­duc­to­res, 210 se­ca­de­ros y 110 mo­li­nos.

Has­ta la can­tan­te Ma­don­na de­cla­ró en al­gún mo­men­to que to­ma be­bi­das a ba­se de yer­ba mate an­tes de ca­da show por sus cua­li­da­des ener­gi­zan­tes. Y ad­mi­ta­mos que ver al ac­tor Vig­go Mor­ten­sen o al pa­pa Fran­cis­co con un mate en la mano ayu­da a la di­fu­sión, tan­to co­mo que Meg Ryan, Gwy­neth Pal­trow o Matt Di­llon sal­gan en al­gu­na en­tre­vis­ta di­cien­do que son fans del mate. Si hay una fo­to que he­mos vis­to y/o postea­do en Ins­ta­gram (o Fa­ce­book, o Twit­ter o al­gún gru­po de What­sapp...) ba­jo la te­má­ti­ca “va­ca­cio­nes”, se­gu­ra­men­te la de un mate en pri­mer plano con la pla­ya, las mon­ta­ñas, el pas­to verde o un ho­ri­zon­te ur­bano en un fon­do más o me­nos di­fu­so es­tu­vo en­tre ellas. El mate, esa in­fu­sión na­cio­nal que nos de­fi­ne (y que tam­bién es cos­tum­bre en paí­ses de la re­gión co­mo Uru­guay, Pa­ra­guay o el sur de Bra­sil), sue­le es­tar ahí, en nues­tras postales y re­cuer­dos de ron­das de ami­gos, fa­mi­lia, va­ca­cio­nes: acom­pa­ña un atar­de­cer en­tre sie­rras y arro­yi­tos; re­sul­ta el sos­tén in­dis­pen­sa­ble pa­ra sor­tear vic­to­rio­sa­men­te un día de pla­ya ven­to­so y nos ayu­da a ge­ne­rar confianza o cu­rio­si­dad aje­na en los via­jes por el mun­do. Es al­go así co­mo un se­llo de iden­ti­dad que ex­por­ta­mos ca­da vez que sa­li­mos a la ru­ta o ate­rri­za­mos en tie­rras le­ja­nas.

Su fa­ma no es pu­ro cuen­to y los nú­me­ros re­sul­tan con­tun­den­tes. Se­gún es­ta­dís­ti­cas del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de la Yer­ba Mate, en la Ar­gen­ti­na se con­su­men unos 100 li­tros anua­les por ca­be­za de mate, con­tra 50 de ga­seo­sa,

ofre­cen mu­seo). O Mate Ro­jo -de Mo­li­nos La Mi­sión- que co­men­zó co­mo un em­pren­di­mien­to per­so­nal de Don Juan Ela­dio Ste­pa­niuk, hi­jo de in­mi­gran­tes ucra­nia­nos lle­ga­dos al país a prin­ci­pios del si­glo XX. “Con el apo­yo de su fa­mi­lia, y muy es­pe­cial­men­te de su ma­dre Do­ña Ni­na So­lo­vej de Ste­pa­niuk, quien siem­pre su­po in­cul­car­le el amor por la tie­rra y el tra­ba­jo, Don Juan tu­vo sus pri­me­ras plan­ta­cio­nes de yer­ba mate en Obe­rá, Mi­sio­nes”, ex­pli­can en la em­pre­sa y agre­gan: “Años más tar­de cons­tru­yó el se­ca­de­ro y lue­go el mo­lino”.

En La Ca­chue­ra - Aman­da, el re­la­to pa­re­ce ir por un ca­rril si­mi­lar: la em­pre­sa fue ini­cia­da por Juan Szy­chows­ki, in­mi­gran­te po­la­co. Jun­to a su fa­mi­lia se es­ta­ble­cie­ron en la co­lo­nia de Após­to­les al­re­de­dor del 1900. En 1997 inau­gu­ra­ron el Mu­seo His­tó­ri­co Juan Szy­chows­ki, con fo­tos y he­rra­mien­tas de tra­ba­jo que ofi­cian de tes­ti­gos de la his­to­ria de la re­gión.

Kraus (Co­lo­nia San­to Do­min­go Sa­vio, San Ig­na­cio, Mi­sio­nes) pro­du­ce yer­ba or­gá­ni­ca y em­pie­za su re­la­to en 1894. Pro­po­ne “una mi­ra­da múl­ti­ple so­bre la ex­pe­rien­cia de la cul­tu­ra pro­duc­ti­va de la yer­ba uni­da al pa­tri­mo­nio na­tu­ral y cul­tu­ral que la nu­tre”: ofre­ce vi­si­tas guia­das, ca­bal­ga­tas, ca­mi­na­tas, pa­seos en ca­noa y de­gus­ta­cio­nes.

Las fo­tos en blanco y ne­gro se re- pro­du­cen tam­bién en Pi­po­ré, que tie­ne su mu­seo (San­to Pi­pó, Mi­sio­nes) y Don Ger­mán (Alem, Mi­sio­nes).

Tu­ris­mo ru­ral

En la Ru­ta hay tam­bién un sec­tor gas­tro­nó­mi­co que en­glo­ba a los ba­res y res­tau­ran­tes que par­ti­ci­pan con su “Me­nú de la Yer­ba Mate” o sus tra­gos pre­pa­ra­dos so­bre la ba­se de es­ta plan­ta. Y un sec­tor cul­tu­ral con ne­go­cios te­má­ti­cos, ca­sas de re­gio­na­les y ga­le­rías de ar­te que ofre­cen pro­duc­tos que re­pre­sen­tan la cul­tu­ra yer­ba­te­ra; alo­ja­mien­tos, em­pre­sas de trans­por­te y em­pre­sas de via­jes y tu­ris­mo.

Por ejem­plo, en Po­sa­das es­tá La Ca­so­na Aro­mas Ca­fé & Yer­ba Mate, ubi­ca­da en un edi­fi­cio -pa­tri­mo­nio his­tó­ri­co pro­vin­cial- de la Aso­cia­ción Ru­ral Yer­ba­te­ra Ar­gen­ti­na y don­de tam­bién tie­ne su se­de la Aso­cia­ción Ru­ta de la Yer­ba Mate. En La Ca­so­na, ade­más de to­mar un ca­fé, se ofre­cen di­ver­sos pro­duc­tos yer­ba­te­ros. Tam­bién en Po­sa­das es­tá la Ga­le­ría del Mate, un lo­cal que co­mer­cia­li­za más de 250 mar­cas de yer­ba y ar­te­sa­nías, y Tar­de o Tem­prano, un lu­gar que se de­fi­ne co­mo “mate bar, ca­fé u ob­je­tos ado­ra­bles”, que ofre­ce de­gus­ta­ción de mate, mate co­ci­do y te­re­ré, al­fa­jo­res, sco­nes y has­ta frap­pé de yer­ba mate.

La va­rie­dad de em­pren­di­mien­tos au­na­dos en es­ta ru­ta es muy va­ria­da. Aquí es­tán el pa­seo cul­tu­ral La Ari­pu­ca, en Igua­zú, un com­ple­jo agroe­co-tu­rís­ti­co fa­mi­liar que bus­ca di­fun­dir la cul­tu­ra y creen­cias de la re­gión; el par­que te­má­ti­co Bio­cen­tro Igua­zú; el mu­seo Alberto Roth de Roa­pi­pó, tam­bién en Mi­sio­nes; las Ter­mas de la Sel­va en Obe­rá; o el Cam­po Don Ladislao, a tres ki­ló­me­tros del cen­tro de Após­to­les, que ofre­ce una ex­pe­rien­cia de tu­ris­mo ru­ral co­mo par­te de la ru­ta te­má­ti­ca.

Ha­bía una vez...

“En torno al fo­gón, ca­si apa­ga­do, con­cluía de ma­tear la peo­na­da y li­gué tres amar­gos que me des­per­ta­ron un tan­to”, es­cri­be Ricardo Güi­ral­des en Don Se­gun­do Sombra, una mues­tra de las cos­tum­bres del gau­cho y su re­la­ción con el mate.

Pa­ra ha­blar de los orí­ge­nes de es­te cir­cui­to pro­duc­ti­vo, te­ne­mos que vol­ver nues­tros pa­sos ha­cia los tiem­pos de las mi­sio­nes je­suí­ti­cas. Di­cen que los pri­me­ros cul­ti­vos de es­te ár­bol da­tan del si­glo XVII. Los gua­ra­níes trans­mi­tie­ron a los je­sui­tas có­mo con­su­mir yer­ba mate a tra­vés de in­fu­sio­nes -caá-ma­ti en gua­ra­ní-, ex­pli­can­do sus pro­pie­da­des ener­gi­zan­tes y re­vi­ta­li­za­do­ras pa­ra el cuer­po.

En 1645 se aprue­ba la Ru­ta de Co­mer­cia­li­za­ción de la Yer­ba Mate pa­ra la Com­pa­ñía de Je­sús, que per­mi­tió la li­bre cir­cu­la­ción y el in­ter­cam­bio de es­te “oro verde”. In­clu­so, los pri­me­ros li­bros en la mi­sión de Lo­re­to fue­ron con­fec­cio­na­dos con tin­ta co­lor verde os­cu­ro, de yer­ba mate.

Años más tar­de, los co­lo­nos in­mi­gran­tes con­ti­nua­ron con es­ta im­pron­ta que pue­de ras­trear­se en los mu­seos y si­tios his­tó­ri­cos a lo lar­go de la ru­ta y en los mis­mos es­ta­ble­ci­mien­tos yer­ba­te­ros. “Los cir­cui­tos que pu­bli­ca­mos en

www.ru­ta­de­la­yer­ba­ma­te.org.ar son su­ge­ren­cias pa­ra que la gente or­ga­ni­ce su via­je o, a par­tir de eso, con­sul­te a los ope­ra­do­res de la ARYM. Cuan­do re­ci­bi­mos las con­sul­tas -unas 40 mil por mes- pa­sa­mos pro­pues­tas a me­di­da so­bre la ba­se de lo que pi­de ca­da uno y tam­bién los co­nec­ta­mos con los ope­ra­do­res de tu­ris­mo de la ru­ta pa­ra que pue­dan ofre­cer sus pro­pues­tas”, ex­pli­ca Gru­ber. Las con­sul­tas y los vi­si­tan­tes su­man ca­da vez más. La Ru­ta de la Yer­ba Mate cre­ce y sos­tie­ne una cos­tum­bre que ca­la hon­do en el co­ra­zón.

GETTY IMAGES

En la Ar­gen­ti­na se to­man, en pro­me­dio, 100 li­tros de mate por per­so­na por año, su­peran­do am­plia­men­te el con­su­mo de ga­seo­sas, cer­ve­za y vino. Una bue­na cos­tum­bre.

ARYM

Laguna Fer­nán­dez. Un mate al atar­de­cer en los Es­te­ros del Ibe­rá. Es­te gran hu­me­dal de la pro­vin­cia de Co­rrien­tes es par­te de la Ru­ta.

Du­ran­te las vi­si­tas a los es­ta­ble­ci­mien­tos pro­duc­to­res se pue­de ver el tra­ba­jo en las plan­ta­cio­nes. Cor­te.

Un ca­mión trans­por­ta yer­ba en­tre ru­tas sel­vá­ti­cas. Tie­rra co­lo­ra­da.

ARYM

Eco­tu­ris­mo en la re­ser­va Don Puer­to Bem­berg. Plan­tar un ár­bol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.