La le­yen­da de la dio­sa Caá Ya­rí

Clarin - Viajes - - ITINERARIOS -

Cuen­ta la le­yen­da que ha­ce mu­cho tiem­po, una tri­bu nó­ma­de se de­tu­vo a des­can­sar jun­to al arro­yo Ta­bay. A la ho­ra de se­guir, uno de los an­cia­nos, ya muy can­sa­do, no pu­do con­ti­nuar. De­ci­dió que­dar­se, re­fu­gián­do­se en la sel­va, en com­pa­ñía de su hi­ja, la her­mo­sa Ya­rí, que no qui­so aban­do­nar­lo.

Una tar­de lle­gó has­ta la vi­vien­da un ex­tra­ño per­so­na­je. Por el co­lor de su piel y su ra­ra in­du­men­ta­ria, no pa­re­cía de esas tie­rras. Pe­ro el an­ciano y su hi­ja le ofre­cie­ron los me­jo­res ali­men­tos que te­nían en su re­fu­gio.

Al re­ci­bir tan cá­li­das de­mos­tra­cio­nes de hos­pi­ta­li­dad, el vi­si­tan­te que no era otro que un en­via­do del dios Tu­pá- qui­so re­com­pen­sar a los ge­ne­ro­sos mo­ra­do­res de la vi­vien­da, pro­por­cio­nán­do­les al­go pa­ra que siem­pre pu­die­ran re­ci­bir y aga­sa­jar a sus hués­pe­des, y pa­ra ali­viar tam­bién las lar­gas ho­ras de so­le­dad.

En­ton­ces hi­zo bro­tar una nue­va plan­ta en la sel­va con la que po­drían pre­pa­rar una be­bi­da es­ti­mu­lan­te. Nom­bró a Ya­rí, dio­sa pro­tec­to­ra, y a su pa­dre, cus­to­dia de la mis­ma, en­se­ñán­do­les a pre­pa­rar la amar­ga y ex­qui­si­ta in­fu­sión, que cons­ti­tui­ría la de­li­cia de to­dos los vi­si­tan­tes de los ho­ga­res mi­sio­ne­ros y sím­bo­lo de bien­ve­ni­da.

Ba­jo la pro­tec­ción de la jo­ven des­de en­ton­ces Caá Ya­rí, dio­sa pro­tec­to­ra- cre­ce es­ta plan­ta, con cu­yas ho­jas y ta­llos se pre­pa­ra el mate, ro­tun­da ex­pre­sión de la hos­pi­ta­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.