Una es­ca­pa­da a la pam­pa hú­me­da

Gon­za­les Cha­ves y sus pue­blos ru­ra­les sor­pren­den con un in­tere­san­te cir­cui­to his­tó­ri­co y na­tu­ral.

Clarin - Viajes - - PORTADA - Cris­tian Si­rou­yan csi­rou­yan@cla­rin.com

Tu­ris­mo ru­ral en Gon­za­les Cha­ves y al­re­de­do­res, a 450 ki­ló­me­tros de Ca­pi­tal.

El ho­ri­zon­te de so­ja co­pa la vis­ta al cos­ta­do de la ru­ta 3 y se en­san­cha sin lí­mi­tes ha­cia el sur de la pro­vin­cia de

Bue­nos Ai­res. El ver­de bri­llan­te de las plan­ta­cio­nes ro­za la es­cuá­li­da ban­qui­na. Por aquí, el boom ce­rea­le­ro pa­re­ce man­te­ner­se en­cen­di­do, una per­cep­ción que se vis­lum­bra en el cons­tan­te trán­si­to de má­qui­nas co­se­cha­do­ras y ca­mio­nes con aco­pla­do, que arras­tran su car­ga has­ta las plan­tas de si­los. In­ser­to en ese cua­dro emi­nen­te­men­te agrí­co­la, Gon­za­les Cha­ves aso­ma co­mo un re­man­so, un re­pa­ra­dor mo­jón para ha­cer un al­to y des­an­dar un iti­ne­ra­rio que al­ter­na si­tios his­tó­ri­cos y rin­co­nes na­tu­ra­les to­da­vía a sal­vo del arra­sa­dor avan­ce de los cul­ti­vos.

En 1939, Fran­cis­co Sa­la­mo­ne de­jó su hue­lla so­bre es­tas tie­rras prós­pe­ras de la pam­pa hú­me­da. Dio for­ma al mo­nu­men­tal Pa­la­cio Mu­ni­ci­pal y, tal vez sin ha­bér­se­lo pro­pues­to, plan­tó, fren­te a los vis­to­sos sen­de­ros y es­cul­tu­ras de la pla­za 25 de Ma­yo, la pie­za ur­ba­na más lla­ma­ti­va que per­tur­ba la mi­ra­da de los vi­si­tan­tes.

A la par de los enor­mes de­pó­si­tos que al­ma­ce­nan gra­nos, la im­pac­tan­te mo­le de hor­mi­gón cons­trui­da por el cé­le­bre ar­qui­tec­to íta­lo-ar­gen­tino se ele­va en el pai­sa­je des­pe­ja­do co­mo una suer­te de vi­gía im­per­tur­ba­ble pues­to a cui­dar la at­mós­fe­ra siem­pre re­la­ja­da que im­pe­ra in­clu­so en las ca­lles cén­tri­cas de Gon­za­les Cha­ves. Las lí­neas rec­tas y la aus­te­ra or­na­men­ta­ción de la fa­cha­da de la se­de co­mu­nal con­tras­tan con los tra­zos de­li­ca­dos y la pro­fu­sión de co­lo­res que es­ta­llan en el mu­seo del pri­mer pi­so. Obras ori­gi­na­les de Be­ni­to Quin­que­la Mar­tín –el pin­tor que su­po re­fle­jar con ma­yor fi­de­li­dad la ru­ti­na de bar­cos y obre­ros de La Bo­ca- con­vi­ven allí con cua­dros de ar­tis­tas lo­ca­les.

Ese fes­ti­val cro­má­ti­co des­ple­ga­do por las pin­tu­ras se re­crea con otras to­na­li­da­des en­tre los ma­no­jos de azu­ce­nas, gli­ci­nas y aga­pan­tus flo­re­ci­dos a la som­bra de las pér­go­las de la pla­za prin­ci­pal. Es un res­pi­ro, de­li­ca­da­men­te per­fu­ma­do por la na­tu­ra­le­za, que pre­ce­de el cru­ce de la ca­lle Elica­garay para en­ca­rar el cir­cui­to re­li­gio­so en la igle­sia In­ma­cu­la­da Con­cep­ción (fun­da­da en 1907) y se­guir en la igle­sia Cris­tia­na Evan­gé­li­ca (re­li­quia de 1917) y las ca­pi­llas Sa­gra­da Fa­mi­lia y Nues­tra Se­ño­ra de Fá­ti­ma.

Pic­nic en el par­que

El tó­rri­do ve­rano ha­ce es­tra­gos fue­ra del am­bien­te fres­co pro­te­gi­do por los grue­sos mu­ros de los tem­plos y la ca­mi­na­ta re­ci­be pro­vi­den­cial­men­te el es­bo­zo de una bri­sa re­fres­can­te. Es la pri­me­ra se­ñal de re­pa­ro que en­vían los sau­ces llo­ro­nes que de­co­ran la la­gu­na La Nu­tria, el es­ce­na­rio a la me­di­da de un pic­nic en fa­mi­lia que brin­da el par­que Tan­ta­na­kuy.

Los tri­nos de los pá­ja­ros arre­cian para anun­ciar el in­mi­nen­te pa­so de un avión des­pe­ga­do del Club de Pla­nea­do­res Ot­to Ba­llod y Ae­ro Club. Así, sin es­tri­den­cias, Gon­za­les Cha­ves pre­sen­ta sus cre­den­cia­les de “Ca­pi­tal na­cio­nal del vue­lo a ve­la” y se­de del Cam­peo­na­to Mun­dial de la es­pe­cia­li­dad en 2013. Las au­da­ces pi­rue­tas di­bu­ja­das por los vue­los de bau­tis­mo apor­tan un pa­sa­tiem­po ex­tra (a es­ta al­tu­ra, tam­bién clá­si­co) a los pes­ca­do­res, es­toi­ca­men­te en­tre­ga­dos a la es­pe­ra de buen pi­que de pe­je­rrey en las la­gu­nas El Bal­de, De Flo­ri, El Co­ra­je, El Pin­güino y El Pi­no­cho.

A 33 ki­ló­me­tros de la ca­be­ce­ra del par­ti­do de Gon­za­les Cha­ves por la ru­ta 75, De la Gar­ma se es­fuer­za por con­ser­var ín­te­gros los tes­ti­mo­nios de su pa­sa­do fe­rro­via­rio. Los co­lo­ri­dos mu­ra­les de la es­ta­ción tra­sun­tan el or­gu­llo de los po­bla­do­res por su lu­gar en el mun­do, a la vez que re­vi­ven –con un de­jo de nos­tal­gia- esa épo­ca de es­plen­dor, ini­cia­do en 1912 por el ra­mal de Fe­rro­ca­rril del Sud.

Pe­ro aquí no que­da lu­gar para la­men­tar el bri­llo opa­ca­do y año­rar los tiem­pos irre­me­dia­ble­men­te idos. Her­mo­sos cha­lés, jar­di­nes des­bor­da­dos de plan­tas y ca­sas cen­te­na­rias ar­mo­ni­zan con el im­pe­ca­ble as­pec­to del Par­que Pi­chin, sal­pi­ca­do de ve­ge- ta­ción, jue­gos in­fan­ti­les y las ins­ta­la­cio­nes de un pa­seo ae­ró­bi­co.

Ri­tual sa­gra­do

Es ho­ra de aso­ciar­se al ri­tual de la sies­ta, pe­ro en el apa­sio­na­do re­la­to del abo­ga­do Die­go Ro­drí­guez si­gue re­so­nan­do el rít­mi­co des­fi­le por la ave­ni­da Víc­tor Ba­rre­ra de las com­par­sas Ara­zu­nú y Quim­ba­rá, ani­ma­do­ras del Car­na­val jun­to a ve­ci­nos exul­tan­tes ba­jo sus dis­fra­ces. De­fi­ni­ti­va­men­te, Ro­drí­guez se de­sen­tien­de del des­can­so de la tar­de, ex­ten­di­do de pun­ta a pun­ta en to­do el pue­blo. Or­gu­llo­so de sus orí­ge­nes, pre­fie­re se­ña­lar ca­da de­ta­lle de los mos­tra­do­res, vi­tri­nas y es­tan­te­rías ori­gi­na­les de Tien­da Los Vas­cos, el ne­go­cio fa­mi­liar crea­do por su abue­lo cuan­do la dé­ca­da del 20 re­cién des­pun­ta­ba.

Des­pués de ad­mi­rar las im­pe­ca­bles ins­ta­la­cio­nes que con­ser­van el an­ti­guo tea­tro Ave­ni­da y la pa­rro­quia de Nues­tra Se­ño­ra de Lu­ján –otros dos bue­nos mo­ti­vos de or­gu­llo para los de­la­gar­men­ses-, pro­cu­ro dar con al­gún al­ma­cén de pan y ga­lle­tas de cam­po aún abier­to, con el pro­pó­si­to de re­tri­buir con un to­que dul­ce el mag­ní­fi­co tra­to dis­pen­sa­do por los an­fi­trio­nes. Pe­ro es una uto­pía en es­tas ho­ras de cal­ma in­que­bran­ta­ble. Ad­ver­ti­do del ges­to fa­lli­do, el guía – tan im­pro­vi­sa­do co­mo idó­neo- me pro­po­ne reivin­di­car­me en la pa­na­de­ría ar­te­sa­nal con horno a le­ña del pa­ra­je ru­ral Juan Ba­rra –don­de el 19 de mar­zo se ce­le­bra­rá el con­cur­so Asa­do Pam­peano- o en la fá­bri­ca de pro­duc­tos lác­teos y mu­seo La Cha­ven­se. Ya no ca­ben du­das: en es­tos pa­gos ama­bles, de gen­te dis­pues­ta a re­ve­lar sus me­jo­res car­tas, el sa­bor de lo au­tóc­tono es una mar­ca de iden­ti­dad.

Pa­sa­do fe­rro­via­rio. La an­ti­gua es­ta­ción de tren de De la Gar­ma, a 33 km de Gon­za­les Cha­ves por la ru­ta 75.

Pa­la­cio Mu­ni­ci­pal. Obra del ar­qui­tec­to Sa­la­mo­ne en Gon­za­les Cha­ves.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.