Con acen­to an­da­luz

Clarin - Viajes - - PORTADA -

La ac­triz Sil­via Pé­rez re­la­ta su re­cien­te via­je por las ciu­da­des de An­da­lu­cía, Es­pa­ña.

Mi re­cien­te re­co­rri­do por An­da­lu­cía des­per­tó to­dos mis sen­ti­dos y más aún, a mis an­te­pa­sa­dos. Lle­ga­mos a Cór­do­ba -en el sur de Es­pa­ña- des­de Ma­drid en el tren AVE en un abrir y ce­rrar de ojos. Ya en el hall del ho­tel en­tra­mos en la his­to­ria. Un pa­tio an­da­luz al fon­do de la re­cep­ción ilu­mi­na­ba, con sus pa­re­des blan­cas, azu­le­jos azu­les y ma­ce­tas con flo­res ro­jas, los ta­pi­ces des­de don­de ju­díos y mu­sul­ma­nes nos da­ban la bien­ve­ni­da, so­bre sus al­fom­bras y co­fres con mer­can­cías. Tu­vi­mos suer­te: la ha­bi­ta­ción es­ta­ba si­tua­da fren­te a la Ca­te­dral de Cór­do­ba, ilu­mi­na­da.

Sa­li­mos a ca­mi­nar por las ca­lles es­tre­chas y em­pe­dra­das, ba­res y res­tau­ran­tes con al­ji­bes, pa­re­des re­ves­ti­das con ma­ce­tas de co­lo­res. Lle­ga­mos al río Gua­dal­qui­vir en me­dio de una no­che os­cu­ra. El río re­fle­ja­ba lu­ces on­du­lan­tes, flas­hes y per­so­nas.

Al día si­guien­te, me que­dé sin alien­to al des­cu­brir la Mez­qui­ta Ca­te­dral. Esa cons­truc­ción ára­be, a la que lue­go se le aña­die­ron mo­di­fi­ca­cio­nes de ca­rac­te­rís­ti­cas cris­tia­nas, sor­pren­de por la uni­dad den­tro de su di­ver­si­dad de es­ti­los. Cuan­do en­tra­mos vi un bos­que de co­lum­nas, don­de se apo­ya­ban ar­cos con guar­das a ra­yas ro­jas y blan­cas. El Pa­tio de los Na­ran­jos y mu­chas otras cons­truc­cio­nes me des­lum­bra­ron, pe­ro esa ima­gen de be­lle­za su­bli­me que­dó gra­ba­da en mi co­ra­zón.

Y ahí es­ta­ban mis an­te­pa­sa­dos ju­díos se­fa­ra­díes. En ca­da lu­gar que vi­si­ta­mos a lo lar­go del re­co­rri­do por Se­vi­lla, Cá­diz, Ron­da y Gra­na­da apa­re­ció la his­to­ria de los ju­díos y los mu­sul­ma­nes que vi­vie­ron en esas tie­rras du­ran­te más de sie­te si­glos.

Los pri­me­ros cro­nis­tas ala­ba­ban el pa­re­ci­do de las tie­rras de Gra­na­da con las de Da­mas­co, Si­ria, don­de na­ció mi abue­la pa­ter­na. Cuan­do los ára­bes in­va­die­ron la pe­nín­su­la ibé­ri­ca en 711, la nue­va ciu­dad ára­be es­ta­ba ha­bi­ta­da por una nu­tri­da co­mu­ni­dad ju­día que les ga­ran­ti­za­ba se­gu­ri­dad, para que ellos si­guie­ran avan­zan­do ha­cia el nor­te. Por fin es­ta­ba cer­ca de una ex­pli­ca­ción a mi ape­lli­do, Pé­rez, de fa­mi­lia ju­día se­fa­ra­dí.

En las ca­lles del Al­bay­zín, el ba­rrio ára­be de Gra­na­da a ori­llas del río Da­rro, vi lám­pa­ras, bi­joute­rie, al­fom­bras, ta­pi­ces, mu­chos pro­duc­tos ára­bes. Su­bi­mos has­ta el Mon­te Sa­cro, el ba­rrio de los gi­ta­nos. Las cue­vas don­de vi­ven se trans­for­man de no­che en ta­blaos de fla­men­co.

Po­dría se­guir des­cri­bien­do mi­les de sen­sa­cio­nes que ca­da lu­gar, mo­men­to y cir­cuns­tan­cia des­per­ta­ron mi ser o ha­blar de los sa­bo­res y co­mi­das. Para una ve­ge­ta­ria­na co­mo yo, los pues­tos de mer­ca­dos po­pu­la­res en Es­pa­ña fue­ron una de­li­cia. No ol­vi­do el sal­mo­re­jo an­da­luz ni las be­ren­je­nas a la miel de la co­ci­na ára­be.

Para el fi­nal, la lle­ga­da a Fuen­te Va­que­ros con la vi­si­ta a la ca­sa don­de na­ció Fe­de­ri­co Gar­cía Lor­ca. Allí pa­só su in­fan­cia. Es una ca­sa que es­tá vi­va. Mien­tras veía­mos el co­me­dor y la ha­bi­ta­ción don­de se con­ser­va su cu­na ima­gi­né que en cual­quier mo­men­to apa­re­ce­ría el poe­ta para com­par­tir el mo­men­to con no­so­tros. Vi­si­tar An­da­lu­cía me de­jó un mun­do de sen­sa­cio­nes en el co­ra­zón.

Pa­no­rá­mi­ca de Ron­da. “En ca­da lu­gar que vi­si­ta­mos apa­re­ció la his­to­ria de los ju­díosy los mu­sul­ma­nes”, re­cuer­da Sil­via Pé­rez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.