Un te­so­ro en el Ba­rrio La­tino de Pa­rís

El Pan­teón de San­ta Ge­no­ve­va guar­da los res­tos de cé­le­bres per­so­na­jes de Fran­cia.

Clarin - Viajes - - PORTADA - Eduar­do Po­go­ri­les epo­go­ri­les@cla­rin.com

La co­li­na de San­ta Ge­no­ve­va es el co­ra­zón del Ba­rrio La­tino de Pa­rís y allí la cú­pu­la del Pan­teón, de 83 me­tros de al­tu­ra, es un imán pa­ra cu­rio­sos y tu­ris­tas. Edi­fi­cios de la Uni­ver­si­dad de la Sor­bo­na ro­dean el Pan­teón, que es un tem­plo re­pu­bli­cano de Fran­cia, una ne­cró­po­lis lai­ca crea­da en 1791 pa­ra ve­ne­rar a las per­so­na­li­da­des del país. Allí es­tán los res­tos de Vol­tai­re, Rous­seau, Víc­tor Hu­go, Zo­la, Jean Jau­rés, Pie­rre y Ma­rie Cu­rie, Louis Brai­lle, Ale­xan­dre Du­mas, Jean Mou­lin y An­dré Mal­raux, en­tre otros. Tam­bién hay pla­cas de ho­me­na­je, co­mo la de­di­ca­da a An­toi­ne de Saint Exu­pery. Al me­nos 73 per­so­na­li­da­des fue­ron en­te­rra­das en el Pan­teón, aun­que hay es­pa­cio pa­ra 300 tum­bas. La pri­me­ra mu­jer, la cien­tí­fi­ca Ma­rie Cu­rie, fue in­hu­ma­da en 1995.

El Pan­teón iba a ser una ba­sí­li­ca ca­tó­li­ca de­di­ca­da a la pa­tro­na de Pa­rís, San­ta Ge­no­ve­va, por de­ci­sión del rey Luix XV. De he­cho, el des­tino fi­nal del edi­fi­cio en­fren­tó a quie­nes desea­ban una igle­sia con­tra los que que­rían un tem­plo re­pu­bli­cano. Na­po­león Bo­na­par­te en­con­tró una so­lu­ción de com­pro­mi­so: de­vol­vió el tem­plo a la igle­sia, pe­ro des­ti­nó la crip­ta

a los fun­cio­na­rios im­pe­ria­les. Sím­bo­lo del de­ba­te, la cruz que co­ro­na la cú­pu­la fue sa­ca­da más de una vez. En los ini­cios de la Ter­ce­ra Re­pú­bli­ca, en 1874, el go­bierno te­nía ma­yo­ría par­la­men­ta ria ca­tó­li­ca y de­ci­dió de­co­rar el in­te­rior del Pan­teón con pin­tu­ras y es­cul­tu­ras que cuen­tan los orí­ge­nes mo­nár­qui­cos y cris­tia­nos del país. En 1920 se con­so­li­dó el ca­te­cis­mo re­pu­bli­cano, con las es­cul­tu­ras y pin­tu­ras de­di­ca­das a los re­vo­lu­cio­na­rios de 1789.

Re­yes, san­tos y fi­ló­so­fos

Los guías cuen­tan la his­to­ria del pén­du­lo de León Fou­cault, el cien­tí­fi­co que en 1851 hi­zo un ex­pe­ri­men­to en el Pan­teón, que de­mos­tró el mo­vi­mien­to de ro­ta­ción de la Tie­rra. Otros vi­si­tan­tes se ma­ra­vi­llan con las pin­tu­ras de Pu­vis de Cha­van­nes. Y oyen las pe­ri­pe­cias del pin­tor An­toi­ne Jean Gros: Na­po­león le en­car­gó que lo re­tra­ta­ra jun­to a Car­lo­magno en la cú­pu­la, pe­ro lue­go de su caí­da de­bió pin­tar en su lu­gar al rey Luis XVIII. Hoy las fi­gu­ras de re­yes y san­tos co­mo Car­lo­magno, San­ta Ge­no­ve­va o Jua­na de Ar­co, con­vi­ven con es­cul­tu­ras de Di­de­rot y los fi­ló­so­fos en­ci­clo­pe­dis­tas.

La fa­cha­da prin­ci­pal del Pan­teón, con su gran pór­ti­co de co­lum­nas co­rin­tias, tie­ne un fron­tón trian­gu­lar con fri­sos en re­lie­ve. Allí se ve la ima­gen de la Re­pú­bli­ca en el cen­tro, dan­do la li­ber­tad. A su iz­quier­da pro­te­ge las cien­cias, la fi­lo­so­fía y las ar­tes, re­pre­sen­ta­dos, en­tre otros, por el cien­tí­fi­co La­pla­ce, el fi­ló­so­fo Vol­tai­re, el es­cri­tor Cor­nei­lle y el pin­tor Da­vid. A la de­re­cha hay per­so­na­li­da­des po­lí­ti­cas, co­mo Na­po­león Bo­na­par­te y el mar­qués de La Fa­yet­te.

Exis­te un pú­bli­co fas­ci­na­do con el Pan­teón, dis­pues­to a pa­gar has­ta 15 eu­ros por la en­tra­da, por­que su his­to­ria es a la vez glo­rio­sa y ator­men­ta­da. Des­de la dé­ca­da de 2000, el edi­fi­cio es­tá sien­do res­tau­ra­do a un cos­to de 100 mi­llo­nes de eu­ros, pe­ro se­gui­rá abier­to a to­dos has­ta la fi­na­li­za­ción de los tra­ba­jos en el año 2022 (www.pa­ris-pant­heon.fr). Los vi­si­tan­tes cuen­tan con guías en nue­ve idio­mas, in­clu­yen­do el es­pa­ñol. Tam­bién hay otras ex­pe­rien­cias, co­mo los pa­seos noc­tur­nos y los es­pec­tácu­los de luz y so­ni­do que re­la­tan his­to­rias del Pan­teón. Quien ten­ga bue­nas pier­nas pue­de tre­par los 206 es­ca­lo­nes que lle­van has­ta el bal­cón re­don­dea­do que bor­dea la cú­pu­la, des­de allí se ve una es­plén­di­da pa­no­rá­mi­ca de Pa­rís.

Los en­ten­di­dos di­cen que el edi­fi­cio es un tes­ti­go de la di­fí­cil his­to­ria de Fran­cia. Por ca­so, el con­de re­vo­lu­cio­na­rio Mi­ra­beau es se­pul­ta­do allí en 1791 y ex­pul­sa­do en 1794, lo re­em­pla­za Ma­rat, quien se­rá ex­pul­sa­do en 1795. Gran­des per­so­na­li­da­des, co­mo Di­de­rot y Mon­tes­quieu, no es­tán en el Pan­teón por dis­tin­tas cau­sas. Na­po­león Bo­na­par­te or­de­nó que 42 al­tos fun­cio­na­rios im­pe­ria­les fue­ran en­te­rra­dos allí en­tre 1799 y 1814. En 1816, con la res­tau­ra­ción mo­nár­qui­ca, el rey Luis XVIII bo­rró hue­llas na­po­leó­ni­cas y de­vol­vió la igle­sia al ar­zo­bis­pa­do de Pa­rís.

En 1870 se de­rrum­ba el Se­gun­do Im­pe­rio de Luis Na­po­león y re­na­ce la Re­pú­bli­ca. El ejér­ci­to de Pru­sia bom­bar­deó el Pan­teón, que du­ran­te la re­be­lión de la Co­mu­na de Pa­rís fue cuar­tel y de­pó­si­to de ar­mas. El edi­fi­cio se de­fi­nió co­mo un tem­plo re­pu­bli­cano y lai­co des­pués de 1885, al ser in­hu­ma­do el es­cri­tor Vic­tor Hu­go. En el cen­te­na­rio de la Re­vo­lu­ción, en 1889, se es­ta­ble­ció que se­ría una ne­cró­po­lis lai­ca, de­di­ca­da a guar­dar “los res­tos mor­ta­les de los gran­des hom­bres que han me­re­ci­do el re­co­no­ci­mien­to na­cio­nal”.

En 1908, el en­tie­rro de Emi­le Zo­la pro­vo­có un ti­ro­teo en el Pan­teón. En 1964, Char­les De Gau­lle acom­pa­ñó al Pan­teón los res­tos de Jean Mou­lin, hé­roe de la Re­sis­ten­cia fran­ce­sa du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. El día de 1981 en que asu­mió co­mo pre­si­den­te, Mit­te­rrand de­jó una ro­sa an­te las tum­bas de Jean Mou­lin, del po­lí­ti­co so­cia­lis­ta Jean Jau­rés y el lu­cha­dor fran­cés con­tra la es­cla­vi­tud, Vic­tor Schoel­cher. En 1996, el pre­si­den­te Jac­ques Chi­rac acom­pa­ñó los res­tos de An­dré Mal­raux y en 2002 hi­zo lo mis­mo con el es­cri­tor Ale­xan­dre Du­mas. En 2007, Si­mo­ne Veil en­ca­be­zó con Chi­rac una ce­re­mo­nia por “los Jus­tos de Fran­cia”, dos mil per­so­nas que sal­va­ron vi­das de ju­díos du­ran­te la ocu­pa­ción na­zi en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

“A los gran­des hom­bres, la pa­tria agra­de­ci­da”, di­ce la fra­se que se lee so­bre las co­lum­nas de la en­tra­da. Pe­ro esa fra­se fue bo­rra­da y vuel­ta a ins­cri­bir al me­nos tres ve­ces, por los vai­ve­nes po­lí­ti­cos del país.

Obra de los ar­qui­tec­tos Jac­ques Ger­main Souf­flot y Jean Bap­tis­te Ron­de­let, la ba­sí­li­ca que hoy es el Pan­teón fue cons­trui­da en­tre 1757 y 1790. La am­bi­ción de Souf­flot era com­pe­tir en tér­mi­nos ar­qui­tec­tó­ni­cos con la ba­sí­li­ca de San Pe­dro en Ro­ma y la gran igle­sia de Saint Paul en Lon­dres. El mo­nu­men­tal pe­ris­ti­lo de co­lum­nas se ins­pi­ra en el pan­teón de Agrip­pa en Ro­ma, cons­trui­do en la épo­ca del em­pe­ra­dor Adriano, ha­ce dos mil años.

Tiem­pos di­fí­ci­les

Pe­ro cuan­do la cú­pu­la del Pan­teón es­tu­vo ter­mi­na­da, Fran­cia vi­vía tiem­pos com­ple­jos. En 1790, los re­vo­lu­cio­na­rios de Pa­rís ha­bían su­pri­mi­do las ór­de­nes re­li­gio­sas y el mar­qués Char­les de Vi­llet­te lu­chó pa­ra que su ami­go Vol­tai­re fue­ra se­pul­ta­do en Pa­rís. “Pa­ra dar ejem­plo a Eu­ro­pa ten­ga­mos el va­lor de no po­ner es­te tem­plo ba­jo la ad­vo­ca­ción de un san­to, que se con­vier­ta en el Pan­teón fran­cés, que re­ci­ba las es­ta­tuas de nues­tros hom­bres ilus­tres y que sus bó­ve­das sub­te­rrá­neas con­ten­gan las ce­ni­zas de los muer­tos fa­mo­sos”, es­cri­bió Vi­lle­te. Vol­tai­re fue en­te­rra­do en el Pan­teón en 1791 y lue­go le si­guió Rous­seau en 1794.

Se es­ta­ble­ció co­mo nor­ma que los di­fun­tos de­be­rán es­pe­rar diez años an­tes de ser hon­ra­dos con su en­tie­rro en el Pan­teón. La de­ci­sión fi­nal es siem­pre del pre­si­den­te de la re­pú­bli­ca, quien ha­bi­tual­men­te con­sul­ta es­tas cues­tio­nes con ex­per­tos.

Aún hoy, las po­lé­mi­cas acom­pa­ñan al Pan­teón. Cuan­do se de­ci­dió res­tau­rar­lo, hu­bo co­lec­tas na­cio­na­les. La cú­pu­la se res­tau­ró en 2015, pe­ro an­tes se hi­zo allí una ins­ta­la­ción ar­tís­ti­ca con fo­tos de mi­les de per­so­nas anó­ni­mas, en ho­me­na­je a a los va­lo­res hu­ma­nis­tas y uni­ver­sa­les del Pan­teón. El có­di­go de pa­tri­mo­nio fran­cés au­to­ri­za­ba des­de 2006 a po­ner pu­bli­ci­dad en el lu­gar. Pe­ro el pre­si­den­te del Cen­tro de Mo­nu­men­tos Na­cio­na­les de Fran­cia, Phi­lip­pe Be­la­val, fue cla­ro. En 2014 di­jo: “el Pan­teón es una ne­cró­po­lis y lu­gar sa­gra­do de la Re­pú­bli­ca. Las tum­bas no pue­den ser­vir de so­por­te a un men­sa­je pu­bli­ci­ta­rio. La ne­ce­si­dad de bus­car fon­dos no jus­ti­fi­ca que se ha­ga cual­quier co­sa. No se pue­de de­cir que el Pan­teón es un em­ble­ma de los va­lo­res re­pu­bli­ca­nos y po­ner el lo­go de una pu­bli­ci­dad o una em­pre­sa”.

Tem­plo re­pu­bli­cano. De­trás de la fa­cha­da de la Ba­sí­li­ca de San­ta Ge­no­ve­va se le­van­ta la cú­pu­la del Pan­teón, que al­can­za 83 me­tros de al­tu­ra.

JOR­GE SCLAR

Ca­lle­jo­nes. El Ba­rrio La­tino con­ser­va nu­me­ro­sos si­tios his­tó­ri­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.