Gua­na­jua­to da rien­da suel­ta a la fan­ta­sía

Clarin - Viajes - - PORTADA -

El mú­si­co Er­nes­to Acher re­cuer­da con emo­ción su vi­si­ta a es­ta ciu­dad de Mé­xi­co.

En el es­ta­do me­xi­cano de Gua­na­jua­to co­no­cí ha­ce mu­chos años dos si­tios má­gi­cos: San Miguel de Allen­de y la ciu­dad de Gua­na­jua­to. Co­no­ci­do co­mo “el lu­gar de las dos mil puer­tas” por sus ca­sas co­lo­nia­les de es­ti­lo es­pa­ñol, San Miguel de Allen­de es un en­cla­ve ro­mán­ti­co. En po­co tiem­po pa­só de ser ca­si un pue­blo fan­tas­ma a ser el re­fu­gio de es­cri­to­res y pin­to­res me­xi­ca­nos y ex­tran­je­ros. No es ra­ro, des­pués de apre­ciar la ma­gia de sus rin­co­nes, su ar­qui­tec­tu­ra co­lo­nial, sus jardines y pa­seos. En esa épo­ca se me da­ba por el di­bu­jo y en el ca­so de San Miguel Allen­de pre­fe­rí el bo­ce­to del Par­que Juá­rez, un ex­qui­si­to rin­cón al pie de la ca­lle Baeza.

Tam­bién co­no­cí Gua­na­jua­to, ciu­dad con una cu­rio­sa his­to­ria. Es­tá plan­ta­da so­bre co­li­nas en la con­fluen­cia de dos ríos que se jun­tan, for­man­do una ”y”. El río ba­ja­ba, per­mi­tien­do el dre­na­je na­tu­ral de las aguas ser­vi­das. Gua­na­jua­to na­ció con el des­cu­bri­mien­to de ri­cos ya­ci­mien­tos de pla­ta. La Va­len­cia­na, su mi­na prin­ci­pal, pro­du­cía en su mo­men­to la mi­tad de la pla­ta que cir­cu­la­ba en el mun­do. Es­ta ri­que­za hi­zo po­si­ble la cons­truc­ción de edi­fi­cios de un lu­jo im­pen­sa­do. Pien­so en el Tea­tro Juá­rez, de im­po­nen­te pór­ti­co y de­co­ra­do in­te­rior es­ti­lo mo­ris­co. Tam­bién es­tá el Mer­ca­do Cen­tral, di­se­ña­do se­gún cuen­tan- por Eif­fel. De los mu­chos lu­ga­res que vi­si­té en Gua­na­jua­to, me fas­ci­nó la Pla­za del Ba­ra­ti­llo con su de­li­ca­da fuen­te. Me cap­tu­ró ape­nas la vi, sin que pue­da ex­pli­car ra­zón al­gu­na.

Lo que ha­ce a Gua­na­jua­to real­men­te úni­ca en el mun­do es, a mi jui­cio, su red vial sub­te­rrá­nea. Da la sen­sa­ción de vi­vir en una ciu­dad de fan­ta­sía. To­do em­pe­zó con el pro­ble­ma sa­ni­ta­rio oca­sio­na­do por las aguas ser­vi­das, que co­rrían a cie­lo abier­to. Pa­ra re­sol­ver el te­ma se de­ci­dió ce­rrar las bó­ve­das de pie­dra y la­dri­llo en las que se asen­ta­ba la ciu­dad. La le­yen­da di­ce que un pa­rien­te del go­ber­na­dor, fo­tó­gra­fo bohe­mio y crea­ti­vo, tu­vo la idea de ha­cer ca­var más pro­fun­do los cur­sos de agua, ta­par­los con cal­za­das de hor­mi­gón y así per­mi­tir la cir­cu­la­ción de au­tos por de­ba­jo de la ciu­dad. Así fue que Gua­na­jua­to se con­vir­tió en la úni­ca ciu­dad del mun­do, has­ta don­de yo sé, don­de los au­tos cir­cu­lan por una red de tú­ne­les sub­te­rrá­nea. Sa­len só­lo pa­ra cir­cu­lar ape­nas y es­ta­cio­nar.

Ha­ce po­co tu­ve la suer­te de ha­cer otro pa­seo por Mé­xi­co y vol­ví a esos que­ri­dos si­tios. Lle­gué a San Miguel de Allen­de sin re­cor­dar bien los nom­bres de los lu­ga­res. La en­con­tré cre­ci­da, aun­que con el cas­co prin­ci­pal ape­nas cam­bia­do. Me re­en­con­tré con el Par­que Juá­rez. El fo­lla­je es­ta­ba cre­ci­do -co­mo po­día es­pe­rar­se des­pués de tan­to tiem­po-, pe­ro ahí es­ta­ban el mis­mo rin­cón y el mis­mo ár­bol.

En Gua­na­jua­to, la ca­pi­tal del es­ta­do, sí en­con­tré un cre­ci­mien­to gran­de, es­pe­ra­ble. Ca­mi­né mu­cho, pe­ro sal­vo el tea­tro Juá­rez y al­gu­na pla­ci­ta cer­ca­na, fue po­co lo que pu­de en­con­trar que me re­sul­ta­ra fa­mi­liar. Sin em­bar­go, en un pa­seo sin rumbo, de pron­to me vi fren­te a esa querida ima­gen guar­da­da en la me­mo­ria: ahí es­ta­ba mi Pla­za del Ba­ra­ti­llo.

GETTY IMA­GES

Ciu­dad pa­ra ca­mi­nar. Pa­ra Er­nes­to Acher, Gua­na­jua­to es úni­ca en el mun­do por su red vial sub­te­rrá­nea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.