Pa­ra en­fren­tar el mie­do a vo­lar

Qué es la ae­ro­fo­bia, a qué te­me la ma­yo­ría de los pa­sa­je­ros y tips pa­ra su­bir al avión.

Clarin - Viajes - - PORTADA - Dia­na Pa­zos dpa­zos@cla­rin.com

Una co­mu­ni­dad on­li­ne ayu­da a los ae­ro­fó­bi­cos y ofre­ce con­se­jos pa­ra su­pe­rar el te­mor.

Que no le al­can­za­ba la pla­ta, que el mé­di­co no la de­ja­ba via­jar, que te­nía mu­cho tra­ba­jo. Fue­ron 15 años en los que Carola Six­to ter­mi­nó cre­yén­do­se sus pro­pias ex­cu­sas pa­ra no su­bir a un avión. Has­ta que, en 2008, su es­po­so com­pró un pa­sa­je a Nue­va York con los pun­tos de la tar­je­ta de cré­di­to. “O ha­cés al­go pa­ra ani­mar­te a vo­lar o via­jo so­lo”, le di­jo. No tu­vo más re­me­dio que en­fren­tar los fan­tas­mas: bus­có in­for­ma­ción y se con­tac­tó con es­pe­cia­lis­tas (en su ca­so, fue cla­ve ir a “Alas y raí­ces”). Des­pués de va­rias se­sio­nes de un cur­so, que in­clu­yó un si­mu­la­dor de vue­lo, pu­do via­jar.

Al com­pro­bar que no es­ta­ba so­la con es­te pro­ble­ma (ae­ro­fo­bia se lla­ma), la pe­rio­dis­ta y es­cri­to­ra Carola Six­to de­ci­dió lle­var ade­lan­te un blog pa­ra con­tar la ex­pe­rien­cia y ayu­dar a otras per­so­nas me­dian­te en­tre­vis­tas a pi­lo­tos, es­ta­dís­ti­cas y con­se­jos, ade­más de la in­for­ma­ción re­co­gi­da en dis­tin­tas clases y una re­vi­sión de es­tu­dios cien­tí­fi­cos so­bre el te­ma.

En sep­tiem­bre del año pa­sa­do que­dó for­mal­men­te crea­da la co­mu­ni­dad “Mie­do a los avio­nes”, con un equi­po de co­mu­ni­ca­do­res aman­tes de los via­jes pe­ro que tie­nen mie­do a vo­lar (o fa­mi­lia­res con ese pro­ble­ma).

“Has­ta aho­ra, los si­tios y fan­pa­ges vin­cu­la­dos con el mie­do a vo­lar eran es­pe­cí­fi­ca­men­te pa­ra pro­mo­cio­nar cur­sos pro­pios. ‘Mie­do a los avio­nes’ (www.mie­doa­lo­sa­vio­nes.com), en cam­bio, se pro­po­ne re­unir in­for­ma­ción que pue­da pro­por­cio­nar ali­vio a quie­nes tie­nen ae­ro­fo­bia, di­fun­dir cur­sos o he­rra­mien­tas, es­ta­dís­ti­cas, tips de ex­per­tos, en­tre­vis­tas a pi­lo­tos y tes­ti­mo­nios. Y tam­bién, re­la­tar mis ex­pe­rien­cias a tra­vés del blog y en las re­des so­cia­les”, ex­pli­ca Six­to a Via­jes.

Só­lo en Fa­ce­book la co­mu­ni­dad su­ma 5.300 ae­ro­fó­bi­cos, que les ha­cen con­sul­tas y se dan áni­mo en­tre ellos y van vien­do que no es­tán so­los. Mu­chos ha­cen ca­tar­sis en Ezei­za (la an­sie­dad va in cres­cen­do) o for­mu­lan pre­gun­tas téc­ni­cas cuan­do se acer­ca el mo­men­to de abor­dar.

“No lo lo­gré, no pu­de su­bir al avión”, le es­cri­bió un pa­sa­je­ro ha­ce po­co a Carola y di­ce que le par­tió el al­ma. “En cam­bio, se me po­ne la piel de ga­lli­na cuan­do al­guien en­fren­ta sus te­mo­res y sube al avión. Es muy emo­cio­nan­te cuan­do te agra­de­cen los con­se­jos y te man­dan una fo­to des­de Lon­dres, por ejem­plo”. Por eso, es­tá el ál­bum de fo­tos en las re­des “Ami­gos vo­la­do­res”, con imá­ge­nes que man­dan quie­nes se ani­ma­ron.

¿Qué es la ae­ro­fo­bia?

Una de ca­da tres per­so­nas sien­te al­gún ti­po de an­sie­dad al via­jar en avión, se­gún un es­tu­dio pu­bli­ca­do por la Bi­blio­te­ca Na­cio­nal de Me­di­ci­nú­me­ros na de Es­ta­dos Uni­dos y rea­li­za­do por Mü­ller-ors­tein y Bau­meis­ter, es­pe­cia­lis­tas en Psi­quia­tría y Psi­co­te­ra­pia de Mu­nich. A los ae­ro­fó­bi­cos las es­ta­dís­ti­cas (aque­llas que afir­man que el avión es el me­dio de trans­por­te más se­gu­ro) no los con­ven­cen, lle­gan­do a te­ner sín­to­mas co­mo ta­qui­car­dia, do­lor de ca­be­za, su­dor en las ma­nos o náu­seas.

“Yo ten­go mie­do a vo­lar, es­pe­cial­men­te en los des­pe­gues. Es­cu­cho el avión ca­rre­tean­do y, a me­di­da que va to­man­do al­tu­ra, sien­to pá­ni­co”. El tes­ti­mo­nio es de la cien­tí­fi­ca Eu­ge­nia Cheng, que tie­ne ae­ro­fo­bia y pu­bli­có un ar­tícu­lo en The Wall Street Jour­nal ana­li­zan­do su mie­do “des­de un pun­to de vis­ta ló­gi­co”.

La profesora en Ma­te­má­ti­cas des­ta­ca que en 2016 mu­rie­ron 271 per­so­nas co­mo con­se­cuen­cia de ac­ci­den­tes aé­reos con­tra 1.300.000 fa­lle­ci­dos en ac­ci­den­tes au­to­mo­vi­lís­ti­cos en el mun­do (te­nien­do en cuen­ta que via­ja más gen­te en au­to que en avión, los si­guen es­tan­do a fa­vor de vo­lar). ¿Có­mo fue su­peran­do Cheng su ae­ro­fo­bia? En pri­mer lu­gar, con una ex­pli­ca­ción ra­cio­nal: “La pro­ba­bi­li­dad ab­so­lu­ta de que mue­ra en un ac­ci­den­te aé­reo (de 1 en 14 mi­llo­nes) es más ba­ja que el ries­go de mo­rir mien­tras trans­cu­rre mi vi­da con los pies en la tie­rra”. Y lue­go, en­fren­tó el mie­do del des­pe­gue en el sillón de su ca­sa, es­cu­chan­do mu­cho una gra­ba­ción de un jum­bo to­man­do ca­rre­ra, has­ta que lle­gó a aso­ciar ese so­ni­do más con su so­fá que con los avio­nes.

Los ae­ro­fó­bi­cos se pue­den di­vi­dir en dos gran­des gru­pos. Por un la­do, los que te­men que su­ce­da un ac­ci­den­te, una fa­lla téc­ni­ca, una tur­bu­len­cia u otro fac­tor que afec­te al avión. Y por otra par­te, es­tán los pa­sa­je­ros que su­fren al pen­sar en el mie­do “in­con­tro­la­ble” que les pue­de aga­rrar en pleno vue­lo.

Lo cier­to es que ca­da per­so­na sien­te un mie­do di­fe­ren­te al to­mar un avión. Hay pa­sa­je­ros que suben tran­qui­los pe­ro sien­ten pá­ni­co cuan­do se pro­du­cen tur­bu­len­cias, otros no pue­den pa­sar ni cer­ca del ae­ro­puer­to, y mu­chos via­jan pe­ro re­co­no­cen que no les gus­ta pa­ra na­da. De acuer­do a la úl­ti­ma en­cues­ta de “Mie­do a los avio­nes” en­tre sus 5.300 se­gui­do­res, el 39% afir­mó que sue­ña con un vue­lo sin tur­bu­len­cias.

“El vue­lo se me ha­ce eterno”

Muy pen­dien­te del cli­ma en los días pre­vios al vue­lo, Carola Six­to fi­gu­ra en­tre los ae­ro­fó­bi­cos que no so­por­tan las tur­bu­len­cias. “He lle­ga­do a llo­rar cuan­do el avión se mue­ve mu­cho y me aga­rro fuer­te de los apo­ya­bra­zos. Subo úl­ti­ma pa­ra es­tar me­nos tiem­po en el avión (cuan­do me aco­mo­do en el asien­to, ya despega) y les avi­so a las aza­fa­tas que soy ae­ro­fó­bi­ca, así me van acom­pa­ñan­do”, cuen­ta.

So­bre el des­pe­gue y el ate­rri­za­je, no les tie­ne mie­do: “Ha­go una cuen­ta re­gre­si­va de 40 a 0 y ya es­toy arri­ba y, al ba­jar, no me mo­les­ta. Lo que más quie­ro es lle­gar. A mí se me ha­ce eterno el vue­lo. Co­mo no pue­do dor­mir, voy es­cu­chan­do los rui­dos del avión y ob­ser­van­do el mo­vi­mien­to de las aza­fa­tas. Tres mi­nu­tos me pa­re­cen me­dia hora. Apar­te, no me con­cen­tro en una pe­lí­cu­la. A lo su­mo, veo una sit­com de me­dia hora, re­pa­so men­tal­men­te can­cio­nes que me dis­traen o lle­vo al­gún stand up en la ta­ble­ta por­que la ri­sa ba­ja la an­sie­dad”. Pa­ra ella, un gran mo­men­to es cuan­do sir­ven la co­mi­da: le pres­ta aten­ción a la toa­lli­ta hú­me­da de las ma­nos, al que­so un­ta­ble... y se le pa­san los mi­nu­tos más rá­pi­do.

AFP

Bue­na com­pa­ñía. Los es­pe­cia­lis­tas re­co­mien­dan a los ae­ro­fó­bi­cos sen­tar­se atrás de los fa­mi­lia­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.