Te­so­ros que es­con­de la sel­va

Una vi­si­ta a las rui­nas de San Ig­na­cio, par­te de las 30 mi­sio­nes crea­das por los je­sui­tas en­tre los si­glos XVII y XIX.

Clarin - Viajes - - PORTADA - Cris­tian Si­rou­yan csi­rou­yan@cla­rin.com

Las rui­nas je­suí­ti­cas de San Ig­na­cio, en Mi­sio­nes, in­vi­tan a vi­vir un via­je en el tiem­po.

En­tre los va­lio­sos te­so­ros que res­guar­da la exu­be­ran­te sel­va de Mi­sio­nes re­lu­cen los res­tos de trein­ta pue­blos fun­da­dos en­tre 1609 y 1818, tes­ti­mo­nios de la epo­pe­ya evan­ge­li­za­do­ra de los sa­cer­do­tes je­sui­tas. Más de dos si­glos des­pués de su des­truc­ción, las rui­nas de San Ig­na­cio Mi­ní si­guen ex­hi­bien­do ves­ti­gios de su im­pac­tan­te es­ti­lo ba­rro­co ame­ri­cano y atraen co­mo un fa­ro a mi­les de vi­si­tan­tes.

La re­duc­ción es­ta­ble­ci­da so­bre la ba­rran­ca que bal­co­nea el Pa­ra­ná su­frió pri­me­ro el ase­dio de los ban­dei­ran­tes por­tu­gue­ses (ca­za­do­res de es­cla­vos) y, des­pués de ser arra­sa­da por ata­can­tes que cru­za­ban el río des­de Pa­ra­guay, que­dó aban­do­na­da a su suer­te y fue sa­quea­da. Sin em­bar­go, es­te mo­jón in­sos­la­ya­ble en el ca­mino a las Ca­ta­ra­tas re­co­bró par­te de su es­plen­dor: aun­que de­fi­ni­ti­va­men­te des­po­bla­do, en la dé­ca­da del 40 del si­glo XX un gru­po de cien­tí­fi­cos se de­di­có a res­ca­tar las cons­truc­cio­nes se­pul­ta­das por la es­pe­su­ra y a res­tau­rar el con­jun­to. De a po­co vol­vie­ron a sa­lir a la luz grue­sas co­lum­nas es­té­ti­cas apo­ya­das so­bre mu­ros ro­ji­zos de pie­dra as­pe­rón, vi­gas trans­ver­sa- les de ma­de­ra, ta­lle­res de ofi­cios, la fa­cha­da del tem­plo -una ma­ra­vi­lla ar­qui­tec­tó­ni­ca, le­van­ta­da ín­te­gra­men­te con are­nis­ca ro­sa­da en 1610-, las ca­sas de los sa­cer­do­tes y los re­cin­tos que al­ber­ga­ban a los ori­gi­na­rios po­bla­do­res de la et­nia gua­ra­ní.

Las nue­ve sa­las del cen­tro de in­ter­pre­ta­ción y mu­seo que pre­ce­den el ac­ce­so al par­que de la re­duc­ción ilus­tran con de­ta­lles el pa­so por la re­gión de los reprsen­tan­tas de la or­den fun­da­da por San Ig­na­cio de Lo­yo­la, la sel­va, los na­ti­vos y su cos­mo­vi­sión, la con­quis­ta, el apo­geo y la de­ba­cle de las re­duc­cio­nes. Has­ta que el rey Car­los III or­de­nó su ex­pul­sión de los do­mi­nios es­pa­ño­les de ul­tra­mar, los je­sui­tas de­di­ca­ron su tiem­po a em­pren­der una ta­rea evan­ge­li­za­do­ra que se trans­for­mó en una ver­da­de­ra epo­pe­ya de desa­rro­llo agrí­co­la e in­dus­trial. Las co­mu­ni­da­des gua­ra­níes fue­ron re­or­ga­ni­za­das y se pro­du­jo una in­te­gra­ción cul­tu­ral iné­di­ta.

Lu­ces y so­ni­dos al atar­de­cer

La his­to­ria de las mi­sio­nes je­suí­ti­cas re­sue­na con otros ma­ti­ces a la hora de la caí­da del sol, a tra­vés del es­pec­tácu­lo “Ima­gen y so­ni­do”. Pe­ro, en es­te ca­so, la im­pron­ta de esos hom­bres per­se­ve­ran­tes que li­dia­ban con la ad­ver­si­dad pa­re­ce re­vi­vir -a la ma­ne­ra de es­pí­ri­tus su­ge­ri­dos por ac­to­res virtuales y efec­tos lu­mí­ni­cos y so­no­ro­sen el exac­to lu­gar de los he­chos re­la­ta­dos. Du­ran­te cua­ren­ta mi­nu­tos, mien­tras el na­rra­dor re­cons­tru­ye la vi­da co­ti­dia­na en la mi­sión, la obra rea­li­za­da se re­va­lo­ri­za e ins­ta­la en­tre el pú­bli­co una idea de su di­men- sión mo­nu­men­tal.

De día, ba­jo el in­ten­so sol que sue­le aso­mar en es­ta tie­rra sub­tro­pi­cal, bri­lla el cés­ped cor­ta­do al ras de la pla­za cen­tral, un es­pa­cio va­cío aun­que por­ta­dor de un fuer­te con­te­ni­do sim­bó­li­co. Era el es­pa­cio de en­cuen­tro co­mu­ni­ta­rio, don­de se rea­li­za­ban ac­ti­vi­da­des cul­tu­ra­les, ce­le­bra­cio­nes cí­vi­cas y re­li­gio­sas. Al­re­de­dor se alinean los ci­mien­tos de las vi­vien­das di­se­ña­das en for­ma de ti­ras, res­tos del fas­tuo­so edi­fi­cio del tem­plo, el ce­men­te­rio, los ta­lle­res y la bo­rro­nea­da tra­za de es­tre­chas ca­lles de­li­mi­ta­das por na­ran­jos y li­mo­ne­ros. Tam­bién se al­can­za a apre­ciar ní­ti­da­men­te el avan­ce de las raí­ces de ár­bo­les cen­te­na­rios, en­re­da­dos con los pi­la­res de las pa­re­des.

Un es­bo­zo de ese sor­pren­den­te cua­dro de cons­truc­cio­nes co­lo­nia­les con­ce­bi­das en me­dio de la es­pe­sa sel­va pa­ra­naen­se sal­ta a la vis­ta a 58 ki­ló­me­tros de San Ig­na­cio. Nue­ve co­lum­nas de pie­dra as­pe­rón, que sos­te­nían las vi­vien­das co­lec­ti­vas de los po­bla­do­res gua­ra­níes, fue­ron tras­la­da­das des­de la Re­duc­ción de San­ta Ana has­ta Po­sa­das y aho­ra se le­van­tan jun­to a las es­pi­ga­das pal­me­ras

pin­dó de la ave­ni­da Ro­que Pé­rez. La es­tric­ta or­ga­ni­za­ción co­mu­ni­ta­ria que rei­na­ba en las mi­sio­nes es­ta­ba exen­ta de ri­que­za y lu­jos y tam­po­co ha­bía lu­gar pa­ra los pri­vi­le­gios. To­dos los po­bla­do­res tra­ba­ja­ban y con­su­mían por igual. El no­ve­do­so sis­te­ma in­tro­du­ci­do­por los je­sui­tas em­pe­zó a ser con­si­de­ra­do una ame­na­za por la pro­pia Co­ro­na es­pa­ño­la, más afín con las for­mas de vi­da aris­to­crá­ti­cas y los mé­to­dos re­pre­si­vos, y la per­ma­nen­cia de los sa­cer­do­tes en es­tas le­ja­nas co­mar­cas co­lo­nia­les fue in­te­rrum­pi­da abrup­ta­men­te. Pe­ro la obra ha­bía echa­do raí­ces y su le­ga­do que­dó im­preg­na­do por los si­glos en es­ta por­ción de tie­rra gua­ra­ní.

Tes­ti­mo­nios del pa­sa­do co­lo­nial. Al atar­de­cer, la his­to­ria de la Re­duc­ción de San Ig­na­cio es na­rra­da a tra­vés del es­pec­tácu­lo “Ima­gen y so­ni­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.