Le­ven an­clas, na­ve­gue­mos por el Ca­ri­be

Des­de San­to Do­min­go, en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, has­ta la ex­clu­si­va is­la Bar­ba­dos, crónica de un via­je en cru­ce­ro a bor­do del Ze­nith. His­to­ria, cos­tum­bres lo­ca­les, las me­jo­res pla­yas y to­das las co­mo­di­da­des y los ser­vi­cios del bar­co.

Clarin - Viajes - - PORTADA - SAN­TO DO­MIN­GO. EN­VIA­DA ES­PE­CIAL Ale­jan­dra Pa­ta­ro apa­ta­ro@cla­rin.com

Diario de via­je. Im­pre­sio­nes a bor­do de un cru­ce­ro que zar­pa des­de San­to Do­min­go, en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, y ha­ce es­ca­las en La Ro­ma­na, St. Maar­ten, An­ti­gua, San­ta Lu­cía y Bar­ba­dos. Is­las, pla­yas y los ser­vi­cios del bar­co.

Tó­me­se un se­gun­do. Y pien­se en el Ca­ri­be. Se­gu­ro le vie­ne a la men­te la clá­si­ca pos­tal en HD de mar tur­que­sa, pla­yas blan­cas, cie­lo azul y pal­me­ras. Bien. Pien­se otra vez. Mi­re más allá. Asó­me­se. Sal­ga de la pla­ya. In­ves­ti­gue. In­tér­ne­se en una sel­va tro­pi­cal con pi­cos y vol­ca­nes. Des­cu­bra vie­jas plan­ta­cio­nes de azú­car o ca­cao con his­to­rias de es­cla­vos, pi­ra­tas y co­lo­ni­za­do­res. Ob­ser­ve el de­ta­lle de las for­ta­le­zas y ca­ño­nes del Al­mi­ran­te Nel­son y de­gus­te pla­tos úni­cos y ron per­fu­ma­do con es­pe­cias.

Sí, hay un Ca­ri­be pro­fun­do de­trás de esa pla­ya mag­ní­fi­ca en­tre la co­lo­nial San­to Do­min­go y la ex­clu­si­va is­la de Bar­ba­dos, a don­de se pue­de lle­gar na­ve­gan­do a bor­do del Ze­nith, un dis­tin­gui­do cru­ce­ro de la em­pre­sa Pull­man­tur, de ai­res la­ti­nos y al­ma eu­ro­pea. El iti­ne­ra­rio arran­ca en San­to Do­min­go, en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na. Es­te es el prin­ci­pal puer­to pa­ra em­bar­car en un via­je de ocho días. Y es la ciu­dad más gran­de que ve­rá en to­do el tra­yec­to. El check in arran­ca a las 13.30 y cul­mi­na a las 20 por­que a las 22 se de­cla­ra “el to­dos a bor­do”, y el Ze­nith par­te en ple­na no­che y se in­ter­na en la os­cu­ri­dad del mar ha­cien­do ga­la de sus cu­bier­tas en­cen­di­das.

Per­so­nal en tie­rra lo asis­ti­rá pa­ra abor­dar y tam­bién le asig­na­rá su ca­bi­na (re­cuer­de que es­tá en un bar­co: “ha­bi­ta­ción” pa­sa de aho­ra en más a lla­mar­se “ca­bi­na”). Se le en­tre­ga­rá una tar­je­ta mag­né­ti­ca con sus da­tos, el turno pa­ra ce­nar (hay dos) y las ca­rac­te­rís­ti­cas de su plan.

Es­ta tar­je­ta no so­lo es la lla­ve pa­ra su “ca­bi­na”. Tam­bién se la pe­di­rán ca­da vez que ba­je en puer­to y vuel­va a em­bar­car. Lo mis­mo cuan­do desee com­prar al­go en las tien­das de a bor­do o pe­dir una toa­lla en la pis­ci­na. Así que tén­ga­la siem­pre a mano.

Tam­bién le ex­pli­ca­rán las ins­truc­cio­nes pa­ra rea­li­zar ese mis­mo día un si­mu­la­cro de eva­cua­ción obli­ga­to­rio. Es­to le ser­vi­rá pa­ra ubi­car­se den­tro del cru­ce­ro. Por­que si bien el Ze­nith no es un bar­co “enor­me” co­mo otros que par­ten de Mia­mi, no de­ja de ser gran­de. Y es muy pro­ba­ble que le lle­ve más de un día orien­tar­se en su in­te­rior, sa­ber ha­cia don­de es­tá la po­pa y la proa o ba­bor y es­tri­bor. Con­cep­tos tan sen­ci­llos co­mo “ade­lan­te” y “atrás” de­ja­rán de te­ner sen­ti­do du­ran­te un tiem­po. Pe­ro no de­ses­pe­re, hay ma­pas con un “us­ted es­tá aquí” por to­dos la­dos.

Des­pués del si­mu­la­cro, la ce­na, un tra­go, el show, el ca­sino, la dis­co… o lo que desee ha­cer en sus pri­me­ras ho­ras a bor­do, el Ze­nith po­ne proa ha­cia La Ro­ma­na, tam­bién en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na y pri­me­ra es­ca­la de es­te via­je.

La Ro­ma­na

Ubi­ca­da so­bre el mar Ca­ri­be, La Ro­ma­na -en el sud­es­te de Re­pú­bli­ca Do­mi­ca­naes exac­ta­men­te esa pos­tal ca­ri­be­ña que us­ted ima­gi­na y que cree so­lo po­si­ble en las re­vis­tas de via­jes. Pe­ro exis­te. Es real. Los mis­mos co­lo­res de un pho­tos­hop, pe­ro ve­rí­di­cos y en vi­vo. Pro­ba­ble­men­te nin­gu­na otra pla­ya en to­do el re­co­rri­do lo enamo­re de se­me­jan­te ma­ne­ra.

El Ze­nith atra­ca­rá pun­tual­men­te a las 7.30 en el Mue­lle Tu­rís­ti­co de La Ro­ma­na mien­tras us­ted desa­yu­na en Le Mar­che Gour­mand, en la cu­bier­ta 11 o en el más so­fis­ti­ca­do res­tau­ran­te Le Flam­bo­yant, en la cu­bier­ta 7.

La Ro­ma­na de­be su nom­bre a una an­ti­gua ba­lan­za de gran ta­ma­ño que en el si­glo XVI ser­vía pa­ra pe­sar las mer­can­cías que tran­si­ta­ban por el puer­to, pro­pie­dad de una fa­mi­lia ori­gi­na­ria de Ro­ma.

Es­ta ciu­dad tie­ne va­rias jo­yas co­mo Ca­sa de Cam­po y Ba­yahí­be. A una ho­ra y me­dia en au­to es­tá tam­bién un des­tino muy co­no­ci­do pa­ra los ar­gen­ti­nos: Pun­ta Ca­na.

Ca­da is­la que to­que el Ze­nith ven­drá con una ofer­ta pro­me­dio de 30 ex­cur­sio­nes que arran­can en los US$ 30 por per­so­na y pue­den tre­par has­ta los US$ 200, se­gún el gra­do de so­fis­ti­ca­ción de la pro­pues­ta, co­mo por ejem­plo su­bir­se a un he­li­cóp­te­ro. Un con­se­jo: si de­ci­de to­mar las ex­cur­sio­nes del bar­co, lo

me­jor es con­tra­tar­las con an­te­rio­ri­dad. Es­to ayu­da­rá a evi­tar co­las y ave­ri­gua­cio­nes a bor­do.

En La Ro­ma­na la ex­cur­sión por ex­ce­len­cia es la de is­la Sao­na. Con sus aguas trans­pa­ren­tes y piscinas na­tu­ra­les, es­tá con­si­de­ra­da co­mo uno de los pa­raí­sos más idí­li­cos del Ca­ri­be. Se par­te en bar­co des­de Ba­yahí­be, una lar­ga ex­ten­sión de pla­yas de are­nas blan­cas, resorts all in­clu­si­ve y mar plan­cha­do. Y se vuel­ve a los sal­tos en lan­chas rá­pi­das.

Pe­ro hay más op­cio­nes pa­ra ver, co­mo los Al­tos de Cha­vón, una ré­pli­ca de una al­dea me­di­te­rrá­nea del si­glo XVII a po­cos mi­nu­tos de La Ro­ma­na, con una pa­ra­da en una fá­bri­ca de au­tén­ti­cos ci­ga­rros do­mi­ni­ca­nos. Apro­ve­che a fon­do esas ho­ras en tie­rra por­que a las 14 el bar­co par­te, y hay que es­tar em­bar­ca­dos me­dia ho­ra an­tes.

De re­gre­so a bor­do, ten­drá to­da la tar­de pa­ra ex­plo­rar: su­bir a la cu­bier­ta (pi­so) ex­te­rior, in­ter­nar­se en el spa de mar (ofre­cen de to­do, has­ta blan­quea­mien­to de dien­tes), el gim­na­sio, el sau­na, los ja­cuz­zis o zam­bu­llir­se en al­gu­nas de las dos pi­le­tas y vi­si­tar el bar. Ocu­pe una re­po­se­ra, pí­da­se un tra­go y mi­re el mar mien­tras el Ze­nith avan­za en­tre car­dú­me­nes de pe­ces vo­la­do­res y aves ma­ri­nas ha­cia su se­gun­do des­tino: St. Maar­ten.

Tam­bién es bue­na op­ción, en los mo­men­tos de na­ve­ga­ción, bus­car refugio en la ca­bi­na. Al­gu­nas po­cas ven­drán con te­rra­za. Pe­ro son aco­ge­do­ras. Y el rui­do se que­da afue­ra. Es­tán equi­pa­das con ca­mas do­bles, so­fá, al­gu­nas traen una cu­che­ta adi­cio­nal, un es­cri­to-

rio, mi­ni bar, TV, ca­ja de se­gu­ri­dad, gran­des pla­ca­res, y un ba­ño com­ple­to con se­ca­dor de pe­lo. Un de­ta­lle: los en­chu­fes a bor­do son de dos pa­ti­tas pla­nas pa­ra­le­las. Le avi­so por si lle­va la “plan­chi­ta” y des­pués no tie­ne có­mo en­chu­far­la.

St. Maar­ten

Ca­si un día en­te­ro de na­ve­ga­ción nos lle­va has­ta Phi­lips­burg, St. Maar­ten, una is­la (hay que de­cir­lo) con más nom­bre que con­te­ni­do. Mi­tad fran­ce­sa, mi­tad ho­lan­de­sa, la gen­te lle­ga a es­te bas­tión del tu­ris­mo ex­clu­si­vo pa­ra ver un fe­nó­meno pe­cu­liar: el ate­rri­za­je de enor­mes avio­nes de lí­nea so­bre la ca­be­za de de­ce­nas de tu­ris­tas en la pla­ya Maho. Sí. Us­ted to­ma sol y el avión le pa­sa por arri­ba. Ca­si que si es­ti­ra la mano lo to­ca. So­lo un alam­bra­do y una ca­lle es­tre­cha se­pa­ran el fi­nal de la pis­ta de ate­rri­za­je de la are­na blan­ca. Así que ca­da vez que un gi­gan­tes­co Air­bus ate­rri­ce, agá­rre­se el som­bre­ro.

Cla­ro que los avio­nes tie­nen sus ho­ra­rios. Y na­die le ga­ran­ti­za que pa­ra cuan­do lle­gue a la pla­ya Maho, jus­to va­ya a pa­sar uno. Pa­ra eso exis­te una suer­te de pi­za­rra don­de es­tán anun­cia­dos los ho­ra­rios de los vue­los del día. Si el más pró­xi­mo es­tá le­jano, no pier­da el tiem­po en es­pe­rar; no hay na­da más en esa pla­ya por ver.

Des­cu­bier­ta por Co­lón en 1493 y to­tal­men­te des­trui­da por el hu­ra­cán Louis en 1995, St. Maar­ten tie­ne ese sa­bor fran­cés y ho­lan­dés gla­mo­ro­so don­de los fa­mo­sos han bus­ca­do un lu­gar pa­ra sus man­sio­nes. Do­nald Trump com­pró una ca­sa aquí va­lua­da en 16 mi­llo­nes de dó­la­res. Es puer­to li­bre y aca­so la úni­ca is­la del re­co­rri­do con un au­tén­ti­co shop­ping, en Ma­ri­got, la ca­pi­tal de la­do fran­cés, don­de pa­sa­rá a lla­mar­se Saint Mar­tin.

En la is­la hay 37 pla­yas au­tén­ti­cas, di­go, sin avio­nes que pa­sen ra­san­tes so­bre la ca­be­za de la gen­te. El agua en Orient Bay Beach es de cris­tal de ro­ca, fres­ca -una de­li­cia pa­ra com­ba­tir el ca­lor- y sin olas. Ha­ga la plan­cha, mi­re los ve­le­ros fon­dea­dos a su al­re­de­dor y los pe­ces, y pien­se: “Es­toy en St. Maar­ten”.

El Ze­nith par­te esa mis­ma no­che ha­cia su si­guien­te es­ca­la, una au­tén­ti­ca jo­ya ca­ri­be­ña: An­ti­gua.

Las no­ches en el Ze­nith son en­tu­sias­tas. Y vie­nen con con­sig­na. Ca­da día se su­gie­re un ves­tua­rio “re­co­men­da­do” pa­ra la ce­na. Es­tá la no­che “blan­ca”, la “ca­sual”, “tro­pi­cal”, de “ga­la”... Us­ted vís­ta­se co­mo le plaz­ca, pe­ro es un show apar­te ver có­mo la gen­te se es­me­ra en se­guir el pro­to­co­lo.

An­ti­gua

A las 8 de la ma­ña­na, el cru­ce­ro atra­ca en An­ti­gua, una is­la que se ha de­te­ni­do en el tiem­po. Una is­la de so­bre­vi­vien­tes, don­de el agua dul­ce no exis­te. No hay un so­lo río. El pre­cio­so lí­qui­do se com­pra o se ob­tie­ne de la llu­via. Na­da es más ca­ro que el agua. Y na­da se re­ci­cla aquí más que el agua. Pla­na y de­sér­ti­ca, sus pla­yas (¡tie­ne 365!) son un cua­dro digno de ad­mi­rar, co­mo la pa­sión de su gen­te.

Se­gún cuen­tan aquí, to­dos los ma­les del al­ma y el cuer­po se cu­ran en la pla­ya, y es allí don­de re­si­de el se­cre­to de una lar­ga vi­da.

Par­te del país An­ti­gua y Bar­bu­da, An­ti­gua es una ex co­lo­nia bri­tá­ni­ca hoy par­te del Com­mo­wealth. El vo­lan­te va a la de­re­cha. El idio­ma ofi­cial es el in­glés y los lu­ga­re­ños -un 75% son na­ti­vos afri­ca­nos- se co­mu­ni­can en­tre sí con un dia­lec­to de bro­ken en­glish, un in­glés “par­ti­do” o “ro­to” que ja­más com­pren­de­rá. Así que ol­ví­de­lo.

Con 108 km2 y una cons­truc­ción que man­tie­ne el es­ti­lo del si­glo XVIII, re­co­rrer An­ti­gua es una vuel­ta al pa­sa­do. Cuen­tan que Co­lón vio la is­la por pri­me­ra vez y de­ci­dió bau­ti­zar­la con el nom­bre de la úl­ti­ma igle­sia que en Es­pa­ña an­tes de par­tir: San­ta Ma­ría de las An­ti­guas.

An­ti­gua es ese Ca­ri­be pro­fun­do que co­men­ta­ba al prin­ci­pio. De­sér­ti­ca, pe­ro muy pre­cia­da por sus plan­ta­cio­nes de azú­car, es­te lu­gar fue un bas­tión es­tra­té­gi­co pa­ra los in­gle­ses que se abas­te­cían aquí de ron, “oro blan­co” y ta­ba­co.

Hay 40 vie­jas for­ta­le­zas que pro­te­gían los puer­tos, igle­sias con más de 200 años de an­ti­güe­dad y res­tos de mo­li­nos don­de se mo­lía la ca­ña.

Fall­math Har­bour, hoy una ma­ri­na pa­ra gran­des ya­tes, es un pun­to oscuro en la his­to­ria, ya que era el si­tio don­de se in­ter­cam­bia­ban se­res hu­ma­nos por ron.

Hay más pun­tos his­tó­ri­cos por re­co­rrer co­mo el En­glish Har­bour o el As­ti­lle­ro de Nel­son, cons­trui­do en 1725 co­mo ba­se de la es­cua­dra in­gle­sa que pa­tru­lla­ba las In­dias Oc­ci­den­ta­les. Re­cons­trui­do, guar­da sus for­mas ori­gi­na­les y se ha con­ver­ti­do en un lu­jo­so com­ple­jo ho­te­le­ro con vis­tas a los ve­le­ros más ma­ra­vi­llo­sos del mun­do. Por­que An­ti­gua es tam­bién una suer­te de la ca­pi­tal ca­ri­be­ña del yat­ching, con su Sai­ling Week, “la” re­ga­ta del Ca­ri­be, en­tre abril y ma­yo.

Con to­do, la ex­cur­sión por ex­ce­len­cia en An­ti­gua es­tá en me­dio del mar y tie­ne por pro­ta­go­nis­tas a unas “vo­ra­ces” ami­gui­tas. Na­dar con (mu­chas y gran­des) ra­yas es una atrac­ción que no que­rrá per­der­se. Des­de Stin­gray City se par­te en lan­cha has­ta un ban­co de are­na blan­ca en me­dio de un mar trans­pa­ren­te, don­de las ra­yas se acer­can a co­mer co­mo pe­rri­tos. Y al con­tra­rio de lo que pue­de pen­sar­se, es­tos ani­ma­les sua­ves, ba­bo­sos y de mi­ra­da in­ten­sa no tie­nen nin­gún sen­ti­do de la ti­mi­dez. Atre­vi­das e in­te­li­gen­tes, ro­dean a los vi­si­tan­tes en bus­ca de un ca­la­mar. Eso sí, cuan­do les ofrez­ca un bo­ca­do ten­ga la pre­cau­ción de es­con­der su pul­gar.

El Ze­nith par­ti­rá de An­ti­gua a las cin­co de la tar­de y atra­ca­rá a las nue­ve de la ma­ña­na del día si­guien­te en San­ta Lu­cía, la is­la “ver­de”.

Mien­tras se na­ve­ga, hay un cons­tan­te arru­llo pro­du­ci­do por el avan­ce del bar­co en el mar. No se sor­pren­da si al fi­nal del día us­ted se sien­te acu­na­do co­mo un be­bé.

Pe­ro no se duer­ma tan pron­to. Que la vi­da a bor­do guar­da más sor­pre­sas,

San­ta Lu­cía

co­mo los es­pec­tácu­los en el tea­tro. O los shows de mú­si­ca en vi­vo en la cu­bier­ta ex­te­rior. O la dis­co.

Si en­tre el gru­po cru­ce­ris­ta hay chi­cos, du­ran­te el día tie­ne la op­ción de acu­dir al Guppy Club pa­ra los más pequeños y el Teen’s Club pa­ra los más gran­des. Tam­bién se pue­de con­tra­tar una ni­ñe­ra per­so­nal por ho­ra (se re­quie­ren 24 ho­ras de an­ti­ci­pa­ción pa­ra so­li­ci­tar el ser­vi­cio). To­do lo que An­ti­gua no tie­ne abun­da en San­ta Lu­cía. Es­ta is­la vol­cá­ni­ca y mon­ta­ño­sa es an­te to­do fér­til. Los ár­bo­les de man­gos cre­cen a los cos­ta­dos de la ru­ta. Hay 80 ríos. Y es una au­tén­ti­ca sel­va tro­pi­cal en me­dio del Ca­ri­be con un vol­cán humean­te y dos enor­mes pi­cos, “Las Pi­tons”, que se hun­den en el mar en uno de los pa­no­ra­mas más glo­rio­sos de es­te via­je y Pa­tri­mo­nio Mun­dial de la Unes­co.

Si uno pu­die­ra re­bau­ti­zar a San­ta Lu­cía, mu­chos coin­ci­di­rían en lla­mar­la la is­la de los plá­ta­nos. No por na­da, la ba­na­na com­po­ne el pla­to tí­pi­co jun­to con el ba­ca­lao. Se co­men en to­das sus for­mas y de ma­ne­ras que us­ted no pue­de ima­gi­nar. Aquí has­ta han in­ven­ta­do el két­chup de ba­na­na. Se lo ju­ro.

De ca­mino a lo pro­fun­do de la sel­va, en la par­te más ele­va­da de la is­la, se re­pi­ten las pa­pa­yas, más ba­na­nas, las pal­mas de co­cos y jó­ve­nes con boas cons­tric­tor. ¿Có­mo? Sí, chi­cos con sus lar­gas y gran­des mas­co­tas, en­ros­ca­das co­mo bu­fan­das, dis­pues­tos a de­jar­se fo­to­gra­fiar por los tu­ris­tas a cam­bio de un dó­lar. Por­que en San­ta Lu­cía hay cua­tro ti­pos de ser­pien­tes in­clui­da la más pe­que­ña del mun­do, la ser­pien­te lom­briz.

Cuan­do vea apa­re­cer los he­le­chos gi­gan­tes y prehis­tó­ri­cos ha­brá lle­ga­do a lo pro­fun­do de la sel­va san­ta­lu­ce­vi­si­tó

ña, há­bi­tat de igua­nas, más de cien ti­pos di­fe­ren­tes de aves, roe­do­res y enor­mes eu­ca­lip­tos. Hay olor a sel­va en el ai­re, y des­de la al­tu­ra se di­vi­san las bahías en una vis­ta abru­ma­do­ra.

Los es­pa­ño­les vie­ron a San­ta Lu­cía por pri­me­ra vez en 1499, pe­ro fue­ron los fran­ce­ses y los in­gle­ses quie­nes la ocu­pa­ron sie­te ve­ces ca­da uno, sien­do en 1814 la úl­ti­ma co­lo­nia bri­tá­ni­ca. Aquí se ha­bla en in­glés, pe­ro tam­bién en creo­le.

En 1746, los fran­ce­ses fun­da­ron el pue­blo de la Sou­friè­re, el más an­ti­guo de la is­la. Con sus ca­lles an­gos­tas y sus ca­sas de “mu­ñe­cas” api­ña­das y co­lo­ri­das, to­da­vía man­tie­ne su es- truc­tu­ra his­tó­ri­ca.

Di­ga­mos que en San­ta Lu­cía ga­na el ver­de, mien­tras que la pla­ya que­da re­le­ga­da. De are­nas ne­gras, aun­que de mar cha­to y trans­pa­ren­te, las pla­yas no son el pla­to fuer­te de la is­la.

De re­gre­so al puer­to de Cas­tries, el Ze­nith aguar­da pa­ra su úl­ti­mo des­tino: la ex­clu­si­va Bar­ba­dos.

Pe­ro an­tes ha­ble­mos un po­co de las co­mi­das de a bor­do. Los al­muer­zos y desa­yu­nos buf­fet del Ze­nith son eso: un buf­fet. De to­do un po­co y mu­cho, sin de­ma­sia­das sor­pre­sas. Pe­ro la na­vie­ra Pull­man­tur tie­ne el sis­te­ma de all in­clu­si­ve con lo cual, fue­ra de los ho­ra­rios de desa­yuno, al­muer­zo y ce­na, siem­pre ha­brá una ofer­ta li­bre de co­mi­das y be­bi­das pa­ra dis­fru­tar.

Es la ce­na, sin em­bar­go, la que se lle­va los aplau­sos. Es li­te­ral­men­te un pla­to apar­te. Ce­nar en el Ze­nith es un pa­seo gour­met con una car­ta fir­ma­da por el cheff es­pa­ñol Pa­co Roncero. Con un ses­go de “des­cons­truc­ción” des­fi­lan pla­tos ta­les co­mo en­sa­la­da de sal­món ma­ri­na­do con pi­ña, pe­pino e hi­no­jo; o arroz cre­mo­so de se­tas y que­so man­che­go. Me­ro asa­do con pa­pas y pi­mien­tos. O ba­ca­lao en sal­sa ver­de. Pa­ra los aman­tes de la car­ne: pier­na de cor­de­ro con un ra­gout de fri­jo­les ro­jos y bacon; o pan­ce­ta de cer­do con­fi­ta­da, pu­ré de pa­pas y man­za­nas y echa­lo­tes, por nom­brar al­gu­nas crea­cio­nes. To­do re­ga­do con vi­nos tin­tos y blan­cos es­pa­ño­les que acom­pa­ñan bien.

Acla­ra­do el pun­to gas­tro­nó­mi­co, ¡bien­ve­ni­dos a Bar­ba­dos!

Bar­ba­dos

Pa­ra dar­le con­tex­to, le cuen­to que un lo­te so­bre la pla­ya en Bar­ba­dos cues­ta 4 mi­llo­nes de dó­la­res. Di­cho es­to, es ca­si una ob­vie­dad se­ña­lar que es­ta­mos en una de las is­las con las pla­yas más her­mo­sas del Ca­ri­be.

Co­mo el res­to de los des­ti­nos, Bar­ba­dos vi­ve del tu­ris­mo. Aquí tam­bién se ma­ne­ja con el vo­lan­te a la de­re­cha, se ha­bla en in­glés y, co­mo en las otras is­las, su pa­sa­do es­tá man­cha­do con la san­gre de los es­cla­vos ex­plo­ta­dos en las plan­ta­cio­nes de azú­car.

Hoy pre­va­le­ce el lu­jo y se ven tien­das co­mo Louis Vuit­ton y Car­tier. Las man­sio­nes se mul­ti­pli­can so­bre terrenos que dan al mar y un ho­tel, co­mo el ex­clu­si­vo Sandy La­ne, cues­ta en tem­po­ra­da ba­ja US$ 1.300 la no­che y US$ 3.300, en tem­po­ra­da al­ta.

La cos­ta es­te da al mar Ca­ri­be y es ahí don­de es­tán las me­jo­res pla­yas. Es la zo­na más aco­mo­da­da de es­ta is­la co­ra­li­na.

La cos­ta atlán­ti­ca es, por el con­tra­rio, es­car­pa­da pe­ro igual­men­te be­lla. El mar de es­te la­do es pe­li­gro­so y no se acon­se­ja ba­ñar­se por las co­rrien­tes fuer­tes. Pe­ro la bri­sa cons­tan­te es una bendición ba­jo un sol im­pla­ca­ble.

Bar­ba­dos se pue­de vi­si­tar en una tra­ve­sía en 4x4. Pe­ro el con­se­jo aquí es: “re­lax en la pla­ya”. Hun­da los pies en la are­na que pa­re­ce ha­ri­na y na­de en un mar que al prin­ci­pio lo sor­pren­de­rá por ser más fres­co y pro­fun­do de lo que es­pe­ra. Lle­ve una más­ca­ra y un snor­kel y su­mér­ja­se en las aguas de la im­pre­sio­nan­te Car­lis­le Bay y sus­pi­re, sus­pi­re mu­cho por­que es­ta es la úl­ti­ma pla­ya del via­je.

El Ze­nith se des­pi­de de Bar­ba­dos a las dos de la tar­de y has­ta su des­tino fi­nal, San­to Do­min­go, ha­brá más de un día en­te­ro de na­ve­ga­ción. Es­ta es la opor­tu­ni­dad pa­ra dis­fru­tar de los ser­vi­cios del bar­co que me­jo­ran no­ta­ble­men­te pa­gan­do un po­co más por so­bre el pa­que­te con­ven­cio­nal.

En la tar­de pre­via a la lle­ga­da a puer­to, le da­rán las in­di­ca­cio­nes pa­ra des­cen­der de ma­ne­ra or­de­na­da.

El bar­co atra­ca a las 10.30, así que si su vue­lo sa­le por la no­che, apro­ve­che pa­ra vi­si­tar la his­tó­ri­ca San­to Do­min­go: su cas­co co­lo­nial, la ca­te­dral, el al­cá­zar de Co­lón…, de­gus­te un al­muer­zo tí­pi­co y des­pí­da­se del Ca­ri­be has­ta la pró­xi­ma.

Úl­ti­mo dato: a su cuer­po le lle­va­rá un par de días dar­se cuen­ta que ya no es­tá na­ve­gan­do, así que no se in­quie­te si, cuan­do lle­ga a su ca­sa, sien­te que el pi­so se mue­ve ba­jo sus pies. Ya va a pa­sar.

RICARDOMALDONADO/EFE

Pla­ce­res en al­ta mar. Una de las cu­bier­tas del Ze­nith, don­de la gen­te dis­fru­ta de las piscinas, bue­nos tra­gos y cla­ses de bai­le y gim­na­sia.

PULL­MAN­TUR

An­ti­gua. Di­cen quie­nes vi­ven en es­ta is­la, que pa­re­ce de­te­ni­da en el tiem­po, que to­dos los ma­les de cuer­po y al­ma se cu­ran en la pla­ya.

RI­CAR­DO MAL­DO­NA­DO/EFE

Im­po­nen­te. El bar­co tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra más de 1.800 pa­sa­je­ros y cuen­ta con piscinas, ja­cuz­zis, tea­tro, ca­fés y tien­das.

PULL­MAN­TUR

San­to Do­min­go. Es la ca­pi­tal de Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, el pun­to de par­ti­da y lle­ga­da del re­co­rri­do que rea­li­za el Ze­nith.

PULL­MAN­TUR

San­ta Lu­cía. Vol­cá­ni­ca, mon­ta­ño­sa y muy ver­de, en la is­la abun­dan los plá­ta­nos, in­gre­dien­te bá­si­co de la cocina lo­cal.

GETTY IMAGES

Maho Beach. Es una de las pla­yas más fa­mo­sas de St. Maar­ten: los avio­nes pa­san ra­san­tes so­bre los ba­ñis­tas an­tes de ate­rri­zar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.