Pla­yas so­ña­das y el le­ga­do de Bob Mar­ley

Ro­dea­do por las aguas trans­pa­ren­tes del Ca­ri­be, Ja­mai­ca es el des­tino ideal pa­ra des­can­sar en los lu­jo­sos ho­te­les de la is­la, apre­ciar la fau­na ma­ri­na y vi­si­tar la ca­sa na­tal del más fa­mo­so mú­si­co de reg­gae.

Clarin - Viajes - - PORTADA - MON­TE­GO BAY. EN­VIA­DA ES­PE­CIAL Dia­na Pa­zos dpa­zos@cla­rin.com

Lle­va un pa­ra­guas ce­rra­do ama­ri­llo, ver­de y ne­gro, los co­lo­res de la ban­de­ra de Ja­mai­ca. Lo usa co­mo pun­te­ro ca­da vez que se­ña­la una fo­to o un mue­ble, por ejem­plo, y co­mo bas­tón cuan­do bai­la en la ca­sa na­tal del mú­si­co Bob Mar­ley. Más de uno se fro­ta los ojos: ba­jo es­te te­cho de ma­de­ra na­ció y vi­vió has­ta los 13 años el rey del reg­gae y uno de los mú­si­cos más in­flu­yen­tes del si­glo XX. El guía di­ce que se lla­ma Crazy (Lo­co) pe­ro des­pués con­fie­sa que su ver­da­de­ro nom­bre es Cur­tis Peart, de 37 años y ras­ta co­mo su pa­dre. Tam­bién suel­ta que es agri­cul­tor, pe­ro an­te la si­guien­te pre­gun­ta, des­vía la aten­ción pa­ra des­cri­bir la fe­li­ci­dad que sien­te por tra­ba­jar en la me­ca del reg­gae y del mo­vi­mien­to ras­ta­fa­ri.

“Reg­gae Land” (Tie­rra del Reg­gae). Crazy tie­ne esa fra­se bor­da­da en la ca­mi­sa ro­sa que lle­va me­ti­da aden­tro del pan­ta­lón ro­jo. “No se asus­ten cuan­do vean los mu­ñe­cos que guar­da­ba Ma­ma. Son es­pe­luz­nan­tes”, ad­vier­te en el hall de en­tra­da y se ríe fren­te a dos vi­tri­nas que pro­te­gen la co­lec­ción de fi­gu­ras de pa­pel ma­ché con ma­nos y dien­tes cris­pa­dos. ¿Quién es Ma­ma? Con acen­to en la pri­me­ra a, Ma­ma es Ce­de­lla Boo­ker, la ma­dre del le­gen­da­rio Bob.

Nun­ca se le ven los ojos ni el pe­lo a Crazy por­que usa an­te­ojos de sol y el tí­pi­co gorro te­ji­do en ama­ri­llo, ro­jo y ver­de, los tres co­lo­res que man­dan en es­ta is­la del Ca­ri­be y que re­mi­ten a la ban­de­ra de Etio­pía, la “Tie­rra San­ta” de los ras­tas. Mue­ve la bar­ba cuan­do ha­bla y mo­du­la con exa­ge­ra­ción su “pa­tois” (pa­tuá, mez­cla de in­glés y len­guas afri­ca­nas) has­ta con­ver­tir­lo en un in­glés pa­ra no­va­tos. Pe­ro el pre­jui­cio de los vi­si­tan­tes y los chis­tes fá­ci­les so­bre de la ma­rihua­na en torno a la fi­gu­ra del guía se van di­si­pan­do con el co­rrer de la ho­ra y me­dia que du­ra el “Ni­ne Mi­le Tour” y to­ma fuer­za la teo­ría de sus fi­nes re­li­gio­sos y tu­rís­ti­cos: to­do el mun­do le en­tien­de lo que quiere con­tar.

¿Es o se ha­ce, Crazy, en la ci­ma de es­tas co­li­nas ver­des que abra­zan al pue­blo Ni­ne Mi­le? La ca­sa y mau­so­leo de Ro­bert Nes­ta Mar­ley Boo­ker (1945-1981), co­no­ci­do por el planeta co­mo Bob Mar­ley, en­se­ña una ca­ra na­tu­ral y so­cio-eco­nó­mi­ca de las is­las ca­ri­be­ñas que los ho­te­les cin­co es­tre­llas des­alien­tan a co­no­cer por­que ofre­cen un uni­ver­so all in­clu­si­ve, pla­cen­te­ro y con­tra­ta­do a prio­ri.

¿Cuán­tos eu­ro­peos vo­la­rían nue­ve ho­ras has­ta es­tas tie­rras del con­ti­nen­te ame­ri­cano, tan­tas ve­ces con­quis­ta­das, si no fue­ra por la are­na blan­ca, el ron abun­dan­te, el snor­kel en aguas ti­bias y la son­ri­sa eter­na de los mo­zos y los tri­pu­lan­tes de ca­ta­ma­rán? Gra­cias a Bob Mar­ley, mu­chas com­pa­ñías ofre­cen una ex­cur­sión al in­te­rior ve­ge­tal, mon­ta­ño­so y

ale­ja­do del mar. Ni­ne Mi­le es­tá en la pro­vin­cia de Saint Ann, al nor­te de Ja­mai­ca, y une por un ra­to a los fun­da­men­ta­lis­tas de la mú­si­ca reg­gae y de­vo­tos de Bob con quie­nes to­can de oí­do las lis­tas de can­cio­nes de pla­ya.

En los ba­res con im­pron­ta nor­te­ame­ri­ca­na, en los ka­rao­kes de los re­sorts o en la ca­sa de Ni­ne Mi­le don­de to­do co­men­zó, siem­pre sue­na “One

lo­ve, one heart...” (un amor, un co­ra­zón). Himno, slo­gan y fi­lo­so­fía de los ha­bi­tan­tes de la is­la, que se sa­lu­dan con un cho­que de pu­ños y una pa­la­bra: “Res­pect” (res­pe­to).

El pro­fe­ta en su tie­rra

Aun­que en la com­bi na­die se to­ma el via­je des­de la ciu­dad de Ocho Ríos has­ta Ni­ne Mi­le co­mo una pe­re­gri­na­ción ras­ta, se tie­ne con­cien­cia de que se tra­ta de un re­co­rri­do mí­ti­co. “Main Road” (ru­ta prin­ci­pal) se lla­ma el úni­co ca­mino con as­fal­to y ba­ches en pro­por­cio­nes si­mi­la­res, que di­bu­ja círcu­los al­re­de­dor de co­li­nas ver­des. Más de una vez el vehícu­lo se de­tie­ne y re­tro­ce­de me­dia cua­dra has­ta que pa­sa el que vie­ne de fren­te. “Los ja­mai­qui­nos ma­ne­ja­mos muy rá­pi­do”, acla­ra Washington, afe­rra­do al vo­lan­te del la­do de­re­cho por­que la is­la fue co­lo­nia in­gle­sa has­ta 1962. Los pa­sa­je­ros van a los sal­tos en sus asien­tos, dis­fru­tan­do del pai­sa­je.

Las ven­ta­ni­llas de la com­bi de­jan atrás al­gu­nos ca­se­ríos ru­ra­les que ha­cen equi­li­brio en­tre la sel­va y los abis­mos, la ciu­dad de Cla­re­mont, ba­res de ma­de­ra pin­ta­dos de co­lo­res vi­bran­tes, chi­cos que sa­len del co­le­gio -sin ve­re­das, con uni­for­mes- en Brown’s Town... El via­je em­pie­za con sol y se re­co­rre más de una ho­ra ba­jo un di­lu­vio que inun­da las ca­lles; los ár­bo­les se cie­rran has­ta cu­brir el cie­lo gris y se lle­ga a la tie­rra pro­me­ti­da con un ca­lor de­ses­pe­ran­te.

Al in­gre­sar al com­ple­jo de Ni­ne Mi­le, una ban­da to­ca Th­ree little birds en el pa­tio. Se ven­den re­cuer­dos, tra­gos, sal­sas pi­can­tes con la mar­ca Ce­de­lla, pla­tos de ave­na y maíz (Crazy can­ta No wo­man No cry, mar­can­do la par­te que men­cio­na al “corn­meal po­rrid­ge”) y ci­ga­rri­llos de ma­rihua­na de dis­tin­tos ta­ma­ños. “El po­rro gran­de se lla­ma Bob. Y el chi­co, Ziggy”, lan­za una car­ca­ja­da Crazy, en alu­sión al hi­jo de Mar­ley y Rita (él tu­vo 11 en to­tal, la ma­yo­ría con otras mu­je­res).

Lue­go de re­co­rrer la ca­sa don­de na­ció el mú­si­co y de mos­trar la fo­to en­mar­ca­da del pa­dre blan­co y as­cen­den­cia in­gle­sa, Nor­val Mar­ley, el tour si­gue ha­cia la vi­vien­da si­tua­da arri­ba de una co­li­na. Un car­tel anun­cia “Mount Zion” (Mon­te Sion) an­tes de em­pe­zar a su­bir y se in­gre­sa a una vi­vien­da pe­que­ña don­de se des­ta­ca una ca­ma de una pla­za, me­tá­li­ca y con la pin­tu­ra sal­ta­da, su­pues­ta­men­te per­te­ne­cien­te a Bob. A po­cos me­tros se le­van­ta el mau­so­leo: hay que sa­car­se los za­pa­tos y no se pue­den to­mar fo­tos en la tum­ba de már­mol del hé­roe na­cio­nal, se­pul­ta­do con su gui­ta­rra Gib­son, una Bi­blia y una pe­lo­ta de fút­bol. Afue­ra, Crazy se sien­ta so­bre la mis­ma pie­dra que Bob usa­ba co­mo al­moha­da cuan­do se acos­ta­ba a me­di­tar mi­ran­do las es­tre­llas y de la que ha­bla en Tal­kin’ Blues.

La vi­si­ta lle­ga a su fin a las 17, un buen ho­ra­rio pa­ra ir vol­vien­do al ho­tel si­tua­do en Mon­te­go Bay por­que a las 18.30 os­cu­re­ce en Ja­mai­ca.

Un amor, un co­ra­zón

Con 240 km de lar­go y no más de 80 km de an­cho, Ja­mai­ca se en­cuen­tra en el co­ra­zón del mar Ca­ri­be, unos 150 km al sur de Cu­ba y 180 km al oes­te de Hai­tí y Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na. Per­te­ne­cien­te a las An­ti­llas Ma­yo­res, las pla­yas de la cos­ta nor­te os­ten­tan una se­gui­di­lla de re­sorts con mo­da­li­dad to­do in­clui­do. La ma­yo­ría se con­cen­tra, fun­da­men­tal­men­te, en Mon­te­go Bay. Co­mo es el ca­so de la ca­de­na es­pa­ño­la Riu, con el Pa­la­ce Ja­mai­ca flan­quea­do por el Riu Mon­te­go Bay y el fla­man­te Riu Reg­gae.

La bahía, que es abre­via­da por los ja­mai­qui­nos co­mo “Mo Bay”, cuen­ta con el ae­ro­puer­to in­ter­na­cio­nal de Sangs­ter y el puer­to de cru­ce­ros. Por su­pues­to, la ca­pi­tal del país, Kings­ton, tie­ne otro ae­ro­puer­to, pe­ro se tra­ta de una ciu­dad con de­sigual­da­des más vio­len­tas que sue­le que­dar afue­ra del cir­cui­to tu­rís­ti­co ma­si­vo.

Con tra­gos azu­ca­ra­dos y co­mi­da buf­fet a to­da ho­ra, ac­ti­vi­da­des acuá­ti­cas y pro­pues­tas de en­tre­te­ni­mien­to, las mar­cas ho­te­le­ras man­tie­nen es­tán­da­res y di­se­ños si­mi­la­res en to­do el Ca­ri­be. El se­llo de Ja­mai­ca se lo im­pri­men los tra­ba­ja­do­res.

Carl can­ta to­das las ma­ña­nas mien­tras ha­ce vo­lar los ome­llet­tes con su sar­tén y Ty­ron es­tá más pa­ra Ame­ri­can Idol que pa­ra ser­vir el ca­fé del desa­yuno y el vino de la ce­na. Los hués­pe­des lo fil­man con sus te­lé­fo­nos y sus agu­dos suben la apues­ta, has­ta que se ani­ma a con­tar que es­tá por gra­bar su pri­mer sin­gle.

En los ba­res de las pis­ci­nas o en las re­po­se­ras de la pla­ya, an­te cual­quier in­quie­tud, co­men­ta­rio o du­da exis­ten­cial, los ja­mai­qui­nos tie­nen una res­pues­ta que se va adop­tan­do con los días: “No pro­blem”. Qui­zá es una for­ma de lle­var los pe­sa­res en la piel y sa­cu­dír­se­los al rit­mo de la mú­si­ca, que siem­pre al­can­za. O de in­yec­tar­le al­go de op­ti­mis­mo a la ru­ti­na, re­pi­tien­do co­mo un tic: “Yah, mon!” (su mo­do de de­cir “Yes, man!”).

Tan­tos si­glos de opre­sión y esclavitud, re­co­gien­do ca­ña de azú­car, ba­na­nas, ca­fé... Pri­me­ro fue­ron do­mi­na­dos por los es­pa­ño­les que vi­nie­ron lue­go de la lle­ga­da de Cris­tó­bal Co­lón en 1494, cuan­do la is­la es­ta­ba po­bla­da por los taí­nos; a par­tir de 1655, el im­pe­rio bri­tá­ni­co tra­jo es­cla­vos de Afri­ca y con­vir­tió a su co­lo­nia en el ma­yor ex­por­ta­dor de azú­car del mun­do. El 6 de agos­to de 1962 Ja­mai­ca lo­gró la in­de­pen­den­cia. Las re­me­ras que ven­den las tien­das de sou­ve­nirs lo re­cuer­dan: “62”, “One lo­ve” y “No pro­blem” en to­dos los ta­lles y co­lo­res.

Las ex­cur­sio­nes fue­ron pro­gra­ma­das de me­nor a ma­yor y se agra­de­ce. El pri­mer día se sa­le en ca­ta­ma­rán pa­ra dar una vuel­ta por el mar tur­que­sa de Mon­te­go Bay: mú­si­ca a to­do vo­lu­men, tra­gos y pa­ra­da pa­ra ha­cer snor­kel. Du­ran­te 40 mi­nu­tos la mi­ra­da su­mer­gi­da bus­ca pe­ces de co­lo­res. Lue­go de esa pau­sa, la ex­pe­rien­cia bu­lli­cio­sa ter­mi­na en la pla­ya y se

en­tre­ga a la pro­pues­ta cen­tral de los all in­clu­si­ve: to­mar y co­mer, al­ter­nan­do en­tre ba­res, som­bri­llas y pal­me­ras. A lo le­jos, un pes­ca­dor se in­ter­na en el mar has­ta los arre­ci­fes de co­ral pa­ra lle­nar su bal­de de pul­pos y ca­ra­co­les conch. Pa­re­cie­ra lle­var un ca­nas­to de me­dio me­tro en la ca­be­za, pe­ro son sus ras­tas en­ros­ca­das.

Des­de Ocho Ríos has­ta Ne­gril

El se­gun­do des­tino en im­por­tan­cia pa­ra el tu­ris­mo es Ocho Ríos, tam­bién en la cos­ta nor­te de Ja­mai­ca pe­ro en di­rec­ción al es­te (un buen pun­to de par­ti­da pa­ra aden­trar­se en la is­la has­ta Ni­ne Mi­le). Aquí se en­cuen­tra uno de los mer­ca­dos de ar­te­sa­nías más grandes del país, apa­ren­te­men­te bien ubi­ca­do jus­to an­tes de la sa­li­da de las cas­ca­das na­tu­ra­les del río Dunn. Es una lás­ti­ma que só­lo se in­gre­sa al com­ple­jo con las im­pres­cin­di­bles za­pa­ti­llas de agua y el tra­je de ba­ño. La bi­lle­te­ra que­da en la com­bi o en los le­ja­nos loc­kers y, una vez que se sa­le de las “Dunn’s Ri­ver Falls”, no se pue­de vol­ver a en­trar.

Con­tra la co­rrien­te dul­ce y fría que cae so­bre las ro­cas, ca­da guía va ani­man­do el as­cen­so del gru­po que le to­ca en suer­te con au­lli­dos, gri­tos eu­fó­ri­cos y fil­ma­cio­nes. Co­mo na­die lle­va el te­lé­fono pa­ra no mo­jar­lo, la aven­tu­ra que­da sin más re­gis­tros que la me­mo­ria (inú­til pa­ra Ins­ta­gram y Fa­ce­book), por lo que al­gu­nos pa­gan 10 dó­la­res por una fo­to.

Los 300 me­tros es­ca­lo­na­dos y di­ver­ti­dos apa­ren­tan ser ap­tos pa­ra to­do pú­bli­co, pe­ro al­gu­nos vi­si­tan­tes ca­re­cen del es­ta­do fí­si­co ne­ce­sa­rio pa­ra sor­tear los po­zos de agua y las pie­dras res­ba­la­di­zas. Al­go pa­re­ci­do se re­pi­te con las ca­bal­ga­tas en el mar, una ac­ti­vi­dad fre­cuen­te que pro­po­nen dis­tin­tas ha­cien­das de la is­la.

En Ocho Ríos es­tá el bar del atle­ta Usain Bolt, es­pe­cia­lis­ta en prue­bas de ve­lo­ci­dad. En las pa­re­des se ex­hi- pio­ne­ro Tro­pi­cal Bay de 2001 has­ta el de Ocho Ríos, el fa­mi­liar Riu Ne­gril y los 3 de Mon­te­go Bay: Pa­la­ce Ja­mai­ca, Mon­te­go Bay y el fla­man­te Reg­gae. Con ser­vi­cio all in­clu­si­ve, alo­jar­se en Riu Pa­la­ce Ja­mai­ca sa­le de US$ 159 a US$ 271. Só­lo pa­ra ma­yo­res de 18, cuen­ta con 289 ha­bi­ta­cio­nes, 4 ba­res (Ha­no­ver en una pis­ci­na y, so­bre la pla­ya, Aqua ofre­ce snacks y be­bi­das con al­cohol las 24 hs.), 5 res­tau­ran­tes (buf­fet in­ter­na­cio­nal, y a la car­ta en el italiano, ja­po­nés o fusión). El ho­tel de la ca­de­na es­pa­ño­la ofre­ce gim­na­sio, free wi-fi, pis­ci­na “in­fi­ni­ta” mi­ran­do al mar y be­bi­das ili­mi­ta­das en ba­res y cuar­tos (equi­pa­dos con du­cha, hi­dro­ma­sa­je y bal­cón). Se in­clu­yen re­po­se­ras, som­bri­llas jun­to a las pi­le­tas, toa­llo­nes y room service. Los hués­pe­des del Pa­la­ce Ja­mai­ca usan las co­mo­di­da­des de los con- ti­guos Riu Mon­te­go Bay y Reg­gae (US$ 125 a US$ 210). Apar­te, los tra­ta­mien­tos de Spa Re­no­va y las “ce­nas ro­mán­ti­cas” en la pla­ya. Allí se con­tra­tan ex­cur­sio­nes a car­go de otras em­pre­sas pa­ra ir en ca­ta­ma­rán, ha­cer snor­kel so­bre arre­ci­fes de co­ral, vi­si­tas a Mar­ga­ri­ta­vi­lle y Rick’s Ca­fé, Dunn’s Ri­ver Falls en Ocho Ríos, ca- bal­ga­tas en el mar des­de una ha­cien­da, ben los ré­cords mun­dia­les en 100 y 200 me­tros del “hom­bre más rá­pi­do del mun­do” y sus lo­gros ma­te­ria­li­za­dos en me­da­llas olím­pi­cas.

Cer­ve­za Red Stri­pe, ron Ap­ple­ton y pla­tos de po­llo o cer­do con la pi­can­te sal­sa jerk acom­pa­ña­dos por un pan fri­to y dul­ce lla­ma­do “fes­ti­val”. El me­nú reúne lo más tí­pi­co que se pue­de ser­vir en una me­sa ja­mai­ca­na.

Una y otra vez, en la is­la aso­cian a la Ar­gen­ti­na con Mes­si por­que les gus­ta mu­cho el fút­bol. Y en­tre las anéc­do­tas de­por­ti­vas lo­ca­les sue­len men­cio­nar al equi­po de Ja­mai­ca que lle­gó a ser la re­ve­la­ción de los jue­gos in­ver­na­les de Cal­gary (Ca­na­dá) en 1988, al com­pe­tir en los tri­neos “bobs­leigh” o “bobs­led”. An­te el des­con­cier­to de los tu­ris­tas, re­co­mien­dan ver la pe­lí­cu­la “Co­ol Run­nings” (tra­du­ci­da co­mo “Ja­mai­ca ba­jo ce­ro”).

Otra anéc­do­ta de pe­lí­cu­la. An­tes de de­jar Ocho Ríos se lee que cer­ca se en­cuen­tra “The Ja­mes Bond Beach”: el au­tor Ian Fle­ming eli­gió es­tas pla­yas co­mo es­ce­na­rio de al­gu­nas de sus no­ve­las que lle­ga­ron a Holly­wood, has­ta que de­ci­dió ins­ta­lar­se en el lu­gar. La Vi­lla Fle­ming es un re­sort de lu­jo.

En el sud­oes­te de la is­la se ex­tien­de Ne­gril. Has­ta allí se lle­ga en otra ex­cur­sión y se sube a un ca­ta­ma­rán que ha­ce dos pa­ra­das. La pri­me­ra es en al­ta­mar pa­ra prac­ti­car snor­kel: Mar­lon ba­ja has­ta el fon­do ma­rino y trae en la pal­ma de su mano un eri­zo que a él no lo pin­cha por­que sa­be có­mo aga­rrar­lo. Su tra­ba­jo co­ti­diano tam­bién con­sis­te en mos­trar las man­ta­rra­yas y el an­cla y el ca­ñón de un nau­fra­gio ocu­rri­do ha­ce 400 años.

Ya sin la más­ca­ra ni las pa­tas de ra­na, el se­gun­do al­to de la na­ve­ga­ción es­tá pre­vis­to en Se­ven Mi­le Beach, la fa­mo­sa pla­ya abier­ta y lle­na de ba­res, co­mo la sú­per tu­rís­ti­ca franquicia Mar­ga­ri­ta­vi­lle. Ni el hom­bre de ras­tas has­ta los to­bi­llos ni los ven­de­do­res am­bu­lan­tes pue­den acer­car­se a los ex­tran­je­ros, aun­que lo in­ten­tan des­de atrás de una so­ga. “¿Por qué uso me­dias y cam­pe­ra con 35 gra­dos? Por­que vivo acá, no pue­do po­ner­me pro­tec­tor so­lar to­dos los días. Es muy ca­ro”, di­ce Car­men­ci­ta, que es­ta tar­de no ven­de nin­gu­na de sus pie­zas ta­lla­das en ma­de­ra. “No pro­blem”.

Pen­sa­do pa­ra tu­ris­tas, pe­ro con la con­sa­gra­ción de ha­ber si­do vo­ta­do al­gu­na vez co­mo uno de los me­jo­res diez ba­res del mun­do, el Rick’s Ca­fé abrió en 1974: des­de un acan­ti­la­do se lan­zan al agua azul va­rios cla­va­dis­tas y al­gu­nos via­je­ros sin sen­ti­do co­mún. So­bre el es­ce­na­rio to­ca una ban­da de reg­gae y un ras­ta­fa­ri mi­ra el mar con los ojos ce­rra­dos, mue­ve ape­nas la ca­be­za y une sus ma­nos co­mo si re­za­ra con los de­dos apun­tan­do al ho­ri­zon­te. Man­tie­ne la po­si­ción una ho­ra, en la que le to­man cien­tos de fo­tos y vi­deos per­so­nas de los más va­ria­dos paí­ses. ¿Nun­ca se en­te­ra o siem­pre le re­sul­ta indiferente?

De Ne­gril a Mon­te­go Bay hay más de dos ho­ras por au­to­pis­ta por­que el trá­fi­co es­tá com­pli­ca­do. A la guía le gus­ta que la lla­men Mam­ma Lo­ve y ofre­ce tren­zar­le el ca­be­llo a las pa­sa­je­ras de la com­bi, co­mo cuan­do pei­na­ba a sus her­ma­nas en la in­fan­cia: “Papá era mu­je­rie­go y yo te­nía tan­tas her­ma­nas… Tan­tas”. Ajus­ta de tal for­ma las tren­zas que ya no se sa­be si el do­lor pro­vie­ne del cue­ro ca­be­llu­do o del ce­re­bro ti­ran­te. Se des­pi­de con un abra­zo y con­cep­to: “Res­pect”.

Un per­fil del paraíso. La are­na blan­ca, el mar tur­que­sa y las pal­me­ras con­for­man el tí­pi­co pai­sa­je de Ja­mai­ca que se­du­ce a tu­ris­tas de los cin­co con­ti­nen­tes.

Pa­no­rá­mi­ca. En la cos­ta nor­te y sud­oes­te de la is­la se con­cen­tra la ma­yor can­ti­dad de re­sorts de lu­jo. Des­de allí sa­len ex­cur­sio­nes en ca­ta­ma­rán pa­ra na­ve­gar so­bre los arre­ci­fes.

La ca­ma le­gen­da­ria. Cuen­ta la le­yen­da que acá dor­mía el mú­si­co ras­ta­fa­ri y hé­roe na­cio­nal Bob Mar­ley.

Rick’s Ca­fé. Cla­va­dis­tas des­de los acan­ti­la­dos y ban­das en vivo.

Pi­can­te. La tí­pi­ca sal­sa jerk nun­ca fal­ta so­bre el po­llo, cer­do o pes­ca­do.

Ilu­sión óp­ti­ca. Con re­po­se­ras azu­le­ja­das en el agua, la pis­ci­na “in­fi­ni­ta” del ho­tel pa­re­cie­ra aca­bar en el mar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.