Diez es­pec­ta­cu­la­res fa­ros pa­ra dor­mir con el arru­llo del mar

Pro­pues­tas úni­cas que ofre­cen la ex­pe­rien­cia de des­per­tar en so­li­ta­rios pai­sa­jes, con el océano a los pies.

Clarin - Viajes - - EN TRÁNSITO -

Los fa­ros son lu­ga­res so­li­ta­rios, guar­dia­nes in­ca­sa­bles de los ma­ri­ne­ros, siem­pre ayu­dán­do­los en su ca­mino de re­gre­so a ca­sa pa­ra que no se pier­dan en el océano. Pe­ro, ade­más, per­mi­ten apre­ciar el mar en to­da su in­men­si­dad, con su be­lle­za, su cal­ma y su fuer­za.

Des­per­tar des­pués de ha­ber pa­sa­do la no­che en uno de ellos es una ex­pe­rien­cia inol­vi­da­ble que, ade­más, es po­si­ble vi­vir. Y es que cien­tos de ba­li­zas al­re­de­dor del mun­do fue­ron re­for­ma­das y re­con­ver­ti­das en pe­que­ños y aco­ge­do­res alo­ja­mien­tos, una idea ori­gi­nal que ofre­ce la po­si­bi­li­dad de pa­sar una no­che de en­sue­ño en lu­ga­res úni­cos y ex­tra­or­di­na­rios. A con­ti­nua­ción, al­gu­nos ten­ta­do­res ejem­plos de es­tos ma­ra­vi­llo­sos em­pla­za­mien­tos, ca­si me­ci­dos por las olas del mar.

Is­la de Pan­cha, Es­pa­ña

En mar­zo de 2017 se inau­gu­ró el pri­mer fa­ro-ho­tel en la Is­la de Pan­cha, en Ri­ba­deo (Lu­go, Ga­li­cia). El an­ti­guo fa­ro del is­lo­te, de plan­ta cua­dra­da, es­tu­vo ac­ti­vo has­ta 1983, año en que se edi­fi­có en sus in­me­dia­cio­nes otro ci­lín­dri­co, de fran­jas ne­gras y blan­cas. Sin em­bar­go, por cues­tio­nes de se­gu­ri­dad, la is­la que­dó ce­rra­da al pú­bli­co des­de 1984 has­ta que, con la apro­ba­ción del Con­se­jo de Mi­nis­tros, co­men­za­ron las obras pa­ra la re­con­ver­sión de am­bos fa­ros co­mo alo­ja­mien­tos tu­rís­ti­cos.

El Ho­tel Fa­ro Is­la de Pan­cha dis­po­ne de dos apar­ta­men­tos di­fe­ren­cia­dos, com­ple­ta­men­te equi­pa­dos y con una ca­pa­ci­dad pa­ra has­ta cua­tro per­so­nas ca­da uno, ade­más de una zo­na de jar­dín pri­va­do. Es­ta ini­cia­ti­va na­ció con el pro­pó­si­to de dar a los vi­si­tan­tes la opor­tu­ni­dad de dis­fru­tar de un gran va­lor pai­sa­jís­ti­co en una at­mós­fe­ra de des­co­ne­xión y re­ti­ro.

Cor­se­wall, Es­co­cia

Al sur de Es­co­cia, en el ex­tre­mo oes­te de la zo­na de Ga­llo­way, se en­cuen­tra el Ho­tel Cor­se­wall, un fa­ro de­ci­mo­nó­ni­co aún en fun­cio­na­mien­to. Cons­ta de 11 ha­bi­ta­cio­nes, en­tre ellas va­rias sui­tes, con im­pre­sio­nan­tes vis­tas ase­gu­ra­das, ya sea al mar o a los ver­des pra­dos que se ex­tien­den a su al­re­de­dor.

El res­tau­ran­te con­ti­guo for­ma par­te tam­bién del ho­tel, y sir­ve desa­yu­nos, co­mi­das, ce­nas y, por su­pues­to, té -no po­día fal­tar la cos­tum­bre bri­tá­ni­ca-. La co­mo­di­dad es una reali­dad en es­te es­pa­cio de paz y des­can­so.

Po­rer, Croa­cia

A dos ki­ló­me­tros de la pe­nín­su­la de Pre­man­tu­ra, en la cos­ta croa­ta, hay un pe­que­ño is­lo­te en el que se en­cuen­tra el fa­ro de Po­rer, una edi­fi­ca­ción de 35 me­tros de al­tu­ra aún en fun­cio­na­mien­to, pe­ro re­for­ma­da por den­tro pa­ra ofre­cer alo­ja­mien­to.

La ba­li­za se dis­tri­bu­ye en dos apar­ta­men­tos pa­ra cua­tro per­so­nas, com- ple­ta­men­te equi­pa­dos. Pa­sar una no­che en es­te lu­gar tan sin­gu­lar ron­da los 130 eu­ros en tem­po­ra­da al­ta, mien­tras que en otras épo­cas del año no lle­ga a su­pe­rar los 100 eu­ros.

Lle­gar a Po­rer su­po­ne pa­gar por un bar­co des­de Pre­man­tu­ra, lo que pue­de su­po­ner has­ta me­dia ho­ra de na­ve­ga­ción y 100 eu­ros pa­ra los 4 ocu­pan­tes del apar­ta­men­to. El is­lo­te se pue­de re­co­rrer en so­lo unos mi­nu­tos, pe­ro la es­pec­ta­cu­la­ri­dad de su em­pla­za­mien­to, en me­dio del mar, ofre­ce unos atar­de­ce­res inigua­la­bles.

Pa­la­gruža, Croa­cia

En pleno mar Adriá­ti­co, en­tre las cos­tas croa­ta e ita­lia­na, se en­cuen­tra la is­la de Pa­la­gruža. Y en su pun­to más al­to, a 50 me­tros so­bre el mar, se en­cuen­tra el fa­ro con el mis­mo nom­bre, que es aho­ra un alo­ja­mien­to pa­ra un tu­ris­mo que bus­ca al­go es­pe­cial.

De­bi­do a la al­tu­ra y la com­pli­ca­da oro­gra­fía, se des­acon­se­ja que vi­si­ten el fa­ro per­so­nas de avan­za­da edad o con pro­ble­mas de sa­lud. El alo­ja­mien­to con­sis­te en dos am­plias ha­bi­ta­cio­nes pa­ra cua­tro per­so­nas y com­ple­ta­men­te equi­pa­das.

De ju­lio a sep­tiem­bre, pa­sar una no­che en es­ta im­pre­sio­nan­te is­la cues­ta 650 eu­ros, aun­que en in­vierno ba­ja a unos 490. Hay que to­mar un bar­co des­de el puer­to de Ko­rču­la has­ta el fa­ro de Pa­la­gruža; el tra­yec­to du­ra unas tres ho­ras y cues­ta unos 700 eu­ros por los 4 in­te­gran­tes del apar­ta­men­to. Dis­fru­tar de un día de pla­ya es po­si­ble sin sa­lir de es­ta is­la, pues hay dos pla­yas -una en el nor­te y otra en el sur- to­tal­men­te ap­tas y ha­bi­li­ta­das pa­ra el ba­ño.

Ry­vin­gen, No­rue­ga

En un is­lo­te al sur de la is­la de Sk­jer­nøy, al sur de No­rue­ga, es­tá el fa­ro de Ry­vin­gen. Se cons­tru­yó en 1867, pe­ro no fue has­ta 2002 cuan­do se re­con­vir­tió en un ho­tel de ocho ha­bi­ta­cio­nes, con co­ci­na y sa­lón co­mún pa­ra has­ta 60 per­so­nas. Hay un ba­ño ex­te­rior, pe­ro el fa­ro de Ry­vin­gen no tie­ne ser­vi­cio de du­cha, tam­po­co ofre­ce trans­por­te a la is­la.

En tem­po­ra­da al­ta los pre­cios se de­ben con­sul­tar di­rec­ta­men­te al ho­tel. En in­vierno, oto­ño y pri­ma­ve­ra, pa­sar la no­che en el fa­ro cues­ta unos 32 eu­ros por per­so­na. Es un lu­gar úni­co pa­ra dis­fru­tar con un gru­po de ami­gos y des­cu­brir la is­la no­rue­ga más al sur del país.

Bengts­kär, Fin­lan­dia

A 25 km de la ciu­dad de Han­ko, en la en­tra­da del gol­fo de Fin­lan­dia, el fa­ro de Bengts­kär es el más al­to del país: una im­po­nen­te ba­li­za de 52 me­tros de al­tu­ra cons­trui­da en 1906 y re­for­ma­da en los años 90. Es uno de los lu­ga­res de in­te­rés del mar Bál­ti­co en el que dis­po­nen has­ta de ofi­ci­na de co­rreos y tien­das de sou­ve­nirs.

Hay seis ha­bi­ta­cio­nes ha­bi­li­ta­das co­mo ho­tel, y to­das ellas man­tie­nen la ma­gia del lu­gar que las ro­dea. El pre­cio por no­che y por una per­so­na es de 120 eu­ros. Pre­cio en el que se in­clu­ye el desa­yuno y el uso del sau­na.

Vi­si­tar el fa­ro de Bengts­kär per­mi­te co­no­cer de cer­ca el pai­sa­je, la his­to­ria y la cul­tu­ra fin­lan­de­sa, en un ári­do y extraordinario en­torno.

Ro­ter Sand, Ale­ma­nia

Desafian­do a la du­re­za del sal­va­je Mar del Nor­te se eri­gió, en 1885, el fa-

Es­co­cia. El ho­tel Cor­se­wall, en un fa­ro del si­glo XIX en fun­cio­na­mien­to, tie­ne 11 ha­bi­ta­cio­nes y res­tau­ran­te.

AFP

Croa­cia. En la is­la de Pa­la­gruža, en el Adriá­ti­co, el fa­ro tie­ne dos ha­bi­ta­cio­nes pa­ra cua­tro per­so­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.