Cru­ce de pue­blos y de cul­tu­ras mi­le­na­rias jun­to al Me­di­te­rrá­neo

Clarin - Viajes - - EN TRÁNSITO -

una épo­ca en que el mar Me­di­te­neo apa­re­ce en los me­dios de co­ni­ca­ción co­mo un ce­men­te­rio de mi­gran­tes de­ses­pe­ra­dos, que es­can de Áfri­ca en pre­ca­rios bar­cos con ue­ño de lle­gar a las cos­tas del sur Eu­ro­pa, es bueno re­cor­dar la exis­cia del MUCEM, el Mu­seo de las ili­za­cio­nes de Eu­ro­pa y el Me­di­te­neo. Inau­gu­ra­do en 2013 por el en­ces pre­si­den­te de Fran­cia, Frans Ho­llan­de, es­te mu­seo fue con­si­do a la en­tra­da del vie­jo puer­to de rse­lla, que en esos años vio re­na­su ba­rrio his­tó­ri­co. as ins­ta­la­cio­nes del MUCEM coc­tan me­dian­te pa­sa­re­las ex­te­rio­dos gran­des edi­fi­cios. Por un la- do, un edi­fi­cio en for­ma de cu­bo crea­do por los ar­qui­tec­tos Rudy Ric­ciot­ti y Ro­land Car­ta. De no­che se ilu­mi­na con jue­gos de lu­ces, una alu­sión a la di­ver­si­dad me­di­te­rrá­nea. En­fren­te es­tá el vie­jo fuer­te de Saint Jean, un mo­nu­men­to del si­glo XVII que cus­to­dia el puer­to, fue res­tau­ra­do y es par­te de las sa­las del mu­seo.

El cu­bo, ubi­ca­do en lo que fue el mue­lle J4 del puer­to mar­se­llés, tie­ne dos ni­ve­les. En la plan­ta ba­ja es­tá la Ga­le­rie du Me­di­te­rra­née, con 1.600 me­tros cua­dra­dos de­di­ca­dos a la ex­po­si­ción per­ma­nen­te. En el se­gun­do ni­vel se ha­cen las mues­tras tem­po­ra­rias, con ar­tis­tas in­vi­ta­dos. Hay ade­más un au­di­to­rio, li­bre­ría es­pe­cia­li­za­da y un res­tau­ran­te con vis­ta pa­no­rá­mi­ca ha­cia Mar­se­lla.

El fuer­te de Saint Jean se co­nec­ta tam­bién al ba­rrio an­ti­guo de Mar­se­lla -el “quar­tier du Pa­nier”- con una pa­sa­re­la de se­ten­ta me­tros de lar­go que va ha­cia la igle­sia de Saint Lau­rent. Es­ta for­ta­le­za de pie­dra da­ta de la épo­ca del rey Luis XIV aun­que los ci­mien­tos son me­die­va­les. En el pun­to más al­to del fuer­te es­tá el Jar­dín de las Mi­gra­cio­nes, un “jar­dín cul­tu­ral” don­de, por ejem­plo, con­vi­ven plan­tas y flo­res de ori­gen ára­be, cris­tiano y he­breo que se usan aún hoy en la me­di­ci­na eu­ro­pea. La to­rre del rey Re­né es­tá de­di­ca­da a con­tar la his­to­ria del fuer­te. Los es­pa­cios ex­te­rio­res de la for­ta­le­za se apro­ve­chan pa­ra dar es­pec­tácu­los al ai­re li­bre.

Con una en­tra­da que cues­ta en­tre 9,50 y 13 eu­ros por per­so­na -la más ca­ra in­clu­ye au­dio­guía en va­rios idio­ma­sel mu­seo fun­cio­na co­mo un cen­tro cul­tu­ral (www.mucem.org). Se­gún sus es­ta­dís­ti­cas, des­de 2014 el MUCEM es­tá en­tre los cin­cuen­ta mu­seos más vi­si­ta­dos del mun­do.

Sin du­da, la Ga­le­rie de la Me­di­ta­rra­née con­vo­có mul­ti­tu­des. En 2015 hu­bo ex­po­si­cio­nes de­di­ca­das a Ar­ge­lia, las mi­gra­cio­nes y los san­tua­rios de dis­tin­tas re­li­gio­nes. To­da­vía hoy en la li­bre­ría del MUCEM se pue­de con­se­guir el ca­tá­lo­go de la ex­po­si­ción “Aven­tu­re­ros del mar”, que re­pa­sa la his­to­ria y los re­la­tos de via­je de aque­llos ex­plo­ra­do­res que se lan­za­ron al Me­di­te­rrá­neo en­tre los si­glos VII y XVII pa­ra co­mer­ciar con oro, pla­ta, por­ce­la­nas, se­das, cris­ta­le­ría ve­ne­cia­na, mar­fil y es­pe­cias.

Di­se­ña­do co­mo un “mu­seo de la so­cie­dad”, el MUCEM no se ocu­pa de las be­llas ar­tes sino de la vi­da co­ti­dia­na, las cos­tum­bres y los cam­bios so­cia­les y cul­tu­ra­les. Su mi­sión es educar al pú­bli­co ex­po­nien­do las dis­tin­tas ca­ras del mun­do me­di­te­rrá­neo, su­bra­yan­do que se tra­ta de un es­pa­cio de diá­lo­go en­tre Eu­ro­pa, Áfri­ca y Asia. Es­te diá­lo­go tie­ne una mi­le­na­ria his­to­ria. Por ca­so, la mues­tra per­ma­nen­te del mu­seo pre­sen­ta una se­lec­ción de ob­je­tos que en al­gu­nos ca­sos tie­nen diez mil años de an­ti­güe­dad, co­mo las án­fo­ras pa­ra el vino o las ha­chas pa­ra cor­tar ra­mas de oli­vos. Es que el Neo­lí­ti­co, ha­ce diez mil años, vio na­cer el cul­ti­vo de ce­rea­les, vi­ñe­dos y oli­va­res, ali­men­tos bá­si­cos en las ci­vi­li­za­cio­nes me­di­te­rrá­neas.

En no­viem­bre de 2017 lle­ga­rá una nue­va mues­tra, “Co­nec­ti­vi­da­des”, que cuen­ta la his­to­ria de las más im­por­tan­tes ciu­da­des por­tua­rias me­di­te­rrá­neas de los si­glos XVI y XVII, co­mo Se­vi­lla, Es­tam­bul, Ar­gel, Ve­ne­cia, Gé­no­va y Lis­boa. Esos si­glos coin­ci­den con el na­ci­mien­to de la mo­der­ni­dad eu­ro­pea y va­rios im­pe­rios, co­mo los de Es­pa­ña y Por­tu­gal. Con un salto en el tiem­po, se ha­bla­rá tam­bién de la ac­tua­li­dad de otras ciu­da­des li­ga­das a la re­gión, co­mo El Cai­ro, Mar­se­lla y Ca­sa­blan­ca.

Las co­lec­cio­nes del mu­seo, con más de 350 mil ob­je­tos, do­cu­men­tos y obras de ar­te, son he­re­de­ras di­rec­tas del Mu­seo de Et­no­gra­fía que fun­cio­nó en el pa­la­cio del Tro­ca­de­ro de Pa­rís en­tre los años 1878 y 1936. El MUCEM he­re­dó otras dos gran­des co­lec­cio­nes de Pa­rís. Son las del Mu­seo del Hom­bre y el Mu­seo Na­cio­nal de Ar­tes y Tra­di­cio­nes Po­pu­la­res, crea­dos du­ran­te la dé­ca­da de 1930.

En oc­tu­bre otra mues­tra se ocu­pa­rá del fút­bol co­mo es­pe­jo de la so­cie­dad, la cul­tu­ra y la po­lí­ti­ca. “El fút­bol es un idio­ma que tie­ne sus poe­tas y sus pro­sis­tas”, de­cía el ci­neas­ta ita­liano Pier Pao­lo Pa­so­li­ni. Ha­brá ob­je­tos de las co­lec­cio­nes del Mu­seo de la FIFA, el Mu­seo Na­cio­nal del De­por­te de Fran­cia y va­rios clu­bes, co­mo el Bar­ce­lo­na. La mues­tra lle­vó tres años de in­ves­ti­ga­ción en paí­ses li­ga­dos al Me­di­te­rrá­neo: Ar­ge­lia, Bos­nia Her­ze­go­vi­na, Es­pa­ña, Fran­cia, Is­rael, Ita­lia, Ma­rrue­cos, Tú­nez y Tur­quía. En mu­seo de Mar­se­lla en­ta la his­to­ria del cuen­tro de an­ti­guas vi­li­za­cio­nes en el sur Eu­ro­pa.

AFP

onu­men­tal. Las pa­sa­re­las ex­te­rio­res del MUCEM unen un mo­derno cu­bo de ce­men­to con el fuer­te de Saint Jean, cons­trui­do en el si­glo XVII.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.