Un en­can­ta­dor pai­sa­je me­die­val

A 70 km de Lon­dres, las es­tre­chas ca­lles de Can­ter­bury in­vi­tan a una ca­mi­na­ta por si­tios his­tó­ri­cos, pubs y ba­res.

Clarin - Viajes - - POSTALES INGLATERRA - San­dra Lion Especial pa­ra Cla­rín

La en­can­ta­do­ra Can­ter­bury, a 70 km al sud­es­te de Lon­dres, es un pa­seo obli­ga­do pa­ra aque­llos que vi­si­tan la ca­pi­tal de In­gla­te­rra y tie­nen in­te­rés en co­no­cer uno de los pue­blos me­die­va­les más im­por­tan­tes del país.

Rui­nas ro­ma­nas y nor­man­das y el ma­yor cen­tro de pe­re­gri­na­ción de la iglesia an­gli­ca­na trans­for­man es­ta ciu­dad en un des­tino lleno de his­to­ria, que atrae a mi­les de tu­ris­tas del ex­te­rior. Con cua­tro uni­ver­si­da­des, aquí se res­pi­ra un ai­re cos­mo­po­li­ta que in­vi­ta a dis­fru­tar de ba­res, pubs y una at­mós­fe­ra re­la­ja­da, mien­tras se re­co­rren las ca­lles en­tre ca­sas de ma- de­ra de los si­glos XVI y XVII.

Du­ran­te la Edad Me­dia, Can­ter­bury tu­vo una gran im­por­tan­cia co­mer­cial por su ubi­ca­ción es­tra­té­gi­ca en­tre Lon­dres y el Ca­nal de la Man­cha, por don­de des­fi­la­ban re­yes, mon­jes, caballeros, pe­re­gri­nos y co­mer­cian­tes que im­pul­sa­ron la ciu­dad y la hi­cie­ron pros­pe­rar. En High Street, la ca­lle pea­to­nal más im­por­tan­te, don­de se aco­mo­dan de­ce­nas de ne­go­cios, se per­ci­be ese es­plen­dor. Pero es por Mer­cery La­ne don­de se tie­ne la sen­sa­ción de es­tar vi­vien­do den­tro de un cuen­to en la Edad Me­dia. Por eso con­vie­ne re­co­rrer­la a pa­so len­to pres­tan­do aten­ción a to­dos los de­ta­lles. El punto in­elu­di­ble de es­ta vía se en­cuen­tra fren­te a la plaza But­ter­mar­ket: Ch­rist Church Ga­te, una puer­ta re­na­cen­tis­ta cons­trui­da en 1517, que da in­gre­so al jar­dín don­de se ubi­ca la ma­jes­tuo­sa Ca­te­dral de Can­ter­bury.

Co­no­ci­da co­mo Cat­he­dral and Me­tro­po­li­tan Church of Ch­rist at Can­ter­bury, el punto neu­rál­gi­co y co­ra­zón de la ciu­dad fue fun­da­do por San Agus­tín a fi­nes del si­glo VI y des­trui­da com­ple­ta­men­te por el fue­go en 1067. Me­dio si­glo des­pués de su re­cons­truc­ción vol­vió a su­frir un in­cen­dio y fue re­cu­pe­ra­da en es­ti­lo gó­ti­co fran­cés. El ar­qui­tec­to in­glés Wi­lliam “The En­glish­man” le agre­gó las lí­neas del gó­ti­co in­glés que lu­ce ac­tual­men­te y que la con­vier­tie­ron en uno de los sím­bo­los de In­gla­te­rra.

En la Ca­te­dral de Can­ter­bury se en­cuen­tra el san­tua­rio del ar­zo­bis­po me­die­val Tho­mas Bec­kett, pri­mer can­ci­ller y ami­go del rey Enrique III, ase­si­na­do en 1170, des­pués de ha­ber lo­gra­do que la ciu­dad se con­vir­tie­ra en uno de los lugares más vi­si­ta­dos por los pe­re­gri­nos que iban de Lon­dres a Win­ches­ter du­ran­te la Edad Me­dia. En 1988 fue nom­bra­da “Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad” por la Unes­co, jun­to con la Aba­día de San Agus­tín y la Iglesia de San Mar­tín. Hoy es uno de los si­tios más vi­si­ta­dos de Gran Bre­ta­ña y es la se­de del Ar­zo­bis­pa­do de la ciu­dad. Al ob­ser­var­se el edi­fi­cio des­de el sur se pue­de iden­ti­fi­car el cam­bio de es­ti­lo del ro­má­ni­co al gó­ti­co: en el la­do orien­tal se des­ta­can las ar­ca­das y ar­cos re­don­dos mien­tras que del la­do oc­ci­den­tal los ar­cos ter­mi­nan en pun­ta y su na­ve pre­sen­ta ca­rac­te­rís­ti­cas gó­ti­cas.

El pa­seo con­ti­núa a 600 me­tros, don­de se le­van­ta la Aba­día de San Agus­tín, fun­da­da a fi­nes del si­glo VI. Re­pre­sen­ta el re­na­ci­mien­to del Cris­tia­nis­mo in­glés. Si bien se en­cuen­tra en rui­nas, va­le la pe­na co­no­cer­lo pa­ra en­ten­der el va­lor que tu­vo en su épo­ca. En el si­glo XVI, el rey Enrique VIII su­pri­mió to­dos los mo­nas­te­rios del país, in­clui­do San Agus­tín, al rom­per re­la­cio­nes con la Iglesia Ca­tó­li­ca. En­ton­ces, la Aba­día se con­vir­tió en una in­men­sa bi­blio­te­ca, lue­go en Pa­la­cio Real y fi­nal­men­te en un im­por­tan­te com­ple­jo edu­ca­ti­vo y cul­tu­ral.

En una ca­sa ro­ma­na ori­gi­nal, el Mu­seo Ro­mano ex­hi­be pie­zas en ce­rá­mi­ca, cris­ta­le­ría, cu­bier­tos, imá­ge­nes de ex­ca­va­cio­nes y mo­sai­cos. A unos pa­sos se en­cuen­tran va­rios ba­res y pubs que ame­ri­tan una vi­si­ta, co­mo Ca­fé Mau­res­que, The Sha­kes­pea­re y Daily Roas­ted Cof­fee Hou­se.

Can­ter­bury tam­bién se pue­de co­no­cer a tra­vés de un pa­seo de 40 mi­nu­tos en bar­co des­de la pers­pec­ti­va de un bra­zo del río Stour. Así se ac­ce­de a la is­la Los Mon­jes Gri­ses, cu­ya pe­que­ña ca­pi­lla del si­glo XIII es uno de los ejem­plos más an­ti­guos de ar­qui­tec­tu­ra fran­cis­ca­na del país. An­tes de lle­gar a la Ca­te­dral, el bar­co pasa bajo los puen­tes East­brid­ge Hos­pi­tal y Del Rey -cons­trui­dos en el si­glo XII- y brin­da vis­tas de edi­fi­cios in­dus­tria­les me­die­va­les, co­mo Los Mo­li­nos del Rey y la ca­sa Old Wea­vers, con su tí­pi­co en­tra­ma­do de ma­de­ra.

A su vez, las to­rres West­ga­te, eri­gi­das en 1381, con­ser­van la puer­ta me­die­val más an­ti­gua de In­gla­te­rra. En el si­glo XIX fun­cio­nó allí una cárcel y hoy al­ber­ga el bar One Pound La­ne. En una de las an­ti­guas cel­das de la torre se pre­pa­ran ex­qui­si­tos tra­gos.

Si el tu­ris­ta dis­po­ne de un ra­to an­tes de vol­ver a to­mar el tren de re­gre­so a Lon­dres, pue­de re­co­rrer Can­ter­bury Ta­les, so­bre to­do si le­yó al­gu­na vez “Los cuen­tos de Can­ter­bury”, del afa­ma­do poe­ta me­die­val in­glés Geof­frey Chau­cer. Se tra­ta de una re­cons­truc­ción ar­qui­tec­tó­ni­ca del es­ti­lo del si­glo XIV, ubi­ca­da den­tro de la iglesia Saint Mar­ga­ret’s con los re­la­tos y per­so­na­jes del li­bro.

EFE

El co­ra­zón de la ciu­dad. Fun­da­da por San Agus­tín a fi­nes del si­glo VI, la Ca­te­dral es la prin­ci­pal atrac­ción de Can­ter­bury.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.