MINIGUÍA

Clarin - Viajes - - CIRCUITOS ESTADOS UNIDOS - Víc­ti­mas de las gue­rras de Co­rea y Viet­nam y de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. food­truck

Jo­yas del Ins­ti­tu­to Smith­so­niano

Pero lo más apa­sio­nan­te que es­te si­tio ate­so­ra – sin per­jui­cio del al­to sig­ni­fi­ca­do po­lí­ti­co y so­cial-, son los mu­seos y ga­le­rías de ar­te, que se ex­tien­den a lo lar­go de sus már­ge­nes nor­te y sur. Ese cir­cui­to es un su­bli­me com­pen­dio del co­no­ci­mien­to de la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad.

Se tra­ta de los Mu­seos Smith­so­nia­nos, de­bi­do a que son ad­mi­nis­tra­dos por el pres­ti­gio­so Ins­ti­tu­to Smith­so­niano, un cen­tro de edu­ca­ción e in­ves­ti­ga­ción fun­da­do en 1846. To­dos son de en­tra­da gra­tui­ta, mo­der­nos e im­pe­ca­bles. Cuen­tan con to­das las he­rra­mien­tas tec­no­ló­gi­cas de pun­ta (ci­nes 3D y 360°, si­mu­la­do­res, pla­ta­for­mas di­gi­ta­les, en­tre mu­chas otras co­sas), que se com­ple­men­tan con la mues­tra de ob­je­tos ori­gi­na­les, úni­cos. En­tre­te­ni­do y muy di­dác­ti­co, el re­co­rri­do abar­ca los mu­seos Na­cio­nal de His­to­ria y Na­cio­nal de His­to­ria Na­tu­ral, los jar­di­nes de es­cul­tu­ras y los edi­fi­cios oc­ci­den­tal y orien­tal de la Ga­le­ría Na­cio­nal de Ar­te, Jar­dín Bo­tá­ni­co, los mu­seos Na­cio­nal de His­to­ria Na­ti­va (el más nue­vo, inau­gu­ra­do en se­tiem­bre de 2016), Na­cio­nal del Ai­re y el Es­pa­cio, Hirsh­horn y Jar­dín de Es­cul­tu­ras, Edi­fi­cio de Ar­tes e In­dus­trias, Ins­ti­tu­ción Smith­so­nia­na (“El Cas­ti­llo”), las Ga­le­rías de ar­te Freer y Art­hur Sac­kler y el Mu­seo Na­cio­nal de Ar­te Afri­cano. Uno pue­de pa­sar­se el día en­te­ro re­co­rrién­do­los. Es ago­ta­dor pero su­ma­men­te edi­fi­can­te.

En cuan­to a la co­mi­da, tan­to so­bre la ave­ni­da Cons­ti­tu­tion co­mo por la ave­ni­da In­de­pen­den­ce se en­cuen­tran es­ta­cio­na­das -una tras otra en una lar­ga hi­le­ra- nu­me­ro­sos

(ca­mio­nes de co­mi­da), que ofre­cen pla­tos y bebidas de to­do el mun­do. Es­pe­cia­li­da­des me­xi­ca­nas, ára­bes, fi­li­pi­nas y has­ta co­rea­nas pue­den ha­llar­se en­tre la am­plia va­rie­dad. Ade­más, se pue­de co­mer por me­nos de 4 dó­la­res (unos 70 pe­sos ar­gen­ti­nos).

Un buen con­se­jo pa­ra te­ner en cuen­ta: co­mo el Na­tio­nal Mall (con sus mu­seos, ga­le­rías y mo­nu­men­tos) es enor­me y, te­nien­do en cuen­ta que cuan­do uno via­ja quie­re per­der­se lo me­nos po­si­ble de los lugares que vi­si­ta, me­jor re­ser­ve otro día pa­ra re­co­rrer­lo. De esa ma­ne­ra no an­da­rá a las apu­ra­das de un mu­seo a otro, lle­van­do la fuer­te sen­sa­ción de que al­go le que­dó pen­dien­te por vi­si­tar.

De­jan­do al Na­tio­nal Mall rum­bo al es­te, jus­to de­trás del Ca­pi­to­lio, se ubi­can -en­tre las ca­lles 1era y 2da, se­pa­ra­das por la ca­lle East Ca­pi­tol- otros dos edi­fi­cios ma­jes­tuo­sos, dig­nos de ser vi­si­ta­dos: la Bi­blio­te­ca del Con­gre­so y la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia. Se pue­den re­co­rrer con guía y son gra­tui­tos. Con suer­te, has­ta se pue­de pre­sen­ciar al­gún jui­cio que ce­le­bre la Cor­te, cu­yos po­cos ca­sos por año só­lo son los más re­le­van­tes. Al Ca­pi­to­lio tam­bién se pue­de in­gre­sar gra­tis y es­tar pre­sen­te du­ran­te la rea­li­za­ción de una se­sión le­gis­la­ti­va.

Del otro la­do del Na­tio­nal Mall, al oes­te, la di­rec­ción obli­ga­da lle­va al Ce­men­te­rio Na­cio­nal de Ar­ling­ton, don­de des­can­san los res­tos de los ve­te­ra­nos de to­das las gue­rras de Es­ta­dos Uni­dos, des­de la Gue­rra de In­de­pen­den­cia con­tra el Im­pe­rio bri­tá­ni­co, pa­san­do por las dos gue­rras mun­dia­les del si­glo XX, has­ta las in­cur­sio­nes mi­li­ta­res en Af­ga­nis­tán e Irak. Se apre­cian mi­les de cru­ces blan­cas has­ta don­de al­can­za la vis­ta. La Tum­ba al Sol­da­do Des­co­no­ci­do, con su ce­re­mo­nia de cam­bio de guar­dia ca­da ho­ra, y los se­pul­cros del ex pre­si­den­te ase­si­na­do John Ken­nedy y sues­po­sa, Ja­que­li­ne Onas­sis, es­col­ta­dos por las “lla­mas eter­nas”, son los lugares más des­ta­ca­dos.

Pero pa­ra lle­gar al ce­men­te­rio hay que cru­zar an­tes el río Po­to­mac, que de­li­mi­ta Was­hing­ton con el Es­ta­do de Virginia, don­de se asien­ta la ne­cró­po­lis. El puen­te tam­bién es un mo­nu­men­to: el Ar­ling­ton Me­mo­rial Brid­ge, pro­yec­ta­do en 1886, aun­que re­cién se cons­tru­yó ca­si 50 años más tar­de, en 1923. El mo­ti­vo del re­tra­so se de­bió a la in­só­li­ta dis­cu­sión en­tre los po­lí­ti­cos acer­ca de si el puen­te de­bía ser un mo­nu­men­to y, si así se de­ci­día, a quién o qué iba a ho­me­na­jear­se. Es de es­ti­lo neo­clá­si­co, con ba­se de pie­dras y ace­ro, y en el cen­tro es le­va­di­zo pa­ra que pa­sen las em­bar­ca­cio­nes que na­ve­gan por el río.

Pe­ga­do al ce­men­te­rio, ha­cia el sur, tam­bién del la­do del Es­ta­do de Virginia, se en­cuen­tra el enig­má­ti­co edi­fi­cio del Pentágono, la se­de del po­de­ro­sí­si­mo De­par­ta­men­to de De­fen­sa de Es­ta­dos Uni­dos. La ma­yo­ría de las co­sas que allí su­ce­den son ab­so­lu­ta­men­te se­cre­tas, por lo cual no se pue­de vi­si­tar. Tam­po­co es po­si­ble apre­ciar de­ma­sia­do des­de afue­ra. Lue­go de los ata­ques del 11 de sep­tiem­bre de 2001, las au­to­ri­da­des cons­tru­ye­ron enor­mes mu­ros de pro­tec­ción que ocul­tan par­cial­men­te el pa­no­ra­ma.

Cos­tean­do el río Po­to­mac

El zig­za­guean­te cau­ce del río Po­to­mac, el cuar­to más gran­de de la Cos­ta Es­te, que co­rre de nor­te a sur desem­bo­can­do en la bahía de Che­sa­pea­ke en el océano Atlán­ti­co, le da for­ma a to­do el lar­go del cos­ta­do oc­ci­den­tal de Was­hing­ton. Re­pre­sen­ta el lí­mi­te geo­grá­fi­co con el Es­ta­do de Virginia. Se pue­de na­ve­gar la ex­ten­sión del río en bo­te, ka­yak, ve­le­ro o ta­bla, que se al­qui­lan a lo lar­go de la cos­ta, des­de Old Town Ale­xan­dria has­ta Mount Ver­non, Na­tio­nal Har­bor, Na­tio­nal Park y Geor­ge­town.

Por su par­te, el río Ana­cos­tia, de me­nor cau­ce, que baja des­de el Con­da­do de Prin­ce Geor­ge, en Mary­land -al nor­te-, y con­flu­ye en el ca­nal de Was­hing­ton, pa­ra lle­var sus aguas al río Po­to­mac en Hains Point, al sur, atra­vie­sa la ciu­dad de no­res­te a sud­oes­te. Sus aguas es­tán con­ta­mi­na­das, por lo que no son un gran es­pec­tácu­lo, pero el ca­mino de sir­ga del ca­nal es un fas­ci­nan­te via­je en el tiem­po. Son ca­si 300 ki­ló­me­tros de sen­de­ros con ce­rro­jos de ado­qui­nes de los si­glos XVIII y XIX. Allí se pue­de ha­cer run­ning o sim­ple­men­te pa­sear.

En Geor­ge­town

Ca­lles em­pe­dra­das y ve­re­das de la­dri­llo y ca­sas ado­sa­das de es­ti­lo neo­clá­si­co de me­dia­dos del si­glo XVIII to­da­vía es­plén­di­das. Ca­mi­nar por Geor­ge­town es su­mer­gir­se en la Es­ta­dos Uni­dos co­lo­nial, pero con una ca­rac­te­rís­ti­ca anacró­ni­ca: son los jó­ve­nes de hoy los que mar­can el rit­mo de la ciu­dad. Fun­da­da en la ri­be­ra del río Po­to­mac en 1751, al sud­oes­te de Was­hing­ton, Geor­ge­town pa­re­ce de­te­ni­da en el tiem­po. Las man­sio­nes de es­ti­lo in­glés lu­cen co­mo an­ta­ño y los co­mer­cios, que se aglu­ti­nan en la ca­lle M, no des­en­to­nan con ese am­bien­te co­lo­nial.

Los jó­ve­nes le dan a es­ta zo­na un re­ju­ve­ne­ci­mien­to que acen­túa la im­pron­ta del lu­gar. To­do se mue­ve al rit­mo que ellos im­po­nen. Aquí es­tá la pres­ti­gio­sa Uni­ver­si­dad de Geor­ge­town, la uni­ver­si­dad ca­tó­li­ca más an­ti­gua de EE.UU., fun­da­da en 1879. Su edi­fi­cio prin­ci­pal, Healy Hall, fue cons­trui­do en es­ti­lo ro­má­ni­co con ele­men­tos del ba­rro­co. En­tre las au­las no­ta­bles de Healy Hall se in­clu­ye la Riggs Li­brary -una de las po­cas bi­blio­te­cas exis­ten­tes de hie­rro fun­di­do en EE.UU.-, la sa­la de reunio­nes de la So­cie­dad de Phi­lo­de­mic -an­ti­guo club uni­ver­si­ta­rio de de­ba­te de la na­ción, la Gran Sa­la de los Car­de­na­les, la Sa­la de Cons­ti­tu­ción y el Sa­lón de Ca­rroll, con va­rias pie­zas no­ta­bles de la co­lec­ción de ar­te de la uni­ver­si­dad.

Geor­ge­town es fa­mo­sa por no con­tar con una es­ta­ción de sub­te. Se pue­de lle­gar en bus, ca­mi­nan­do o en bi­ci­cle­ta (hay una es­ta­ción jus­to en la puer­ta de la Uni­ver­si­dad). El cam­pus uni­ver­si­ta­rio pue­de vi­si­tar­se, con en­tra­da gra­tui­ta. ■

Có­mo lle­gar

Nue­ve ae­ro­lí­neas ofre­cen vue­los des­de Bue­nos Ai­res has­taa Was­hing­ton con una es­ca­la. No hay vue­los di­rec­tos. Ida y vuel­ta por Uni­ted Air­li­nes (el más eco­nó­mi­co) con una es­ca­la en Nue­va York, $ 15.597; in­clu­ye im­pues­tos. LATAM, Ae­ro­mé­xi­co, Del­ta, Co­pa, Avian­ca, Ame­ri­can, Ae­ro­lí­neas Ar­gen­ti­nas y Air Ca­na­dá tam­bién tie­nen fre­cuen­cias, con una o dos es­ca­las. Ida y vuel­ta, de $ 16 mil a $ 21 mil.

Dón­de alo­jar­se

● Las opciones de alo­ja­mien­to son mu­chas y hay pa­ra to­dos los gus­tos. La no­che en ba­se do­ble, en­tre $ 2.100 y $ 14 mil. ● Ha­bi­ta­ción do­ble en el ho­tel 4 es­tre­llas One Was­hing­ton Cir­cle-a Mo­dus, $ 2.979 con TV ca­ble, es­ta­cio­na­mien­to, wi-fi, gim­na­sio y pis­ci­na; desa­yuno, $ 277; ad­mi­te mas­co­tas (www.the­cir­cleho­tel.com).

● Ha­bi­ta­ción do­ble en el ho­tel Days Inn Was­hing­ton DC (av. Con­nec­ti­cut), $ 1.667 en no­viem­bre con TV ca­ble, es­ta­cio­na­mien­to y wi-fi (www.dc­day­sinn.com).

● De­par­ta­men­to pa­ra seis per­so­nas Pent­hou­se Con­do, $ 1.921. Cuen­ta con dos ha­bi­ta­cio­nes, ai­re acon­di­cio­na­do, co­ci­na, la­va­va­ji­lla, ca­fe­te­ra, TV ca­ble y wi-fi (www.con­dos.li­featt­he­top.com).

● Al­ber­gue y hos­tel Hi-was­hing­ton DC, $ 458 por per­so­na en ha­bi­ta­ción com­par­ti­da; ha­bi­ta­ción do­ble, $ 1.745. Ofre­ce ai­re acon­di­cio­na­do, ba­ño com­par­ti­do y wi-fi en zo­nas comunes (https://hihos­tels. com/es/hos­tels/hi-was­hing­ton-dc).

Mo­ne­da

Un dó­lar equi­va­le a 17,65 pe­sos arg.

Aten­ción

Pa­ra in­gre­sar a Es­ta­dos Uni­dos en ca­li­dad de tu­ris­ta es obli­ga­to­rio tra­mi­tar una vi­sa an­te la Em­ba­ja­da de ese país en la Ar­gen­ti­na (https://ar.usem­bassy.gov).

Cuán­to cues­ta

● Pa­sa­je de bus ur­bano, US$ 1. Las dis­tin­tas lí­neas re­co­rren ca­si to­da la ciu­dad.

● Pro­me­dio de via­je en sub­te, US$ 2,30; tar­je­ta pa­ra via­jar, US$ 2 dó­la­res.

● Pro­me­dio de via­je en ta­xi, US$ 5.

● Co­mi­da en food truck (fren­te a Mu­seos Smith­so­nia­nos), des­de US$ 6. En res­tau­ran­te, con en­tra­da y vino, des­de US$ 30.

● En­tra­da a mu­seos, gra­tis.

● Su­bir a la ci­ma del Obe­lis­co (Mo­nu­men­to a Was­hing­ton), US$ 1,50; pa­ra re­ser­var, www.re­crea­tion.gov.

● Tea­tros y sa­las de ar­te, des­de US$ 3.

Dón­de in­for­mar­se

En Bs. As., Em­ba­ja­da de Es­ta­dos Uni­dos: av. Co­lom­bia 4300, te­lé­fono 5777-4533. En Was­hing­ton, (00-1-202) 789-7000. www.was­hing­ton.org www.usa­tou­rist.com www.vi­sitt­heu­sa.co www.geor­ge­towndc.com

FER­NAN­DA ITURRIETA

La­do B. Los barrios más ale­ja­dos y los par­ques ofre­cen la po­si­bi­li­dad de des­cu­brir el per­fil me­nos pro­mo­cio­na­do de Was­hing­ton.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.