Sin­fo­nía pa­ra Moscú

Clarin - Viajes - - ÚLTIMA PARADA -

En ju­nio, Moscú se cu­bre de co­lo­res. Tras lar­gos me­ses de cru­do in­vierno, to­do se em­be­lle­ce con flo­res: jar­di­nes, pla­zas, par­ques, ca­lles y has­ta los pei­na­dos de las jó­ve­nes. Er­nes­to y yo fui­mos in­vi­ta­dos al Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Ci­ne de Moscú con “Sin­fo­nía pa­ra Ana”, y a pe­sar de la emo­ción por es­tar allí, al­go muy fuer­te nos he­chi­zó des­de el pri­mer ins­tan­te: la mística de la ciu­dad.

Con ca­lles am­plí­si­mas, in­fi­ni­tas y per­fec­tas, aje­nas a to­da con­ta­mi­na­ción vi­sual pu­bli­ci­ta­ria, la ca­pi­tal de Ru­sia es el punto don­de con­flu­yen la cul­tu­ra eu­ro­pea y la asiá­ti­ca, y eso se per­ci­be tan­to en su ar­qui­tec­tu­ra co­mo en el ros­tro de sus ha­bi­tan­tes.

Pen­sá­ba­mos en­con­trar­nos con de­ce­nas de mo­nu­men­tos y edi­fi­cios que con­me­mo­ra­ran la Re­vo­lu­ción de 1917, pero des­cu­bri­mos que en el pue­blo ru­so fue una mar­ca más pro­fun­da la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Pa­ra ellos es la Gran Gue­rra Pa­trió­ti­ca, y la re­cuer­dan con un par­que be­llí­si­mo, mo­nu­men­tos im­po­nen­tes y un mu­seo. Cuan­do lo vi­si­tá­ba­mos, nos sor­pren­dió una ban­da to­can­do una me­lo­día tra­di­cio­nal ru­sa, de esas que lle­nan el al­ma de nos­tal­gia, y de­ce­nas de fa­mi­lia­res que lle­va­ban flo­res a sus se­res que­ri­dos. Por un ins­tan­te, sen­ti­mos que es­tá­ba­mos en 1945.

Esa sen­sa­ción de via­je en el tiem­po es per­ma­nen­te en Moscú. Por ejem­plo, en el Me­tro (sub­te), don­de las ga­le­rías la­be­rín­ti­cas cons­tru­yen un en­tra­ma­do de ca­lles bajo tie­rra que son un ver­da­de­ro mu­seo de ar­te en el que el rea­lis­mo so­vié­ti­co de­jó sus hue­llas. Odas al cam­pe­sino, a la mu­jer tra­ba­ja­do­ra, a la ju­ven­tud atlé­ti­ca y a dos hé­roes na­cio­na­les: Le­nin y Ga­ga­rin, el hom­bre de la Re­vo­lu­ción y el as­tro­nau­ta que con­quis­tó el es­pa­cio por pri­me­ra vez.

Eka­te­ri­na, de 22 años y nues­tra tra­duc­to­ra “án­gel” de­sig­na­da por el Fes­ti­val, nos lle­vó a sus lugares fa­vo­ri­tos: la Uni­ver­si­dad, el Mu­seo de Ar­te Mo­derno, el par­que Gor­ki. A la Plaza Ro­ja y al Krem­lin pre­fie­re no ir, di­jo, por­que es­tán aba­rro­ta­dos de gen­te.

Des­de un al­to mi­ra­dor en el que ob­ser­vá­ba­mos la in­men­sa ciu­dad, Eka­te­ri­na nos se­ña­ló una gran iglesia de­di­ca­da a San Jor­ge y con­tó que allí ha­bía una pi­le­ta cir­cu­lar, un na­ta­to­rio pú­bli­co al ai­re li­bre con aguas cli­ma­ti­za­das crea­do por Sta­lin, don­de la gen­te na­da­ba en pleno in­vierno con la nie­ve al­re­de­dor. Con un sus­pi­ro, di­jo que no to­dos que­rían la iglesia, y que mu­chos aún año­ran la pis­ci­na.

An­tes de ir­nos se­ña­ló, en dis­tin­tos pun­tos de la ciu­dad, seis ras­ca­cie­los mo­nu­men­ta­les. Lue­go nos hi­zo gi­rar y des­cu­bri­mos a nues­tras es­pal­das el edi­fi­cio de la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Moscú. “Es la sép­ti­ma”, di­jo. “Son las sie­te her­ma­nas y fue­ron man­da­das a cons­truir por Sta­lin, hom­bre ama­do y te­mi­do por mu­chos”.

No po­día­mos ima­gi­nar que nues­tra pe­lí­cu­la se­ría aplau­di­da de pie, que mu­chos jó­ve­nes se nos acer­ca­rían con lá­gri­mas en los ojos a agra­de­cer­nos, que la crí­ti­ca la pre­mia­ría co­mo “Me­jor Pe­lí­cu­la en Com­pe­ten­cia”. En ese mo­men­to sim­ple­men­te es­tá­ba­mos he­chi­za­dos por la ciu­dad, des­lum­bra­dos por sus ca­lles, sus edi­fi­cios y su gen­te.

GETTY IMAGES

Lu­gar de en­cuen­tro. “La ca­pi­tal de Ru­sia es el punto don­de con­flu­yen la cul­tu­ra eu­ro­pea y la asiá­ti­ca”, sos­tie­ne Vir­na Mo­li­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.