La des­bor­dan­te na­tu­ra­le­za de la sel­va del Ama­zo­nas

La ri­ca bio­di­ver­si­dad de la re­gión en­mar­ca una aven­tu­ra a pie y en lan­cha en­tre las hue­llas de la co­lo­ni­za­ción y tra­di­cio­nes an­ces­tra­les de pue­blos ori­gi­na­rios.

Clarin - Viajes - - ECOTURISMO BOLIVIA - Gui­ller­mo Pe­lle­grino gpe­lle­grino@cla­rin.com

Pa­ra el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo, el ac­ce­so a la sel­va del Ama­zo­nas es una tra­ve­sía di­fi­cul­to­sa. Se la per­ci­be tan den­sa co­mo mis­te­rio­sa, aje­na y le­ja­na. No es tan así: la cuen­ca flu­vial del río más cau­da­lo­so del mun­do y el bos­que tro­pi­cal que se nu­tre de ella es­tán a 40 mi­nu­tos de avión des­de La ca­pi­tal de Bo­li­via. La pe­que­ña lo­ca­li­dad de Ru­rre­na­ba­que, a ori­llas del río Be­ni, es la puer­ta de in­gre­so a las áreas pro­te­gi­das Par­que Na­cio­nal Ma­di­di y las fas­ci­nan­tes Pam­pas del Ya­cu­ma, con una in­creí­ble bio­di­ver­si­dad, don­de la na­tu­ra­le­za se pre­sen­ta ca­si vir­gen y exu­be­ran­te.

El via­je ha­cia el in­te­rior del Ma­di­di se ini­cia tem­prano, en un bo­te a mo­tor. En el pri­mer tra­mo, río arri­ba por las aguas ma­rro­nes del Be­ni (afluen­te del Ama­zo­nas), sub­yu­ga el pai­sa­je, que al­ter­na y fun­de la pre­cor­di­lle­ra y la sel­va. Lle­va­dos por la co­rrien­te, for­man­do a ve­ces pe­que­ños is­lo­tes, flo­tan mu­chos ár­bo­les arran­ca­dos de las cos­tas en las cre­cien­tes.

A unos 100 km de la par­ti­da, la em­bar­ca­ción vi­ra ha­cia el oes­te pa­ra na­ve­gar el río Tui­chi. Las es­tri­ba­cio­nes, ca­da vez más le­ja­nas, em­pe­que­ñe- cen. Tam­bién el cur­so de agua cam­bia: más an­gos­to y de to­na­li­dad verde. Hay tra­mos con rá­pi­dos, lle­nos de tor­be­lli­nos que en la épo­ca de llu­vias, en­tre no­viem­bre y mar­zo, se tor­nan muy co­rren­to­sos. Pero aho­ra el ni­vel es­tá bajo y de­ja ver el co­ra­zón de pie­dra de su le­cho. Pa­ra­do en la proa, uno de los tres tri­pu­lan­tes, con una lar­ga va­ra de ma­de­ra du­ra y fuer­te – por lo co­mún de pi­cha­ni­llo o ci­pi­co, es­pe­cies de la re­gión– son­dea la pro­fun­di­dad en bus­ca del me­jor ca­mino. En oca­sio­nes, la em­bar­ca­ción con ca­pa­ci­dad pa­ra ocho pa­sa­je­ros, en­ca­lla y de­ben ba­jar pa­ra re­mol­car­la.

Tras cua­tro ho­ras y me­dia de via­je, el des­tino final, en el co­ra­zón de la sel­va del Ma­di­di, es el al­ber­gue eco­ló­gi­co Cha­la­lán, jun­to a la laguna de la que to­ma su nom­bre. Es un em­pren­di­mien­to de la co­mu­ni­dad ori­gi­na­ria ta­ca­na-que­chua de San Jo­sé de Uchu­pia­mo­nas, que sub­sis­te en ba­se a mé­to­dos coope­ra­ti­vos y de au­to­ges­tión.

Mar­cas de la co­lo­ni­za­ción

El nom­bre San Jo­sé re­fle­ja la pre­sen­cia re­li­gio­sa en la co­lo­ni­za­ción de es­tos pa­ra­jes. Fun­da­da por sa­cer­do­tes fran­cis­ca­nos en 1616, es la po­bla­ción más an­ti­gua de la re­gión. Pero, ago­ta­do el in­te­rés ini­cial por la ane­xión de te­rri­to­rios y al­te­ra­do pa­ra siem­pre el mo­do de vi­da de sus ha­bi­tan­tes, el des­tino de unos y otros que­da­ba li­bra­do a su suer­te. Con los años, es­te en­cla­ve pa­só de ser es­tra­té­gi­co pa­ra con­tro­lar las ru­tas de la sal pro­ve­nien­te de Uyu­ni y de las pie­les de la Ama­zo­nia. “Nos sen­tía­mos ol­vi­da­dos co­mo otras co­mu­ni­da­des de la zo­na. Por fal­ta de re­cur­sos pa­ra la edu­ca­ción y la sa­lud, mu­chas fa­mi­lias emi­gra­ron. Vi­mos de cer­ca el ries­go de des­apa­re­cer, co­mo su­ce­dió con Ma­ma­co­na”, sub­ra­ya el guía y re­fe­ren­te de la co­mu­ni­dad Ovi­dio Val­dez.

“En lu­gar de ma­tar a los ani­ma­les con fi­nes co­mer­cia­les o cor­tar los ár­bo­les pa­ra ven­der la ma­de­ra, apos­ta­ron a con­ser­var­los y vi­vir con la na­tu­ra­le­za, no con­tra ella”, di­ce Ana Cá­ce­res, ad­mi­nis­tra­do­ra del al­ber­gue, con­tra­ta­da por la co­mu­ni­dad. Pa­ra me­jo­rar su si­tua­ción, los jo­se­sa­nos lo­gra­ron un equi­li­brio en­tre los ele­men­tos an­ces­tra­les y mo­der­nos, con el tu­ris­mo sus­ten­ta­ble co­mo he­rra­mien­ta. El co­mer­cio in­tra e in­ter­co­mu­ni­ta­rio se prac­ti­ca de un mo­do al­ter­na­ti­vo, con el true­que co­mo prin­paz,

PA­BLO BIELLI

Man­to ve­ge­tal. Tras ha­ber zar­pa­do de Ru­rre­na­ba­que, la em­bar­ca­ción na­ve­ga las os­cu­ras aguas del río Be­ni, afluen­te del Ama­zo­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.