Postales des­lum­bran­tes en la Ru­ta del Vino rio­jano

La es­pec­ta­cu­lar Cues­ta de Mi­ran­da y la Sie­rra de Ve­laz­co acom­pa­ñan un re­co­rri­do por bo­de­gas y vi­ñe­dos.

Clarin - Viajes - - CIRCUITOS LA RIOJA - Die­go Je­mio Especial pa­ra Cla­rín

Mar­cos Moreno es guía de mon­ta­ña. Co­no­ce La Rio­ja co­mo la palma de su mano. Pero aho­ra va có­mo­do y con­ten­to en su ca­mio­ne­ta, atra­ve­san­do la Cues­ta de Mi­ran­da. La 4x4 atra­vie­sa ese tra­mo de la ru­ta 40, si­guien­do el ca­mino an­ces­tral de los in­cas en­tre Chi­le­ci­to y Vi­lla Unión. Mues­tra la vie­ja ru­ta, los ca­mi­nos de cor­ni­sa y las abrup­tas pa­re­des de la que­bra­da del río Mi­ran­da. Co­mo un gran mu­si­ca­li­za­dor del via­je -te­nía que ha­cer­lo en ese mo­men­to y no en otro-, ma­no­tea un cd de la guan­te­ra y co­mien­za a so­nar “Zam­bi­ta pa­ra Chi­le­ci­to”, de Ra­món Navarro y Leo­ca­dio To­rres.

“Un Fa­ma­ti­na de luz lle­vo en mi gui­ta­rra pa­ra enamo­rar; mi ni­ña de Chi­le­ci­to, oji­tos de ace­quia y uva; mi zam­ba, yo te he ve­ni­do a can­tar”. La can­ción es un pre­cio­so re­su­men de es­te pai­sa­je. Es­ta cues­ta per­mi­te una vis­ta in­men­sa de la Sie­rra de Ve­las­co y de ese Fa­ma­ti­na lleno de luz.

A lo lar­go del via­je, no fal­ta­rán las his­to­rias co­mo la que can­tan, des­de el par­lan­te de la ca­mio­ne­ta, Los Man­se­ros San­tia­gue­ños. Y tam­bién ha­brá, por su­pues­to, muy bue­nos vi­nos.

En 2017, la pro­vin­cia, que pro­du­ce vino des­de ha­ce 400 años, pu­so en mar­cha el pro­yec­to de la Ru­ta del To­rron­tés. La ce­pa, mez­cla de uva crio­lla y mos­ca­tel de Ale­jan­dría, pro­vie­ne de es­tas tie­rras, que tie­nen una con­jun­ción de al­tu­ra, sue­lo y am­pli­tud tér­mi­na pa­ra ha­cer uno de los me­jo­res vi­nos blan­cos del país. Chi­le­ci­to, co­ra­zón de la vi­ti­vi­ni­cul­tu­ra, es una de las re­gio­nes im­per­di­bles. Pero tam­bién tie­nen sus bo­de­gas Fa­ma­ti­na, Vin­chi­na, Cas­tro Ba­rros, Sa­na­gas­ta y San Blas de Los Sau­ces, en­tre otras. Acá va un re­co­rri­do po­si­ble por esas de­li­cias rio­ja­nas, a tra­vés de al­gu­nas de las 19 bo­de­gas de la pro­vin­cia.

La ca­mio­ne­ta tran­si­ta la ru­ta 38 y lue­go re­co­rre la ru­ta 74. El via­je co­mien­za an­tes de lle­gar a des­tino, con una vis­ta al Par­que Pro­vin­cial Los Co­lo­ra­dos, que for­ma par­te de la mis­ma pla­ta­for­ma de Ta­lam­pa­ya. El ca­mino si­gue has­ta lle­gar a Vi­chi­gas­ta, en las afue­ras de Chi­le­ci­to, don­de es­tá la bo­de­ga Va­lle de la Puer­ta. Du­ran­te to­do el año, la tem­pe­ra­tu­ra pro­me­dio es de 25° y las no­ches son frías, dos con­di­cio­nes idea­les pa­ra la ma­du­ra­ción de las uvas y oli­vos.

Per­fu­mes de flo­res

De las 104 hec­tá­reas de vid, hay cin­co de­di­ca­das al to­rron­tés. Javier Co­lo­vat­ti, ge­ren­te de la bo­de­ga, cuen­ta có­mo fue cam­bian­do la for­ma de ha­cer es­tos vi­nos. “An­tes eran de­ma­sia­dos fru­ta­dos y em­pa­la­go­sos. Esos vi­nos son ri­cos a la pri­me­ra co­pa, pero lue­go te can­san. Aho­ra, son más com­ple­jos, con fru­ta re­fi­na­da com­bi­na­das con flo­res, co­mo las ro­sas y jaz­mi­nes”, cuen­ta el agró­no­mo.

Co­lo­vat­ti no só­lo ha­bla con gran co­no­ci­mien­to acer­ca de có­mo se pro­du­cen los vi­nos sino tam­bién de una par­te muy im­por­tan­te: có­mo ven­der­los y la in­fluen­cia del hu­mor de los con­su­mi­do­res. Cuen­ta de la pe­lí­cu­la “En­tre co­pas”, que en­te­rró al mer­lot y le dio pres­ti­gio al pi­not noir. Y re­cuer­da que, en la me­mo­ria de mu­cha gen­te, el to­rron­tés era un vino con sa­bor a mos­ca­to. “A la gen­te le que­dó esa ima­gen. Aho­ra se ha­cen fru­ta­dos, sin amar­gor y sin azú­car”. La charla se de­mo­ra en el me­dio de un al­muer­zo y de­gus­ta­ción, siem­pre de es­pal­das al ne­va­do del Fa­ma­ti­na.

“Así tie­ne que ser el buen vino: un tra­go de­be lla­mar a otro tra­go”, di­ce, du­ran­te la de­gus­ta­ción, Ro­dol­fo Gri­guol, ge­ren­te enó­lo­go de La Rio­ja­na, una coo­pe­ra­ti­va con 406 so­cios que apor­tan su pro­duc­ción a cua­tro bo­de­gas. Un 30 por cien­to de su pro­duc­ción es de to­rron­tés. En Ti­li­mu­qui de­par­ta­men­to Chi­le­ci­to-, la em­pre­sa tie­ne una de las fin­cas, con 102 hec­tá­reas. “La zo­na no só­lo es óp­ti­ma pa­ra blan­cos sino tam­bién pa­ra ex­ce­len­tes tin­tos, co­mo el bo­nar­da”, agre­ga Gri­guol, fren­te a una lí­nea de bo­te­llas lis­tas pa­ra pro­bar.

Cuan­do co­mien­za la ca­ta, él ha­bla de no­tas flo­ra­les, otros en­ten­di­dos se re­fie­ren a la de­li­ca­de­za y al cuer­po me­dio fá­cil de to­mar. “Mien­tras sube la ca­li­dad del vino, se no­ta la un­tuo­si­dad y el cuer­po”, agre­ga el enó­lo­go. La de­gus­ta­ción ter­mi­na con un Ra­za Ar­gen­ti­na (Brut To­rron­tés), con un to-

Es­ca­la. El di­que Los Sau­ces im­po­ne la pri­me­ra pa­ra­da des­de la ca­pi­tal rio­ja­na ha­cia el nor­te por el Ca­mino de la Cos­ta de la Sie­rra de Ve­laz­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.