Con­se­jos pa­ra los al­qui­le­res de ve­rano

Clarin - Viajes - - EN TRÁNSITO -

Pue­de su­ce­der: que el de­par­ta­men­to o la ca­si­ta que al­qui­la­mos pa­ra pa­sar las va­ca­cio­nes no es­té tan cer­ca del mar co­mo pro­me­tían o que los am­bien­tes no sean tan am­plios co­mo se veían en la foto, por ejem­plo. O que al de­vol­ver la lle­ve nos di­gan que fal­ta un elec­tro­do­més­ti­co que nun­ca vi­mos o co­pas que no usa­mos.

Lo ideal, an­tes de al­qui­lar una pro­pie­dad pa­ra las va­ca­cio­nes, es te­ner al­gu­na re­fe­ren­cia cer­te­ra del in­mue­ble, del pro­pie­ta­rio o de la in­mo­bi­lia­ria; con­tar con la ex­pe­rien­cia po­si­ti­va de otra per­so­na es un pun­to a fa­vor.

El pro­ble­ma más fre­cuen­te en es­te ru­bro es, jus­ta­men­te, que lo ofre­ci­do di­fie­ra de los efec­ti­va­men­te otor­ga­do. Y que mu­chas ve­ces no se sa­be dón­de, a quién ni có­mo efec­tuar re­cla­mos an­te un in­con­ve­nien­te.

Un pri­mer con­se­jo con la re­ser­va: no pa­gar ci­fras su­pe­rio­res al 30 por cien­to en con­cep­to de se­ña -el por­cen­ta­je de la re­ser­va no es­tá es­ti­pu­la­do en nin­gún la­do-, es­pe­cial­men­te cuan­do no se co­no­ce el lu­gar.

Al mis­mo tiem­po, es im­por­tan­te pres­tar aten­ción a los ser­vi­cios in­clui­dos en el con­tra­to y los que no lo es­tán, la fa­mo­sa le­tra chi­ca.

En ca­so de re­ci­bir un in­ven­ta­rio an­tes de in­gre­sar, con­vie­ne no fir­mar­lo has­ta ve­ri­fi­car que las co­sas que fi­gu­ran en la lis­ta efec­ti­va­men­te es­tén en la pro­pie­dad al­qui­la­da.

Le­gis­la­ción

“Los alo­ja­mien­tos tu­rís­ti­cos en la Ar­gen­ti­na es­tán or­ga­ni­za­dos de ma­ne­ra tal que ca­da pro­vin­cia los re­gu­la. Ade­más, exis­ten in­nu­me­ra­bles re­gu­la­cio­nes mu­ni­ci­pa­les que com­ple­men­tan las nor­mas pro­vin­cia­les, so­bre­to­do a efec­tos de la ha­bi­li­ta­ción”, ex­pli­ca San­tia­go Aram­bu­ru, abo­ga­do es­pe­cia­lis­ta en de­re­cho del tu­ris­mo y agre­ga: “Por ello, es muy im­por­tan­te que el usua­rio ve­ri­fi­que que el alo­ja­mien­to es­té ha­bi­li­ta­do (en el en­te de tu­ris­mo lo­cal, por ejem­plo). Es­to ofre­ce un res­guar­do y sig­ni­fi­ca que el hos­pe­da­je cum­ple con la nor­ma­ti­va de in­fra­es­truc­tu­ra, se­gu­ri­dad y ca­li­dad del ser­vi­cio. Es más, si sur­ge al­gún in­con­ve­nien­te o in­cum­pli­mien­to con­trac­tual (to­tal o par­cial), al es­tar ha­bi­li­ta­do, el tu­ris­ta sa­brá a quién re­cla­mar y dón­de”. Por ejem­plo, en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res ri­ge la Re­so­lu­ción 23/2014 que crea el Re­gis­tro de Pres­ta­do­res Tu­rís­ti­cos. Cuan­do la con­tra­ta­ción se ha­ce en in­mo­bi­lia­rias o agen­cias de via­je es más fá­cil ini­ciar un re­cla­mo.

“Con una Ley Na­cio­nal de con­tra­to de Alo­ja­mien­to Tu­rís­ti­co po­drían ge­ne­rar­se re­glas cla­ras y fa­vo­ra­bles tan­to pa­ra los usua­rios co­mo pa­ra to­das las mo­da­li­da­des de hos­pe­da­je. El nue­vo có­di­go ci­vil y co­mer­cial y la Ley 27.221 ya die­ron el pri­mer pa­so en es­te sen­ti­do”, con­clu­ye Aram­bu­ru.

AN­DRÉS D’ELIA

En la vi­drie­ra. An­tes de fir­mar el con­tra­to de al­qui­ler hay que re­vi­sar qué ser­vi­cios es­tán in­clui­dos (y cuá­les no).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.