Un uni­ver­so de ca­sas de co­lo­res con vis­ta al Pa­cí­fi­co

La vis­to­sa ar­qui­tec­tu­ra de Val­pa­raí­so en­mar­ca un pa­seo por ca­lles an­gos­tas y es­ca­le­ras que tre­pan los ce­rros.

Clarin - Viajes - - POSTALES CHILE - Gus­ta­vo Ng Es­pe­cial pa­ra Cla­rín “Sreet art tours”

Co­mo en un par­que de di­ver­sio­nes, na­die pue­de es­tar quie­to en Val­pa­raí­so, un la­be­rin­to es­ca­lo­na­do, de in­fi­ni­tos re­co­ve­cos, des­de don­de se es­pía el os­cu­ro océano azul-ne­gro de gi­gan­tes bu­ques y len­tas nu­bes y el es­ta­lli­do mul­ti­cro­má­ti­co que es el res­to de la ciu­dad. Co­mo Car­ta­ge­na de In­dias (en Co­lom­bia), Cin­que Te­rre (en Ita­lia) y La Bo­ca (en la ciu­dad de Bue­nos Ai­res), a 110 ki­ló­me­tros de San­tia­go de Chi­le, en el puer­to de Val­pa­raí­so la nos­tal­gia se con­ju­ra con la vi­va­ci­dad irreal de los co­lo­res de los pá­ja­ros tro­pi­ca­les o del fon­do del mar.

La an­gos­tu­ra del país se apre­cia los días diá­fa­nos: por una ven­ta­na se ve el Acon­ca­gua. El via­je de Bue­nos Ai­res a Val­pa­raí­so es de unas cin­co ho­ras, en avión has­ta la ca­pi­tal chi­le­na y lue­go por la ru­ta 68, en­tre pue­blos y vi­ñe­dos. Al bor­de del mar se le­van­ta es­ta an­ti­gua per­la del Pa­cí­fi­co con vi­vien­das cons­trui­das por in­mi­gran- tes in­gle­ses y ale­ma­nes y por chi­le­nos de la­bo­rio­si­dad in­ce­san­te. Las ca­sas for­man un man­to so­bre los 44 ce­rros que en­cie­rran una bahía. Es una ciu­dad-puer­to ar­tís­ti­ca y bohe­mia, ma­que­ta gi­gan­te cons­trui­da por pes­ca­do­res y co­mer­cian­tes, ma­ri­ne­ros y poe­tas, pin­to­res y em­pre­sa­rios.

To­das las ca­lle­ci­tas de Val­pa­raí­so son irre­sis­ti­bles y en de­cli­ve. Su­bi­mos y ba­ja­mos sin sen­tir el es­fuer­zo por­que to­do el tiem­po es­ta­mos fas­ci­na­dos por lo que ve­mos, y que­re­mos ver más. Así, el cuer­po tie­ne un des­can­so del es­tre­san­te se­den­ta­ris­mo ur­bano. Se re­co­rre Val­pa­raí­so con la fe­li­ci­dad de an­dar co­mo ca­bras, con un ma­pa en la mano o con un guía que nos lle­ve por los ce­rros Cor­di­lle­ra, San­to Do­min­go, Pla­ya An­cha, Ar­ti­lle­ría y el an­ti­guo ba­rrio Puer­to, don­de en el res­tau­ran­te Puer­to Mil­nay se pue­de dis­fru­tar de un al­muer­zo de ma­ris­cos re­cién sa­li­dos del mar con un vino fres­co y per­fu­ma­do del Va­lle de Ca­sa­blan­ca.

Pai­sa­je irreal

En los ce­rros Ale­gre y Con­cep­ción se pa­sea en­tre las an­ti­guas y pri­mo­ro­sas ca­sas de tor­ta. Igle­sias, ca­lles es­tre­chas, es­ca­le­ras, gal­po­nes co­lo­ri­dos, ca­si­tas de cha­pa y ma­de­ra con plan­tas afue­ra y cor­ti­nas te­ji­das al cro­chet tras los vi­drios con­for­man un con­jun­to tan per­fec­to y gra­cio­so

que no pa­re­ce real sino de un mun­do don­de to­do es ideal y na­da se co­rrom­pe. Otra irre­sis­ti­ble atrac­ción son los “as­cen­so­res”, esos fu­ni­cu­la­res de otra ápo­ca que tre­pan es­for­za­da­men­te por las la­de­ras más in­cli­na­das chi­rrian­do y ha­ma­cán­do­se co­mo vie­jas bes­tias. Mien­tras tan­to, gas­ta­dos

tro­lley­bu­ses de la­ta ama­ri­llos y ver­des tra­que­tean por las ca­lles con sus an­te­nas ha­cien­do chis­pas con los ca­bles eléc­tri­cos. Com­ple­tan sin apu­ro un re­co­rri­do cir­cu­lar por la zo­na pla­na, en­tre los ce­rros y el mar.

Re­co­rrien­do Val­pa­raí­so (tres o cua­tro días es un tiem­po ade­cua­do) se des­cu­bre que to­do es­tá en cla­ve de ar­te. La vo­ca­ción pri­ma­ria de co­lo­rear ca­da ca­sa de ro­jo, ama­ri­llo, ce­les­te, li­la o anaran­ja­do pa­re­ce im­pe­ler a los ar­tis­tas a pin­tar mu­ros, puer­tas, es­ca­le­ras, pa­si­llos, co­lum­nas. To­da Val­pa­raí­so es un mu­seo a cie­lo abier­to, una so­la obra que ex­pre­sa en co­lo­res el com­pro­mi­so so­cial y la con­ta­gio­sa energía de la ju­ven­tud.

A fi­nes de los 60, los es­tu­dian­tes co­men­za­ron a pin­tar gran­des mu­ra­les co­mo par­te de un pro­yec­to in­te­rrum­pi­do por la dic­ta­du­ra mi­li­tar en 1973 y re­to­ma­do dos dé­ca­das más tar­de, pa­ra dar for­ma en el ce­rro Be­lla­vis­ta al Mu­seo a Cie­lo Abier­to. En un cir­cui­to de ca­lles y es­ca­le­ras pue­den aún des­cu­brir­se los vein­te mu­ra­les, al­gu­nos su­rrea­lis­tas, otros abs­trac­tos o im­pre­sio­nis­tas, rea­li­za­dos por des­ta­ca­dos ar­tis­tas. Mu­chas obras es­tán mal con­ser­va­das y al­gu­nas que­da­ron ta­pa­das por nue­vas pin­tu­ras. Las pa­re­des sir­ven de so­por­te a va­rias ca­pas de obras de ar­te. Los chi­cos de hoy, hi­jos y nie­tos de aque­llos es­tu­dian­tes, su­man la mu­jer, la di­ver­si­dad cul­tu­ral y el me­dio am­bien­te a los te­mas clá­si­cos del mu­ra­lis­mo. Va­rias agen­cias -co­mo Eco­ma­pu- ofre­cen los pa­seos guia­dos por los ce­rros Po­lan­co, Ba­rón y Be­lla­vis­ta, ade­más de los más re­co­no­ci­dos Ale­gre y Con­cep­ción.

En la dé­ca­da del 90 otros jó­ve­nes to­ma­ron las cons­truc­cio­nes y el par­que cen­tral de la Pe­ni­ten­cia­ría cuan­do fue aban­do­na­da, pa­ra con­ver­tir­los en su ba­se de li­ber­tad crea­ti­va. Las au­to­ri­da­des acep­ta­ron la ini­cia­ti­va y re­cons­tru­ye­ron y re­ci­cla­ron el si­tio co­mo Par­que Cul­tu­ral (Cár­cel 471), eri­gien­do una de las más des­ta­ca­das obras ar­qui­tec­tó­ni­cas del país, que in­te­gra sa­las de ex­hi­bi­ción, ac­ti­vi­da­des cir­cen­ses, danza, ci­ne, música, ar­tes plás­ti­cas y tea­tro. Co­mo par­te del nu­tri­do ca­len­da­rio de ac­ti­vi­da­des, el ar­tis­ta chino Ai Wei­wei ins­ta­ló en el po­lo cul­tu­ral un lien­zo de 900 me­tros cua­dra­dos pa­ra ho­me­na­jear al poe­ta Pa­blo Ne­ru­da, ami­go de su pa­dre.

La ca­sa del poe­ta más cé­le­bre

En la ave­ni­da Ale­ma­nia de Val­pa­raí­so se con­ser­va La Se­bas­tia­na, una de las ca­sas del au­tor de “Can­to ge­ne­ral” y “Vein­te poe­mas de amor y una can­ción de­ses­pe­ra­da”, con­ver­ti­da en mu­seo. La ori­gi­nal ar­qui­tec­tu­ra (to­das las cons­truc­cio­nes es­tán obli­ga­das a ne­go­ciar su for­ma con el te­rreno), el gus­to so­fis­ti­ca­do y la pre­di­lec­ción por las an­ti­güe­da­des son una mar­ca de Val­pa­raí­so, sin­te­ti­za­das en es­ta ca­sa de per­so­na­li­dad in­ape­la­ble.

El mis­mo es­ti­lo es­tá im­pre­so en to­dos los hos­ta­les y ho­te­les, que abun­dan com­pi­tien­do en pri­mor y co­mo­di­dad. A pa­sos de ca­da es­qui­na se en­cuen­tran ga­le­rías so­bre­car­ga­das de pe­que­ños puestos, en los que ar­te­sa­nía, di­se­ño y ar­te se con­ju­gan en li­bros, pon­chos, cua­dros, ca­ra­me­los, co­lla­res, es­ta­tui­llas y ju­gue­tes. Y abun­dan los ba­res, ju­ve­ni­les y so­fis­ti­ca­dos, mo­der­nos y bou­ti­que.

Cuan­do lle­ga la no­che, la an­ti­gua bohe­mia de Val­pa­raí­so se en­cien­de irre­sis­ti­ble­men­te. En La Pa­rá Kul­tu­ral se pue­de co­mer, be­ber y acom­pa­ñar el folclore bai­lan­do y can­tan­do. Pa­san las ho­ras en el le­gen­da­rio bar La Pla­ya, don­de re­sue­nan las can­cio­nes que ha­ce un si­glo can­ta­ban los ma­ri­ne­ros ho­lan­de­ses, abra­za­dos y lle­nos de cer­ve­za. ■

AFP

Te­lón de fon­do. Cru­ce­ros, em­bar­ca­cio­nes y par­te del enor­me puer­to de Val­pa­raí­so se apre­cian de­trás del an­ti­guo as­cen­sor Ar­ti­lle­ría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.