Ham­bur­go, una ven­ta­na al pa­sa­do

A ori­llas del río El­ba, es­ta ciu­dad atrae por su his­to­ria, los pa­seos y pro­pues­tas de di­ver­sión pa­ra gran­des y chi­cos.

Clarin - Viajes - - POSTALES ALEMANIA - Eduar­do Po­go­ri­les epo­go­ri­les@cla­rin.com Ken­nedy-, con sus par­ques, clu­bes de remo y zo­nas pa­ra ha­cer deportes.

Ham­bur­go es una de esas ciu­da­des de Ale­ma­nia que, mis­te­rio­sa­men­te, no en­tran en el ra­dar tu­rís­ti­co con­ven­cio­nal. Con sus par­ques sub­ur­ba­nos y dos la­gos ar­ti­fi­cia­les en el cas­co an­ti­guo, sus ca­na­les in­te­rio­res y puen­tes, evo­ca el pai­sa­je de Ve­ne­cia y Áms­ter­dam. Des­de la épo­ca me­die­val, la fa­ma cos­mo­po­li­ta de Ham­bur- go cre­ció por­que era go­ber­na­da por una éli­te de ri­cos mer­ca­de­res, em­pre­sa­rios na­vie­ros y cons­truc­to­res de bar­cos, to­dos ellos uni­dos -me­dian­te la Li­ga Han­seá­ti­ca- a otros puer­tos eu­ro­peos del Mar del Nor­te.

Ubi­ca­da es­tra­té­gi­ca­men­te a ori­llas del río El­ba, Ham­bur­go so­bre­vi­vió a los ata­ques de Na­po­león, a los gran­des in­cen­dios de 1842 y los bom­bar­deos alia­dos de 1943 du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Fue el “puer­to de los sue­ños” pa­ra mi­llo­nes de emi­gran­tes, que en­tre los años 1834 y 1924 em­bar­ca­ban aquí en los bar­cos de la Ham­burg Ame­ri­ka Li­nie, que ha­cia 1910 era la ma­yor em­pre­sa na­vie­ra del mun­do.

Mu­cho des­pués, en­tre los años 1960 y 1962, un gru­po de músicos en­ton­ces po­co co­no­ci­dos, Los Beatles, ro­can­rol en el es­ce­na­rio del In­dra, un club noc­turno del ba­rrio por­tua­rio, Sankt Pau­li. Ese club aún exis­te y tie­ne re­cuer­dos de Len­non y Mccart­ney, es­tá en la Gros­se Freiheit Stras­se (“la ca­lle de la gran li­ber­tad”), que se lla­ma así des­de el si­glo XVII por­que allí con­vi­vían dis­tin­tas co­mu­ni­da­des re­li­gio­sas. Pa­ra los beatle­ma­nía­cos, el ba­rrio tie­ne una pla­za inol­vi­da­ble, Beatles Platz. Cer­ca es­tá la “mi­lla sexy” de Ham­bur­go, la ca­lle Ree­per­bahn: evo­ca al “dis­tri­to ro­jo” de Ams­ter­dam, pe­ro tam­bién es la ca­lle de los ba­res y clu­bes de jazz, e in­clu­so hay un tea­tro de ope­re­tas.

Una de las más tí­pi­cas pos­ta­les ur­ba­nas de Ham­bur­go se ve hoy des­de el puen­te Lom­bards­brüc­ke cons­trui­do en 1868 so­bre uno de los dos la­gos in­te­rio­res, el Bin­ne­nals­ter, que se pue­de re­co­rrer en pin­to­res­cos bar­cos. A ori­llas del la­go es­tá el bou­le­vard Jung­ferns­tieg, la “sa­la de es­tar” de la ciu­dad, un pa­seo ro­dea­do de tien­das y ho­te­les de lu­jo. Y a po­cos me­tros, el Rat­haus­markt, la pla­za his­tó­ri­ca de Ham­bur­go, con el pa­la­cio mu­ni­ci­pal. Fue re­cons­trui­da lue­go del gran in­cen­dio de 1842 y los ar­qui­tec­tos se ins­pi­ra­ron en la Pla­za San Mar­cos de Ve­ne­cia.

Aquí se pue­de pa­sar el ra­to des­can­san­do en un ca­fé de la Als­te­rar­ka­den, una an­ti­gua ga­le­ría con tien­das y ba­res, cu­yas ar­ca­das re­cuer­dan al Pa­la­cio Du­cal ve­ne­ciano. Así co­mo las sal­chi­chas iden­ti­fi­can a Ber­lín, en Ham­bur­go es ca­rac­te­rís­ti­co el sánd­wich de sal­món o aren­que. Des­pués, pa­ra los ca­mi­nan­tes res­ta aún el la­go Aus­se­nals­ter -al otro la­do del puen­te

Ciu­dad de ciu­da­des

En su li­bro “Ham­bur­go, una his­to­ria cul­tu­ral y li­te­ra­ria”, el his­to­ria­dor in­glés Matt­hew Jef­fe­ries des­ta­ca que la ciu­dad nun­ca fue go­ber­na­da por una cor­te prin­ci­pes­ca, pe­ro la éli­te so­cial -for­ma­da por ri­cos co­mer­cian­tes, ban­que­ros y due­ños de as­ti­lle­ros y com­pa­ñías na­vie­ras- apo­yó a ar­tis­tas y es­cri­to­res. En el si­glo XVIII, épo­ca de la Ilus­tra­ción, Ham­bur­go fue la pri­me­ra ciu­dad ale­ma­na en te­ner una sa­la de ópe­ra abier­ta al pú­bli­co co­mún. La di­ri­gió ini­cial­men­te el mú­si­co Georg Phi­lipp Te­le­mann y lue­go Carl P. Bach, el hi­jo de Bach. Lue­go lle­ga­rían otros músicos, de la ta­lla de Brahms, Men­dels­sohn y Mah­ler. Ham­bur­go fue tam­bién la pri­me­ra ciu­dad en te­ner una sa­la de­di­ca­da al tea­tro na­cio­nal ale­mán. La di­ri­gió el fa­mo­so crí­ti­co y au­tor tea­tral Gott­hold Les­sing, uno de los gran­des nom­bres de la Ilus­tra­ción.

Tes­ti­mo­nio de esa his­to­ria cul­tu­ral es la Elbp­hi­lar­mo­nie, la nue­va sa­la de ópe­ra y con­cier­tos inau­gu­ra­da en 2017 a un cos­to de ca­si 800 mi­llo­nes de eu­ros. El edi­fi­cio de la ópe­ra, a ori­llas del río El­ba, en el bor­de de un mue­lle del ba­rrio Spei­chers­tadt, pa­re­ce un bar­co con las ve­las des­ple­ga­das (www.elbp­hil­har­mo­nie.de).

Una de las atrac­cio­nes tu­rís­ti­cas de Ham­bur­go es­tá hoy en los vie­jos ba­rra­co­nes de la­dri­llos rojos del Spei­chers­tadt, que da­tan de 1890. En es­tos de­pó­si­tos por­tua­rios se guar­da­to­ca­ban

ba ca­fé, té, ca­cao, ta­ba­co y es­pe­cias. Des­de la dé­ca­da de 2000 to­do el ba­rrio es par­te de Ha­fen­city, un pro­yec­to de re­mo­de­la­ción ur­ba­na. Otra cu­rio­si­dad del ba­rrio es Mi­nia­tur Wun­der­land, la ma­yor ma­que­ta eu­ro­pea de fe­rro­mo­de­lis­mo. En un área de 6000 me­tros cua­dra­dos se des­plie­gan 12 km de vías, 900 tre­nes, cien­tos de edi­fi­cios en es­ca­la y mi­les de fi­gu­ras hu­ma­nas. Se ven pai­sa­jes de Sui­za, Ale­ma­nia, Sue­cia, Es­ta­dos Uni­dos y otros paí­ses, hay in­clu­so una ré­pli­ca del ae­ro­puer­to de Ham­bur­go con avio­nes, que ca­rre­tean y des­pe­gan (mi­nia­tur-wun­der­land.com).

No muy le­jos, en Ved­del Is­land, a la en­tra­da del puer­to, es­tá Ba­llins­tadt, el mu­seo de la emi­gra­ción. Se lla­ma así pa­ra re­cor­dar al mag­na­te na­vie­ro Al­bert Ba­llin (1857-1918), di­rec­ti­vo de la em­pre­sa Ham­burg Ame­ri­ka Li­nie. El mu­seo re­cons­tru­ye con tec­no­lo­gías au­dio­vi­sua­les y ob­je­tos de épo­ca el mo­men­to his­tó­ri­co de la gran emi­gra­ción, más de un si­glo atrás. No fal­ta un ban­co de da­tos ge­nea­ló­gi­cos, con in­for­ma­ción so­bre mi­llo­nes de per­so­nas. Ba­llin cons­tru­yó en es­te si­tio una pe­que­ña ciu­dad, des­trui­da por los bom­bar­deos de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Ha­bía hos­pi­ta­les, tem­plos de dis­tin­tas re­li­gio­nes, tea­tros, res­tau­ran­tes y edi­fi­cios de vi­vien­das. Allí se alo­ja­ban los emi­gran­tes mien­tras es­pe­ra­ban su turno pa­ra abor­dar los bu­ques de la em­pre­sa (www.ba­llins­tadt.de).

La ciu­dad tie­ne va­rias igle­sias, pe­ro una de las más po­pu­la­res es la Mi­chae­lis­kir­che, re­cons­trui­da tres ve­ces en­tre los años 1641 y 1912 y des­trui­da en otras dos oca­sio­nes. Es un ícono de la ciu­dad. Mi­les de tu­ris­tas suben has­ta la pla­ta­for­ma que hay a 106 me­tros de al­tu­ra, por­que más allá de las cam­pa­nas y los con­cier­tos de música clá­si­ca, se ve ca­si to­do el cen­tro his­tó­ri­co. O sea, Ha­fen­city, Spei­chers­tadt, Ree­per­bahn, el puen­te Köhl­brand­brüc­ke, el la­go Bin­ne­nals­ter y más allá, has­ta el ae­ro­puer­to. En el se­gun­do pi­so de la to­rre se cuen­ta en detalle la mi­le­na­ria his­to­ria de Ham­bur­go, en una gran pan­ta­lla y con téc­ni­cas mul­ti­me­dia.

Si el via­je a Ham­bur­go es con ni­ños, ha­bría que lle­var­los a ver uno de los zoo­ló­gi­cos más an­ti­guos de Eu­ro­pa: el Tier­park Ha­gen­beck, con más de cien años de his­to­ria y 1.860 es­pe­cies de ani­ma­les exó­ti­cos, re­par­ti­dos en ca­si vein­te hec­tá­reas de par­ques. Hay mu­chas ac­ti­vi­da­des di­se­ña­das pa­ra los más chi­cos. Y ade­más, es­te zoo tie­ne un in­men­so acua­rio y un es­pa­cio don­de se re­pro­du­ce el cli­ma po­lar, pa­ra ver de cer­ca los osos y pin­güi­nos (www.ha­gen­beck.de).

Pa­ra apre­ciar la bue­na vi­da de los ri­cos de hoy en Ham­bur­go, el pa­seo in­di­ca­do es­tá a ori­llas del río El­ba, ha­cia Blan­ke­ne­se, don­de an­tes vi­vían pes­ca­do­res y ma­ri­ne­ros hoy se ven man­sio­nes. Abun­dan los ca­fés y res­tau­ran­tes con vis­ta ha­cia los bar­cos que na­ve­gan el río. Se pue­de ir a Blan­ke­ne­se a pie, tam­bién en bar­cos de ex­cur­sión que zar­pan del mue­lle de Sankt Pau­li Lan­dungs­brüc­ken, otro ícono de la ciu­dad, en los me­ses más cá­li­dos, en­tre abril y sep­tiem­bre.

Cla­ro que hay mu­cho más pa­ra ver en Ham­bur­go, una ciu­dad que cap­tu­ró la ima­gi­na­ción de es­cri­to­res co­mo Tho­mas Mann y Hein­rich Hei­ne, en­tre otros. Por ca­so, el vie­jo mer­ca­do del pes­ca­do, el Fisch­markt, en el ba­rrio por­tua­rio de Sankt Pau­li. Es­te mer­ca­do es ca­si una le­yen­da ur­ba­na des­de el año 1703, bien tem­prano a la ma­ña­na de un día do­min­go, por ejem­plo, el lu­gar se lle­na de cu­rio­sos y tu­ris­tas dis­pues­tos a com­prar de to­do un po­co, ya sea un jue­go de por­ce­la­na usa­da o un ki­lo de aren­ques.

Y ade­más es­tá la popular “mi­lla de los mu­seos” (www.kunst­mei­le-ham­burg.de) con cin­co im­por­tan­tes mu­seos de ar­te. Cer­ca de la es­ta­ción fe­rro­via­ria, la Haupt­bahn­hof Nord, es­tá el im­po­nen­te edi­fi­cio del Kunst­ha­lle cons­trui­do en 1847 y re­no­va­do ha­ce po­co: tie­ne obras de Ko­kosch­ka, Pi­cas­so y Klee, pe­ro tam­bién pin­tu­ras de maes­tros del ro­man­ti­cis­mo ale­mán, co­mo Frie­drich. No muy le­jos del Kunst­ha­lle es­tá el Deich­tor­ha­llen, un vie­jo mer­ca­do del si­glo XIX re­ci­cla­do pa­ra alo­jar ex­po­si­cio­nes de ar­te con­tem­po­rá­neo y fo­to­gra­fía, por ini­cia­ti­va del co­lec­cio­nis­ta Ha­rald Falc­ken­berg, una in­fluen­cia de­ci­si­va por su apues­ta a las ex­pe­rien­cias mul­ti­me­dia. En ver­dad, las pro­pues­tas cul­tu­ra­les de Ham­bur­go pa­re­cen in­fi­ni­tas. Hay más de trein­ta mu­seos de to­das cla­ses, in­clu­so en el puer­to hay “bar­cos mu­seo”. Hay más de una vein­te­na de tea­tros. Y siem­pre es­tá la po­si­bi­li­dad de ha­cer re­co­rri­dos guia­dos en óm­ni­bus o en bar­co, pa­ra apre­ciar la ar­qui­tec­tu­ra lo­cal.

Ham­bur­go es una ciu­dad con tan­ta energía que ca­da tan­to pa­re­ce ol­vi­dar que re­na­ció de sus ce­ni­zas mu­chas ve­ces. Se en­tien­de me­jor al vi­si­tar Ni­ko­lai­kir­che -la igle­sia más an­ti­gua, en rui­nas en la ca­lle Willy Brandt 60-, pa­ra re­cor­dar la úl­ti­ma gue­rra. Un mu­seo (www.mahn­mal st-ni­ko­lai.de) evo­ca allí los bom­bar­deos alia­dos de 1943, que des­tru­ye­ron la ciu­dad has­ta ha­cer­la irre­co­no­ci­ble. Tam­bién se evo­can los bom­bar­deos na­zis so­bre Guer­ni­ca, Var­so­via y Co­ventry, en­tre otros lu­ga­res. Es un me­mo­rial emo­cio­nan­te, un tes­ti­go que si­gue ha­blán­do­nos. ■

AFP

Bri­llos en la no­che. El edi­fi­cio del Pa­la­cio Mu­ni­ci­pal de Ham­bur­go y la pla­za Rat­haus­markt, don­de ca­da fin de año se ar­ma un gran mer­ca­do na­vi­de­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.