La sa­cha­gui­ta­rra

Es­te ins­tru­men­to mu­si­cal na­ció en San­tia­go del Es­te­ro ha­ce me­dio si­glo y con­quis­tó es­ce­na­rios eu­ro­peos de la mano de su crea­dor, El­pi­dio Herrera.

Clarin - Viajes - - EL VIAJERO ILUSTRADO - Sa­cha, cas­pi­gui­ta­rra,

El ban­do­neón, un ins­tru­men­to na­ci­do en Ale­ma­nia co­mo ór­gano por­tá­til de uso ha­bi­tual en las igle­sias, lle­ga­ría con el tan­go has­ta gran­des al­tu­ras mu­si­ca­les de la mano de músicos co­mo Troi­lo y Piaz­zo­lla. Lo mis­mo su­ce­dió con la gui­ta­rra clá­si­ca, que se acrio­lló aquí con in­tér­pre­tes co­mo Eduar­do Fa­lú. El Via­je­ro Ilus­tra­do sa­be tam­bién que la sa­cha­gui­ta­rra, un ins­tru­men­to crea­do en San­tia­go del Es­te­ro, con­quis­tó con su his­to­ria y su so­ni­do los es­ce­na­rios del mun­do.

La sa­cha­gui­ta­rra to­ma su nom­bre del pre­fi­jo qui­chua que sig­ni­fi­ca “del mon­te”. Así la lla­man en la pro­vin­cia de San­tia­go del Es­te­ro, don­de na­ció ha­ce me­dio si­glo. Es­ta ori­gi­nal gui­ta­rra es un ins­tru­men­to con cuer­po de ca­la­ba­za, pro­vis­to de cin­co cuer­das de ace­ro que se to­can al­ter­na­ti­va­men­te con un pe­que­ño ar­co si­mi­lar al de un vio­lín o con una púa. Pue­de so­nar a la vez co­mo vio­lín, man­do­li­na, cha­ran­go y si­kus. Su crea­dor es el lut­hier y mú­si­co san­tia- gue­ño El­pi­dio Herrera, quien to­có du- ran­te años con el co­no­ci­do mú­si­co lo­cal Six­to Pa­la­ve­cino. Se po­pu­la­ri­zó ini­cial­men­te en un pro­gra­ma de Ra- dio Na­cio­nal emi­ti­do en la pro­vin­cia, “Ale­ro qui­chua san­tia­gue­ño”.

Herrera nun­ca es­tu­dio música en una aca­de­mia; su es­cue­la fue­ron las fies­tas de cam­po y las gui­ta­rrea­das y bai­les de su pue­blo na­tal, Vi­lla Ata- mis­qui, ubi­ca­do a 120 km al sur de la ca­pi­tal san­tia­gue­ña, a ori­llas del río Dul­ce. Los ata­mis­que­ños can­ta­ban y bai­la­ban al son de cha­ca­re­ras y vi­da- las. Con el tiem­po, Herrera las res­ca- ta­ría al for­mar con fa­mi­lia­res y ami- gos el gru­po fol­cló­ri­co Las Sa­cha­gui- ta­rras Ata­mis­que­ñas, que en 2017 cum­plió 46 años de vi­da.

Ca­da año en ju­lio se ce­le­bra en Vi­lla Ata­mis­qui la Fies­ta de las Sa­cha­gui­ta- rras, una mag­ní­fi­ca opor­tu­ni­dad pa- ra dis­fru­tar del folclore y co­no­cer tam­bién el Mu­seo de la Sa­cha­gui­ta- rra, inau­gu­ra­do en 2007. En la dé­ca­da de 2000, Herrera y su gru­po mu­si­cal se pre­sen­ta­ron en Bue­nos Ai­res y en gi­ras mu­si­ca­les por Ale­ma­nia gra- ban­do va­rios dis­cos, en­tre ellos “In- fan­cia del mon­te”, en 2001.

Herrera ga­nó fa­ma con el apo­yo del can­tan­te León Gie­co y su dis­co “De Us­huaia a La Quia­ca”. Más tar­de se su­mó a otro dis­co del mú­si­co san­ta­fe­sino, “Se­mi­llas del co­ra­zón”. De chi­co, Herrera -hi­jo y so­brino de ar­te­sa­nos pla­te­ros- to­ca­ba la ar­mó­ni­ca y se crió en­tre la música au­tóc­to­na de cha­ca­re­ras y es­con­di­dos. Su pa­dre era gui­ta­rris­ta, un her­mano vio­li­nis­ta y otro to­ca­ba man­do­li­na. Por eso, no sor­pren­de su des­tino de lut­hier y mú­si­co pro­fe­sio­nal.

Ha­ce más de me­dio si­glo, Herrera creó la pri­me­ra sa­cha­gui­ta­rra usan­do una hu­mil­de ta­bla de la­var, de esas que ve­nían con ra­nu­ras pa­ra fre­gar la ro­pa. Le agre­gó un más­til, cla­vi­jas y un en­cor­da­do rús­ti­co y la bau­ti­zó

o sea, “gui­ta­rra de ma­de­ra o de pa­lo”. Six­to Pa­la­ve­cino le dio el nom­bre de­fi­ni­ti­vo al ins­tru­men­to y Herrera des­car­tó la ta­bla de la­var, usan­do una ca­la­ba­za co­mo ca­ja de re­so­nan­cia. Le agre­gó las cuer­das y le dió la afi­na­ción co­no­ci­da co­mo “tem­ple del dia­blo”. Su so­ni­do im­pre­sio­nó tan­to en Stutt­gart co­mo en Bue­nos Ai­res, por­que con su ma­gia pa­re­ce re­ve­lar el al­ma del mon­te san­tia­gue­ño y sus ha­bi­tan­tes.

Folclore. La sa­cha­gui­ta­rra con su ca­ja de re­so­nan­cia,una ca­la­ba­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.