El cau­ti­van­te sa­bor de un pue­blo ru­ral

En Vi­lla Ruiz, en­tre pin­to­res­cos per­so­na­jes y ca­sas an­ti­guas, La Pul­pe­ría de Ruiz ofre­ce pla­tos ex­qui­si­tos.

Clarin - Viajes - - ESCAPADAS PROVINCIA DE BUENOS AIRES - Cris­tian Si­rou­yan csi­rou­yan@cla­rin.com

De una ga­le­ría de per­so­na­jes dis­pa­res -au­na­dos por el amor in­con­di­cio­nal ha­cia su te­rru­ño- se des­pren­de el guía más idó­neo pa­ra des­cu­brir ca­da rin­cón de Vi­lla Ruiz. Los vi­si­tan­tes pue­den de­jar­se lle­var por la pro­di­gio­sa me­mo­ria de Te­re­sa Lu­chi­ni -la oc­to­ge­na­ria cos­tu­re­ra del ve­cin­da­rio-, el re­la­to en­cen­di­do del pa­na­de­ro Se­bas­tián Cro­sa­to, los pin­to­res­cos co­men­ta­rios del fo­tó­gra­fo da­nés Adam Jep­pen­sen o del con­ta­dor ita­liano An­drea Pa­lom­bo o, si pre­fie­ren, ape­lar a la voz au­to­ri­za­da del gau­cho To­ti, ata­via­do a to­da ho­ra con la pil­cha co­rres­pon­dien­te y afe­rra­do a su bi­ci­cle­ta pa­ra des­an­dar las ca­lles de tie­rra has­ta los lí­mi­tes de los sem­bra­díos.

El pun­to de par­ti­da del re­co­rri­do por es­te pue­blo ru­ral del par­ti­do de San An­drés de Gi­les se pue­de es­ta­ble­cer en la es­ta­ción de tren fun­da­da en 1889, las hue­llas de la cen­te­na­ria can­cha de pe­lo­ta pa­le­ta de los her­ma­nos Bot­ta, la ca­pi­lla Nues­tra Se­ño­ra de la Asun­ción, el al­ma­cén de Fé­lix La­pe­güe o la pa­na­de­ría Los Cro­sa­to.

En ca­da uno de esos mo­jo­nes, las vo­ces de los po­bla­do­res re­sue­nan co­mo sa­gra­das le­ta­nías en los oí­dos de los fo­ras­te­ros, que, mien­tras avan­zan a pa­so can­sino por los al­re­de­do­res de

la vía muer­ta del Tram­way Ru­ral, dan rien­da al ocio en una at­mós­fe­ra ca­si idí­li­ca, car­ga­da de ai­re puro, tri­nos de pá­ja­ros y ver­de in­ten­so.

Al me­dio­día en pun­to, el pa­seo ama­ga con in­te­rrum­pir­se de­fi­ni­ti­va­men­te, afec­ta­do por el aro­ma a pla­tos ca­se­ros que ema­na del res­tau­ran­te de cam­po La Pul­pe­ría de Ruiz. Ha­cia allí sa­len dis­pa­ra­dos va­rios tu­ris­tas, que has­ta ha­ce ape­nas un ins­tan­te de­cla­ra­ban su in­ten­ción de ca­mi­nar y to­mar fo­to­gra­fías, sin más pre­ten­sio­nes. Ya ad­ver­ti­dos de las vir­tu­des del co­ci­ne­ro Leo­nar­do “Mono” Arévalo, cru­zan la pla­za prin­ci­pal ur­gi­dos por el ape­ti­to re­pen­tino y se mez­clan con los ha­bi­tués del co­me­dor jun­to a los lar­gos ta­blo­nes co­mu­ni­ta­rios del sa­lón prin­ci­pal y en las me­sas re­cu­bier­tas con man­te­les de hu­le y agua­yos mul­ti­co­lo­res del ex­te­rior, un flo­re­ci­do jar­dín que con­ser­va co­mo ma­yor te­so­ro el al­ji­be de la ca­sa de prin­ci­pios del si­glo XX.

Un ra­to an­tes, al­gún co­men­sal ade­lan­ta­do de­jó co­rrer por el pue­blo su elo­gio­so co­men­ta­rio so­bre el pla­to de ño­quis al pe­re­jil, sal­sa fi­le­to y sal­chi­cha pa­rri­lle­ra y ese da­to de pri­me­ra mano em­pu­jó a unos cuan­tos a pro­bar el man­jar más men­ta­do que se sir­ve en el fla­man­te em­pren­di­mien­to de Ca­ro­li­na Ga­ra­te.

La mu­jer y su mano de­re­cha -el chef de 28 años, cu­yo cu­rrí­cu­lum re­gis­tra cla­ses ma­gis­tra­les dic­ta­das por Do­lli Iri­go­yen y Mar­ti­niano Mo­li­na­gra­ti­fi­can a sus hués­pe­des de a po­co. Pri­me­ro ofre­cen una con­tun­den­te ta­bla de en­tra­das, cu­bier­ta de mor­ta­de­la, que­so, ro­da­jas del inigua­la­ble sa­la­me mer­ce­dino, bon­dio­la y es­ca­be­ches. Es un es­bo­zo del sa­bor in­ten- so que ins­ta­lan en el pa­la­dar la em­pa­na­da de car­ne y una sus­tan­cio­sa bon­dio­la con sal­sa de cer­ve­za ne­gra y pu­ré de pa­pa. A esa al­tu­ra, las es­pe­ra­das pas­tas ca­se­ras de la ca­sa re­sul­tan un ten­ta­dor desafío pa­ra el es­tó­ma­go, por de­más sa­tis­fe­cho.

“Em­pe­cé en es­to a los 10 años, pe­lan­do ce­bo­llas y cor­tan­do ver­du­ras. De a po­co me ani­mé a co­ci­nar y aho­ra pre­pa­ro de to­do, aun­que ten­go en cla­ro que el pla­to que me­jor iden­ti­fi­ca a Vi­lla Ruiz son las pas­tas, es­pe­cial­men­te los ño­quis ver­des, ta­lla­ri­nes y ra­vio­les de ver­du­ra”, ex­pli­ca Arévalo, al bor­de del ago­ta­mien­to an­tes del turno de los pos­tres. Es que el jo­ven re­par­te su tiem­po en­tre la co­ci­na -em­pie­za los vier­nes ama­san­do ño­quis y pre­pa­ran­do fla­nes- y los en­sa­yos de Cien Fo­cos, la ban­da mu­si­cal que in­te­gra co­mo ba­te­ris­ta y que se pre­sen­ta ca­da dos se­ma­nas con otros gru­pos de la zo­na. Ese ru­ti­na­rio en­cuen­tro popular -re­pli­ca­do ca­da dos se­ma­nas en la pla­za de Vi­lla Ruiz- se apres­ta a ce­le­brar su ci­ta ma­yor, la Fies­ta del Camino Real, el do­min­go 19 de no­viem­bre.

Ca­ro­li­na Ga­ra­te sus­pen­de por un mo­men­to sus co­rri­das de la co­ci­na a las me­sas pa­ra des­ta­car los de­ta­lles sa­lien­tes de la fin­ca, que se apre­cian con ni­ti­dez en dos ha­bi­ta­cio­nes sin uso. Se­ña­la las pa­re­des de ba­rro que re­cor­tan el pi­so de la­dri­llos, los ti­ran­tes de ma­de­ra que sos­tie­nen el cie­lo­rra­so y la ga­le­ría ex­te­rior te­cha­da con cha­pas. Del otro la­do del ven­ta­nal , la ar­bo­le­da y el pas­ti­zal del fon­do de la pro­pie­dad re­to­man el per­fil ru­ral de Vi­lla Ruiz, ape­nas des­pla­za­do por el pu­ña­do de cons­truc­cio­nes del cas­co ur­bano. “En es­te sa­lón voy a crear un al­ma­cén y pul­pe­ría, pa­ra ven­der hue­vos, miel, be­ren­je­nas, dul­ce de le­che, sa­la­me y ro­pa de gau­cho”, se ilu­sio­na Ga­ra­te, me­ti­da de lleno en es­te pe­que­ño uni­ver­so que adop­tó co­mo pro­pio ha­ce una dé­ca­da, cuan­do lle­gó des­de Lu­ján y fue se­du­ci­da pa­ra siem­pre.w

Ca­ri­cias pa­ra el pa­la­dar. El res­tau­ran­te de cam­po es muy re­nom­bra­do por sus pas­tas ca­se­ras y la bon­dio­la con sal­sa de cer­ve­za ne­gra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.