Y vos, ¿de qué equi­po sos?

Clarin - Viajes - - ÚLTIMA PARADA - Por Gri­sel Isaac gi­saac@cla­rin.com

De­bo con­fe­sar que co­men­cé en un equi­po, allá le­jos y ha­ce tiem­po, y aho­ra soy fan del otro. No, no, no ha­blo de Bo­ca - Ri­ver, ni de gour­met - an­ti­gour­met, tam­po­co de va­ca­cio­nes en la pla­ya - va­ca­cio­nes en la mon­ta­ña. Ha­blo de los asien­tos del avión: el fa­mo­so “ven­ta­ni­lla o pa­si­llo”, lar­ga­men­te dis­cu­ti­do, ar­gu­men­ta­do de un la­do y otro, y fo­to­gra­fia­do en re­des so­cia­les.

Em­pe­cé en el equi­po de los que pre­fie­ren la ven­ta­ni­lla. Con la ca­ra pe­ga­da al vi­drio du­ran­te des­pe­gue y ate­rri­za­je, ado­ra­ba ver lu­ga­res des­de el ai­re (aún me gus­ta, cla­ro), re­co­no­cer pun­tos icó­ni­cos en Bue­nos Ai­res o te­ner un pri­mer pan­ta­lla­zo del des­tino al que via­ja­ba por pri­me­ra vez. Era la opor­tu­ni­dad de re­co­no­cer la geo­gra­fía de una re­gión, el re­co­rri­do zig­za­guean­te de los ríos, ver una de las alas del avión na­ve­gan­do por un mar de nu­bes, re­co­no­cer las cur­vas de los gol­fos.

El la­do de la ven­ta­ni­lla, ade­más, me da­ba la sen­sa­ción de cier­ta cons­truc­ción de un es­pa­cio pro­pio den­tro de ese con­glo­me­ra­do mul­ti­tu­di­na­rio en el que los lí­mi­tes de la in­ti­mi­dad sue­len que­dar bas­tan­te bo­rro­nea­dos (des­de el mo­men­to en que te dor­mís y al­guien te pes­ca con la bo­ca abier­ta a cuan­do te des­per­tás con los pe­los pa­ra­dos y la na­riz to­tal­men­te se­ca).

Por un tiem­po fun­cio­nó, la ven­ta­ni­lla me fun­cio­nó. La “pa­red” era otra ven­ta­ja: en­con­tra­ba una pos­tu­ra in­te­re­san­te pa­ra dor­mir, vol­ca­da ha­cia ese cos­ta­do. Un es­tu­dio que an­da cir­cu­lan­do por la web di­ce que los que eligen ven­ta­ni­lla son más egoís­tas por­que no es­tán dis­pues­tos a le­van­tar­se tan­tas ve­ces co­mo el otro ne­ce­si­te. Qui­zá esa sea la ra­zón de la elec­ción de al­gu­nos.

Pe­ro el tiem­po pa­só, los via­jes se mul­ti­pli­ca­ron... y ya no ten­go 20 años. Así que me pa­sé al equi­po con­tra­rio: el que pre­fie­re pa­si­llo. Te le­van­tás cuan­do que­rés pa­ra es­ti­rar las pier­nas o ir al ba­ño sin sen­tir que es­tás mo­les­tan­do al otro cons­tan­te­men­te. Y los que te­ne­mos pier­nas lar­gas po­de­mos ju­gar un po­co más con el “ai­re” que hay ha­cia el pa­si­llo. Tam­po­co duer­mo tan pro­fun­da­men­te, así que no me mo­les­ta que el pa­sa­je­ro de al la­do me pi­da pa­sar.

Aho­ra he lle­ga­do a una es­pe­cie de in­ter­me­dio en­tre uno y otro equi­po. Pa­ra los vue­los cor­tos, eli­jo ven­ta­ni­lla y des­pun­to el vi­cio de dis­fru­tar las vis­tas des­de la ven­ta­ni­lla. Pa­ra los lar­gos, pre­fie­ro el pa­si­llo. Y el del me­dio... el del me­dio te to­ca cuan­do no hay otra op­ción o cuan­do re­sig­nás tus pre­fe­ren­cias a las de tus hi­jos. Un lu­gar di­fí­cil, tre­men­do si via­jás so­lo y no te­nés res­pi­ro ni a un la­do ni al otro, un hom­bro so­bre el cual re­cos­tar­te o una mi­ra­da que con­ten­ga tan­to apre­tu­je, ni una voz ami­ga con la que pue­das re­vi­sar cuán­tas ho­ras fal­tan pa­ra lle­gar o co­men­tar qué tal es­tá la pas­ta o el po­llo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.