Nos­tal­gias de La Ha­ba­na

Clarin - Viajes - - ÚLTIMA PARADA -

Pa­blo Mi­la­nés can­ta: “Amo es­ta is­la, soy del Ca­ri­be, ja­más po­dría pi­sar tie­rra fir­me por­que me in­hi­be”. Esa es mi idea de lo que sig­ni­fi­ca ser del Ca­ri­be, sen­ti­mien­to con el cual na­ce­mos, cre­ce­mos y vi­vi­mos los is­le­ños. San­tia­go de Cu­ba, don­de na­cí, es la cu­na de la tro­va, dio a luz a enor­mes músicos, poe­tas y com­po­si­to­res. Y tie­ne a la Vir­gen de La Ca­ri­dad del Co­bre, Pa­tro­na de Cu­ba, ma­dre ma­ra­vi­llo­sa ve­ne­ra­da por to­dos. La Ha­ba­na es an­ti­gua, bu­lli­cio­sa, en re­cons­truc­ción per­ma­nen­te por su ar­qui­tec­tu­ra co­lo­nial y el cli­ma cos­te­ro que da­ña siem­pre es­tas cons­truc­cio­nes tan be­llas y con tan­tas his­to­rias.

Al lle­gar a Cu­ba, ade­más de sen­tir ese ai­re cá­li­do tí­pi­co del ve­rano, hú­me­do y ca­lu­ro­so, se com­bi­na la fres­ca bri­sa ma­ri­na con la fuer­te y ca­lien­te luz del sol. En to­das las ciu­da­des es co­mún oír un bu­lli­cio por­que ha­bla­mos más fuer­te de lo nor­mal. Y si nos en­con­tra­mos en­tre­te­ni­dos en la con­ver­sa­ción, de se­gu­ro acom­pa­ña­mos nues­tras pa­la­bras con los bra­zos, con las ma­nos. Así es co­mo nues­tro cuer­po va ha­cien­do un re­la­to de lo que nues­tros la­bios di­cen y lo que no.

Mar Azul, Gua­na­bo y Me­gano son las pla­yas a las que se pue­de ir en gua­gua (co­lec­ti­vo) o en au­tos de al­qui­ler. Tam­bién se pue­de ha­cer el re­co­rri­do dis­fru­tan­do el pai­sa­je cos­te­ro en un co­che clá­si­co de los años 40 o 50. Los tu­ris­tas pue­den al­qui­lar una ca­si­ta y pa­sar unos días por allí de una ma­ne­ra sim­ple y re­la­ja­da. Cla­ro que nun­ca fal­ta­rán la música y la be­bi­da que ale­gran el co­ra­zón.

Otros lu­ga­res muy nues­tros en La Ha­ba­na son las pla­yas del es­te de la ciu­dad, co­mo di­ce la can­ción de Afro Cu­ban All Star: “allá en las pla­yas del es­te, pa­san­do el tú­nel, mi amor, ten­go una ca­si­ta lin­da y allí es­tá mi co­ra­zón”. Los cu­ba­nos so­mos per­so­nas ale­gres. Siem­pre nos reuni­mos pa­ra can­tar, bai­lar, co­mer y ha­blar.

Dis­fru­ta­mos ca­da día co­mo si fue­ra el úl­ti­mo, pe­ro sin tan­to dra­ma­tis­mo, sin preo­cu­pa­cio­nes. To­do el año es­ta­mos ro­dea­dos de gen­te de di­fe­ren­tes lu­ga­res que vie­ne a co­no­cer nues­tro lu­gar y a com­par­tir nues­tras cos­tum­bres. En­tre ellas, nues­tro pla­to tí­pi­co: cru­jien­tes chi­cha­rro­nes, tro­ci­tos de cue­ro de cer­do do­ra­dos en man­te­ca. Na­da me­jor pa­ra acom­pa­ñar­los que un tra­go de ron. Mien­tras co­ci­na­mos, siem­pre hay un gru­po ju­gan­do al do­mi­nó, nues­tro de­por­te na­cio­nal y fa­mi­liar. Pa­ra to­do tu­ris­ta, un lu­gar a vi­si­tar es lo que no­so­tros lla­ma­mos pa­la­dar, una ca­sa de fa­mi­lia don­de se ar­ma en un es­pa­cio con me­sas. Allí se sir­ven pla­tos tí­pi­cos bien ela­bo­ra­dos, pe­ro con­ser­van­do la im­pron­ta de lo ca­se­ro. En La Ha­ba­na tam­bién re­co­mien­do los jar­di­nes de La Tro­pi­cal, un par­que en el ba­rrio de Ma­ria­nao, que tie­ne di­fe­ren­tes es­pa­cios bai­la­bles don­de se dis­fru­ta siem­pre la música en vi­vo.

No so­mos tras­no­cha­do­res de la ca­lle, qui­zás por­que ca­mi­na­mos to­do el día. Ha­ce va­rios años que vi­vo en Bue­nos Ai­res, pe­ro siem­pre per­ci­bo que ten­go la ex­tra­ña sen­sa­ción de que al­go vuel­ve a mí ca­da vez que re­gre­so a mi is­la, a Cu­ba. Al pa­sear por sus ca­lles sien­to sus aro­mas, su música, su gen­te.

EFE

Pa­seo clá­si­co. Fe­rrer de­fi­ne a la ca­pi­tal cu­ba­na co­mo una ciu­dad “an­ti­gua, bu­lli­cio­sa y en re­cons­truc­ción per­ma­nen­te”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.