Arri­ba y aba­jo por las cues­tas de Lis­boa

Una de las ma­ne­ras más au­tén­ti­cas de mo­ver­se por la ca­pi­tal por­tu­gue­sa es con sus an­ti­guos ele­va­do­res.

Clarin - Viajes - - CIRCUITOS | PORTUGAL - Pa­blo Bi­zón pbi­zon@cla­rin.com por Al­fa­ma, Mou­ra­ria y el Ba­rrio Al­to. Im­po­si­ble per­dér­se­los.

Aho­ra son una gran atrac­ción tu­rís­ti­ca, es cier­to, pe­ro los fa­mo­sos ele­va­do­res de Lis­boa tie­nen más de 100 años, y fue­ron cons­trui­dos pa­ra ayu­dar a los ha­bi­tan­tes de la ciu­dad a tre­par sus em­pi­na­das cues­tas que, lue­go de un día de tra­ba­jo y car­gan­do las bol­sas del su­per­mer­ca­do, se sue­len ha­cer to­da­vía más cues­ta arri­ba.

Los an­ti­guos ele­va­do­res que tre­pan las co­li­nas de la ca­pi­tal de Por­tu­gal son cua­tro; uno de ellos es un as­cen­sor -es de­cir, as­cien­de ver­ti­cal­men­tey los otros tres, fu­ni­cu­la­res. To­dos fue­ron di­se­ña­dos por Raoul Mes­nier de Pon­sard, un in­ge­nie­ro de obras pú­bli­cas por­tu­gués, res­pon­sa­ble del di­se­ño de sis­te­mas de ele­va­do­res de trans­por­te pú­bli­co en otras ciu­da­des del país.

De­cla­ra­dos Mo­nu­men­to Na­cio­nal, es­tos ele­va­do­res cons­ti­tu­yen uno de los gran­des or­gu­llos y te­so­ros de Lis­boa, tan­to co­mo su cé­le­bre tran­vía 28, el Cas­ti­llo de San Jor­ge, allí en la ci­ma de la co­li­na, o los ba­res de fa­do re­par­ti­dos

Ele­va­dor de San­ta Jus­ta

Con 45 me­tros de al­tu­ra y una ex­tra­or­di­na­ria es­truc­tu­ra me­tá­li­ca, es el más fa­mo­so de to­da la ciu­dad. El ele­va­dor de San­ta Jus­ta, tam­bién lla­ma­do ele­va­dor do Car­mo por­que lle­va a las rui­nas del an­ti­guo con­ven­to do Car­mo, une los ba­rrios de la Bai­xa -o Bai­xa Pom­ba­li­na, pa­ra ser más pre­ci­sos-, que ven­dría a ser el cen­tro co­mer­cial de la ciu­dad, con el Chia­do, en la ci­ma de una de las co­li­nas que lo ro­dean -re­cuer­de que Lis­boa es “la ciu­dad de las 7 co­li­nas”-.

El de San­ta Jus­ta es el úni­co con­fi­gu­ra­do co­mo as­cen­sor ver­ti­cal -los otros, co­mo se di­jo, son fu­ni­cu­la­res- y por el ma­te­rial con que se cons­tru­yó y su as­pec­to, mu­chos lo re­la­cio­nan con Gus­ta­ve Eif­fel y su fa­mo­sa to­rre pa­ri­si­na. Y aun­que no hay da­tos que re­la­cio­nen a Eif­fel con Mes­nier de Pon­sard, sí es cier­to que el in­ge­nie­ro por­tu­gés tra­ba­jó con el ar­qui­tec­to fran­cés Louis Rey­naud, y jun­tos apli­ca­ron téc­ni­cas y ma­te­ria­les uti­li­za­das en Fran­cia.

La es­truc­tu­ra de hie­rro de es­ti­lo neo­gó­ti­co del ele­va­dor se cons­tru­yó en una em­pre­sa con se­de en Jun­quei­ra, y se inau­gu­ró el 10 de ju­lio de 1902. Ini­cial­men­te fun­cio­nó con va­por, pe­ro en 1907 aque­llas má­qui­nas ori­gi­na­les fue­ron sus­ti­tui­das por más mo­der­nos mo­to­res eléc­tri­cos.

Tie­ne dos ele­gan­tes as­cen­so­res re­ves­ti­dos en ma­de­ra que se cru­zan en el re­co­rri­do, y pue­den lle­var has­ta 24 per­so­nas ca­da uno -pe­ro va­ya con pa­cien­cia, por­que las co­las sue­len ser bas­tan­te lar­gas-. Una vez arri­ba, por 1,50 eu­ro más, pue­de tre­par una es­ca­le­ra ca­ra­col has­ta el mirador, que re­ga­la gran­des pa­no­rá­mi­cas de la ciu­dad. Va­le la pe­na.

La sa­li­da es por una pa­sa­re­la tam­bién de hie­rro -otra obra de ar­te- que co­nec­ta la es­truc­tu­ra con el Chia­do. Una vez allí, se pue­de de­te­ner por un ca­fé en la pe­que­ña Praça do Car­mo, fren­te a las rui­nas de la igle­sia del an­ti­guo con­ven­to, que era la ma­yor igle­sia gó­ti­ca de la ciu­dad y fue des­trui­da por el te­rre­mo­to de 1755.

Ele­va­dor do La­vra

Inau­gu­ra­do 1884, es el fu­ni­cu­lar más an­ti­guo de Lis­boa y tam­bién el me­nos con­cu­rri­do, por lo que es muy pro­ba­ble que, pe­se a que la ciu­dad re­ci­ba ca­da vez más tu­ris­tas, aún pue­da su­bir con po­ca com­pa­ñía y có­mo­da­men­te sen­ta­do.

Su bre­ve re­co­rri­do es por una ca­lle muy an­gos­ta y cur­va: la Ca­lça­da do La­vra, que co­nec­ta Câ­ma­ra Pes­ta­na con Lar­go da Anun­cia­da. Y si es­cu­cha a al­quien di­cien­do que “no lle­va a nin­gún lu­gar in­tere­san­te”, no le ha­ga ca­so, por­que es­te ele­va­dor lle­ga muy cer­ca del Jar­dim do To­rel, des­de el que se ob­tie­nen muy lin­das pa­no­rá­mi­cas de la ciu­dad.

Ele­va­dor da Bi­ca

Con su tre­pa­da ha­cia el Ba­rrio Al­to, el ele­va­dor da Bi­ca es el fu­ni­cu­lar más po­pu­lar, y el más em­pi­na­do de Lis­boa. Inau­gu­ró en 1892 y co­rre a lo lar­go de la Rua da Bi­ca de Duar­te Be­lo, des­de Lar­go de Cal­ha­riz has­ta la Rua de Sao Pau­lo (di­cho sea de pa­so, cer­ca de su ter­mi­nal in­fe­rior es­tá el her­mo­so Mer­ca­do da Ri­bei­ra, con pro­duc­tos fres­cos y un enor­me y más que agra­da­ble sec­tor de co­mi­das; no se lo pier­da). Pe­ro vol­vien­do al ele­va­dor, pue­de to­mar­lo pa­ra su­bir des­de la ri­be­ra del río y re­co­rrer el Ba­rrio Al­to -aun­que de­ba su­bir unas cua­dras más-, re­ple­to de res­tau­ran­tes, ca­fés, ba­res, vi­ne­rías y tien­das.

Ele­va­dor da Gló­ria

A la ma­ña­na tem­prano pro­ba­ble­men­te pue­da ir sen­ta­do, por­que hay me­nos pa­sa­je­ros. Pe­ro tem­prano, por­que na­da me­nos que tres mi­llo­nes de tu­ris­tas lo usan ca­da año. Si no lo­gra ma­dru­gar, la úl­ti­ma ho­ra de la tar­de es buen mo­men­to, por­que una vez arri­ba po­drá con­tem­plar có­mo atar­de­ce so­bre la ciu­dad des­de el mirador de San Pe­dro de Al­cán­ta­ra, en­tre mú­si­cos y ar­tis­tas ca­lle­je­ros.

Co­mo sea, lo cier­to es que el ele­va­dor da Gló­ria vie­ne ha­cien­do es­te subiba­ja de 260 me­tros, des­de la Ave­ni­da Li­ber­da­de has­ta la Rua San Pe­dro de Al­cán­ta­ra, des­de 1885, a ve­ces con su tra­di­cio­nal co­lor ama­ri­llo y otras ve­ces cu­bier­to con gra­fi­tis. Sus dos va­go­nes, que se cru­zan a mi­tad de re­co­rri­do, fue­ron cons­trui­dos por la em­pre­sa ale­ma­na Mas­chi­nen­fa­brik Ess­lin­gen con mo­to­res a va­por, que en 1914 pa­sa­ron a ener­gía eléc­tri­ca.

Dis­fru­te el aven­tón y, allí arri­ba, bus­que un buen ca­fé pa­ra brin­dar con uno de esos tra­di­cio­na­les pas­te­les de na­ta, tan por­tu­gue­ses y de­li­cio­sos co­mo es­tos ele­va­do­res. ■

Es­ca­le­ra o as­cen­sor. El ele­va­dor do La­vra, inau­gu­ra­do en 1884, es el más an­ti­guo de la ciu­dad.

GETTY IMAGES

San­ta Jus­ta. Una obra de ar­te me­tá­li­ca en pleno cen­tro.

Da Gló­ria. Lle­va al mirador de San Pe­dro de Al­cán­ta­ra, en el Ba­rrio Al­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.