Ju­gar a ser gi­gan­te en Gu­lli­ver’s Ga­te

En Nue­va York abrió una ré­pli­ca in­ter­ac­ti­va de ciu­da­des de 50 paí­ses y más de mil tre­nes en mi­nia­tu­ra.

Clarin - Viajes - - MUSEOS | ESTADOS UNIDOS - Dia­na Pa­zos dpa­zos@cla­rin.com NUE­VA YORK. EN­VIA­DA ES­PE­CIAL

Una tu­ris­ta ale­ma­na con­tem­pla Bue­nos Ai­res: le sa­ca fotos al Puen­te de la Mu­jer y al Ho­tel Fae­na, al Obe­lis­co y al Con­gre­so, a una pa­re­ja que bai­la tan­go en Ca­mi­ni­to y a una am­bu­lan­cia del SAME. Co­mo es­tu­vo ha­ce un par de años en Ar­gen­ti­na, la tu­ris­ta ale­ma­na des­cu­bre cier­tos de­ta­lles y los em­pie­za a fil­mar con su te­lé­fono: un pi­que­te y la Gen­dar­me­ría so­bre el Puen­te Ni­co­lás Ave­lla­ne­da, el Trans­bor­da­dor de La Bo­ca jun­to a un edificio en cons­truc­ción con car­te­les que di­cen “UO­CRA pre­sen­te”, ta­xis por­te­ños y ca­mio­nes que lle­van lo­gos de mar­cas na­cio­na­les, la “pe­lo­pin­cho” con cua­tro per­so­nas sen­ta­das aden­tro en una te­rra­za de ce­men­to... La tu­ris­ta ale­ma­na gi­ra su lla­ve en la ra­nu­ra ar­gen­ti­na y su mi­ra­da so­bre­vue­la las ca­lles y las vías has­ta que en­cuen­tra el efec­to cau­sa­do en el lu­gar: es­tán gi­ran­do las hé­li­ces de un he­li­cóp­te­ro. Si­gue su vi­si­ta por Su­da­mé­ri­ca en las Rui­nas de San Ig­na­cio y las Ca­ta­ra­tas del Igua­zú, cer­ca de las pla­yas y fa­ve­las de Río de Ja­nei­ro. Y en lo al­to, el Cris­to Re­den­tor.

Hay que apu­rar­se pa­ra ob­ser­var to­do lo se pue­da en Gu­lli­ver’s Ga­te (en in­glés, la Puer­ta de Gu­lli­ver), una ex­hi­bi­ción de 50 paí­ses con 300 es­ce­nas a pe­que­ña es­ca­la que abrió en ma­yo de es­te año en Nue­va York y no de­ja de ex­pan­dir­se. En el co­ra­zón de Ti­mes Squa­re (216 West 44th Street), la no­ve­do­sa atrac­ción de Mid­town Man­hat­tan cuen­ta con más de 10.000 au­tos y ca­mio­nes en mi­nia­tu­ra, mil tre­nes y 100.000 fi­gu­ras hu­ma­nas. Has­ta el mo­men­to, se tra­ta de la ex­pe­rien­cia en mi­nia­tu­ra más avan­za­da del mun­do, des­de el pun­to de vis­ta téc­ni­co e in­ter­ac­ti­vo.

Al in­gre­sar a Gu­lli­ver’s Ga­te (una alu­sión a la no­ve­la “Los via­jes de Gu­lli­ver”, de Jo­nat­han Swift), ca­da vi­si­tan­te re­ci­be una lla­ve con la que pue­de in­ter­ac­tuar con aque­llas ma­que­tas que tie­nen ra­nu­ras. Al gi­rar la lla­ve, se des­li­zan las bar­ca­zas egip­cias por el Ni­lo, al la­do de las Pi­rá­mi­des y la Es­fin­ge; to­can bandas de rock en

In­gla­te­rra; aso­ma la ca­be­za el mons­truo del La­go Ness y va­rias per­so­nas dis­pa­ran los flas­hes de sus cá­ma­ras di­mi­nu­tas; sue­nan las cam­pa­nas en la Piaz­za San Mar­co de Ve­ne­cia; se en­cien­den y apa­gan las lu­ces de una man­sión em­bru­ja­da mien­tras se es­cu­cha: “Scooby-doo, ¿dón­de es­tás?”.

En­tre las ciu­da­des cons­trui­das a es­ca­la, en la en­tra­da de Gu­lli­ver’s Ga­te se des­ta­can las ré­pli­cas en 3D de va­rios íco­nos de Nue­va York, co­mo Ti­mes Squa­re, Grand Cen­tral Ter­mi­nal y has­ta el fla­man­te Ocu­lus (es­ta­ción de co­ne­xión de trans­por­te y cen­tro co­mer­cial de World Tra­de Cen­ter). Siem­pre hay que pres­tar aten­ción: en

el Puen­te de Brooklyn se es­con­de Spi­der-man y, a po­cos cen­tí­me­tros (o cua­dras en el ¿mun­do real?) ace­cha Bat­man des­de un ras­ca­cie­los.

En los más de 4.500 m2 que ocu­pa la pla­ta ba­ja del his­tó­ri­co edificio del New York Ti­mes, se su­ce­den islas grie­gas, el Lou­vre y la To­rre Eif­fel, el Co­li­seo ro­mano, Sto­nehen­ge, el Pa­la­cio de Buc­king­ham y el To­wer Brid­ge de Lon­dres (tam­bién se le­van­ta pa­ra que avan­cen los bar­cos por el Tá­me­sis), los acan­ti­la­dos de Do­ver, la To­rre de Be­lén en Lis­boa y las Pe­tro­nas, La Me­ca, Je­ru­sa­lén... Las ciu­da­des y re­gio­nes de Eu­ro­pa, Asia, Amé­ri­ca La­ti­na y Me­dio Orien­te, tran­si­ta­das por per­so­nas del pre­sen­te y del pa­sa­do, es­tán atra­ve­sa­das por tú­ne­les, puen­tes y cur­sos de agua con bar­cos, au­tos, avio­nes y tre­nes en mo­vi­mien­to. Y las ma­ra­vi­llas naturales tie­nen tan­to re­lie­ve co­mo las gran­des crea­cio­nes de la Hu­ma­ni­dad: la Pre­sa Hoo­ver y el Ca­nal de Pa­na­má (con el sis­te­ma de es­clu­sas en fun­cio­na­mien­to), el Par­te­nón y la Gran Mu­ra­lla Chi­na. En Ca­pa­do­cia, Tur­quía, de­ce­nas de glo­bos­de co­lo­res flo­tan en el ai­re; y en la “Tie­rra de San­ta Claus” vue­la un tri­neo de re­nos con la au­ro­ra bo­real de fon­do.

En cre­ci­mien­to cons­tan­te

Con una in­ver­sión ini­cial de 40 mi­llo­nes de dó­la­res, el mun­do de Gu­lli­ver’s Ga­te cam­bia­rá cons­tan­te­men­te y crecerá con nue­vas áreas y es­ce­nas, em­pe­zan­do por una pis­ta don­de ate­rri­za­rán avio­nes a es­ca­la.

Los vi­si­tan­tes (se es­pe­ra que su­peren el mi­llón por año) pue­den crear ver­sio­nes en mi­nia­tu­ra de sí mis­mos: a tra­vés de un es­cá­ner de cuer­po en­te­ro e im­pre­so­ra 3D se con­vier­ten en “ciu­da­da­nos mo­de­lo” per­ma­nen­tes de Gu­lli­ver’s Ga­te. Y tam­bién, pue­den con­ser­var la pro­pia y di­mi­nu­ta fi­gu­ra co­mo el re­cuer­do ma­te­rial de un via­je ima­gi­na­rio a la is­la de Li­lli­put. ■

A es­ca­la. Puer­to Ma­de­ro tie­ne un lu­gar des­ta­ca­do en Gu­lli­ver’s Ga­te. Atrás, el Obe­lis­co y el Con­gre­so.

¡Ole! En es­ta Pla­za de To­ros es­pa­ño­la, los ro­les es­tán in­ver­ti­dos.

Lon­dres. El puen­te se le­van­ta, co­mo el real.

NYC. To­dos sus íco­nos y el nue­vo Ocu­lus.

El Cris­to. So­bre uno de los mo­rros de Río.

Ca­nal. Los bar­cos y es­clu­sas de Pa­na­má.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.