Una his­to­ria so­bre rie­les

La im­por­tan­cia del tren en el país más gran­de del mun­do, en un mu­seo fe­rro­via­rio de No­vo­si­birsk, Si­be­ria.

Clarin - Viajes - - POSTALES RUSIA - Pa­blo Bi­zón pbi­zon@cla­rin.com

Apren­da es­ta pa­la­bra: poezd. Es así co­mo se di­ce “tren” en ru­so, y es una pa­la­bra fun­da­men­tal en la his­to­ria de Ru­sia, que en 2018 re­ci­bi­rá mi­llo­nes de vi­si­tan­tes de to­do el mun­do por el Mun­dial de Fút­bol.

Pe­ro, ¿por qué fun­da­men­tal? Se po­dría re­su­mir di­cien­do que, sin el fe­rro­ca­rril, esa enor­mi­dad tan di­sí­mil lla­ma­da Ru­sia pro­ba­ble­men­te no se­ría un país. ¿Qué une, por ejem­plo, a un ciu­da­dano de la ele­gan­te y occidental San Pe­ters­bur­go con un ka­za­ko que vi­ve en las es­te­pas del su­des­te de Si­be­ria en su tien­da, o a un mos­co­vi­ta apu­ra­do por lle­gar a la ofi­ci­na con un tra­ba­ja­dor que lu­cha con­tra el hie­lo en los cam­pos pe­tro­lí­fe­ros de Sa­motlor? Sí, el tren.

Con ese da­to en el bol­si­llo, el Mu­seo de In­ge­nie­ría Fe­rro­via­ria (Mu­zey Zhe­lez­no­do­rozh­noy Tekh­ni­ki), en las afue­ras de No­vo­si­birsk, en Si­be­ria, ad­quie­re su real di­men­sión, ya que per­mi­te tre­par­se a par­te de to­da esa lar­ga y com­ple­ja his­to­ria de hie­rro y ace­ro.

El na­ci­mien­to de una na­ción

Una his­to­ria cu­yo co­mien­zo po­dría da­tar­se en 1834, só­lo 9 años des­pués de que se cons­tru­ye­ra en In­gla­te­rra el pri­mer ten­di­do fe­rro­via­rio pú­bli­co. En­ton­ces, Ye­fim Che­re­pa­nov y su hi­jo Mi­ron cons­tru­ye­ron su pro­pia lo­co­mo­to­ra de va­por y una vía en la ciu­dad ru­sa de Niznhy Ta­gil.

Tres años más tar­de, el in­ge­nie­ro Franz An­ton von Gerst­ner con­si­guió que el zar Ale­jan­dro I lo de­ja­ra pro­bar un nue­vo me­dio de co­mu­ni­ca­ción: el 30 de oc­tu­bre de 1837, unos 300 aris­tó­cra­tas se subie­ron a 8 ele­gan­tes vagones y sa­lie­ron de ex­cur­sión des­de San Pe­ters­bur­go al pa­la­cio del em­pe­ra­dor, en Tsars­koe Se­lo. El tren re­co­rrió los 35 km en me­nos de 30 mi­nu­tos, lle­gan­do a ca­si 50 km/h, una ve­lo­ci­dad que pa­re­cía im­po­si­ble pa­ra la épo­ca. Des­de en­ton­ces, Ru­sia se con­vir­tió en el pri­mer país con un proyecto apo­ya­do ofi­cial­men­te pa­ra el desa­rro­llo del fe­rro­ca­rril.

Pe­ro fue re­cién en 1904, cuan­do inau­gu­ró el ten­di­do del ya mí­ti­co Tran­si­be­riano, cuan­do po­bla­cio­nes y zo­nas tan dis­tan­tes co­mo el la­go Bai­kal, en Si­be­ria, o el puer­to de Vla­di­vos­tok, a ori­llas del mar de Ja­pón, pu­die­ron co­nec­tar­se por tie­rra con Mos­cú, Ka­zán o la en­ton­ces ca­pi­tal za­ris­ta, San Pe­ters­bur­go. Así na­ció un país, el más ex­ten­so del mun­do.

Los tre­nes del zar y de la URSS

El tren es tam­bién la prin­ci­pal ra­zón por la que exis­te la ciu­dad de No­vo­si­birsk. Por­que su ubi­ca­ción se de­bió al lu­gar que en­con­tra­ron los en­via­dos del zar cuan­do bus­ca­ban un buen si­tio pa­ra cru­zar el an­cho río Obi pa­ra las vías del Tran­si­be­riano. Es­te mí­ti­co tren, en­ton­ces, fue la ra­zón por la que es­te lu­gar se trans­for­mó en una ciu­dad, y tan im­por­tan­te que se con­vir­tió en la ter­ce­ra ciu­dad de Ru­sia. Es que, más tem­prano que tar­de, No­vo­si­birsk se trans­for­mó en un “nu­do” fe­rro­via­rio en el que se en­con­tra­ron dis­tin­tas lí­neas: las que van al sur, al Asia Cen­tral; las que van al nor­te, a los ri­cos ya­ci­mien­tos de gas y pe­tró­leo de Si­be­ria, y las que si­guen ha­cia el es­te, al Bai­kal, el Pa­cí­fi­co, a Mon­go­lia y a Chi­na.

Vol­vien­do al mu­seo, di­ga­mos que es mo­des­to, por­que no hay gran­des pro­duc­cio­nes, ni pan­ta­llas di­gi­ta­les ni tec­no­lo­gías asom­bro­sas. Es una es­pe­cie de gran pla­yón don­de se su­ce­den vagones y lo­co­mo­to­ras, mu­chas; des­de la po­pu­lar P36 -úl­ti­ma se­rie de lo­co­mo­to­ras a va­por cons­trui­da en Ru­sia- has­ta las fa­mo­sas M62, de la épo­ca de oro so­vié­ti­ca. Esa en la que Fe­rro­ca­rri­les So­vié­ti­cos -em­pre­sa que sus­ti­tu­yó a su pre­de­ce­so­ra, Fe­rro­ca­rri­les Im­pe­ria­les Ru­sos- ad­mi­nis­tró el que fue el fe­rro­ca­rril uni­fi­ca­do más lar­go del mun­do, mo­tor de la eco­no­mía del país: en 1960, la URSS trans­por­ta­ba ca­si la mi­tad de to­da la car­ga de fe­rro­ca­rri­les del mun­do.

Ade­más de va­rias lo­co­mo­to­ras a va­por, hay mu­chas otras die­sel y eléc­tri­cas. A al­gu­nas se pue­de su­bir, y vale la pe­na. Y tam­bién al tren-hos­pi­tal, que aten­día sol­da­dos en la Se­gun­da Gue­rra, en ca­mi­llas “vi­gi­la­das” por un cua­dri­to de Sta­lin en la pa­red, o al tren-pri­sión, don­de alo­ja­ban y trans­por­ta­ban a los sol­da­dos pri­sio­ne­ros.

El mu­seo, ad­meás, es­tá muy cer­ca de Aka­dem­go­ro­dok, una ciu­dad cien­tí­fi­ca que fue or­gu­llo de la URSS. Y lo si­gue sien­do en la Ru­sia ac­tual. ■

Jo­ya. En pri­mer plano, una lo­co­mo­to­ra Tep80, fa­bri­ca­da por la Unión So­vié­ti­ca en 1988.

Mu­seo. Re­co­rre la his­to­ria de los tre­nes ru­sos del si­glo XX.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.