Si vas al Mun­dial de Ru­sia 2018, no te pier­das es­tos íco­nos del ar­te

El Her­mi­ta­ge, la Ga­le­ría Tret­ya­kov, los mu­seos Push­kin y Es­ta­tal Ru­so, cen­tros cla­ve pa­ra el tu­ris­mo cul­tu­ral.

Clarin - Viajes - - VIAJES | ITINERARIOS | RUSIA - Eduar­do Po­go­ri­les epo­go­ri­les@cla­rin.com

Los apa­sio­na­dos por el ar­te que sue­ñan con ir a Ru­sia en 2018 de­be­rían te­ner en cuen­ta al me­nos cua­tro mu­seos. Dos es­tán en San Pe­ters­bur­go: el Her­mi­ta­ge y el Mu­seo Es­ta­tal Ru­so. En Mos­cú, es­pe­ran el Mu­seo Push­kin y la Ga­le­ría Tret­ya­kov.

Pe­ro an­tes con­vie­ne sa­ber al­go más so­bre los mi­llo­na­rios Ivan Mo­ro­zov (1871-1921) y Ser­gei Sh­chu­kin (18541936), dos gran­des co­lec­cio­nis­tas. En el cam­bio de si­glo, en­tre 1890 y 1914, ellos com­pra­ban obras de pin­to­res de van­guar­dia en Pa­rís, cuan­do na­die en Ru­sia lo ha­cía. Sus co­lec­cio­nes, na­cio­na­li­za­das en 1917 con la re­vo­lu­ción bol­che­vi­que, se re­par­tie­ron en­tre el Her­mi­ta­ge de San Pe­ters­bur­go y el Mu­seo Push­kin, en Mos­cú.

Un da­to ex­pli­ca­rá su va­lor. En 2016 por pri­me­ra vez sa­lió de Ru­sia la co­lec­ción Sh­chu­kin pa­ra ex­po­ner­se en Pa­rís, en la Fun­da­ción Louis Vuit­ton. En los cua­tro me­ses que du­ró la mues­tra, más de un mi­llón de per­so­nas vie­ron 250 obras. En­tre ellas ha­bía 50 de Pi­cas­so, 38 de Ma­tis­se, 13 de Mo­net, 4 de Van Gogh y 8 de Ce­zan­ne. En 2017, nue­va­men­te el mu­seo Vuit­ton re­pi­tió el éxi­to, con una ex­po­si­ción de­di­ca­da a Mo­ro­zov, quien te­nía gus­tos pa­re­ci­dos a Sh­chu­kin.

Quien via­je a Ru­sia en 2018 tam­bién de­be­ría in­for­mar­se so­bre lo que ocu­rrió en­tre los años que van des­de 1917 has­ta 1934, cuan­do Sta­lin im­pu­so el “rea­lis­mo so­cia­lis­ta” co­mo lí­nea ar­tís­ti­ca do­mi­nan­te y eli­mi­nó a las van­guar­dias de la dé­ca­da de 1920. Allí se lu­ce el nom­bre de Ni­ko­lai Pu­nin, cu­ra­dor je­fe del Her­mi­ta­ge y el Mu­seo Es­ta­tal Ru­so, has­ta que ca­yó en des­gra­cia con Sta­lin. Fue la pa­re­ja de la cé­le­bre poe­ta Ana Akh­ma­to­va (su casa es hoy otro mu­seo en San Pe­ters­bur­go) y mu­rió en 1953 en un cam­po de con­cen­tra­ción en Si­be­ria. Pu­nin apre­cia­ba a Rem­brandt y los im­pre­sio­nis­tas fran­ce­ses. Tam­bién pro­te­gía a van­guar­dis­tas co­mo Ma­le­vich y Tatlin, en­tre otros. En 1932 se ani­mó a ar­mar la úl­ti­ma mues­tra de­di­ca­da a las van­guar­dias, en el Mu­seo Es­ta­tal Ru­so de San Pe­ters­bur­go. Va­rias de esas obras no vol­ve­rían a ver­se en Ru­sia has­ta la dé­ca­da de 2000.

Tres mi­llo­nes de obras

Es pro­ba­ble que el vi­si­tan­te quie­ra te­ner a mano un GPS al en­trar en el mu­seo del Her­mi­ta­ge en San Pe­ters­bur­go (www.her­mi­ta­ge­mu­seum.org). Y se en­tien­de, por­que la co­lec­ción de tres mi­llo­nes de obras de ar­te se re­par­te en más de 400 sa­las dis­tri­bui­das en cin­co edi­fi­cios. El ran­go de las co­lec­cio­nes del Her­mi­ta­ge va des­de las jo­yas de ci­vi­li­za­cio­nes mi­le­na­rias de Asia Cen­tral has­ta al­gu­nas de las obras ma­yo­res de Pi­cas­so. No fal­tan im­por­tan­tes obras de Ti­ziano, Rem­brandt, Leo­nar­do, Gior­gio­ne, Mo­net, Cé­zan­ne, Van Gogh y Ma­tis­se.

Pa­ra ver pin­tu­ra mo­der­na, el Her­mi­ta­ge tie­ne al me­nos 250 gran­des obras. Hay sie­te de Mo­net de dis­tin­tos pe­río­dos, in­clu­yen­do su “Puen­te de Wa­ter­loo: efec­to de nie­bla”, que el maes­tro del im­pre­sio­nis­mo fran­cés pin­tó en 1903. Tam­bién de Ce­zan­ne, Gau­guin (de cuan­do vi­vió en Tahi­tí) y Van Gogh. Se ex­po­nen 31 obras de Pi­cas­so, en­tre ellas su in­quie­tan­te “Be­be­do­ra de ajen­jo”, de 1901.

Nor­mal­men­te, las dos gran­des pin­tu­ras de Ma­tis­se en­car­ga­das por Sh­chu­kin, “La mú­si­ca” y “La dan­za”, se ex­po­nen en la sa­la 440 del Her­mi­ta­ge. Por allí tam­bién hay otras no­ta­bles obras de Ma­tis­se, co­mo “La con­ver­sa­ción” y “El ca­fé ára­be”.

Pe­ro no ha­bría que ir­se de San Pe­ters­bur­go sin vi­si­tar el Mu­seo Es­ta-

tal Ru­so (en.rus­mu­seum.ru), si­tua­do en el Pa­la­cio Mik­hai­lovsky.

Crea­do por el zar Ni­co­lás II en 1895, es­te mu­seo ate­so­ra me­dio mi­llón de obras de ar­te ru­so de to­das las épo­cas. Ade­más de su se­de cen­tral, cer­ca­na al Her­mi­ta­ge, las co­lec­cio­nes ocu­pan pa­la­cios co­mo el Stro­ga­nov y el Pa­be­llón Be­nois. Hay seis mil gran­des íco­nos me­die­va­les crea­dos en los cen­tros de ar­te de la an­ti­gua Ru­sia co­mo Nov­go­rod, Ps­kov, Vla­di­mir, Suz­dal, Mos­cú y Ya­ros­lavl. Mu­chos de ellos fue­ron ele­gi­dos per­so­nal­men­te por Ni­ko­lai Pu­nin.

Tam­bién en es­te mu­seo se ex­po­nen obras cla­ve de un im­por­tan­te gru­po de pin­to­res via­je­ros ru­sos de fi­na­les del si­glo XIX, “los pe­re­gri­nos”, de­di­ca­dos al rea­lis­mo. En­tre ellos so­bre­sa­len Il­ya Re­pin, Ivan Krams­koy, Isaac Le­vi­tan y Mik­hail Nes­te­rov. Hay obras inol­vi­da­bles de Re­pin, co­mo su “De­mos­tra­ción del 17 de oc­tu­bre de 1905”. Y el gran óleo “Los co­sa­cos za­po­ro­gos le es­cri­ben una car­ta al sul­tán de Tur­quía”. No fal­tan obras de las van­guar­dias ru­sas. Por ca­so, Ka­zi­mir Ma­le­vich con su “Su­pre­ma­tis­mo” de 1916. “El ci­clis­ta” que Na­ta­lia Gon­cha­ro­va pin­tó en 1913. Y la “Pro­me­na­de” de Marc Cha­gall, de 1917.

To­do pa­ra ver en Mos­cú

Con su se­de cen­tral en un pa­la­cio de es­ti­lo neo­clá­si­co de Mos­cú cons­trui­do en 1898, el Mu­seo Es­ta­tal de Be­llas Ar­tes Push­kin ubi­ca­do en la ca­lle Volk­hon­ka es cé­le­bre por sus co­lec­cio­nes de ar­te an­ti­guo de Gre­cia y Egip­to, tam­bién por las obras del im­pre­sio­nis­mo fran­cés y las van­guar­dias eu­ro­peas del 1900. Hay mu­cho pa­ra ver en­tre las se­te­cien­tas mil obras ate­so­ra­das aquí (www.arts-mu­seum.ru). Es­tán las jo­yas grie­gas de la an­ti­gua Tro­ya des­cu­bier­tas en 1873 en Tur­quía por el ar­queó­lo­go ale­mán Hein­rich Schlie­mann, que des­apa­re­cie­ron de Ber­lín en 1945 y se creían per­di­das. El Mu­seo Push­kin las ex­hi­be al pú­bli­co des­de 1993.

Bue­na par­te de las co­lec­cio­nes de ar­te eu­ro­peo que per­te­ne­cie­ron a Mo­ro­zov y Sh­chu­kin se pue­den ver en el mu­seo Push­kin. Es el ca­so del “Ca­fé en Ar­les” pin­ta­do por Gau­guin en 1888, ade­más de va­rias obras de Pi­cas­so

del pe­río­do azul, co­mo “Saltimbanquis”. Otro te­so­ro es el cua­dro de Ed­gar De­gas, “Bai­la­ri­nas azu­les”, de 1898. Y lo mis­mo va­le pa­ra “Los pe­ces ro­jos” de Ma­tis­se, de 1912.

La Ga­le­ría Tret­ya­kov, de­di­ca­da al ar­te ru­so, es otro gran atrac­ti­vo de Mos­cú (www.tret­ya­kov­ga­llery.ru). Su co­lec­ción de cien mil obras se ex­po­ne en dos edi­fi­cios di­fe­ren­tes. To­do em­pe­zó en 1893 cuan­do dos ri­cos me­ce­nas, Pa­vel y Ser­gei Tret­ya­kov, do­na­ron a la ciu­dad su co­lec­ción y la man­sión de la ca­lle La­vrus­hinsky, don­de hoy es­tá la se­de cen­tral. Allí se ex­po­nen fa­mo­sos íco­nos ru­sos me­die­va­les del pin­tor An­drei Ru­blev. Hay tam­bién obras de maes­tros del si­glo XIX co­mo Il­ya Re­pin, el re­tra­tis­ta Va­len­tin Se­rov (in­tro­duc­tor del im­pre­sio­nis­mo en el país) y el gran pin­tor sim­bo­lis­ta Mik­hail Vru­bel.

En el 2000 se inau­gu­ró otra se­de, la Nue­va Tret­ya­kov, en un mo­derno edi­fi­cio de la ca­lle Krimsky Val. Allí se lu­cen los van­guar­dis­tas ru­sos co­mo Rod­chen­ko, Ma­le­vich, Po­po­va, Ro­za­no­va y Kan­dinsky. Es uno de los te­so­ros cul­tu­ra­les de Mos­cú. ■

Histórico. El edi­fi­cio del mu­seo Her­mi­ta­ge es­tá ubi­ca­do en el Pa­la­cio de Invierno, en San Pe­ters­bur­go.

A la vis­ta. En Mos­cú, la se­de de la Ga­le­ría Tret­ya­kov, crea­da en 1893.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.